De Miranda al Mirandilla

De Vilhena a Negredo. Andaba el Espanyol tratando de ahogar sus penas en la Copa –y más allá, como la derrota ante el Elche en Cornellà– con un fichaje inesperado, el de Tonny Vilhena, cuando al encargado de esa parcela, Rufete, se le apareció en el Nuevo Mirandilla uno de sus refuerzos del pasado. Del Valencia, concretamente. Negredo, incorporación suya para el conjunto ché hace ya ocho años, materializó a sus 36 actuales el gol del empate para el Cádiz e inició la jugada del segundo, e incluso le anularon otros dos. La personalización de un partido que iba para paseo de un Espanyol que perdonó y acabó rozando el drama.

Escudo/Bandera Espanyol

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 18 de enero de 2022

RdT a lo Anduva. Porque anoche no fueron pocos quienes recordaron aquel punto de inflexión de la pasada temporada en Segunda, cuando Nico Melamed anotaba aquel gol ante el Mirandés tan poco celebrado como a la postre valiosísimo para el ascenso. Un punto de inflexión en Anduva, Miranda de Ebro. Esta vez, en el Nuevo Mirandilla, fue Raúl de Tomás, quién si no, el que en la última acción del partido, en el 95′, salvó los muebles de un Espanyol que empezó navegando con viento a favor, estuvo a un segundo literalmente de naufragar y que finalmente llegó a la orilla, aunque entre náuseas. Ni con un triunfo. Fue un empate. El tiempo, aun con el calendario temible que viene, dirá si tras derramar la Copa, servirá para algo esta Tacita agridulce de autoestima en el último suspiro.

Los sempiternos errores. El gran pecado del Espanyol no solo consiste en vivir de espaldas a que el rival también juega, y que por tanto debe traducir en goles sus minutos de superioridad, sino que precisamente se debe a recaer una y otra vez en los mismos errores. En momentos de absoluta desconexión, como los que provocaron el tanto del empate, en el que todo el mundo se equivocó en la defensa, de izquierda a derecha y al unísono, como si se tratara de la línea de un futbolín accionada por alguien sin demasiados reflejos. Como conceder el segundo ya en el añadido de la segunda parte. Como regalar el dominio, también las ocasiones, de un partido en el que lo tenía todo a su favor. Como conseguir que, con muy poco –como sucedió frente al Elche– cualquier rival pueda superarlo.

El fútbol de los futbolistas. ‘Quien esta contra el Cádiz está contra la humanidad’ se lee en el mural que conecta el túnel de vestuarios con el césped del Nuevo Mirandilla. Algo similar se podría decir sobre el buen fútbol, el toque, los jugadores de calidad y talento. Como los centrocampistas que proliferan en el Espanyol –por si hubiera pocos, ahora llega Vilhena– y que, de vez en cuando, a veces muy de vez en cuando, coinciden sobre un terreno de juego, y el fútbol brota. Morlanes, Darder y Melendo conforman un triángulo mágico que únicamente tardó diez minutos en dar sus frutos. En una acción combinativa e inteligente. Esperando el momento de la ruptura, el pase con el exterior, el desmarque y la definición.

<figure id="sumario_2|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2022/01/18/primera/1642542296_543376_1642546261_sumario_grande.jpg', '976', '651', 'Sergio González devuelve un balón a Javi Puado. / ALVARO RIVERO&nbsp;(DIARIO AS)’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-22″>

Sergio González devuelve un balón a Javi Puado.
ALVARO RIVERO (DIARIO AS)

Quien perdona… Dominó el Espanyol en la primera parte con cotas insospechadas de posesión, inédita no ya a domicilio –donde solo había ganado un partido, el de la Nochevieja en Mestalla– sino incluso en Cornellà. Y prolífica en ocasiones. Vicente Moreno, empeñado en guardar hasta el final el secreto de una convocatoria que a unas horas para el partido ya conocía media Barcelona y parte de Cádiz, sí conservó el secreto de su alineación: la sensatez. Desterró el 4-4-2 inocuo y casi anárquico de las últimas jornadas para regresar al 4-2-3-1 (o 4-1-4-1), para convertir la necesidad de las bajas de Pedrosa, Dídac y Keidi Bare, y para superar así a Sergio González en la medular. De hecho, lo desbordó hasta que pudo rectificar al descanso. Y ahí fue donde se percató de esa máxima de que quien perdona lo paga.

