De Miranda al Mirandilla

De Vilhena a Negredo. Andaba el Espanyol tratando de ahogar sus penas en la Copa –y más allá, como la derrota ante el Elche en Cornellà– con un fichaje inesperado, el de Tonny Vilhena, cuando al encargado de esa parcela, Rufete, se le apareció en el Nuevo Mirandilla uno de sus refuerzos del pasado. Del Valencia, concretamente. Negredo, incorporación suya para el conjunto ché hace ya ocho años, materializó a sus 36 actuales el gol del empate para el Cádiz e inició la jugada del segundo, e incluso le anularon otros dos. La personalización de un partido que iba para paseo de un Espanyol que perdonó y acabó rozando el drama.

Escudo/Bandera Espanyol

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 18 de enero de 2022

RdT a lo Anduva. Porque anoche no fueron pocos quienes recordaron aquel punto de inflexión de la pasada temporada en Segunda, cuando Nico Melamed anotaba aquel gol ante el Mirandés tan poco celebrado como a la postre valiosísimo para el ascenso. Un punto de inflexión en Anduva, Miranda de Ebro. Esta vez, en el Nuevo Mirandilla, fue Raúl de Tomás, quién si no, el que en la última acción del partido, en el 95′, salvó los muebles de un Espanyol que empezó navegando con viento a favor, estuvo a un segundo literalmente de naufragar y que finalmente llegó a la orilla, aunque entre náuseas. Ni con un triunfo. Fue un empate. El tiempo, aun con el calendario temible que viene, dirá si tras derramar la Copa, servirá para algo esta Tacita agridulce de autoestima en el último suspiro.

Los sempiternos errores. El gran pecado del Espanyol no solo consiste en vivir de espaldas a que el rival también juega, y que por tanto debe traducir en goles sus minutos de superioridad, sino que precisamente se debe a recaer una y otra vez en los mismos errores. En momentos de absoluta desconexión, como los que provocaron el tanto del empate, en el que todo el mundo se equivocó en la defensa, de izquierda a derecha y al unísono, como si se tratara de la línea de un futbolín accionada por alguien sin demasiados reflejos. Como conceder el segundo ya en el añadido de la segunda parte. Como regalar el dominio, también las ocasiones, de un partido en el que lo tenía todo a su favor. Como conseguir que, con muy poco –como sucedió frente al Elche– cualquier rival pueda superarlo.

El fútbol de los futbolistas. ‘Quien esta contra el Cádiz está contra la humanidad’ se lee en el mural que conecta el túnel de vestuarios con el césped del Nuevo Mirandilla. Algo similar se podría decir sobre el buen fútbol, el toque, los jugadores de calidad y talento. Como los centrocampistas que proliferan en el Espanyol –por si hubiera pocos, ahora llega Vilhena– y que, de vez en cuando, a veces muy de vez en cuando, coinciden sobre un terreno de juego, y el fútbol brota. Morlanes, Darder y Melendo conforman un triángulo mágico que únicamente tardó diez minutos en dar sus frutos. En una acción combinativa e inteligente. Esperando el momento de la ruptura, el pase con el exterior, el desmarque y la definición.

<figure id="sumario_2|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2022/01/18/primera/1642542296_543376_1642546261_sumario_grande.jpg', '976', '651', 'Sergio González devuelve un balón a Javi Puado. / ALVARO RIVERO&nbsp;(DIARIO AS)’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-22″>

Sergio González devuelve un balón a Javi Puado.
ALVARO RIVERO (DIARIO AS)

Quien perdona… Dominó el Espanyol en la primera parte con cotas insospechadas de posesión, inédita no ya a domicilio –donde solo había ganado un partido, el de la Nochevieja en Mestalla– sino incluso en Cornellà. Y prolífica en ocasiones. Vicente Moreno, empeñado en guardar hasta el final el secreto de una convocatoria que a unas horas para el partido ya conocía media Barcelona y parte de Cádiz, sí conservó el secreto de su alineación: la sensatez. Desterró el 4-4-2 inocuo y casi anárquico de las últimas jornadas para regresar al 4-2-3-1 (o 4-1-4-1), para convertir la necesidad de las bajas de Pedrosa, Dídac y Keidi Bare, y para superar así a Sergio González en la medular. De hecho, lo desbordó hasta que pudo rectificar al descanso. Y ahí fue donde se percató de esa máxima de que quien perdona lo paga.

