Iñigo Martínez: “No nos tenemos que creer los reyes del mambo”

Iñigo Martínez fue uno de los hombres claves en el título de la Supercopa, acabó fastidiado con molestias en el sóleo y aguantó hasta casi el final del envite ante el Barça, donde salió al rescate Unai Núñez. Confiesa que ya se encuentra “mejor de lo que pensaba”, listo para la Copa. El central rojiblanco matiza que “se ganó la Supercopa y bien. Con todos los mejores jugadores presentes en el campo. Ver que pudimos plantarles cara y derrotarles fue algo que va a quedar en la historia. Saliendo como estos dos últimos partidos es muy difícil que el rival nos cree problemas”, lanza el ondarrutarra.

“Si el equipo aprieta, se pueden hacer cosas”, remata el central internacional en caso de mantener esta marcheta, que también aclara que “no hay que subirse a la parra y creernos los reyes del mambo. Hay que mentalizarse de que podemos jugar con ese ritmo y esa intensidad”, señala en Onda Vasca pensando en la Liga y La Copa para “quedar donde queremos quedar”.

Respecto a Marcelino, reconociendo la labor previa de Garitano, Iñigo Martínez desvela que “nos conoce bien y conoce esta Liga. Ha caído muy bien, ha alucinado con la plantilla que hay porque somos una cuadrilla, una familia. Esperemos que no quede todo en esto, que vayamos a más, porque en la Liga haya que tirar para arriba”. De Villalibre, uno de los héroes de la Supercopa, comenta que “es un tipo peculiar, tímido, al que hay que darle cariño. Nos va a dar mucho, remarca.

Sanción mínima para Messi: dos partidos de suspensión

La jueza única de Competición de la Federación Española de Fútbol ha castigado con dos partidos de suspensión al jugador del Barcelona Lionel Messi por su manotazo al delantero del Athletic Asier Villalibre en la prórroga de la final de la Supercopa, disputada el domingo en el estadio sevillano de La Cartuja. Competición considera la acción del argentino como “producirse de manera violenta” con un contrario y no como agresión, lo que hubiera conllevado una sanción mayor. El club azulgrana ya ha anunciado que presentará recurso.

El acta del colegiado del choque, Gil Manzano, dice textualmente: “En el minuto 120 el jugador (10) Messi Cuccittini, Lionel Andrés, fue expulsado por el siguiente motivo: golpear a un contrario con el brazo haciendo uso de fuerza excesiva estando el balón en juego pero no a distancia de ser jugado”.

La jueza desestimó las alegaciones del club azulgrana y consideró la acción como “producirse de manera violenta con ocasión del juego o como consecuencia directa de algún lance del mismo”. La infracción está contemplada así en el código disciplinario de la FEF y se castiga con una suspensión de uno a tres partidos. A Messi le aplican el grado intermedio porque “si la acción… se produjera al margen del juego (como es el caso) o estando el juego detenido, se sancionará con suspensión de dos a tres partidos”.

Messi se libra así de una sanción mayor, porque de haber considerado el Comité que cometió una agresión sobre Villalibre podría haberle aplicado el artículo 98 del mismo código, que contempla suspensiones de entre cuatro y doce encuentros.

Messi se perderá el partido de Copa de este jueves, ante el Cornellà, en que no estaba prevista su alineación, y el liguero del domingo ante el Elche.

El Barça no encuentra la paz

Mientras el Athletic celebra con justicia un gran título, el Barça siente que se le va fijando cara de perdedor. Este título hubiera sido un buen bálsamo tranquilizador en días en los que hace muchísima falta. La noticia de que se atrasan las elecciones, retraso cuya causa muchos entienden ajena al club y fruto de la fea lucha en el tablero mayor de la polémica más que imposición de la pandemia, es mala para el club. Se alarga la interinidad, se atrasan las soluciones, incluso se va a llevar por delante la posibilidad del fichaje de Eric García por 5+5 millones. No hubo consenso entre los candidatos en la reunión en la que supieron del aplazamiento. Una pena.

Este título, que antes era menor pero que con el nuevo formato ya no lo es (sólo hay que ver las consecuencias que tuvo para el Barça el año pasado), le hubiera venido muy bien a Koeman para serenar al entorno e ilusionar a la propia plantilla. Pero la Copa se fue a Bilbao, ganada merecidamente por un equipo mucho más entusiasta, agrupado en torno a Marcelino, cuya capacidad de contagio (“los chicos están como cañones”, declaró en la víspera) contrasta con la circunspección de Koeman, al que tampoco dejó en buen lugar el reclamo de Griezmann sobre la falta de organización de la defensa ante los saques de faltas sobre el área propia. Sal en la herida.

