Sergio Pellicer y Juande: el técnico del milagro y el defensa goleador

Tal día como hoy hace un año se produjeron dos estenos en el Málaga que han resultado decisivos para detener la caída deportiva de un equipo que se encontraba a la deriva bajo las nefastas manos de Abdullah Al Thani. Hablamos de Sergio Pellicer y Juande Rivas.

El entrenador asumió la dirección del primer equipo tras el polémico despido de Víctor Sánchez del Amo en un partido vital contra la Ponferradina. El Málaga tenía 23 puntos, solo uno por encima del descenso. Cualquier resultado que no fuera sumar los tres puntos sería dramático.

Pellicer le echó valor e hizo debutar a Juande, un defensa central que había participado en algunas convocatorias sin llegar a estrenarse. Era una situación de extremada urgencia. Y el chaval lo hizo mejor que bien. El Málaga obtuvo una agónica victoria con gol de Antoñín, primer ladrillo para construir el muro de la salvación. Desde entonces, Juande ha disputado un total de 27 partidos. Se da la circunstancia de que, de aquella convocatoria, solo permanecen en el equipo tres futbolistas, el mencionado Juande, Hicham y el joven portero Gonzalo. ¡Mucho cambio!

El defensa goleador

Juande lleva marcados cuatro goles y es, por el momento, el defensa que más tantos lleva anotados en el fútbol profesional. Esta es una especialidad donde destaca mucho Sergio Ramos que en la temporada pasada hizo once. Este curso lleva dos. Alberto Escassi obtuvo con el Numancia siete dianas. Este año ha logrado uno. Los registros de Juande habrían aumentado de no ser por la inoportuna lesión de la que ya se ha recuperado.

El Leganés-Sevilla al Wanda y el Fuenla-Levante, a Las Rozas

El Leganés ha comunicado esta mañana que el partido que el próximo sábado debía disputar frente al Sevilla en Butarque (dieciseisavos de final de la Copa del Rey, 20:00) no lo jugará en su estadio, sino que lo hará en el Wanda Metropolitano debido a los problemas ocasionados por la borrasca Filomena y la nieve acumulada en Madrid en los últimos días.

En su comunicado el Leganés explica que “ante la imposibilidad de disputar el encuentro en el estadio Municipal de Butarque debido al mal estado en el que se encuentra el terreno de juego a consecuencia de las fuertes nevadas caídas en los últimos días”, el partido “se jugará finalmente en el Wanda Metropolitano”. “El Leganés agradece al Atlético de Madrid su predisposición”, han reconocido los pepineros en sus redes sociales.

El club había preparado un dispositivo especial para preparar el césped para los próximos encuentros, pero los problemas de accesibilidad a Butarque y el hecho de que la nieve se haya acumulado durante varios días ha hecho que, ahora mismo, sea complicado disputar el partido. Se necesitará tiempo para su reacondicionamiento.

Ayer Butarque presentaba todavía una capa de unos 30 centímetros de nieve que, en su parte inferior, se había convertido ya en una capa de hielo debido a las bajas temperaturas de las últimas madrugadas (cercanas a los -10ºC). El siguiente partido del Leganés en Butarque se disputará el próximo 1 de febrero ante el Lugo.

El Fuenlabrada, por su parte, también ha comunicado que su duelo de Copa ante el Levante se jugará el sábado a las 18:00 en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas y no en su estadio: “El temporal Filomena ha dejado inutilizado el Fernando Torres con 30 centímetros de nieve. Al ser menor la capa de nieve que cubre los campos de fútbol de Las Rozas, la empresa de jardinería, que trabaja tanto para la RFEF como para el CF Fuenlabrada, considera que los campos de fútbol de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas pueden estar preparados en tiempo y formar para el encuentro”.

Cambio de entrenamientos

Desde el pasado martes el Leganés se está ejercitando en su centro de entrenamiento, en la ID Butarque, en horario especial de tarde (desde las 15:30) para poder facilitar el acceso de sus futbolistas. El lunes no se pudo si quiera celebrar sesión alguna porque era imposible ya no sólo ejercitarse en la ID Butarque, sino si quiera acceder por los problemas de las calles y vías de Leganés.

Hoy, sin embargo, el Leganés cambiará el escenario del entrenamiento y lo realizará en el Estadio Anexo Jesús Polo, recinto de césped artificial que se encuentra junto a Butarque y en el que habitualmente disputan sus partidos las categorías inferiores de los pepineros. Este cambio de escenario para los entrenamientos está motivado, explica el Leganés “como marca el protocolo para conserver el césped natural de la ID y de Butarque”, afirma el club.

Estas variaciones serán, sin duda, problema añadido para la cita y para el trabajo previo de José Luis Martí y sus chicos. Ya la última sesión matutina que se pudo hacer con cierta normalidad fue “muy difícil”, explicó el técnico mallorquín. Fue el viernes pasado con Filomena comenzando a blanquear los campos de entrenamiento. Tanto es así, que incluso el cuerpo médico del club tuvo que arrimar el hombro para retirar la nieve.

