150M€ en riesgo de exclusión

Zidane tiene un problema. El técnico, que siempre ha presumido de contar con toda su plantilla, ha tenido que cambiar el plan en los últimos encuentros. A pesar de un calendario tan apretado y exigente como el que ha provocado la pandemia, el francés apenas cuenta con un grupo importante de jugadores. Entre ellos, sorprenden cuatro casos por los que el Madrid hizo una fuerte inversión en el pasado: Militao (50 millones), Odriozola (35), Odegaard (2,8) y Jovic (60). Casi 150 millones (147,8) a los que Zizou apenas está dando uso.

La situación preocupa aún más al mirar el carné de identidad de los cuatro: ninguno pasa de 25 años y la edad media de los cuatro es de 23. Son el futuro del club, aunque para ello necesitan unos minutos que de momento no tienen. Además, han pasado al ostracismo porque no han aprovechado las oportunidades que han tenido.

Militao fue un fichaje que venía como recambio de garantías de Ramos y Varane y ahora está desplazado al rol de cuarto central. Nacho estuvo por detrás el curso pasado, pero a sus 30 años el canterano le ha vuelto a adelantar y el brasileño apenas cuenta con minutos (224’ este curso).

El caso de Odriozola, por su parte, comienza a darse por perdido. Ni la ausencia de Carvajal ha provocado que Zidane cuente con él. El entrenador prefiere reconvertir a Lucas Vázquez antes de contar con el donostiarra, que sólo ha disputado 57’ este curso. En el pasado mercado de invierno, Zizou dio luz verde a su salida al Bayern, donde tampoco funcionó.

Odegaard es en quien más fe tienen tanto Zidane (que pidió su vuelta) y el club, aunque lo cierto es que algo se rompió entre el técnico y el noruego en las últimas semanas. Desde que el noruego fue titular en la dura derrota contra el Shakhtar en Champions (1 de diciembre) sólo ha jugado cinco minutos, frente al Celta con el partido sentenciado.

Por último, Jovic sigue sin carburar. Ante Osasuna fue baja de última hora por una sobrecarga, pero lo cierto es que Zidane empieza a contar hasta con Mariano antes que con él. El Madrid le ha vuelto a poner en el mercado en este mes de enero con la idea de encontrarle una cesión donde recupere el vuelo, pero no es sencillo por el alto salario que percibe.

Son cuatro casos distintos, aunque con un denominador común: la necesidad de recuperarlos. Primero, porque Zidane ha conseguido sus mayores éxitos cuando consiguió enchufar a toda la plantilla. Y segundo, porque el Madrid hizo una fuerte inversión por ellos, son jóvenes y en la situación económica actual necesita exprimir esa apuesta que hizo por futbolistas de futuro…

Una duda en la derecha

Zinedine Zidane tendrá sólo dos bajas para el duelo contra Osasuna en El Sadar. Rodrygo está lesionado y Dani Carvajal cumple ciclo de amarillas. Este último, que además se marchó con molestias del último partido contra el Celta de Vigo, ha dejado libre el lateral derecho y hay varios candidatos para ocuparlo. El entrenador cuenta hasta con cuatro futbolistas que podrían ser titulares en Navarra.

La opción que cuenta con más números es la de Nacho. El canterano, que cumple su octava temporada en la primera plantilla, atraviesa un gran momento de forma. Fue de los mejores en partidos muy importantes como contra Inter de Milán o Sevilla, y Zidane podría premiar su implicación con una nueva titularidad. Aunque lo habitual es que sea el primer relevo para Sergio Ramos o Raphaël Varane en el centro de la defensa, también ha ocupado el lateral derecho en diferentes ocasiones a lo largo de su carrera. Incluso se le ha visto en el lado izquierdo, y siempre compitiendo al máximo nivel.

Otra variante posible sería que Lucas Vázquez volviese a jugar de lateral, un recurso que muy utilizado esta temporada y que ha funcionado a la perfección. Esto liberaría un hueco en el extremo, lo que permitiría alinear a Eden Hazard en la izquierda, su posición habitual, y colocar a Marco Asensio a pierna cambiada. Sin embargo, el gallego está siendo fundamental en esa banda derecha y el equipo perdería intensidad defensiva.

Militao y Odriozola lo tienen más que difícil

Los otros dos jugadores que podrían entrar sustituyendo a Dani Carvajal son Eder Militao y Álvaro Odriozola. Sin embargo, actualmente son dos futbolistas que no entran en los planes del entrenador y que tienen muy difícil poder hacerse un hueco en la rotación.

