Paso a Nico Williams y al sueño de Iñaki de jugar con su hermano

EI sueño de los Williams está más cerca. Dos hermanos jugando juntos en el primer equipo, algo que no sucede desde los Salinas, Julio y Patxi. Nico subió ayer a entrenarse con el primer equipo y fue citado para viajar a Vila-real. Gusta mucho a Garitano y puede ser su noveno cachorro que debuta en la élite. Es extremo, así que competencia directa de su hermano Iñaki, y puede desenvolverse por los dos flancos. Ha subido este año del Juvenil de Honor al filial sin pasar por el Basconia, el segundo satélite rojiblanco. Tiene 18 años, y lleva dos goles y tres asistencias en ocho partidos con el Bilbao Athletic. Firmó recientemente hasta 2024 y con una cláusula que arranca en 30 millones.

Su presencia distrae un poco los agobios que se respiran en Bilbao (sigue el partido en directo en As.com). También aleja un poco más de LaLiga a tres extremos que no vienen contando: Ibai, Vicente y Córdoba. Un Submarino Amarillo para salir a flote. Así se toma Garitano la visita al Estadio de La Cerámica. El técnico del Athletic va de ultimátum en ultimátum, y una derrota esta noche le abocaría a un nuevo vida o muerte el día 31 ante la Real. Cosas del destino, el último día del año que llevó a su equipo a la final de Copa podría significar su adiós. Se comerá el turrón de Nochebuena pero tal vez las uvas de Nochevieja las tome ya instalado en la cola del paro.

No parece La Cerámica una plaza muy propicia para cerrar el interminable debate sobre su continuidad y para reconducir su destino hacia la tranquilidad, aunque un triunfo tendría enorme peso, sería un golpe de efecto tremendo, ya que los leones no ganan fuera desde hace casi tres meses, en Ipurua.

El Villarreal está disparado, con Gerard pletórico, aunque suma dos partidos seguidos en casa con igualadas y quiere reencontrarse con la victoria. Empezaba a estar demasiado emparentado con el empate (cuatro seguidos) y en El Sadar se dio un empacho de fútbol ofensivo, alentado por un Osasuna, el colista, con diez. Desde hace semanas defienden plaza de Champions, el ambicioso objetivo que se trazó con la lujosa contratación de Emery.

A este equipo instalado en la autoconfianza ni le inquietan las importantes bajas que arrastra: Moreno, Iborra, Coquelin y Bacca. Estupiñán y Foyth tuvieron que ser sustituidos por problemas musculares en la primera parte del encuentro del sábado y su concurso está en duda. El ‘baby boom’ de Fer Niño y Yeremi Pino en Pamplona no llegó a afectar a Kubo, que apenas cuenta y podría salir de Vila-real.

Garitano recupera a Yeray y Raúl García, bajas frente al Huesca por sanción. Villalibre salió magullado ante el Huesca y no ha llegado a tiempo. La madre del cordero es si el preparador deriotarra seguirá empeñado en el tándem Dani García-Vesga, que no está dando con la tecla en medio. Kodro y Núñez, dos que apenas cuentan y sacaron las castañas del fuego el viernes, recibirán una nueva ración de banquillo.

El proyecto egoísta de la Superliga

Al conocer el alegato de Florentino contra el actual modelo del fútbol miré la evolución del presupuesto del Madrid en este siglo. En la 99-00 fue de 118 M€; en la 19-20, de 821. No es el retrato de una industria en crisis. (La pandemia penalizó el último en 108 M€ y obliga a un cálculo austero para el próximo, pero eso nada tiene que ver con el modelo). Otra cosa es que a los clubes más ricos les parezca poco lo mucho que crecen porque son incapaces de moderar las demandas de sus superestrellas y hayan decidido apostar por empobrecer las ligas nacionales a fin de rebañar más dinero para su club exclusivo de supereuropeos.

Si esto sale adelante tendremos una Superliga a cambio de la Champions. ¿Será mejor? Lo dudo. Lo seguro es que el plan incluye abaratar las ligas nacionales para que el grueso del dinero que los aficionados gastan en fútbol se canalice hacia la Superliga. Jugarán las ligas nacionales con los reservas. Les dará igual el puesto, ya que serán propietarios-fundadores de su ‘superplaza supereuropea’. El Madrid mandaría así a San Mamés, o el Barça a Mestalla, un equipo del tenor del que mandan en la Copa a Ponferrada o a Villanueva de la Serena. Y hasta es posible que sigan ganando ligas con su equipo B, ya que la brecha con el resto se agrandará.

Un planteamiento egoísta, propio, eso sí, de este tiempo de marcha atrás en la Historia en el que cada vez menos gente se queda con más cosas. El fútbol en su conjunto perderá, aparte de que se desencadenará una inquina peligrosa entre la UEFA, que se vería despojada de su Champions, y la FIFA, complotada con los conspiradores. Hace años, un hombre sabio de un club grande me dijo: “Un montón de gente nos calentamos cada día la cabeza para que cada estrella tenga en su garaje seis Lamborghinis en lugar de cinco”. Bueno, pues en eso siguen. Ahora idean sacrificar las ligas nacionales en el altar de esos insaciables semidioses del balón.

Los Williams y Raúl García, listos para Villarreal

Nico Williams, contra todo pronóstico por el contexto deportivo que vive ahora mismo un necesitado de encadenar victorias Athletic, entra en la lista de 23 para medirse esta noche al Villarreal en el estadio de La Cerámica (22:00 horas). El menor de los Williams, cosecha de 2002, da un pasito más en su formación al entrar por primera vez en dinámica del primer equipo e incluso poder coincidir en el campo con su hermano Iñaki, un fijo en el esquema de Garitano.

Nico se salió el pasado sábado ante el Sanse en Zubieta (1-2 para los cachorros) y Gaizka Garitano le premia al no tener partido de Liga el filial en Segunda B. Un extremo que puede jugar en las dos bandas o de delantero, veloz y con un recorte destacado. Se puede cumplir antes de lo previsto el anhelo de Iñaki Williams, que siempre ha declarado que soñaba con ese momento.

Por lo demás, Nolaskoain es baja por lesión de tobillo, la única del plantel, aunque el ariete Villalibre se queda en tierra por el golpe que le propinó Siovas ante el Huesca, en el que quedó magullado, con lo que Raúl García será el 9 ante el Villarreal. El parte médico del Búfalo indica una contusión en el creta ilíaca izquierda que le produce una importante limitación funcional. Vuelven de sanción Yeray y el mencionado Raúl García, y también se sube al avión el canterano Zarraga, que marcó un gol al Sanse. Se quedan en tierra por razones técnicas: Herrerín, Córdoba, Ibai e Iñigo Vicente.

La lista completa ante el Submarino Amarillo la componen: Unai Simón, Ezkieta, Morcillo, Nuñez, Iñigo Martínez, Yeray, Vesga, Unai López, Williams, Muniain, Berenguer, Dani García, Lekue, Sancet, Yuri Berchiche, Raúl García, De Marcos, Kodro, Capa, Balenziaga, Vencedor, Zarraga y Nico Williams.