Sergio y Calero. No gozó el técnico de L’Hospitalet y emblema del Espanyol de su debut soñado en el Nuevo Mirandilla, y eso que lo llegó a tocar con la yema de los dedos. Capacidad le sobra para enderezar la situación del Cádiz, el club que se llevó el gato al agua de su fichaje, aunque antes le pretendieron otros Primera esta temporada. El mismo saber hacer que demostró en su día al Valladolid, donde dio rienda suelta al mejor Fernando Calero, el que le valió un pase al Espanyol por ocho millones. Aun con claroscuros, consiguió el central en su reencuentro con Sergio algo muy complicado cuando sus minutos son como el Guadiana, que van y vienen: resultar providencial, como en un bloqueo a chut de Lozano a un metro escaso de la portería. Y apunta a titular el viernes, ante el Betis, después de que Cabrera viera la quinta amarilla. ¡Ay, el Betis!

Coudet ya no tiene excusa ante un Osasuna plagado de bajas

EI crédito de Coudet se ha visto reducido a mínimos históricos desde su llegada a Vigo hace poco más de un año. La imagen del argentino se ha dañado considerablemente tras una nueva eliminación copera ante un equipo de tercera categoría y, sobre todo, sus exculpatorias declaraciones. “No tenemos más”, sentenció después de perder en San Sebastián sin tan siquiera haber tirado a puerta. El Chachismo empieza a desgastarse, se le acaba el margen de error. De hecho, una derrota o incluso un empate esta tarde frente a Osasuna dejaría al preparador celeste en una situación delicada (sigue el partido en directo en AS.com).

Escudo/Bandera Celta

El Celta llega a este partido completamente descansado (once días desde el último choque) y con toda la plantilla a disposición. Tapia y Solari recibieron el alta médica, mientras que Orbelín Pineda puede hacer su debut una vez solucionado el asunto de la nacionalización de Galhardo. No obstante, el once será el mismo que perdió con mala imagen en Anoeta.

Arrasate, por su parte, tendrá que resolver el sudoku que se le presenta en el eje de la zaga para confeccionar un once de garantías. Unai y David García no viajaron al estar confinados y Aridane causa baja por lesión. Es decir, los tres principales centrales del equipo rojillo no estarán en Balaídos. El canterano Dufur jugará seguro y a su lado, en principio, actuará el lateral Juan Cruz, en su día en la órbita del Celta, aunque también puede ubicar ahí a Lucas Torró.

Escudo/Bandera Osasuna

La buena noticia para los navarros será la participación de Kike García. El batallador delantero tendrá que jugar con una máscara para protegerse de la rotura del tabique nasal sufrida hace diez días. Su presencia es una gran amenaza para un Celta que sufre en Balaídos. Los locales se enmiendan al de siempre, Iago Aspas. El moañés se reencuentra con Osasuna, su primera víctima en Primera hace más de nueve años.

Hablemos de fútbol en Mestalla

Bordalás y Lopetegui no son que digamos uña y carne. Una patada de Djené a Ocampos en un Sevilla-Getafe de hace un par de años acabó con los dos técnicos en la calle por decirse lindeces. Sin embargo, ayer, en sus discursos, fueron de la mano: “He decidido que hablaremos sólo del Sevilla”, dijo el alicantino; “sólo le damos vueltas al Valencia”, enfatizó el vasco. Cada cuál tenía sus razones para centrarse en el encuentro, que tiene relato de clásico, con aroma a cuero y césped (sigue el partido en directo en AS.com). Así que hablemos de fútbol, empezando por la buena nueva de la vuelta de Jordán, una vez recuperado de la agresión de un mentecato.