Sergio y Calero. No gozó el técnico de L’Hospitalet y emblema del Espanyol de su debut soñado en el Nuevo Mirandilla, y eso que lo llegó a tocar con la yema de los dedos. Capacidad le sobra para enderezar la situación del Cádiz, el club que se llevó el gato al agua de su fichaje, aunque antes le pretendieron otros Primera esta temporada. El mismo saber hacer que demostró en su día al Valladolid, donde dio rienda suelta al mejor Fernando Calero, el que le valió un pase al Espanyol por ocho millones. Aun con claroscuros, consiguió el central en su reencuentro con Sergio algo muy complicado cuando sus minutos son como el Guadiana, que van y vienen: resultar providencial, como en un bloqueo a chut de Lozano a un metro escaso de la portería. Y apunta a titular el viernes, ante el Betis, después de que Cabrera viera la quinta amarilla. ¡Ay, el Betis!

Coudet ya no tiene excusa ante un Osasuna plagado de bajas

EI crédito de Coudet se ha visto reducido a mínimos históricos desde su llegada a Vigo hace poco más de un año. La imagen del argentino se ha dañado considerablemente tras una nueva eliminación copera ante un equipo de tercera categoría y, sobre todo, sus exculpatorias declaraciones. “No tenemos más”, sentenció después de perder en San Sebastián sin tan siquiera haber tirado a puerta. El Chachismo empieza a desgastarse, se le acaba el margen de error. De hecho, una derrota o incluso un empate esta tarde frente a Osasuna dejaría al preparador celeste en una situación delicada (sigue el partido en directo en AS.com).

Escudo/Bandera Celta

El Celta llega a este partido completamente descansado (once días desde el último choque) y con toda la plantilla a disposición. Tapia y Solari recibieron el alta médica, mientras que Orbelín Pineda puede hacer su debut una vez solucionado el asunto de la nacionalización de Galhardo. No obstante, el once será el mismo que perdió con mala imagen en Anoeta.

Arrasate, por su parte, tendrá que resolver el sudoku que se le presenta en el eje de la zaga para confeccionar un once de garantías. Unai y David García no viajaron al estar confinados y Aridane causa baja por lesión. Es decir, los tres principales centrales del equipo rojillo no estarán en Balaídos. El canterano Dufur jugará seguro y a su lado, en principio, actuará el lateral Juan Cruz, en su día en la órbita del Celta, aunque también puede ubicar ahí a Lucas Torró.

Escudo/Bandera Osasuna

La buena noticia para los navarros será la participación de Kike García. El batallador delantero tendrá que jugar con una máscara para protegerse de la rotura del tabique nasal sufrida hace diez días. Su presencia es una gran amenaza para un Celta que sufre en Balaídos. Los locales se enmiendan al de siempre, Iago Aspas. El moañés se reencuentra con Osasuna, su primera víctima en Primera hace más de nueve años.

Hablemos de fútbol en Mestalla

Bordalás y Lopetegui no son que digamos uña y carne. Una patada de Djené a Ocampos en un Sevilla-Getafe de hace un par de años acabó con los dos técnicos en la calle por decirse lindeces. Sin embargo, ayer, en sus discursos, fueron de la mano: “He decidido que hablaremos sólo del Sevilla”, dijo el alicantino; “sólo le damos vueltas al Valencia”, enfatizó el vasco. Cada cuál tenía sus razones para centrarse en el encuentro, que tiene relato de clásico, con aroma a cuero y césped (sigue el partido en directo en AS.com). Así que hablemos de fútbol, empezando por la buena nueva de la vuelta de Jordán, una vez recuperado de la agresión de un mentecato.

Escudo/Bandera Valencia

Bordalás sabía que insistir, por tercera vez, en su malestar por la planificación, por las videollamadas sin conexión con Lim o sobre el futuro por definir de Wass, de nada le servirá contra un equipo hecho y derecho como el Sevilla, que en la primera vuelta en el Sánchez Pizjuán ya le demostró al Valencia que juega en otra liga. En aquel encuentro los blanquinegros expusieron al mundo sus carencias defensivas, esas que le han llevado a encajar 32 goles (solo Levante y Cádiz llevan más). Bordalás le da vueltas a cómo frenar tal sangría y con el canterano Mosquera (17 años) se le abre la vía de tres centrales, aunque el comodín que más visos tiene de utilizar es el de un doble lateral: Thierry-Foulquier. Está por ver si Carlos Soler fuerza para estar o se espera al Atlético y el “bichito”, como dice Lopetegui, dirá hoy si están Hélder, Vallejo y Wass. Bueno, el danés quizás también espera al Atlético…

Escudo/Bandera Sevilla

Lopetegui y sus pupilos llegaron a Valencia con el ánimo tocado -perder un derbi es lo que tiene- y con bajas aquí y allá. Koundé finalmente se quedó en tierra, no termina de recuperarse el francés, y alguno como Dmitrovic está pendiente por si puede viajar hoy. El Sevilla, en verdad, lo tiene fácil para olvidarse de la Copa, solo tiene que pensar en que si gana se pondrá a dos puntos del Real Madrid. El duelo será el debut de Corona en Liga y la vuelta de Rafa Mir a Mestalla.

