Griezmann abre otro frente en el vestuario

Se abre otro frente en el vestuario del Barcelona relacionado con la final de la Supercopa. Las declaraciones de Antoine Griezmann al final del partido denunciando mala defensa en las jugadas a balón parado y la falta de comunicación entre los jugadores han creado, según una información de la Cadena SER, polémica en la caseta blaugrana. Por su parte, el entorno del jugador desmiente que haya una polémica, pero lo cierto es que la onda expansiva de esa final perdida sigue sacudiendo los cimientos del Camp Nou. Se ha pasado de una oportunidad pintiparada para recuperar la moral al regreso de las dudas.

“Hemos defendido mal, no hemos hablado en las faltas. Son detalles importantes. Cuando sale el balón o cuando hay que empezar a correr, alguien tiene que gritar. A veces alguien grita y a veces no se grita”, dijo el francés.

Según la información de la SER, en el vestuario no gustaron estas declaraciones porque señalan indirectamente a Te Stegen y a algunos de los defensas.

Desde el entorno del jugador francés se afirma con contundencia que esas palabras no sólo no han creado polémica, sino que también son compartidas por muchos jugadores.

De hecho, el propio Ronald Koeman se quejó en la rueda de prensa posterior de los constantes errores de su equipo en la defensa de las jugadas a balón parado y llevó el agua a su molino dejando caer que faltan jugadores más altos. Koeman y el secretario técnico Ramon Planes tenían perfilado un plan para traer en el mercado de invierno a Eric García por cinco millones de euros. Un jugador criado en La Masia y que ha decidido no renovar por el Manchester City.

El caso es que, como era previsible, la derrota ante el Athletic Club ha dejado abiertas algunas heridas que complican más la tarea de Ronald Koeman.

El Barça está en los huesos

Estando, en el mejor de los casos, acogotados perdidos por la tercera ola y sus consecuencias, un domingo por la noche hay fútbol. Y es una final. De la Supercopa, pero una final. Sabiendo que el Barça viene de donde viene -la nada- y que el Athletic acaba de contratar a Marcelino y tampoco está para fiestas, la predisposición a la hora de encarar el partido desde el sofá es la de ‘a ver si es divertido’. Y tampoco. Las precauciones, el telele, de los dos equipos hacen que sea imposible cualquier atisbo de alegría, de divertimento, en la final. Está el suspense del resultado; Griezmann marca primero en el 40’ -y baila ante su cámara, claro- y a los dos minutos De Marcos empata. Cualquier chispazo puede inclinar la balanza y el tanto anulado a Raúl García por fuera de juego le añade tensión. Pero diversión, cero.

Nos acostumbramos a todo. A no salir a la calle, a salir sólo durante unas horas, a no vernos, a no abrazarnos, a la angustia, a la incertidumbre y a los estadios vacíos. Y en esta ausencia de expectativas bajamos tanto el listón que corremos el riesgo de dar por bueno lo de que ninguna manera lo es. Tenemos tantas ganas de ilusionarnos que nos agarramos a lo que sea. El héroe de la semifinal fue Ter Stegen, que frente al Athletic el único trabajo que tuvo fue el de sacar el balón desde dentro de su portería. Y hasta Griezmann, incapaz de descolgarse el cartel de bulto sospechoso desde que llegó, que estuvo indecente ante el Eibar hace tres semanas y lanzó un penalti a las nubes hace cuatro días, parecía que iba a ser el protagonista de la final hasta que Villalibre empató en el 89’ porque el Barça no está ni para defender en condiciones un saque de falta cuando el partido agoniza. ¿Y Messi? Pues jugando la prórroga tocado y con la velita puesta de ‘a ver si se le ocurre algo’ hasta que en un ataque de frustración soltó un manotazo que le costó la primera tarjeta roja de su carrera. Este Barça, pobrete, está en los huesos. Ya es hora de aceptarlo.

Griezmann, destrozado: “Adivina cómo tenemos el cuerpo”

Los dos goles de Antoine Griezmann no sirvieron para llevarse la Supercopa de España a Barcelona. El francés aseguró estar muy descontento por perder una nueva final.

¿Cómo está?

Jodido, enfadado y molesto. Tengo todos los sentimientos malos que se pueden tener tras perder una final.

¿Les ha ganado la partida el Athletic?

Ya sabíamos que los equipos de Marcelino presionan muy bien. Hemos cometido muchos errores de estrategia. Ellos han jugado muy bien y han trabajado mucho.