Escudo/Bandera Valencia

Bordalás sabía que insistir, por tercera vez, en su malestar por la planificación, por las videollamadas sin conexión con Lim o sobre el futuro por definir de Wass, de nada le servirá contra un equipo hecho y derecho como el Sevilla, que en la primera vuelta en el Sánchez Pizjuán ya le demostró al Valencia que juega en otra liga. En aquel encuentro los blanquinegros expusieron al mundo sus carencias defensivas, esas que le han llevado a encajar 32 goles (solo Levante y Cádiz llevan más). Bordalás le da vueltas a cómo frenar tal sangría y con el canterano Mosquera (17 años) se le abre la vía de tres centrales, aunque el comodín que más visos tiene de utilizar es el de un doble lateral: Thierry-Foulquier. Está por ver si Carlos Soler fuerza para estar o se espera al Atlético y el “bichito”, como dice Lopetegui, dirá hoy si están Hélder, Vallejo y Wass. Bueno, el danés quizás también espera al Atlético…

Escudo/Bandera Sevilla

Lopetegui y sus pupilos llegaron a Valencia con el ánimo tocado -perder un derbi es lo que tiene- y con bajas aquí y allá. Koundé finalmente se quedó en tierra, no termina de recuperarse el francés, y alguno como Dmitrovic está pendiente por si puede viajar hoy. El Sevilla, en verdad, lo tiene fácil para olvidarse de la Copa, solo tiene que pensar en que si gana se pondrá a dos puntos del Real Madrid. El duelo será el debut de Corona en Liga y la vuelta de Rafa Mir a Mestalla.

Cataclismo o catarsis

Aquellas fotos parecen viejas. Y eso que no ha pasado ni un año. Pero son de otra época. Una época feliz. En la que el Atleti sonreía abrazado a un trofeo, la Liga pasada, la segunda del Cholo. Un entrenador que hoy viaja a la bella San Sebastián en el camino a otro metal, el de la Copa. Se juega el pase a cuartos ante la Real. En su maleta, sólo piedras (sigue el partido en directo en AS.com).

Escudo/Bandera Atlético

La plantilla campeona, esa en la que todos eligieron quedarse tras ganar, reforzada con Grizi, no carbura. Nada le sale. Ni en formato 4-4-2 ni en versión 5-3-2. Todo es un fiasco. De resultados, de identidad casi. En Liga, a 16 del Madrid, con una victoria en los seis últimos partidos. En Supercopa, eliminado por el Athletic. En la Champions en octavos con apuros. Eso los hechos, peor los nombres.

Oblak tan humano y en una película de terror al final de cada balón parado (diez encajados). La defensa hace aguas. Entre sanciones y lesiones, Savic y Giménez no juegan, lo hacen Felipe y Hermoso para salir cada partido peor en las fotos. El centro del campo no manda, ni crea ni destruye. Arriba Suárez deambula por un desierto y João sigue en su particular Guadiana.

Escudo/Bandera R. Sociedad

El equipo del Cholo desdeña las primeras partes y ya no sujeta los marcadores a favor. Trippier se fue. La enfermería aprieta y ahoga. Llorente y Kondogbia se unen a Griezmann. Giménez cumple en Donosti la roja en Riad. A Savic no se le forzará. Miedo a esa palabra: recaída.

Correa o Carrasco; Oyarzabal o Sorloth

Todo pesa, pero el Cholo hizo lema el Nunca dejes de creer y así viaja a Donosti. Con 15 jugadores del primer equipo (y cinco canteranos, Manu Lama entre ellos: una llamada que es ya premio a una lucha, la suya, tras nueve meses lesionado) para seguir bebiendo esta Copa que le puede dar vida. Con Vrsaljko, el último héroe, en el lateral de una defensa de cuatro, con Herrera al lado de Koke, con Cunha junto a João. Eso ha probado. Con sólo una duda, Carrasco o Correa, su Señor Lobo. Y con sus piedras haga una catarsis.

<figure id="sumario_1|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2022/01/18/copa_del_rey/1642535817_638016_1642536165_sumario_grande.jpg', '976', '548', 'Mathew Ryan, titular de nuevo en Copa. / REAL SOCIEDAD’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-20.758333333333″>

Mathew Ryan, titular de nuevo en Copa.
REAL SOCIEDAD

Pero, enfrente, Imanol. Alrededor, Anoeta, un campo donde ha perdido un 40% de veces (4 de 10). La fecha, víspera del Día de San Sebastián. Aunque sus fotos de inicio de temporada, líder, también parezcan añejas: sin victoria en dos meses en Liga, del 7 de noviembre (Osasuna) al 8 de enero (Celta). Sin Isak (esguince), que no llega, pero con Rafinha, Zubimendi y Januzaj. La duda de Imanol orbita entre Sorloth, que ya le marcó al Atleti, u Oyarzabal como ‘falso 9’. También quieren la Copa. Y que Simeone y su Atleti vivan un cataclismo. Con tamborrada.