Y Messi. ¿Por qué jugó? Porque él quiso, sin duda. Recordé uno de los últimos partidos del Manzanares, cuando acababa de ser padre, viajó por esa causa mal dormido y no salió de inicio. Cuando compareció a media hora del final, todo se alteró. Un escalofrío recorrió el espinazo de todos los atléticos, en la grada o en el campo, y el Barça ganó con gol suyo. Pensé que ese podría ser su papel en la final ayer, pero jugó de salida y fue para el equipo como una caja de cambios averiada en un coche. Pagó su frustración primero con un cate a Dani García, que ha gozado de disimulo general, y luego con un puñetazo espaldero a Villalibre que le dejó en muy mal lugar.

Lezama: vuelta al tajo pensando en el Ibiza, con Yuri y Unai López

La primera plantilla del Athletic, ajena a las celebraciones de la Supercopa en Bilbao, y con los cinco capitanes que participaron en las recepciones del Ayuntamiento y Diputación (Muniain, Raúl García, Williams, Balenziaga y De Marcos), se entrenaba esta tarde en las instalaciones de Lezama, ya que la Copa del Rey en Ibiza se disputa el jueves, con lo que no hay tiempo que perder.

Marcelino García Toral reunía a los suyos en círculo en el centro del campo del Campo 1 por espacio de quince minutos de charla, lanzando su mensaje de concienciación de olvidarse de la Supercopa y pensar en la cita de Copa en la isla, a partido único sin margen de error. Han dado dos vueltas al campo todos juntos y dispuesto de carreras de frente con cuatro vallas que fueron saltando. El técnico asturiano hizo un aparte con Unai Núñez en una charla personalizada.

Se fueron antes los titulares ante el Barça al gimnasio, sin Iñigo Martínez, recuperándose de los calambres, con el grupo de suplentes efectuando rondos y con partidillos a espacio reducido. Unai López y Yuri Berchiche ya están con el grupo recuperándose de sus respectivas lesiones, que si no entran ante el Ibiza en Copa estarían seguramente para el Getafe el lunes 25 en Liga, con Nolaskoain purgando su tema de tobillo. Tanto Unai López como Berchiche se quedaron al final de la sesión para ampliar su faena con un readaptador.

Casi un millón y medio vieron en #Vamos la prórroga que coronó supercampeón al Athletic

La final de la Supercopa de España entre Barcelona y Athletic de Bilbao que emitió #Vamos (Movistar+) reunió a casi un millón y medio de espectadores en la prórroga (1.421.000) y obtuvo un 8,7% de cuota de pantalla.

El encuentro había promediado una cifra algo inferior con 1.321.000 espectadores y un 7,2% de share. La final concedió al canal las cuatro emisiones más vistas del día en la televisión de pago. El post partido interesó a 741.000 personas (5,1%) y el especial Vamos en juego a 226.000 (2%).

La semifinal con prórroga y tanda de penaltis entre Barcelona y Real Sociedad la vieron el miércoles un millón de espectadores (1.064.000 y 6,7%). El jueves, el Real Madrid-Athletic superó también el millón (1.007.000 y 5,7%).

El balance final de la Supercopa de España con este formato a tres partidos deja así para #Vamos un total acumulado de casi tres millones y medio de espectadores (3.492.000).

La conmovedora carta a Williams tras la final: “Soy esa chica que perdió a su madre…”

Iñaki Williams se puso el disfraz de héroe la pasada noche para anotar un auténtico golazo en la final de la Supercopa de España frente al Barcelona, con empate en el marcador, en la prórroga, con la derecha, por la escuadra. Innumerables gargantas gritaron gol mientras él sujetaba el escudo del equipo de su vida, pero para algunos este tanto significaba mucho más que para otros. Es el caso de una joven usuaria de Twitter que ha querido enviarle un mensaje de agradecimiento al delantero del Athletic Club en nombre de su madre, tristemente fallecida a causa del cáncer.

La magia de las redes sociales ha provocado que la carta se haya convertido en un fenómeno viral con más de 21.000 interacciones hasta que finalmente ha cumplido su objetivo: que Williams leyera su mensaje e incluso le diera un ‘Me gusta’ repleto de emotividad. “Me he tomado la libertad de dedicarte unas palabras, Iñaki Williams. Ojalá lo leas“, expresaba.

“En medio de toda esta celebración, te quiero dedicar unas palabras, aunque probablemente ni te acuerdes de mí. Soy esa chica que perdió a su madre en 2018 por culpa del cáncer, madre que te apoyaba a ti como nunca la vi apoyar a un jugador de fútbol. Ella nunca dudó de ti”, comienza expresando en su texto.

“Soy esa chica que pidió a quien fuera que la escuchara, un vídeo para animar a su madre mientras estaba hospitalizada. Y me escuchaste tú, y me mandaste tu camiseta firmada por toda la plantilla para mi madre, para darle fuerzas, y con unos mensajes preciosos”, continúa, desvelando el gran detalle del ariete en el pasado.