¿Cómo explica la derrota?

Hemos defendido mal, no hemos hablado en las faltas. Son detalles importantes. Cuando sale el balón o cuando hay que empezar a correr, alguien tiene que gritar.

¿Ha visto la expulsión de Messi?

No he visto la jugada. No sé lo que ha pasado.

Aprobados y suspensos del Barça: Fortnite Griezmann, mal Messi

Ter Stegen: Poco que hacer en los tres goles del Athletic aunque en las faltas laterales y los córners no sale de la raya ni quemado. Y cuando sale, como le pasó en la prórroga, casi la lía.

Dest: Dembelé le recorta la presencia en ataque y la defensa no es una virtud suya. Por eso y por las molestias le quitó Koeman en el descanso para meter a Mingueza.

Araújo: Imperial en el corte, mejor que en la salida de balón y algún despeje comprometido, la Supercopa ha comenzado a alumbrar a un central que ya comienza a tener nivel Barça independientemente del resultado final. Va camino de convertirse en otro gran Araújo como Sánchez, ese maestro de periodistas de Alcalá.

Lenglet: Tan mal o peor que casi siempre últimamente. Vio pronto una amarilla por agarrar a Williams y luego no levantó cabeza. Cubría o debía cubrir a Raúl García en el gol anulado al navarro y, cómo no, también se despistó con Villalibre en el empate a dos.

Alba: Casi asistente en el 1-0 y asistente del todo en el 2-1. Eso le redimió de su despiste defensivo en el 1-1 de De Marcos.

De Jong: Cuando no hay espacios brilla mucho menos. Acabó como central.

Busquets: Sufrió sin claridad a la hora de distribuir desde atrás. Algo más lúcido cuando organizó ataques posicionales.

Pedri: Lo hace casi todo sencillo, pero en esta Supercopa no ha hecho demasiadas cosas.

Dembelé: El más activo en ataque del Barça durante la primera mitad, aunque sin acercarse siquiera al recital que dio ante la Real. Volvió a faltarle un socio en el área aunque combinó con Messi en la jugada del primer gol.

Griezmann: En su versión más fidedigna, la del enfant terrible que a veces parece que el partido es partida de Fortnite y va poco con él hasta que aparece para tumbar al oponente. Cazó un rebote de Messi para anotar el 1-0 y luego hizo el segundo al aprovechar otro pase de Alba. Pudo empatar en la prórroga con una volea desviada.

Messi: Era duda, jugó y se notó que no estaba bien del todo. No se pareció nada al que lo decidía todo antes de lesionarse. Tardó 40 minutos en organizar su primera arrancada. Cuando conectó con Dembelé y Alba fue para que el primero acabara subiendo al marcador. La desesperación final le valió la roja por agredir a Villalibre, primera expulsión de su carrera con el Barcelona.

Mingueza: Le cuesta mucho como lateral y se volvió a notar.

Pjanic: 30 años como mediocampista polivalente pero más ofensivo que otra cosa, con Koeman juega poco y siempre lejos del área, sacando el balón.

Braithwaite: Le pone voluntad. Lo otro…

Riqui Puig: Pinturero, sobre todo.

Trincao: Cada partido que juega tiene menos que ver con aquel extremo que deslumbraba, fichado ya por el Barcelona, durante los resúmenes en el Sporting de Braga.

Griezmann se toma con humor su penalti a las nubes

La tanda de penaltis con la que se decidió la semifinal de la Supercopa de España entre la Real Sociedad y el Barcelona, se resolvió de manera feliz para los catalanes, pero no estuvo exenta de fallos blaugranas. Frenkie de Jong mandó al palo el primer lanzamiento del equipo, previamente había fallado Jon Bautista, pero el gran error de la noche lo cometió Antoine Griezmann el cual mandó a las nubes el cuarto penalti del Barça dando alguna esperanza a su exequipo.

Como suele pasar con este tipo de errores tan clamorosos, las redes comenzaron a reírse a través de memes, risas, a las que se unió el propio jugador. El francés dio me gusta a varios tweets de usuarios que hacían chistes sobre la distancia que podría haber recorrido su penalti “El recogepelotas que tendrá que ir a buscar el balón de Griezmann” escribía un twittero añadiendo una de las fotografías más famosas de un astronauta en la luna.