Meca: “Madrid y Elche son los dos equipos de mis amores”

José Manuel Meca García (Águilas, 1978) es de los últimos jugadores que ha vestido la camiseta del Madrid y el Elche. Todos recuerdan a Meca por su irrupción en la temporada 99-00 y aquella Champions que levantó en París ante el Valencia. Aquel chaval que hizo debutar Del Bosque también sufrió en el Madrid, pero el Elche le rescató para devolverle la ilusión.

¿Cómo le va la vida a Meca?

Soy entrenador de la Unión Deportiva Águilas femenino y el año pasado ascendimos a Primera Nacional. Además, tengo una escuela de fútbol con mis hermanos en Águilas desde hace ocho o nueve años y nos va genial. También entrené en su momento al Águilas en Tercera y al Mojácar.

¿Qué recuerdos tiene de su paso por el Madrid?

Llegué con 14 años al Madrid y estuve ocho años. Pero todo el mundo me recuerda por aquella temporada, la 99-00. Viví un año muy bueno. Estaba en el filial y Del Bosque me llamó porque en el primer equipo había muchas bajas por sanción y lesión. Como buen conocedor de la cantera, Vicente recurrió a mí y a otros canteranos, como Zárate.

Del Bosque le cambió la vida…

Sin duda. Yo estaba en el filial y me dio la oportunidad de debutar con el primer equipo en Liga y en Champions.

Y salió en la foto de la Octava ante el Valencia…

Tuve esa suerte. Viajé a París con el resto del equipo y pude jugar aquella edición. Debuté ante el Dinamo de Kiev y me siento partícipe de aquel título.

¿Quién le impresionó de aquel Madrid?

Me marcó mucho Redondo. Era un líder. Imposible quitarle un balón por la calidad que tenía. Era un espectáculo verle entrenar y jugar.

Escudo/Bandera Elche

Raúl ya estaba más que consolidado. ¿Pensó que podía ser entrenador?

Raúl tiene mucha personalidad y carácter. En el filial lo está haciendo bien, pero no es fácil. La presión que hay en ese club no es la misma que en otro sitio. Estoy seguro que en un futuro será el entrenador del Madrid.

Y después de su irrupción, le volvieron a bajar al filial…

Cuando acabé aquella temporada renové cuatro años con el Madrid, pero tuve muchos problemas. Yo sabía que seguir en el primer equipo iba a ser complicado porque la gente de la cantera lo tiene difícil. Pero buscamos una salida a un Primera, en forma de cesión. El Madrid, pese a renovarme, me quiso vender. De hecho, mucha gente no sabe que estuve una semana entrenando en el Bolton inglés y estuve cerca de firmar un contrato por tres temporadas. Aquello no se hizo porque no hubo acuerdo económico con el Madrid, que pedía más dinero. Al final, no lo cerramos y me tocó volver al filial.

No sería fácil aquello…

No fue fácil de asimilar aquello porque el año anterior venía de estar con los mejores. Pero no me quedó otra. O jugaba con el filial o me pasaba el año en blanco.

Parece que no tiene buenos recuerdos del Madrid…

El Madrid me lo dio todo y la gente me conoce por mi paso por allí. Además, estoy muy agradecido al Madrid y a Del Bosque porque me permitieron mi sueño de jugar en Primera y la Champions. Pero luego es cierto que tengo malos recuerdos porque el Madrid me cortó la carrera de poder seguir jugando en Primera. Yo tengo la conciencia tranquila, pero es cierto que tengo malos recuerdos de aquel último año.

Y firmó tres años con el Elche…

Salió la opción de jugar en el Elche y era la propuesta más atractiva. Pese a tener tres años de contrato con el Madrid, la cosa estaba muy negra para seguir allí. En el Elche fui feliz, pero también tengo algún mal recuerdo, sobre todo de la última temporada. Cuando vino Cantarero, cambió todo. Después de jugar 30 partidos el año anterior y marcar goles, me dejaron sin ficha. Me tuvieron entrenando al margen varios meses y no entendía aquella decisión después de ser uno de los más destacados. Cuando llegó Ruggeri al banquillo del Elche me volvieron a dar de alta, pero ya perdí casi el año.