Meca: “Madrid y Elche son los dos equipos de mis amores”

José Manuel Meca García (Águilas, 1978) es de los últimos jugadores que ha vestido la camiseta del Madrid y el Elche. Todos recuerdan a Meca por su irrupción en la temporada 99-00 y aquella Champions que levantó en París ante el Valencia. Aquel chaval que hizo debutar Del Bosque también sufrió en el Madrid, pero el Elche le rescató para devolverle la ilusión.

¿Cómo le va la vida a Meca?

Soy entrenador de la Unión Deportiva Águilas femenino y el año pasado ascendimos a Primera Nacional. Además, tengo una escuela de fútbol con mis hermanos en Águilas desde hace ocho o nueve años y nos va genial. También entrené en su momento al Águilas en Tercera y al Mojácar.

¿Qué recuerdos tiene de su paso por el Madrid?

Llegué con 14 años al Madrid y estuve ocho años. Pero todo el mundo me recuerda por aquella temporada, la 99-00. Viví un año muy bueno. Estaba en el filial y Del Bosque me llamó porque en el primer equipo había muchas bajas por sanción y lesión. Como buen conocedor de la cantera, Vicente recurrió a mí y a otros canteranos, como Zárate.

Del Bosque le cambió la vida…

Sin duda. Yo estaba en el filial y me dio la oportunidad de debutar con el primer equipo en Liga y en Champions.

Y salió en la foto de la Octava ante el Valencia…

Tuve esa suerte. Viajé a París con el resto del equipo y pude jugar aquella edición. Debuté ante el Dinamo de Kiev y me siento partícipe de aquel título.

¿Quién le impresionó de aquel Madrid?

Me marcó mucho Redondo. Era un líder. Imposible quitarle un balón por la calidad que tenía. Era un espectáculo verle entrenar y jugar.

Escudo/Bandera Elche

Raúl ya estaba más que consolidado. ¿Pensó que podía ser entrenador?

Raúl tiene mucha personalidad y carácter. En el filial lo está haciendo bien, pero no es fácil. La presión que hay en ese club no es la misma que en otro sitio. Estoy seguro que en un futuro será el entrenador del Madrid.

Y después de su irrupción, le volvieron a bajar al filial…

Cuando acabé aquella temporada renové cuatro años con el Madrid, pero tuve muchos problemas. Yo sabía que seguir en el primer equipo iba a ser complicado porque la gente de la cantera lo tiene difícil. Pero buscamos una salida a un Primera, en forma de cesión. El Madrid, pese a renovarme, me quiso vender. De hecho, mucha gente no sabe que estuve una semana entrenando en el Bolton inglés y estuve cerca de firmar un contrato por tres temporadas. Aquello no se hizo porque no hubo acuerdo económico con el Madrid, que pedía más dinero. Al final, no lo cerramos y me tocó volver al filial.

No sería fácil aquello…

No fue fácil de asimilar aquello porque el año anterior venía de estar con los mejores. Pero no me quedó otra. O jugaba con el filial o me pasaba el año en blanco.

Parece que no tiene buenos recuerdos del Madrid…

El Madrid me lo dio todo y la gente me conoce por mi paso por allí. Además, estoy muy agradecido al Madrid y a Del Bosque porque me permitieron mi sueño de jugar en Primera y la Champions. Pero luego es cierto que tengo malos recuerdos porque el Madrid me cortó la carrera de poder seguir jugando en Primera. Yo tengo la conciencia tranquila, pero es cierto que tengo malos recuerdos de aquel último año.

Y firmó tres años con el Elche…

Salió la opción de jugar en el Elche y era la propuesta más atractiva. Pese a tener tres años de contrato con el Madrid, la cosa estaba muy negra para seguir allí. En el Elche fui feliz, pero también tengo algún mal recuerdo, sobre todo de la última temporada. Cuando vino Cantarero, cambió todo. Después de jugar 30 partidos el año anterior y marcar goles, me dejaron sin ficha. Me tuvieron entrenando al margen varios meses y no entendía aquella decisión después de ser uno de los más destacados. Cuando llegó Ruggeri al banquillo del Elche me volvieron a dar de alta, pero ya perdí casi el año.