“El tiro de Griezmann ha golpeado el ala de un avión” y “Jumbo el pingüino de la Antártida ha encontrado la bola del penalti de Griezmann” son otros de los tweets a los que el francés dio me gusta, demostrando que se ha tomado con humor su fallo. El hecho de que su penalti se quedase en anecdótico ya que finalmente el Barcelona pasó a la final tendrá mucho que ver en esta actitud de Griezmann, quien estaría siendo el foco de todas las críticas de haber sido la Real quien finalmente alcanzase la final.

El jugador no brilló jugando por el centro ante la ausencia de Messi pero sí que su calidad fue clave dando la asistencia a De Jong en el gol que adelantaba al Barça en la primera parte. Ahora, ante la posible baja de Messi en la final, tendrá otra oportunidad de echarse al equipo a la espalda en el gran escaparate que siempre supone una final.

Al Atleti le sobran puntos y partidos

Partido a partido, el Atleti suma y sigue. Con dos encuentros menos, pone a 4 puntos al Madrid y a 7 al Barça después de ganar anoche al Sevilla. Temperatura gélida (el partido acabó a -7º) y partido bravo entre dos equipos de cuajo. Correa marcó pronto y Simeone decidió protegerse, porque con terreno por delante En Nesyri es muy peligroso. En la segunda mitad, una salida de Llorente por la banda, envío preciso a la media luna y tirazo cruzado de Saúl. La insistencia final del Sevilla no agobió al Atlético, que en 16 jornadas ha encajado 6 goles. El líder se escapa y eso que aún tiene dos partidos ahorrados, contra el Levante y el Athletic.

Y en esas llega la Supercopa, que abren el Barça y la Real. Al Barça esto le traerá recuerdos tremendos, porque hace justo un año que en la primera edición de este formato se metió en un proceso de autofagia que todavía no ha concluido. Perdió contra el Atlético por uno de esos misterios que tiene el fútbol, después de jugar mucho mejor. Pero eso dio para voltearlo todo. Fueron a por Xavi y acabaron en Setién y su indeseada adherencia, Sarabia. Desde ahí, todo fue despeñarse cuesta abajo, hasta llegar al burofax de Messi, del que todavía no se ha repuesto la institución, que busca nuevo presidente entre tinieblas de la pandemia.

Al menos parece que Messi disfruta de nuevo, y mete goles. Se ha cansado de ir por ahí de viuda de Luis Suárez, se ha quitado el luto y, libre de ese peso, ha encontrado nueva felicidad junto a Pedri. Koeman ha pasado las de Caín, pero por fin debe de sentir que tiene entre manos los mimbres para un buen equipo, en el que Dembélé y Griezmann le pueden caber en la delantera junto a Messi y Pedri, y ya no falta tanto para que vuelva Ansu Fati. El Barça tiene el mejor ataque del campeonato. Otra cosa es por atrás. Esta noche le veremos ante una prueba seria, la Real, que ha menguado algo en resultados, pero no en juego ni ilusión.

Koeman, sobre Riqui Puig: “Si tengo que decirle algo, se lo digo”

Ronald Koeman habló en sala de prensa nada más terminar el Granada-Barça.

¿Qué busca con Griezmann por la izquierda?

Intentamos jugar con los tres arriba, con bastante libertad. Messi baja a recibir y Dembélé y Antoine buscan la profundidad. Cuando llegamos arriba hay que estar dentro del área. Creo que Antoine estuvo muy bien hoy.

¿Qué le pareció Messi y cómo pactó el cambio?

El Barça necesita a Messi. Por su juego, por su importancia en crear oportunidades y por su efectividad. Es un jugador grande que necesitamos para conseguir cosas grandes. En la primera parte había varios jugadores con molestias y con el 0-4 pudimos hacer cambios. Con Araújo no quisimos arriesgar. Dest también tuvo molestias y pudimos cuidarlos gracias a los resultados.

¿Con esta versión de Messi se puede luchar por todo?

Luchar no depende de un jugador, tiene que ser la mentalidad del equipo. Tenemos jugadores importantes que no pueden estar en este momento. Es algo posible luchar por títulos si todos pueden estar. El equipo está mejorando mucho. Era una jornada muy importante con tres partidos fuera de casa y hemos ganado y con buen juego y eso da mucha confianza.

¿Qué le recomienda a Riqui?