El brasileño, que contó con muchos minutos la temporada pasada, ha desaparecido del plan de Zidane, que se ha vuelto a decantar por la fiabilidad de Nacho. Sus condiciones están fuera de toda duda, pero el cuerpo técnico es consciente de su juventud y necesita que mejores en aspectos técnicos y tácticos para darle más protagonismo.

Por su parte, el donostiarra está muy lejos de cumplir las expectativas que lo trajeron al Real Madrid. Llegó a pelear por el puesto de lateral derecho de la selección española hace un par de años. Sin embargo, desde que llegó al conjunto blanco ha perdido la confianza. Mucho tienen que cambiar las cosas para que siga en la plantilla el año que viene.

El ERTE de Zidane

“Estoy contento con mis jugadores y voy a contar con todos. Claro que pueden pasar cosas. Hasta final de enero pueden pasar cosas en todos los clubes. Mis jugadores son los más importantes, son los mejores y quiero contar con ellos siempre”. En la penúltima conferencia de prensa, previa al encuentro ante el Eibar, Zinedine Zidane volvió a repetir una de sus máximas habituales y que suele remarcar en casi todas sus comparecencias públicas: cuenta con una plantilla de 25 jugadores, que la temporada es larga y que contará con todos sus futbolistas a lo largo de los diez meses de competiciones.

Ahora cuando el Madrid afronta su décimo encuentro en apenas 33 días, el miércoles ante el Granada (19:45 horas), es hora de pensar en la Unidad B de la plantilla blanca… pero todo apunta a que no será así. Desde que el Madrid saliese derrotado de su visita a Kiev para medirse al Shakhtar en la quinta jornada de la Champions (el pasado 1 de diciembre), Zidane ha confiado prácticamente en el mismo grupo central de jugadores a los que ha ido añadiendo a los futbolistas que han ido saliendo de lesiones, caso de Sergio Ramos y Carvajal. En los cinco últimos partidos de los blancos, cinco jugadores han sido fijos para el entrenador blanco: Courtois, Varane, Mendy (el Madrid no ha perdido ni un solo encuentro de Liga con él sobre el campo), Kroos y Benzema. Esa ha sido su columna vertebral: han disputado los 450 minutos de los cinco encuentros. Junto a estos han estado Lucas Vázquez (435 minutos) y Luka Modric (430). Sorprende el caso del gallego, que acumula 13 encuentros consecutivos siendo titular tanto como lateral derecho como de atacante. De esas 13 titularidades, el de Curtis acabó el partido en 11 ocasiones… Junto a ellos se asientan Ramos (360 minutos, titular en los cuatro últimos encuentros), Casemiro (otros 360 minutos y baja ante el Athletic por acumulación de amonestaciones) y Vinicius (que acumula 306 minutos y que estuvo ausente en Ipurua al contraer una gastroenteritis).

Lejos quedan Carvajal (ha salido de una lesión y acumula 259 minutos) y Rodrygo (224 minutos en tres titularidades y participando en los otros dos encuentros entrando desde el banquillo). Atrás quedan otros como Asensio (96 minutos), Nacho (90, fue titular en el triunfo en Sevilla y el regreso de Ramos le ha condenado de nuevo al banquillo) y Valverde (84 minutos: acaba de salir de una lesión de fisura y está empezando a coger minutos de puesta a punto). Isco, con 26 minutos, y el canterano Arribas (16 minutos) son los últimos que han contado con tiempo de juego en este tramo.

Aquí es dónde arranca el ERTE de Zidane: hasta ocho jugadores no han contado para el técnico francés por diversos motivos: Hazard y Odegaard han salido de lesión. Con el primero, Zidane no quiere correr riesgo alguno: acumula nueve lesiones desde que llegase en el verano de 2019 procedente del Chelsea. Con el joven noruego, titular en las dos primeras jornadas ha pasado lo mismo. Igual que con Jovic, que entre parones por COVID-19 y lesiones no acaba de arrancar (se rumorea que su agente puede llegar a Milán para negociar una cesión de seis meses con el conjunto rossonero). Marcelo parece haber caído en desgracia, como su compatriota Militao, pero tanto Zizou como el propio lateral (está trabajando en duras sesiones con el preparador físico de Marcos Llorente) esperan acabar de la mejor manera esta temporada. Mariano, que marcó en Villarreal (precisamente este tramo comenzó con el empate blanco en el Estadio de la Cerámica (1-1) el pasado 21 de noviembre), ha tenido una serie de molestias musculares que le han dejado en el dique seco. Llama la atención el caso de Odriozola que, recuperado para poder jugar como lateral, el formidable rendimiento de Lucas Vázquez le ha condenado al ostracismo del banquillo. Por su parte, los únicos que no han debutado hasta el momento han sido los dos porteros suplentes, el ucraniano Lunin y el joven Altube.