“Y, aunque la perdimos antes de recibir tu regalo, estoy más que segura de que ahora está en un lugar mejor celebrando esta victoria, celebrando tu gol. Esto, señores, es el Athletic. Te quiero, Iñaki. Ojalá darte pronto ese abrazo tan esperado”, concluyó, acompañado estas hermosas palabras con una fotografía en la que Williams aparece besando el trofeo recién conseguido, la tercera Supercopa de España del Athletic Club.

Mister Underdog en directo: resaca Supercopa, fichajes…

Esta semana el partido entre el Barcelona y el Athletic de Bilbao es el gran protagonista junto a la derrota del Madrid que no fue capaz de llegar a la final de la Supercopa. Además, un repaso concienzudo a los mejores talentos de segunda o el anális inernacional o el mercado de fichajes serñan objeto de debate.Estos son algunos de los temas de hoy:

 

  • La pizarra de la Supercopa
  • El noticiero
  • El talento de Segunda
  • Lo mejor de Europa

No te olvides de repasar todas las noticias de Mr Underdog. Además, puedes seguir este y más capítulos de Mr Underdog en su Blog o en el canal de YouTube de Mister Underdog.

Messi, al rincón de pensar

Messi quiso jugar la final de la Supercopa pese a no estar al cien por cien. La ocurrencia salió mal, porque el argentino, pese a intervenir en el primer gol del Barça, no ofreció la versión feliz que se le había visto sólo diez días antes en Bilbao, e incluso en Granada, cuando se le vio reencontrándose a sí mismo. La final tuvo un efecto diabólico para el equipo, reventado y sin premio; y para el crack argentino, que no pudo levantar su título 35 con el Barça y además terminó expulsado y arriesgándose a una sanción que estará entre los dos y los cuatro partidos.

Un palo para Messi, que parecía estar rehaciéndose de un inicio de temporada que él mismo confesó difícil, después del episodio del burofax y su obsesión por dejar el Barça, finalmente frustrada, pero que estaba en vías de recuperación total. Esas felices imágenes con Pedri en Valladolid y Bilbao; o con Griezmann en Granada, sufrieron una recaída dura.

En Sevilla volvió a quedar demostrado que Messi sigue estando por encima de todos, también del entrenador. Koeman tuvo que aceptar la decisión del capitán de ser titular. Seis veces Balón de Oro, Messi se ha ganado ese derecho a decidir su trayectoria, pero el desarrollo, y sobre todo el desenlace de la final, abre el debate sobre la conveniencia de todas las decisiones que toma el diez. Y permite preguntarse si, en ocasiones, y más cuando el estado físico está de por medio, su papel podría ser más relevante en instantes concretos, o decisivos, del partido. Y si, sobre todo por su rol como capitán, sus decisiones no deberían estar más dirigidas al éxito del equipo, que tal vez hubiese ganado más con Messi entrando fresco a decidir un partido en el que Koeman, una vez utilizado el ‘joker’ del argentino, no tenía muchas más alternativas.

La sanción de Messi, que oscilará entre los dos y los cuatro partidos, tendrá un efecto negativo sobre un equipo que, justísimo de jugadores importantes como está, sigue dependiendo al extremo de su líder. También, sin embargo, le permitirá recuperarse de sus molestias en la pierna izquierda y, sobre todo, le dará una nueva oportunidad de repensar su rol en el equipo. Messi sigue siendo un jugador definitivo. Su hambre competitiva y la costumbre de haber gobernado con mano de hierro el fútbol en la última década, sin embargo, le arrastra en ocasiones a una mirada que puede tener ya un punto de irreal. Es muy recordado siempre aquel episodio de una eliminatoria de Champions ante el PSG en la que, con el Barça contra las cuerdas y Messi muy tocado, salió como una especie de Cid al Camp Nou a colaborar en el empate que clasificó al Barça antes de derrumbarse ante el Bayern. Entonces, Messi podía con todo.

Es un interesante debate cuál debe ser el rol de Messi en el Barça. El cien por cien del barcelonismo coincide en su condición de deidad, y de mejor jugador del equipo con diferencia aún estos días. También en el deseo de que continúe. Su admirable y laureadísima carrera, sin embargo, merece ahora desde el prisma del argentino un punto de química con un equipo que está en absoluto proceso de reconstrucción y que necesita agarrarse a una buena autogestión de Messi, en el campo y fuera. Una mezcla de jugador que mantenga su condición de jugador decisivo pero que también sepa elegir los momentos para ayudar al colectivo dentro del césped, y también fuera. En ese viaje parecía estar Messi. El episodio final de la Supercopa, sin embargo, con una expulsión que no fue sino la impotencia del argentino por ver que cosas que antes salían siempre ya no son tan fáciles, es una buena foto para la reflexión. Para saber si Messi puede seguir colaborando con el Barça, y el Barça con Messi. Es una cuestión que merece generosidad para ambas partes. El argentino, obligado a parar por la inminente sanción que le espera, tiene una buena oportunidad para irse al rincón de pensar. El club…, el club y sus candidatos están mucho más perdidos que Messi.