Escudo/Bandera Real Madrid

Y esta semana doble enfrentamiento entre Elche y Madrid. ¿Cómo los ve?

Los dos equipos de mis amores. El Madrid siempre es favorito, pero no será fácil porque el Elche aprieta en casa y en la Copa puede pasar de todo, sobre todo a un partido. Me gusta el nuevo formato, pero yo creo que los dos equipos le darán prioridad al partido de Liga.

A este Madrid le encanta correr. ¿A usted le gusta?

A mí sí me gusta. Al fútbol se pueden jugar de muchas formas y lo importante es ganar. Yo veo capacitado a este Madrid para pelear por todo esta temporada. Además, me gusta Ancelotti y me recuerda a Del Bosque, en su discurso y en cuanto al conocimiento del club. Además, Ancelotti no se casa con nadie y pone a los que mejor están, como ha demostrado con Hazard.

Usted conoce el oficio de delantero. ¿Vinicius o Benzema?

Los dos son grandes jugadores, aunque distintos. Benzema no es un delantero centro puro, pero tiene mucho gol y una calidad brutal. Vinicius es pura potencia y velocidad. Es imparable. Lo que tiene Benzema, que es el gol, al otro se le complica, pero Vini está mejorando mucho y le va a dar mucho al Madrid. Todo el mundo se fija en la gente de arriba, pero lo de Modric es impresionante. A su edad, está a un nivel espectacular y no pierde un balón.

El Elche tampoco tiene malos delanteros…

Tiene equipo para conseguir el objetivo. Arriba tiene armas para hacer daño y para lograr la salvación sin problemas.

¿Quién quiere que gane?

El Madrid me dio mucho más que el Elche por todo lo que pasé allí. Era un crío cuando fui a probar y pasé muchos años en la cantera. Todo lo que sabía lo aprendí en el Madrid, por lo que me inclino un poco más por ese lado. Aunque en el Elche viví muy bien y tengo muy buenos recuerdos del club y la ciudad.

Hablaba antes de su fichaje por el Madrid. ¿Cómo vivió aquellos primeros meses?

No fue fácil. Acabé el colegio y me fui al Madrid. Antes se vivía mucho en la calle y de repente cambió mi vida, sin mi familia, sin mi gente. A las dos semanas me quería volver, pero creo que eso nos ha pasado un poco a todos. Pero luego te adaptas y piensas: ¿cómo le voy a decir que no al Madrid?

Lugo y Almería se ponen al día

Lugo y Almería se pondrán al día tras tener que aplazarse el partido que inicialmente los iba a enfrentar en diciembre por el brote masivo de COVID en el conjunto albivermello (sigue el partido en directo en AS.com). Desde entonces, los albivermellos han mostrado su mejor imagen ante Sporting y Mirandés (acompañada además de cuatro puntos de seis posibles) mientras que el Almería se ha visto frenado en su hasta entonces imparable camino a Primera (derrota en Cartagena y empate ante Las Palmas). Las inercias son las que son.

Escudo/Bandera Lugo

El Lugo también ha ido recuperando efectivos y ante los de Rubi podrá lucir un equipo casi de gala si Albés quiere. Las únicas dudas están en el centro de la defensa, donde Alende recuperaría su puesto en detrimento de Álex Pérez, y en el extremo derecho entre Gerard Valentín y Jaume Cuéllar, que fue el mejor frente al Mirandés.

Escudo/Bandera Almería

Por su parte, el Almería espera este partido como agua de mayo para ponerse al día con los mismos encuentros que sus rivales directos, si bien también está en el horizonte el encuentro del próximo lunes, frente al Eibar, importantísimo para los intereses de ambos equipos. Si en diciembre Rubi tenía la baja de Babic, por acumulación de amarillas (además de la de Carriço, lesionado de larga duración), así como la duda de Sousa, hoy el preparador vilasarense no podrá contar con su principal arma, un Sadiq que está en la Copa de África, además de los lesionados Carriço, Lazo y Villar.