Escudo/Bandera Real Madrid

Y esta semana doble enfrentamiento entre Elche y Madrid. ¿Cómo los ve?

Los dos equipos de mis amores. El Madrid siempre es favorito, pero no será fácil porque el Elche aprieta en casa y en la Copa puede pasar de todo, sobre todo a un partido. Me gusta el nuevo formato, pero yo creo que los dos equipos le darán prioridad al partido de Liga.

A este Madrid le encanta correr. ¿A usted le gusta?

A mí sí me gusta. Al fútbol se pueden jugar de muchas formas y lo importante es ganar. Yo veo capacitado a este Madrid para pelear por todo esta temporada. Además, me gusta Ancelotti y me recuerda a Del Bosque, en su discurso y en cuanto al conocimiento del club. Además, Ancelotti no se casa con nadie y pone a los que mejor están, como ha demostrado con Hazard.

Usted conoce el oficio de delantero. ¿Vinicius o Benzema?

Los dos son grandes jugadores, aunque distintos. Benzema no es un delantero centro puro, pero tiene mucho gol y una calidad brutal. Vinicius es pura potencia y velocidad. Es imparable. Lo que tiene Benzema, que es el gol, al otro se le complica, pero Vini está mejorando mucho y le va a dar mucho al Madrid. Todo el mundo se fija en la gente de arriba, pero lo de Modric es impresionante. A su edad, está a un nivel espectacular y no pierde un balón.

El Elche tampoco tiene malos delanteros…

Tiene equipo para conseguir el objetivo. Arriba tiene armas para hacer daño y para lograr la salvación sin problemas.

¿Quién quiere que gane?

El Madrid me dio mucho más que el Elche por todo lo que pasé allí. Era un crío cuando fui a probar y pasé muchos años en la cantera. Todo lo que sabía lo aprendí en el Madrid, por lo que me inclino un poco más por ese lado. Aunque en el Elche viví muy bien y tengo muy buenos recuerdos del club y la ciudad.

Hablaba antes de su fichaje por el Madrid. ¿Cómo vivió aquellos primeros meses?

No fue fácil. Acabé el colegio y me fui al Madrid. Antes se vivía mucho en la calle y de repente cambió mi vida, sin mi familia, sin mi gente. A las dos semanas me quería volver, pero creo que eso nos ha pasado un poco a todos. Pero luego te adaptas y piensas: ¿cómo le voy a decir que no al Madrid?

Sergio Mantecón: “Si pudiese, firmaría a Vinicius para el Elche”

Sergio Mantecón (Madrid, 1980) ha hecho casi todo en el Elche. Mante, como le llaman sus amigos, fue jugador, capitán y hasta ejerció esta temporada de entrenador interino tras la destitución de Fran Escribá y la llegada de Francisco. Pero desde hace años, es secretario técnico del Elche. Lo fue con Jorge Cordero, con Nico Rodríguez y ahora, gracias a su capacidad de trabajo y sentimiento por el club, sobrevive y es una de las personas de confianza del dueño Christian Bragarnik, en los despachos del Martínez Valero.

Escudo/Bandera Elche

Mantecón fue un pivote de trabajo y fútbol que tocó el cielo con el Elche, con el que ascendió a Primera (2012-13). Colgó las botas en el Cádiz, pero pronto le reclutó ‘su’ club y regresó al Martínez Valero. Aunque su corazón es franjiverde, jamás olvidará su paso por el Madrid. Y es que Mantecón estuvo ocho años en La Fábrica. De hecho, presume de ser jugador blanco en la etapa de la “antigua Ciudad Deportiva”, como recuerda con orgullo. Llegó a jugar hasta el Madrid C y es de la quinta de Pavón. Se lamenta que lo de los ‘Zidanes y Pavones’ llegase un poco después de su salida del Madrid porque esa ola podría haberle beneficiado. Mantecón se quedó a las puertas del filial y tuvo a entrenadores clásicos de La Fábrica, como Paco Jiménez, Rafa López, Tolín o Palmero. El madrileño tuvo hasta Paco Buyo de técnico.

