¿Es posible jugar 203 partidos seguidos? Williams es historia de Primera División

Iñaki Williams es un futbolista resistente y acorazado, nada puede con él. Este viernes ante el Alavés en el estadio de San Mamés, el delantero del Athletic se ha convertido en el jugador que acredita más partidos encadenados en LaLiga Santander de forma consecutiva. La cifra de 203 envites en la competición doméstica bate el récord histórico que compartía hasta hoy con el excentral de la Real Sociedad Juanan Larrañaga, que sumó 202 entre las temporadas 1986-87 y 91-92.

Williams no se lesiona nunca, y cuenta para todos sus entrenadores, como ahora con Marcelino García Toral. Arrancó este marathon sin fin el 20 de abril de 2016, en un partido frente al Atlético disputado en San Mamés. El delantero rojiblanco no se ha perdido desde esa fecha ninguna cita con la elástica bilbaína, y ya ha llovido. Selló los últimos cuatro encuentros de aquella campaña 2016-17, y no ha faltado a ninguno más desde la 2017-18 hasta este curso, con las nueve jornadas en su bolsillo con la de esta noche frente al Alavés. Williams ha sido titular en 168 de estos 203, como extremo en ambas bandas o de delantero centro, siendo internacional con España y también compaginándolo con la Copa del Rey, la Supercopa o la Europa League, y 34 se ha incorporado desde el banquillo, con 39 goles, dos de ellos esta temporada, en la que va compartiendo terreno con su hermano pequeño, Nico Williams.

Escudo/Bandera Athletic

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 1 de octubre de 2021

El tigre se come al león

Un tigre anda suelto de nuevo por LaLiga y clava sus garras en la meta contraria. En la casa de los leones, en San Mamés. Falcao enseñó que aún es una fiera del gol. En el descuento, en una falta, sintonizó con Bebé. Le dijo por señas: mándamela ahí que la meto. Dicho y hecho. El colombiano burló la vigilancia de Iñigo Martínez y De Marcos, entre otros, y cabeceó completamente solo para deshacer unas tablas que parecían cantadas. Era la noche de la nostalgia, de la vuelta de Iraola a San Mamés pero esta vez sin vestir de corto y en el banquillo visitante. Todo fue muy parejo, pero aquí nadie perdona. Primera derrota de un Athletic espeso, sin sus habituales transiciones verticales y rápidas, negado en el juego posicional y con escasa movilidad. El Rayo sigue en la ola ganadora.

Para abrir boca, Marcelino desató una revolución en su once de salida, con seis jugadores titulares en el banquillo. El sábado toca Mestalla y quiere ir bien armado a un estadio que tanto le remueve por dentro. Más que ligeros retoques, era una señora rotación, con sorpresas mayúsculas como poner a Nico Williams, la promesa, y dejar en el banquillo a su hermano Iñaki, el consagrado, en busca de un partido para estar ya solo a otro de igualar con Larrañaga con 202 compromisos seguidos. Llámese revolución, con hasta tres cambios defensa, porque Lekue se cambió de banda, para irse a la izquierda..

Era un martes, a las diez de la noche, con amenaza de lluvia y una cita televisada en abierto. Ingredientes para meter en una coctelera y quedarse en casa echando seis vueltas a la llave. Pero San Mamés hervía estaba como en tiempos previos a la pandemia, estaba con unas ganas locas por quemar las palmas de sus manos con aplausos. Pero congeló ese ímpetu el Rayo aprovechando uno de esos fallos que parecían desterrados por la mejor defensa de LaLiga hasta este compromiso. Una siesta de Vesga en medio campo permitió robar a los madrileños. De Marcos y Nuñez no supieron sujetar a Álvaro y se quedó a media salida Unai Simón. Resultado: 0-1. Jarro de agua fría a los rojiblancos.

El primer aviso estaba dado. El Rayo se adornó a continuación con posesiones largas. Encontraba la superioridad por dentro con tres jugadores y Unai López y Comesaña, dos hombres de calidad, conectaban rápido con las bandas, donde entre laterales y extremos siempre tenían un dos para uno. Es este bloque de Iraola un grupo muy paciente. Inicia por un lado y si no ve pista, va elaborando hasta ir a la otra orilla. El Athletic acusó el golpe, estaba aturdido.