Sergio González: “Me quedo con la actitud del equipo”

El entrenador cadista Sergio González atendió a los medios de comunicación en la sala de prensa tras el partido ante el Espanyol para hacer balance del empate. “Me quedo con el palo de recibir un gol en el último minuto. Estamos a una altura buena para defender la jugada. A nivel de partido creo que el empate no es injusto porque hemos sufrido mucho en la primera parte, hemos estado cohibidos, no hemos sabido estar en el partido. La charla en el descanso ha sido productiva, han dado un paso adelante y hemos salido de otra manera. En la segunda parte fuimos superiores. El resultado es doloroso por el gol al final, pero es justo. Me quedo con la reacción, valoremos el punto y sigamos trabajando”.

Trabajar desde el segundo tiempo ante el Espanyol. “Es un punto de partida para todos. Tenemos que seguir trabajando, porque además en esta semana no hemos podido trabajar bien con la Copa de por medio. Tenemos que seguir esta línea y tener la confianza que el Cádiz de la segunda parte debe ser el punto de partida para conseguir el objetivo que todos queremos. Me quedo, sobre todo, con la actitud del equipo”.

Actitud tras el descanso. “En la segunda parte lo mejor que ha pasado ha sido la actitud del equipo, cómo hemos generado, cómo hemos creado desde el centro del campo y hemos sido otro equipo. El matiz ha sido un saque de banda”.

El equipo tras el partido. “El vestuario está orgulloso por la segunda parte que hemos tenido, pero también fastidiados por el gol del final. Hicieron méritos para darle la vuelta al marcador y se encontraron con ese gol. Mañana tenemos que ver el vídeo, hablar entre nosotros, comentarlo todo. La vida no es cómo te golpean, sino cómo encajas los golpes”.

Vicente Moreno, el vaso medio lleno y la falta de contundencia

El partido disputado en la Nueva Mirandilla fue una montaña rusa para el Espanyol, como están siendo últimamente los encuentros que disputa. Una primera parte notable en el juego, pero raquítica en el ataque, como comentó, sin utilizar ese término, Vicente Moreno, que considera que ahí estuvo la clave de todo lo que vino después: un Cádiz que remontó y un equipo perico que salvó un punto en la última jugada del encuentro.

“Es difícil de explicar que hagamos tantas cosas bien para no dejar resuelto el encuentro. Y que en momentos determinados no las hagamos y le demos vida al contrario”, sintetizó, como un proverbio, el técnico valenciano: “Los dos goles son evitables, no dejamos definido el encuentro y pasan estas cosas. Me quedó con el 2-2, que no era fácil, lo daremos por bueno, pero tendríamos que haber resuelto mucho antes“. Moreno comentó que se va de Cádiz con una sensación “agria”, pero que se queda con las cosas positivas: “Los goles generando fútbol vale igual que con un rebote“.

Escudo/Bandera Espanyol

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 19 de enero de 2022

Preguntado en más de una ocasión por la racha del equipo y la debilidad defensiva de los últimos encuentros, Moreno prefirió quedarse con todo lo positivo y mirar hacia arriba: “Ante el Elche merecimos ganar, en Mallorca hicimos un mal partido. La trayectoria del equipo es buena. Estamos cerca de la parte de arriba. Todo se puede ver de manera positiva y negativa. Me quedo con lo que ha hecho el equipo en la primera parte, pero hay que sacarle más provecho. Me quedaré con eso”.

El técnico, eso sí, matizó que “venimos de una trayectoria en la que tenemos demasiados errores que nos están penalizando” y evitar utilizar el verbo “quejarse” de la falta de acierto de los delanteros. El ex entrenador del Xerez, que regresaba a Cádiz por enésima vez, comentó que “hay veces que puedes tener una sensación, que con 0-3 podrías permitir cosas que no con 0-1, pero hay que tener la sangre en los ojos de querer matar y esa contundencia”.

Por último, el técnico valenciano elogió el encuentro de Manu Morlanes, autor del 0-1 y creador de juego hasta que le aguantó el físico: “Morlanes ha hecho un partido espectacular y soberbio. Los tres del medio bajaron en lo físico y eso contribuyó a que perdamos el control del juego”.

El Cádiz mejora, pero no gana

El Cádiz mejora, pero no gana. De Tomás, en la última jugada, hundió la moral de los amarillos, que rozaban con los dedos la primera victoria de la temporada en el Nuevo Mirandilla. Morlanes adelantó a los visitantes en la primera parte y Negredo y Alejo (este último en el minuto 91) pusieron el 2-1 en el marcador, antes de que De Tomás dejara enmudecido al Nuevo Mirandilla. El Espanyol comenzó como si jugara en el jardín de su casa y con una facilidad tremenda se plantaba frente a la meta de Ledesma. No hubo que esperar mucho para que convirtiera ese dominio en forma de gol. Darder recogió una pelota en el campo contrario y encontró un boquete entre la defensa con un perfecto pase para que Morlanes pusiera el 0-1 ante Ledesma. Cada gol sienta como un jarro de agua fría en el Cádiz, que le cuesta un mundo asimilar el tanto para salir al ataque. Sin embargo ayer la cosa fue diferente y tras encajar, lo intentó con dos llegadas de Lozano y Perea. Sin suerte.