Pero si hay que ensalzar una figura dentro de la cantera blanca, esa es Vicente del Bosque. El salmantino, entonces coordinador del fútbol base, le firmó del Alcorcón cuando era Infantil y siguió muy de cerca sus pasos durante los ocho años que Mantecón fue blanco. “Eso de que el Madrid te educa a nivel profesional y personal es cierto”, afirma el madrileño, quien agradece al Madrid la formación porque eso le sirvió para vivir del fútbol y pasar por el Badajoz, Alicante, Elche, Ponferradina, Castellón, Elche y Cádiz.

Escudo/Bandera Real Madrid

En su nueva labor, Mantecón mira con cariño al Madrid. Se deshace en elogios hacia el proyecto de Ancelotti, pero hay un jugador que ficharía con los ojos cerrados. Como secretario técnico, echaría el resto por Vinicius. “Si pudiese, ficharía a Vini para el Elche. Lo firmaría por el presente y el rendimiento que está dando, pero también por el valor que tendrá dentro de unos años. Es increíble su proyección”, asegura a AS Mantecón mientras le da forma al Elche durante este mercado invernal.

Lugo y Almería se ponen al día

Lugo y Almería se pondrán al día tras tener que aplazarse el partido que inicialmente los iba a enfrentar en diciembre por el brote masivo de COVID en el conjunto albivermello (sigue el partido en directo en AS.com). Desde entonces, los albivermellos han mostrado su mejor imagen ante Sporting y Mirandés (acompañada además de cuatro puntos de seis posibles) mientras que el Almería se ha visto frenado en su hasta entonces imparable camino a Primera (derrota en Cartagena y empate ante Las Palmas). Las inercias son las que son.

Escudo/Bandera Lugo

El Lugo también ha ido recuperando efectivos y ante los de Rubi podrá lucir un equipo casi de gala si Albés quiere. Las únicas dudas están en el centro de la defensa, donde Alende recuperaría su puesto en detrimento de Álex Pérez, y en el extremo derecho entre Gerard Valentín y Jaume Cuéllar, que fue el mejor frente al Mirandés.

Escudo/Bandera Almería

Por su parte, el Almería espera este partido como agua de mayo para ponerse al día con los mismos encuentros que sus rivales directos, si bien también está en el horizonte el encuentro del próximo lunes, frente al Eibar, importantísimo para los intereses de ambos equipos. Si en diciembre Rubi tenía la baja de Babic, por acumulación de amarillas (además de la de Carriço, lesionado de larga duración), así como la duda de Sousa, hoy el preparador vilasarense no podrá contar con su principal arma, un Sadiq que está en la Copa de África, además de los lesionados Carriço, Lazo y Villar.

“Para mejorar lo del año pasado, hay que ganar la Supercopa”

Sandra Paños (29 años, Alicante) es el gran muro del Barça, en el que apunta a su quinto Zamora al ser la portera menos goleada en liga. La portera española analiza para AS el cruce con el Real Madrid en la Supercopa, a la que llegan con extra de motivación.

¿Qué tal está?

Bien. Hemos entrenado con muy buenas sensaciones y tenemos muchas ganas de jugar.

¿Hay más ganas después de aplazarse el duelo en Liga?

Sí. Por una parte llegas más descansada, pero nosotras queremos competir y jugar.

Es una semifinal y ante el Real Madrid, ¿hay motivación doble?

Estamos muy motivadas. Además, hay un título en juego. Sabemos que es un torneo en el que no hay favorito y todo puede pasar. Y que van a ir fuertes a por nosotras.

La Supercopa fue el único título pendiente el año anterior…

Sí. Esto es un extra de motivación. Como cada año, nos gusta marcarnos mejorar los resultados del año anterior. Sabemos que es difícil conseguirlo, pero estamos trabajando para ello. Y, para poder mejorar el año pasado, hay que ganar la Supercopa, que es el primer título en juego.

El Real Madrid ha mejorado, ¿da más respeto?

Sabemos que el Madrid tiene un buen equipo. El inicio de temporada no fue tan bueno como quizá se esperaba. Con el cambio de entrenador han mejorado cosas y han recuperado a jugadoras. Sabemos que es un gran equipo y que tiene grandes capacidades. No hay que pensar que esto está hecho y hay que trabajar bien.

Se medirán al Madrid en cinco ocasiones este curso…

Cuando se aplazó todo por la pandemia nos pasó algo parecido con el Sevilla, tuvimos varios enfrentamientos seguidos con ellas. Puede ser un poco repetitivo. También es verdad que está bien para mejorar cosas partido a partido y se conoce mucho más al rival. Es una manera de ponernos a prueba.