Lo primero es que parece que tengo algo en contra de Riqui y no es así. El otro día hablé de jugadores jóvenes y parece que sólo hablaba de Riqui. Pero hay más jóvenes. Konrad, Matheus, Júnior. Siempre cogéis un nombre y eso no es bueno para Riqui. Si pienso algo sobre Riqui, lo hablo con él. No tengo ningún problema. Y siempre depende del jugador. Pero hablo en general, no de Riqui.

¿Qué ha cambiado en el equipo?

Estamos más tranquilos y entramos más concentrados. Si hay ritmo de balón, hay pocos equipos que nos pueden controlar. Y si además tienes efectividad, puedes decir que estamos en el buen camino. Pero hay que ser humilde y seguir trabajando.

¿Por qué este nuevo De Jong, más llegador?

Es una calidad que tiene y es algo que no ha usado. Él tiene el físico y el dribbling con balón.

¿Qué cree que le ha aportado usted a Leo?

Desde el primer día, el contacto con Leo ha ido bien y desde el primer día ha hecho lo máximo. Y como a todos, como a todo el equipo, le ha costado. Y últimamente está bien y con muchísima efectividad. Y eso es lo que estamos acostumbrados a él. Si en algunos partidos no marca, algunas personas pueden estar descontentos y preocupados. Yo nunca. Lo he visto motivado en el vestuario y en los entrenamientos. No quiero decir que Messi está más metido. Hay momentos en los que al futbolista no le entra.

Koeman encadena tres victorias seguidas por primera vez esta temporada

El Barcelona de Koeman parece que ha cogido la velocidad de crucero tras un inicio de singladura con la nave navegando con muchas vías de agua abiertas y sin un rumbo claro. El hecho que deja bien claro que el equipo se empieza a transmitir buenas sensaciones es que, por primera vez esta temporada, encadena tres triunfos consecutivos, con el añadido de que lo ha conseguido en tres partidos fuera del Camp Nou: Huesca (0-1), Athletic (2-3) y Granada (0-4). La racha todavía se agiganta si tenemos en cuenta que es la cuarta salida seguida que el Barcelona salda con un triunfo, ya que todo empezó ante el Valladolid (0-3). De hecho, suma 17 de los últimos 21 puntos posibles -desde la derrota ante el Cádiz (2-1) el pasado 5 de diciembre, que no pierde un partido en LaLiga, con cinco victorias y dos empates-.

Evidentemente, el buen momento de juego de Leo Messi, la explosión de Pedri, la aparición de un Dembélé desbocado, las ganas de reivindicarse de Griezmann y el poderío de De Jong han abierto las puertas de par en par a un nuevo Barcelona, capaz ahora de soñar por cualquier título, cuando hace sólo un mes, más de un aficionado se conformaba con clasificarse entre los primeros cuatro para acceder a la Champions.

De hecho, la eliminatoria ante el PSG, que se veía como una losa casi insalvable, se presenta ahora como una gran oportunidad, y más si cabe que podrían estar unirse para la causa jugadores como Ansu Fati y hasta Gerard Piqué, actualmente lesionados.

En cuanto a LaLiga, la diferencia se ha recortado con el líder hasta sólo cuatro puntos, si bien es cierto que el Atlético de Madrid tiene tres partidos menos que los blaugrana.

Koeman ahora afronta su primer título de la temporada, la Supercopa de España, con el equipo en un momento dulce. Las semifinales contra la Real Sociedad del próximo 13 de enero se presentan como el escenario ideal para reivindicarse y mostrar a todos que el Barcelona ha vuelto.

Griezmann: “Esta es la imagen que hay que dar”

Antoine Griezmann habló después de la victoria del Barça en Los Cármenes. Esta fue su valoración.

¿Satisfecho?

Sí. Necesitábamos los tres puntos, ganar. Estoy contento con el trabajo del equipo. Hay que sumar de tres en tres ya en toda LaLiga. El Granada es un equipo difícil, pero hemos empezado bien. Y en la segunda parte han podido descansar nuestros jugadores.

Y con el accidente de la lesión de Araújo.

Sí, Umtiti no se ha podido preparar y ha tenido que salir, pero ha hecho un gran partido.

Goles y asistencias en su casillero…

Los goles son cosas del equipo y con la confianza que estamos agarrando salen más fácil. No me entraban, ahora parece que va bien… A ver.

¿En carrera para LaLiga?

En cada partido hay que jugar tres puntos, pero la imagen que hay que dar es esta.