 

 

Militao se queda atrás

Mientras el Real Madrid gana velocidad de crucero, Militao se queda atrás. El central brasileño, el defensor más caro de la historia del club blanco (50 millones de euros desde el Oporto en el verano de 2019) apenas acumula 224 minutos este curso y no juega desde finales de octubre. Concretamente, desde la visita del Huesca a Valdebebas, el 31 de octubre, cuando fue titular y disputó los 90 minutos junto a Ramos en el centro de la zaga.

Días después recibió la noticia de que se había contagiado de coronavirus, lo que le apartó de la dinámica del equipo en cuatro choques. Desde el 28 de noviembre, con la visita del Alavés a Madrid, regresó a las convocatorias, pero eso ha sido todo. Zidane no le ha dado ni un minuto desde que supero la COVID-19, lleva seis encuentros seguidos convocado, pero sin pisar el césped. Y lo pero para él es que, cuando ha jugado, al Madrid no le ha ido demasiado bien: fue titular tanto en la debacle en casa ante el Shakhtar (2-3) como en el asalto del Cádiz a Valdebebas (0-1).

Una situación atípica para el que, según el propio Zidane, es el “tercer central” de la plantilla. Así lo catalogó el entrenador blanco el curso pasado, mandando automáticamente a Nacho al cuarto lugar. Zidane probablemente respondía a la apuesta del club, que había desembolsado 50 millones meses antes para reforzar la defensa, con un jugador capaz de desenvolverse tanto en el centro de la zaga como en el lateral derecho. Sin embargo, su primer curso dejó mucho que desear: 1.469 minutos y muchas dudas, aunque un gran partido en San Mamés para dar esperanzas.

Nacho solapa a Militao

Pero este curso la cuesta se ha empinado mucho más para Militao, que ve cómo el ascenso de Lucas Vázquez y de Nacho le cierra muchas puertas. En ausencia de Militao y con Ramos también pasando problemas físicos, Nacho tuvo que participar forzosamente en varios encuentros y dejó una impresión estupenda. Sobre todo, en la visita a San Siro (0-2 ante el Inter) y al Sánchez Pizjuán (0-1 al Sevilla); aunque también formó parte del once en las derrotas ante Alavés (1-2) y Shakhtar (2-0).

Zidane ha frenado en seco las rotaciones en busca de afianzar a su once de gala para estabilizar los resultados, algo que ha conseguido claramente; está por ver qué pasaría si Ramos o Varane caen lesionados ahora, pero todo apunta a que Nacho contaría con cierta ventaja a la hora de entrar en el equipo inicial. Un freno importante para un Militao que cuenta con muy pocas opciones de desenvolverse en el lateral derecho.

Y es controvertido, pues llegó al Madrid con vitola de central polivalente y después de jugar gran parte del curso 2018-19 con el Oporto como lateral derecho para que Pepe pudiese entrar en el centro de la zaga. Sin embargo, Zidane apenas ha tirado de Militao como carrilero y cuando lo ha hecho, el resultado fue pésimo, como en la visita al Villamarín de la 2019-20 (derrota por 2-1). Y a todo ello se une un nuevo candidato en el puesto: Lucas Vázquez.

Lucas se hace con el carril

El Clásico del Camp Nou (triunfo por 1-3 para el Madrid) resolvió bastantes enigmas en este sentido. Ante las bajas de Carvajal y de Odriozola, Zidane eligió a Nacho por delante de Militao para el puesto. Y cuando se lesionó el canterano, al borde del descanso, el marsellés tiró de Lucas para el puesto, pese a ser un extremo nato, aunque con estupendas aptitudes defensivas. El resultado fue excelente, brillando el gallego atrás y arriba, lo que le llevó a repetir en varias ocasiones, en partidos de peso específico: las visitas de Inter y Borussia a Valdebebas, el partido ante el Sevilla en Nervión…

Su momento es tan ineludible que Lucas ya se ha quedado con el puesto también en el ataque, donde formó ante Atleti y Athletic. A día de hoy, la primera opción blanca en el lateral derecho es Carvajal y ya surgen dudas para ver si la segunda sería Lucas u Odriozola, en el que Zidane no cree demasiado. Luego entraría en juego Nacho y Militao aparece como quinta opción. Por ahí no parece que vaya a encontrar su camino el brasileño, y en los dos puestos centrales de la defensa cada vez se le reducen más las oportunidades.