Supercopa de España 2021: formato, normas, sedes, fechas y partidos

La Supercopa de España comenzará este miércoles 13 de enero con la primera de las semifinales entre la Real Sociedad y el Barcelona y está marcada, como casi todo en estos momentos, por los efectos de la Covid-19. Y es que, debido a la pandemia que asola el planeta, aunque se mantenga el formato, se jugará la competición sin saber qué equipo ganó la pasada la Copa del Rey (la final entre Athletic y Real Sociedad está por disputarse). Además de cambiar la sede en que debía disputarse en un principio.

Formato

Si hay algo que no cambia es el formato de la competición, que será de ‘Final Four’ por segundo año consecutivo. Será la segunda temporada en la que se dispute la Supercopa de España con esta premisa, después de la edición de 2020 en Arabia Saudí, en la cual el Real Madrid se proclamó campeón tras vencer en la final al Atlético de Madrid (Valencia y Barcelona cayeron en semifinales).

Las bases de la competición establecen que los participantes sean el campeón y el subcampeón de la Copa del Rey y de LaLiga del año anterior. En el primer caso, como decíamos, está por disputarse ese Athletic-Real Sociedad; en el segundo es el conjunto blanco el que participará como primero y el azulgrana como segundo. Como curiosidad, el pasado año participó el tercero de LaLiga, ya que el Barça fue campeón liguero y subcampeón del Torneo del KO. De esta manera, pudo participar el cuadro madridista.

Normas

En lo que respecta a las normas, las principales ya han entrado en juego, puesto que correspondían al sorteo. En un principio deben enfrentarse el campeón de Liga con el subcampeón de Copa y viceversa. Pero, al estar pendiente la final copera, se decidió que el Real Madrid actuaría como local y el Barcelona como visitante, por sus posiciones ligueras, y que se sortearían sus rivales y el turno de juego.

Partidos, fechas y horario

Primera semifinal (miércoles 13 de enero, 21:00 horas): Real Sociedad-Barcelona

Segunda semifinal (jueves 14 de enero, 21:00 horas): Real Madrid-Athletic Club

Final (domingo 17 de enero, 21:00 horas): Por definirse

Sedes

La primera semifinal será en el Nuevo Arcángel, estadio del Córdoba. La segunda se jugará en La Rosaleda, feudo del Málaga. Mientras que la gran final tendrá lugar en La Cartuja. El año pasado se disputaron los tres encuentros en el mismo campo, el King Abdullah Sports City de Yeda, hecho que permitió la utilización de la tecnología del gol: el ojo de Halcón. Sin embargo, el jugar en tres estadios diferentes, los cuales, además, no son de Primera División, hace muy complicada la instalación y verificación de dicha tecnología.

En esta ocasión, la pandemia ha provocado este cambio de emplazamiento. Desde Oriente Medio, ante la alta incidencia de Covid-19 que había en España, pidieron aplazar la disputa en terreno árabe. De esta manera, el contrato no se rompe, sino que se pospone, por lo que el próximo año debería disputarse la segunda de las tres Supercopas de España firmadas en Arabia Saudí.

Alto voltaje en el Metropolitano

Filomena ha marcado el momento en nuestro país, aunque esto no afectará de manera directa al Wanda Metropolitano, preparado para este choque de la primera jornada aplazado en su día. El Atlético se entrenó ayer (lo que ya de por sí fue noticia) en el estadio y el campo presentaba un aspecto normal. Si la nieve, el hielo y el frío son protagonistas en casi todo el país, este duelo promete alto voltaje (sigue el partido en directo en As.com).

Porque los Atlético-Sevilla, y viceversa, son partidos competidos al máximo, trabados, duros, donde suele pasar de todo. Asentados como equipos de Champions, las miras del Atlético son aún más altas, al título. Tiene un punto más que el Madrid y tres partidos menos. Si el equipo de Simeone gana alguno de ellos tomará una ventaja considerable. Y el primero de los aplazados es el Sevilla. Un miura en el Metropolitano. Luis Suárez contra En Nesyri. Palabras mayores.

El Cholo no se quiso quejar en la previa, quizá para ridiculizar a su eterno rival, un Real Madrid presa de los llantos. El Atlético se entrenó el jueves, lo tuvo que hacer en el gimnasio el viernes, el sábado cada uno en su domicilio y el domingo igual, excepto ocho jugadores que lo hicieron en un polideportivo en Boadilla del Monte. Por fin este lunes pudieron tocar el balón y entrenarse todos juntos. No parece la mejor manera de preparar un partido de altísimo nivel, pero es lo que hay.

Lopetegui y Simeone, con sus mejores galas

Simeone pondrá a su mejor once. El último encuentro fue el del descalabro copero, con la unidad B en juego. Ahora le toca a los Oblak, Savic, Hermoso, Koke, Llorente, Lemar, Suárez… Hay varias dudas. Podría volver Trippier al lateral tras la cautelar a la sanción de la Federación Inglesa. Y veremos si juega de inicio João Félix, quien no salió muy bien parado de Cornellà.