El equipo de Marcelino fue renaciendo. Se metió en el partido a base de pundonor, de estar en campo contrario y activarse con la presión. Y la confirmación de que aquello estaba cambiando llegó desde el balón parado, una vez más. Con un saque muy lateral de Muniain, un tiro muy agresivo y cerrado. Ciss, que venía desde atrás en una persecución individual, la metió en propia puerta al tratar de despejar. El Rayo ya no estaba tan cómodo. Nico Williams tuvo un tuya mía con Raúl García cerca del descanso y lanzó la pelota pegada al poste.

En la segunda parte el cielo vació sus cañerías y cayó la mundial. Agua y más agua, como para homenajear a la trainera de Santurtzi, que hizo el saque de honor. Raúl García se sintió feliz bajo el diluvio. Los controles se iban con la endiablada velocidad que cogía el balón al pisar el resbaladizo verde. Williams salió para la media hora final en su partido 201 de Liga consecutivo. Solo faltaba Falcao en esa fiesta. Y llegó a entrar, pero sus garras no asomaron por ningún lado. El equipo rojiblanco estaba mejor pero tampoco con muchos cuerpos por delante de su adversario, ya que le faltaba continuidad en el juego. Los cambios dejaron todo como estaba. Eso sí, la tuvo Morcillo en el descuento a pase muy tocado de Iñaki Williams pero cabeceó muy forzado. Un punto como hermanos.

Cambios

Randy Ntekja (58′, Sergi Guardiola), Óscar Valentín (58′, Ismaila Ciss), Williams (62′, Raúl García), Unai Vencedor (68′, Oier Zarraga), Berenguer (68′, Muniain), Dani García (74′, Vesga), Jon Morcillo (74′, Nicholas Williams), Falcao (75′, Unai López), Kévin Rodrigues (78′, Isi), Bebé (78′, Álvaro García)

Goles

0-1, 4′: Álvaro García, 1-1, 32′: Ismaila Ciss, 1-2, 95′: Falcao

Tarjetas

Arbitro: José Luis Munuera Montero
Arbitro VAR: Antonio Miguel Mateu Lahoz
Catena (6′,Amarilla) Unai Núñez (15′,Amarilla) Sergi Guardiola (41′,Amarilla) Muniain (55′,Amarilla) Maras (82′,Amarilla) Íñigo Martínez (94′,Amarilla

Clasificación

Iraola: “Los elogios son una alegría para todos, pero esto es larguísimo”

Andoni Iraola vivirá este martes un partido especial. Vuelve a San Mamés, pero será la primera vez que visite la que fuera su casa como técnico rival. Lo hace comandando un Rayo que está dando muy buenas sensaciones y encadena tres jornadas sin perder. El técnico franjirrojo hará algún matiz (no revolución) y podría darle la titularidad a Radamel Falcao, el nuevo ídolo de Vallecas. La ilusión está ahí, aunque también la cautela. Sabe que el Athletic de Marcelino es un hueso duro de roer y su zaga, un muro, pero él prepara su plan para asaltar La Catedral.

Escudo/Bandera Rayo

Vuelta a San Mamés, siempre especial: “Es indudable que es un partido muy especial para mí. En ese sentido, es positivo no tener prácticamente tiempo para prepararse. Hay veces que la previa se te hace muy larga. Partido contra el Getafe, dos días y ya otra vez listos. Al final, la exigencia del duelo hace que estés centrado en el tema profesional”.

Lesión de Merquelanz: “No hay un diagnóstico claro. La rodilla está hinchada, le siguen haciendo pruebas y vamos a ver cómo evoluciona. Los ligamentos los tiene bien y se ha descartado la lesión más grave, pero por ahora no podemos contar con él”.

Trejo, tocado: “No sólo está el caso de Óscar, también hay alguno más, como es normal. De un partido acabas con golpes, sobrecargas… Cosas que no van más allá y te permiten seguir jugando. Lo veremos hoy y en función de cómo se encuentren decidiremos si llevarlos y alinearlos”.

Rotaciones: “Puede haber algún cambio, pero veo bien al equipo y no mucho desgaste en los jugadores. Para este partido necesitamos piernas frescas porque va a ser muy exigente. Evaluaremos un poco la situación”.