Escudo/Bandera Cádiz

El Cádiz ajustó líneas y siguió intentándolo siempre que robaba. Eso sí, los de Vicente Moreno tampoco pasaron muchos apuros, ya que su rival fallaba siempre en el momento decisivo (centro o disparo). Poco antes del descanso, los de Sergio reclamaron un penalti a Lozano. Nada punible. Con los amarillos más pendiente del no penalti que del partido, el Espanyol tuvo tres llegadas para sentenciar el partido, pero tanto Embarba, como Puado y De Tomás no acertaron ante Ledesma. Y ya se sabe, el que falla la acaba pagando. En la segunda parte, cuando peor estaba el Cádiz llegó el gol del empate de los locales. Un tanto que se produjo a trompicones, tras varios rebotes en un centro de Iza que recogió Negredo para introducirlo en la portería. El Cádiz resurgía.

Escudo/Bandera Espanyol

Tras el gol llegaron los mejores minutos de los amarillos, con varias llegadas en las que tuvo que intervenir Diego López. Los de Vicente Moreno tardaron en reaccionar, pero acabaron haciéndolo con un buen remate de De Tomás que hizo emplearse a fondo a Ledesma. Cualquiera podía ganar. El Cádiz celebró el 2-1 hasta en dos ocasiones con sendos tantos de Negredo, pero primero Muñiz Ruiz y después González González, desde el VAR anularon ambos goles. El primero no tiene discusión, mano clara; el segundo es más discutible. No fue válido por un leve toque de Sobrino con Diego López.

Los de Sergio lo siguieron intentando con los que, probablemente, fueron los mejores minutos de la temporada, con un Nuevo Mirandilla que intentaba llevar en volandas a los suyos. El gol tenía que llegar y llegó en el 91′. Negredo completó su partidazo con una asistencia de pillo a Alejo en un saque de banda. Alejo encaró a Diego López y le batió con un tiro cruzado para poner el 2-1. Éxtasis en la grada, parecía que llegaría por fin la primera victoria, pero el destino deparaba un final macabro: De Tomás, en la última jugada, remató un balón cruzado de Darder, tras un despiste en la marca de Espino. Cruel final para un Cádiz que merecía la victoria.

Cambios

Victor Chust (45′, Cala), Aleix Vidal (63′, Óscar Gil), Melamed (64′, Embarba), Santiago Arzamendia (67′, Perea), Rubén Sobrino (72′, Lozano), Iván Alejo (72′, Salvi), Raúl Parra (77′, Isaac), Loren Morón (82′, Óscar Melendo), David López (91′, Calero)

Goles

0-1, 9′: Manu Morlanes, 1-1, 53′: Negredo, 2-1, 90′: Iván Alejo, 2-2, 95′: De Tomás

Tarjetas

Arbitro: Alejandro Muñiz Ruiz
Arbitro VAR: José Luis González González
Fali (45′,Amarilla) Luis Espino (57′,Amarilla) Iván Alejo (73′,Amarilla) Cabrera (78′,Amarilla) Jeremias Ledesma (80′,Amarilla

Clasificación

Aprobados y suspensos del Espanyol, un cubito de hielo

Diego López: Sin excesivos problemas ante un Cádiz con poco dominio del juego y pegada en la primera mitad. Seguro por arriba y preciso con los pies, vivió una de las partes más tranquilas de la temporada, pero en la segunda detuvo un mano a mano de Salvi y poco pudo hacer en el remate de Negredo que tocó el poste antes de entrar. El gol de Alejo le entró por debajo de las piernas. Ejerció de capitán al protestar la acción del tanto anulado, anterior al 2-1.

Óscar Gil: Salió fotografiado en la acción del primer gol por dejarle el balón en bandeja a Negredo. Su despliegue físico es encomiable, lo que le permite defender y llegar a la línea de fondo rival en un abrir y cerrar de ojos. Pero, como de costumbre, le faltó preción en los centros y agresividad en los uno contra uno defensivos. En ataque, falló técnicamente un pase fácil para que embocara Embarba, en cambio le puso un caramelo a Darder que no logró rematar acertadamente. Acabó sustituido por Aleix Vidal con 1-1.