<figure id="sumario_1|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2022/01/18/femenino/1642541377_981150_1642541776_sumario_grande.jpg', '976', '1463', 'Sandra Paños’);return false;” class=”item-multimedia”>

Sandra Paños

Uno de los ‘Clásicos’ será en el Camp Nou y ya no quedan entradas. ¿Se esperaban esta respuesta de la afición?

Nos ha sorprendido. Siempre se dice que el fútbol femenino no vende y hemos conseguido demostrar que no es así. Hay que agradecer la apuesta del club, lo bien que se ha organizado el evento y la gran respuesta de toda la gente. Será un día histórico. Hay que agradecer la apuesta del club, lo bien que se ha organizado el evento y la gran respuesta de toda la gente porque al final es un partido muy atractivo. Estamos muy orgullosas de toda la afición que nos sigue y apoya porque se viene un día histórico. Es complicado que en cada partido haya 60.000 personas, pero por lo menos que pasen estas cosas puntualmente. Porque yo creo que es muy positivo para el fútbol femenino.

Contrarresta esto con la poca visibilidad y falta de previsión que ha habido en la Supercopa, donde la sede se conoció una semana antes de este torneo. ¿Qué opina?

Te sorprende y te da rabia que una competición como esta, con los mejores equipos de España, no se promocione bien. Sobre todo cuando hay gente pidiendo ir. Nos da pena en ese sentido. Nos gustaría que fuera de otra manera.

¿Hay miedo porque no se pueda digerir bien una derrota entre tantas y tantas victorias?

Estamos en un buen momento y se puede pensar que la derrota nos queda lejos. Un deportista en cuanto se olvida de que puede haber una derrota creo que no está preparado mentalmente para competir a un alto nivel. En un partido puede pasar cualquier cosa. Sería inesperado que perdamos, pero puede pasar. Al final, el fútbol son goles y si ese día no estamos acertadas, tal y como ocurrió en la Supercopa del año pasado, te quedas fuera. Este equipo es maduro y fuerte. Y nuestra mentalidad es ir a por la victoria, pero si no ocurre, saldremos reforzamos. El año pasado pasó: perdimos la Supercopa y ganamos el resto de títulos.

¿Ha notado algún impulso mediático o mayor interés de las marcas tras estar nominada al Balón de Oro y ganar la Champions?

Yo no he visto tanto cambio. Alexia y Jenni imagino que sí que habrán tenido un refuerzo en ese sentido.

¿Le gustaría mejorar algo con respecto al año anterior?

Me encantaría encajar menos goles que la temporada pasada y ayudar lo máximo al equipo. Me gustaría jugar más y prepararme mejor para lo que viene, que va a ser un año muy largo, con títulos en juego con el Barça y la Selección. Hay cosas que no se pueden controlar. El año pasado me quedé fuera del Zamora por el tema de partidos jugados. La posibilidad de conseguir el Zamora cuando tienes una lesión es menor y no pude optar a él por ello. Ojalá y se pueda dar este año.

Hay mucha rivalidad entre Real Madrid y Barça, pero muchas jugadoras sois compañeras y amigas en la Selección. ¿Todo queda en el campo?

Sí. Nos conocemos mucho. En el campo sólo hay rivales y luego puedes tener la amistad fuera. Cuando se compite sólo se tiene la mente en el fútbol.

¿Qué opina de Misa, a la que la UEFA le ha señalado como una de las promesas a seguir en este 2022?

Ha crecido mucho y es una portera que está siendo muy determinante en los partidos. Es muy segura y le ha dado muchos puntos al Real Madrid. Yo creo que sí que apunta a ser una de las futuras titulares en la Selección. Ya está con nosotras y es un lujo entrenar con ella. Aprendemos mucho entre nosotras y es muy importante el tener esa competencia para tener esa seguridad atrás para los próximos títulos.

¿Cuál es el objetivo del Barça esta temporada?

Intentar mejorar lo de la temporada pasada, ganando todos los primeros títulos. Y esperemos que podamos hacer un buen papel en la Eurocopa, donde buscaremos llegar lo más lejos posible.