El Sevilla llega con Lopetegui renovado, una muestra de la confianza que se tiene en su proyecto. Un Lopetegui, por cierto, que no ha podido con el Cholo. Veremos si cambia su racha. El guipuzcoano lamenta que el Atlético ha tenido mucho descanso y a su equipo le sucede al revés. Lopetegui podría hacer alguna retoque por ello, pero la pareja Koundé-Diego Carlos le da fiabilidad atrás. Navas está listo para jugar, Fernando seguirá en el pivote y En Nesyri, ayudado por Suso y Ocampos en los costados, querrá amargarle la noche a Oblak y compañía. Un dato. El año pasado, empate en los dos partidos. Seguro que la temperatura estará bajo cero en Madrid. Pero en el Metropolitano subirá muchos grados…

Un Atlético-Sevilla con morriña

La historia de este Atlético-Sevilla es la de un partido de la jornada 1 que se pospuso y que ahora mide al líder y a un aspirante a la Champions. Mirando hacia atrás, es una cita que trae buenos recuerdos en el Wanda Metropolitano, y en este caso no por el resultado, por los goles o los regates… La anterior visita de los hispalenses fue el último partido con público en la casa rojiblanca.

Fue el 7 de marzo de 2020. El Atleti era sexto y el Sevilla, cuarto, aunque los rojiblancos andaban casi más pendientes de la visita al Liverpool del día 11. Los visitantes pensaban en la Roma también. Pero antes tocaba Liga. El estadio se engalanó y rozó el lleno ante un rival que motiva mucho y en una fecha y hora que también (sábado a las 16:00), y encima el partido resultó apasionante.

La primera parte fue una locura. En el minuto 18 marcó De Jong. A la media hora, y tras cinco minutos a vueltas con el VAR, Morata empató de penalti. En plena euforia local, João Félix consiguió el 2-1 y, antes del descanso y de nuevo tras pasar por el videoarbitraje, un penalti a favor del Sevilla vailó para que Ocampos hiciera el 2-2. El segundo tiempo fue más tranquilo y, aunque hubo tensión, ambos equipos se fueron convenciendo de que las tablas no eran del todo malas para nadie.

Paralelamente a la jornada, el coronavirus —todavía no declarada oficialmente la pandemia— se extendía por Europa a un ritmo brutal y afectaba al deporte con suspensiones de todo tipo de eventos. Una historia suficientemente contada ya. El fútbol tardó en volver al Wanda Metropolitano, tres meses en concreto. Pero la afición aún no lo ha hecho. La fiesta que se vivió aquella tarde con ambiente primaveral se echa de menos y la espera se está haciendo muy larga. Por eso este Atlético-Sevilla trae gratos recuerdos, casi de otra época. Morriña de un tiempo que volverá…

Sobre el respeto al compromiso

El sábado 10 de diciembre de 1967, el Atlético, líder de la Liga tras once jornadas, tomó el avión hacia Bilbao. Había amenaza de temporal. El avión no pudo aterrizar en Sondica y tuvo que regresar a Madrid. Tras un almuerzo rápido, el equipo partió en autocar. Llegando a Somosierra toparon con la nieve. Hubo que poner cadenas y en algún tramo los jugadores bajaron a empujar. Llegaron al Landa de Burgos a medianoche, cenaron, siguieron hasta Vitoria, llegaron a las cuatro, durmieron, a las doce tomaron un desayuno-almuerzo, volvieron al autobús ya vestidos de futbolistas y llegaron a San Mamés a 20 minutos de la hora fijada. Perdieron 6-1.

No es lo ideal, claro. Lo ideal es que no nieve. Pero aquello reflejó el espíritu de la época: el empeño en salvar el partido. Este sábado el Athletic tenía que jugar en el Metropolitano. Su autobús viajó por delante la mañana del viernes, porque ahora es costumbre hacerlo así para tenerlo en el aeropuerto a la llegada. El equipo voló por la tarde, no pudo aterrizar en Madrid (¡claro!) y el autobús esperó en vano. El sábado no hubieran podido jugar pero muy posiblemente sí el domingo. Y el Atlético-Sevilla se hubiera empujado al miércoles. En 50 años han cambiado a mejor muchas cosas, pero se ha perdido respeto al compromiso.

No ha sido sólo la insoportable ñoñería del Madrid. El Getafe y el Rayo han arrastrado los pies. Pellegrini planteó no ir a Huesca, por el frío. Tebas ha tirado de sus modos más expeditivos porque esta no es temporada para aplazar partidos por capricho. LaLiga empezó tarde, ha de terminarse por fuerza el 23 de mayo (por la Eurocopa) y el COVID es una perpetua amenaza de suspensiones. Cada cual debe hacer lo posible por estar donde debe cuando debe. Cada cual es culpable de no haber tomado las previsiones convenientes. Anteponer la desidia a ese compromiso colectivo que es LaLiga es una irresponsabilidad insolidaria.