Sergi Gómez: De nuevo la banda derecha del Espanyol fue la más atacada, por lo que el central tuvo que salir de zona varias veces. Más seguro por arriba que Calero, ayudó a que el Espanyol dominara la primera parte con una circulación rápida, pero en el segundo tiempo estuvo de nuevo blando en acciones de área.

Calero: Era la novedad en la alineación. El vallisoletano, que se medía a Sergio, el técnico que le había dado la alternativa en Valladolid, fue de más a menos. Primero, encontró a Melendo o Darder, y el equipo estuvo fluido cuando el balón pasó por sus botas. En tareas defensivas sufrió por arriba en los duelos con Negredo y obstaculizó el tiro del Choco Lozano, acción en la que los locales pidieron penalti. Tampoco hizo la cobertura en el 1-2.

Cabrera: Le tocó jugar de lateral izquierdo por la sanción de Pedrosa y la indisposición de Dídac. Formó más como central que como carrilero en ataque, dejando todo el costado a Puado. Su picardía en las acciones de uno contra uno defensivo fueron clave para frenar algunos contraataques de los locales. Estuvo menos expuesto en la salida de balón. Fue, de nuevo, el defensa más sólido pese a estar en una demarcación distinta y medirse a Alejo. Se comió el saque de banda del 1-2 pero luego atinó en el saque de banda del 2-2. Vio una amarilla y se perderá el siguiente encuentro.

Morlanes: Apareció en la alineación, una de las sorpresas en el Nuevo Mirandilla. Y, con la gente aún colocándose en sus asientos, se desmarcó entre los centrales y definió como si fuera un delantero centro, con el interior al palo derecho del meta. Manejó el timón de un buen Espanyol en la primera mitad, aunque en la segunda, como el equipo, se deshizo como un azucarillo.

Darder: Se vistió de Iván de la Peña con la asistencia del 0-1 de Morlanes. Jugó una brillante primera mitad. Cómodo, vigoroso sin balón, combinando con Morlanes y Melendo. Intentó algunos lanzamientos que se extraviaron lejos de la meta y un cabezazo que no consiguió acertar. Sus conducciones rompiendo líneas fueron también constantes en una segunda mitad más equilibrada, pero caótica.

Embarba: El extremo encadenó varias acciones individuales de nivel, especialmente con los espacios entre líneas que dejaba el Cádiz. Le faltó precisión en los golpes, también en las faltas, como de costumbre durante todo el curso. Aunque intentó defender el costado derecho, de nuevo fue la autopista de acceso al área para los gaditanos.

<figure id="sumario_3|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2022/01/18/primera/1642545113_617956_1642545419_sumario_grande.jpg', '976', '652', 'Sergi Darder. / Fran Santiago’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-19.2″>

Sergi Darder.
Fran Santiago

Melendo: Regresó a la titularidad. Se encontró cómodo jugando entre líneas, acostado en la derecha y buscando esa diagonal. Desequilibró, recibió faltas y filtró varios pases peligrosos, aunque desapareció cuando los blanquiazules dejaron de tener el control del encuentro.

Puado: Jugó con todo el costado izquierdo para él. Encontró profundidad y tuvo una clara ocasión para anotar el 0-2 en la primera mitad, pero recortó en vez de pegarle con la zurda y la jugada acabó en córner. Tampoco con espacios fue su día. Le faltó la finura técnica y la mejor toma de decisiones, virtudes que otras jornadas ha demostrado.

RdT: Muy desconectado del juego, impreciso, perdonó el 0-2 en una acción en la que sobresalió con su control pero después probó una vaselina que atrapó Ledesma. Contó en la segunda mitad con un cabezazo que picó pero que de nuevo el guardameta lo sacó con la punta de los dedos. Logró el premio del gol en el último suspiro. Atacó muy bien el centro de Darder desde el segundo poste.

Melamed: Pasó desapercibido en el costado izquierdo. No logró superar a su marca, ni darle continuidad al juego ni ayudar a Cabrera. Le tocó jugar los peores minutos de su equipo y no logró reconducir la situación.

Aleix Vidal: Jugó por el costado derecho, de nuevo de lateral, en sustitución de Óscar Gil. No tuvo demasiada incidencia.

Loren: No acertó ninguna de sus intervenciones.

David López: Apenas participó. La mejor noticia es su regreso después de siete semanas.