¿Qué opina de la poca previsión en la Supercopa?

Te sorprende y te da rabia que una competición como esta, con los mejores equipos de España, no se promocione bien. Sobre todo cuando hay gente pidiendo ir. Da pena.

¿Hay miedo ante un nuevo chasco en este torneo?

Este equipo es maduro y fuerte. Si perdemos, saldremos reforzadas. El año pasado pasó: perdimos la Supercopa y ganamos el resto de títulos.

El Real Madrid quiere ser otra espina para el imparable Barça

No hay mayor satisfacción para un equipo que sacarse una espina clavada recientemente. Mucho más si se trata del único título que te quedó pendiente en una temporada. Este es el caso del Barça, que ganó Liga, Copa y Champions, pero no pudo hacer pleno tras perder en la semifinal de la Supercopa ante el Atlético (1-1, 1-3 en los penaltis) el año pasado. Con este chasco aún latente, el Barça no quiere dudas hoy (19:15, TDP) en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas frente a un Madrid en el que tampoco falta motivación en esta semifinal de la Supercopa.

Las blancas estarían a 90 minutos de la primera final de su historia. Un objetivo que ilusiona a un plantel madridista que llega tras un parón de 28 días sin competir debido a los aplazamientos en Liga por COVID. Este dato apunta a ser toda una debilidad, por la carencia de ritmo que se precisa para ganar al mejor equipo de Europa. De hecho, el propio Alberto Toril lo destacó como clave de este encuentro. “Un parón nunca es bueno y lo que hemos intentado es que mentalmente esté bien”, apuntó el técnico madridista.

Enfrente, tendrá a un Barça que lo ha ganado todo en esta temporada, con una goleada tras otra. Uno de sus pocos partidos más apretados recientemente fue ante el Madrid, al que aún así ganó (1-3). Este resultado deja mínimas esperanzas a las blancas, de las que no habrá convocatoria hasta poco antes del duelo y tampoco se conoce si habrá lesionadas al llevar casi un mes sin jugar y al no dar nunca partes médicos de sus futbolistas.

Sí que hay novedades en el vestuario del Barça, que recupera a Mapi León. Crnogorcevic, Aitana, Mariona y Bruna son baja por lesión. Tampoco faltará en las filas azulgranas la gran jugadora del momento: Alexia Putellas. La capitana culé sumó este lunes el gran doblete Balón de Oro y The Best. Un logro que querrá festejar sobre el verde. Así, será la gran amenaza para el Madrid en una semifinal en la que el Barça quiere poner la primera piedra para la temporada perfecta.

Sergio González: “Me quedo con la actitud del equipo”

El entrenador cadista Sergio González atendió a los medios de comunicación en la sala de prensa tras el partido ante el Espanyol para hacer balance del empate. “Me quedo con el palo de recibir un gol en el último minuto. Estamos a una altura buena para defender la jugada. A nivel de partido creo que el empate no es injusto porque hemos sufrido mucho en la primera parte, hemos estado cohibidos, no hemos sabido estar en el partido. La charla en el descanso ha sido productiva, han dado un paso adelante y hemos salido de otra manera. En la segunda parte fuimos superiores. El resultado es doloroso por el gol al final, pero es justo. Me quedo con la reacción, valoremos el punto y sigamos trabajando”.

Trabajar desde el segundo tiempo ante el Espanyol. “Es un punto de partida para todos. Tenemos que seguir trabajando, porque además en esta semana no hemos podido trabajar bien con la Copa de por medio. Tenemos que seguir esta línea y tener la confianza que el Cádiz de la segunda parte debe ser el punto de partida para conseguir el objetivo que todos queremos. Me quedo, sobre todo, con la actitud del equipo”.

Actitud tras el descanso. “En la segunda parte lo mejor que ha pasado ha sido la actitud del equipo, cómo hemos generado, cómo hemos creado desde el centro del campo y hemos sido otro equipo. El matiz ha sido un saque de banda”.

El equipo tras el partido. “El vestuario está orgulloso por la segunda parte que hemos tenido, pero también fastidiados por el gol del final. Hicieron méritos para darle la vuelta al marcador y se encontraron con ese gol. Mañana tenemos que ver el vídeo, hablar entre nosotros, comentarlo todo. La vida no es cómo te golpean, sino cómo encajas los golpes”.