Análisis del rival: “Me parece un equipo que está muy bien. Ha hecho una gran pretemporada y un gran inicio de Liga. Tiene las ideas muy claras y todo el mundo trabaja y corre. Es lo que toca, plantarle cara y ponérselo complicado”.

¿Y cómo se le mete mano?: “Tenemos que hacer que no se sientan cómodos, aunque eso no es igual hacerlo que decirlo. Además se espera lluvia, que al Athletic le gusta ese escenario. Un partido en casa, de noche y con lluvia… Tenemos que parecernos a lo que queremos ser y no equivocarnos. Tenemos muy poco margen de error en San Mamés”.

Iñaki Williams: “Es un jugador especial, que trabaja mucho para el equipo. Es una amenaza y ayuda a que sus compañeros sean peligrosos. Te acerca a todo el mundo al área y es incómodo para marcar. No es la única amenaza. Están Berenguer, Villalibre, Nico Williams… Mucha gente con chispa”.

¿Objetivo más allá de la permanencia?: “Hay que seguir teniendo en cuenta el objetivo, que es la permanencia. Hay una pelea importante este año porque todas las plantillas son buenas y difíciles de ganar. Hemos sido competitivos y tenemos que seguir siéndolo”.

Elogios al juego: “Es una alegría para todos, pero es la jornada 5 y esto es larguísimo. Hemos ganado dos partidos en casa, que está muy bien, pero no nos sobra nada y no hemos hecho nada. Tenemos que pelear con todo para ver si nos da todavía”.

Posible futuro en el banquillo de San Mamés: “Esa pregunta me la hacen en cada entrevista. Sinceramente, estoy muy centrado en el Rayo. Tengo un desafío apasionante y estoy encantado de estar aquí”.

Claves del partido: “Mantener nuestra personalidad en un escenario así. Ellos todavía no han perdido y en casa están muy cómodos. Que no nos pueda el partido, que no nos supere. Meterles miedo y que sea de dos direcciones”.

La alegría brinda en Bilbao

La alegría va por barrios en el circo del fútbol y en este arranque de año está inundando las calles de Bilbao. El Athletic ha empezado de forma esperanzadora, con chispa. Está invicto y emite buenas señales. Mientras va recuperando muy poco a poco al público para su guarida de San Mamés, desarrolla una idea de Marcelino que está cuajando, con un once ya muy perfilado. Esta noche recibe a un Mallorca que también anda eufórico, sin derrota tras el ascenso (sigue el partido en directo en AS.com). Así que hay buenos augurios para esta cita entre conjuntos que aspiran a consolidarse en el cielo de la tabla, en un choque inicialmente fijado para el lunes, pero reubicado tras permitirse el aplazamiento de los partidos afectados por la CONMEBOL.

Los leones se fueron al parón tras mostrarse como un equipo más regular que el año pasado, un bloque práctico y fiable, sobre todo en defensa, que ha ido de menos a más con el paso de los partidos. Solo ha habido un fichaje, Petxarroman, un elemento auxiliar, y se ha consolidado un grupo que juega de memoria.

Escudo/Bandera Athletic

Eso sí, García Toral está obligado a introducir un cambio. Sancet, acompañante de Williams en ataque, está lesionado. Ya causó baja con la Sub-21. Su puesto será ocupado por un Raúl García que se estrena de inicio esta noche. De Marcos está de vuelta, pero Lekue seguirá en el lateral derecho.

El Real Mallorca afronta el partido con el objetivo de seguir sumando. Sus resultados no pueden ser más ajustados: dos victorias por 1-0 y un empate a uno, lo que demuestra que trabaja bien atrás y le falta mejorar la puntería una vez que genera muchas llegadas. El principal problema de Luis García está en el centro de la defensa pues sigue sin poder contar con Raíllo y su recambio, Russo, también está lesionado. Entrará Sedlar para acompañar a Valjent.

Escudo/Bandera Mallorca

Es una incógnita si se mantendrá el tridente formado por Baba, Galarreta (en un partido de lo más motivante para el exleón) y Salva Sevilla, o deja a éste en el banquillo y deja el doble pivote con el ghanés y el exrojiblanco. Mboula, Kubo y Dani Rodríguez estarán arriba, por detrás de Fer Niño.