El Betis destroza al Alavés

Una exhibición de Canales desnudó las carencias del Alavés en apenas 45 minutos e impulsó las aspiraciones del Betis en la zona de privilegio de LaLiga. El cántabro dibujó una primera media hora perfecta en la que firmó una asistencia precisa y un gol de altos vuelos que desarbolaron todo el plan de Mendilibar. A su fiesta se apuntó Borja Iglesias con un doblete y Fekir como socio inseparable. Sueña el Betis con asentarse en esa zona Champions tras recuperar la senda de la victoria. Sufre el Alavés en la zona de descenso a la espera de que su nuevo técnico encuentre un camino que no fue capaz de vislumbrar en Heliópolis.

El Betis se lanzó al ataque desde el inicio. Buscó a Fekir en cada instante y éste no tardó en avisar a la defensa del Alavés con asociaciones verticales. Respondía el equipo de Mendilibar con su habitual caza de los espacios, con Rioja como elemento diferencial y con la zaga verdiblanca arriesgando cada línea de fuera de juego. Y de Fekir nació el primer golpe bético. Puso en escena una falta lateral para aliarse con Canales en esa banda izquierda y que Borja Iglesias rematara de cabeza de forma magistral ante Miazga el centro medido del cántabro. Imposible para Pacheco.

El gol minimizó al cuadro albiazul. Los de Pellegrini se quedaron con el balón y tardaron los visitantes en inquietar a Bravo. Toni Moya probó al chileno desde la lejanía sin éxito. Pero desde ahí pareció crecer el Alavés. Las pinceladas de Mendilibar se dejan notar en forma de presión alta e intensidad, pero también entraron en escena un puñado de dudas defensivas. Aprovechó el Betis ese instante de pausas antes de la media hora. Guardado rompió la presión rival con un pase vertical a Canales y ahí comenzó una carrera desde la medular que se transformó en la enésima genialidad del cántabro. Miró a la derecha y a la izquierda. Ni siquiera necesitó amagar. La zaga del Alavés dudó y Canales colocó el interior de su pie izquierdo para dibujar un golpeo perfecto que se coló por la escuadra de Pacheco besando el larguero.

El Alavés buscó a Jason y a Rioja. Casi nunca los encontró. Escalante tiraba de orgullo y Joselu esperaba alguna conexión puntual para tener su oportunidad. Pero fue el conjunto vitoriano el que completaría el caos antes del descanso. Un desafortunado Miazga cedió el balón a Pacheco sin advertir que Borja Iglesias estaba entre ambos. Un regalo que no desaprovechó el gallego definiendo con sutileza. La balanza ya parecía totalmente desequilibrada al descanso.

Mendilibar tradujo en enfado en un festival de cambios en la reanudación. Uno de ellos condicionado por la lesión de Duarte tras buscar un disparo lejano. El Betis cerró líneas y esperó más al Alavés, que se mostró poco incisivo en su deseo de dañar el área rival. Sólo Rioja encontraba ciertas vías hacia Bravo sin lograr conectar con ningún socio. Y al espacio reinó el Betis. Sobre todo Fekir, que aprovechó un desmarque de Juanmi para medir un pase notable. El de Coín, solo, amagó ante Pacheco y elevó el balón por encima del meta para hacer estallar de nuevo al Villamarín. Otro tanto, y van doce, para su cuenta personal en esa carrera de goleadores nacionales en LaLiga.

Los técnicos siguieron moviendo piezas antes del cierre. Pellegrini, para medir cansancios y quizás ovaciones. Mendilibar, para buscar agujeros que trató de encontrar Miguel de la Fuente, errático en una buena oportunidad ante Claudio Bravo. Heliópolis vive días de alegría y esperanza. Los puntos mantienen al Betis en zona Champions e impulsan el brillo de su técnico. Las cuentas, mientras, siguen dejando hilos de preocupación en un Alavés que necesita más mejoría para salir del pozo.

Cambios

Manu Garcia (45′, Toni Moya), Pina (45′, Escalante), Javi López (47′, Rubén Duarte), William Carvalho (70′, Guido Rodríguez), Willian José (70′, Borja Iglesias), Rodri (71′, Canales), Miguel De La Fuente (74′, Joselu), Diego Lainez (82′, Juanmi), Camarasa (82′, Nabil Fekir)

Goles

1-0, 10′: Borja Iglesias, 2-0, 28′: Canales, 3-0, 40′: Borja Iglesias, 4-0, 53′: Juanmi

Tarjetas

Arbitro: José María Sánchez Martínez
Arbitro VAR: David Medié Jiménez
Edgar González (71′,Amarilla) Guardado (80′,Amarilla

Clasificación