Futuro incierto para varios de los cedidos por el Granada

El Granada tiene cedidos a cuatro futbolistas en otros equipos. Ricard Sánchez, lateral derecho, en el Lugo; Adrián Marín, lateral izquierdo, en el Farmaliçao de Portugal; el lateral derecho Alpha Dionkou está en el San Fernando y Antoñín se encuentra a préstamo en el Málaga. La situación actual y el futuro de los cuatro rojiblancos se antoja, a priori, diferente.

De estos cuatro jugadores la realidad más incierta es la de Antoñín. Forjado en la cantera del Málaga, fue fichado por el Granada por 1,5 millones de euros debido a su gran proyección. Los granadinos le cedieron al Rayo Vallecano donde anotó siete goles y contribuyó al ascenso a Primera. Pero cuando volvió al Granada quedó claro que no entraba en los planes de Robert Moreno, por lo que aceptó encantado volver a casa.

Escudo/Bandera Granada

Pero las cosas no le están saliendo como esperaba. Y la llegada de Álvaro Vadillo, que puede jugar por la banda izquierda, ha creado un excedente de cupo en una zona donde también se mueven Brandon y Kevin. Esto le pone en la rampa de salida. En los últimos días se ha apuntado a un serio interés del Burgos, pero no es el único equipo de Segunda interesado en sus servicios. Para que esta salida se produzca, el Málaga la tendría que aceptar y el Granada, autorizar. Antoñín tiene contrato con el equipo de Los Cármenes hasta el 30 de junio de 2024. O cambian mucho las cosas o lo tendrá difícil.

Ricard Sánchez es un lateral derecho que se forjó en la cantera del Barcelona y llegó a debutar con el primer equipo del Atlético de Madrid de la mano del Cholo Simeone. En el Lugo lo está haciendo muy bien y puede tener buen protagonismo en una posición donde los granadinistas han tenido problemas desde que Foulquier fue traspasado al Valencia y donde Santiago Arias no ha dado el rendimiento que se esperaba. Ricard tiene contrato hasta 2025.

Un caso interesante es el de Alpha Dionkou, quien también es lateral derecho. El Granada le fichó del Manchester City y le cedió al San Fernando, un equipo con un proyecto puntero en Primera RFEF. Tiene contrato hasta el 30 de junio de 2025.

Por último, Adrián Marín llegó en el mercado de invierno del año pasado procedente del Alavés. Un buen lateral izquierdo que no se acopló a las exigencias de Diego Martínez y que ha salido cedido al Farmaliçao de Portugal donde está destacando mucho. Benfica y Braga se han interesado por sus servicios. Su contrato con el club de Los Cármenes termina el 30 de junio de 2023.

Andrés, en la agenda del Tenerife

A Andrés Martín se le podría poner el sobrenombre del ‘cotizado’. Está siendo uno de los jugadores franjirrojos que más interés está despertando en este mercado invernal por las oficinas de Vallecas. El Tenerife se ha unido a los otros clubes que le tienen en su agenda y son unos cuantos ya. Sin ir más lejos, hace unas semanas trascendió que el Valladolid se había fijado en el sevillano, que puede actuar tanto de mediapunta como de extremo.

Escudo/Bandera Rayo

El futbolista, de 22 años, no está gozando de un gran protagonismo esta temporada con el Rayo. Apenas ha disputado 181 minutos, repartidos en siete partidos —sólo uno de ellos como titular, el de Anoeta— en Liga. Eso sí, en Copa, ha adquirido una mayor relevancia. Ha formado parte de los onces que consiguieron el pase contra el Guijuelo, el Bergantiños y el Mirandés. Precisamente él se convirtió en el héroe en Miranda, después de conseguir el gol del triunfo, su primer tanto del curso. Un rol que ya ejerció en el torneo del KO de la 19-20, cuando marcó en la prórroga al Betis y forzó una tanda de penaltis, que selló el pase de los madrileños a octavos. También hizo una diana en la pasada edición ante el Haro.

Varios equipos han preguntado por su situación y su futuro, hoy por hoy, resulta una incógnita. Andrés aterrizó en Vallecas el verano de 2019, procedente del Córdoba, y esa temporada 19-20 sumó 1.520 minutos en 27 encuentros ligueros y anotó dos goles (Sporting y Elche). Tantos que duplicó el año pasado, el del ascenso, en el que tuvo especial trascendencia. Mojó en cinco ocasiones (Fuenlabrada, Sporting, un doblete al Castellón y una diana al Leganés en el playoff), a lo largo de los 1.808 minutos que coleccionó en 42 choques.

Ben Arfa: de desahuciado a firmar por el campeón

La carrera de Hatem Ben Arfa siempre ha sido una incógnita. No por su calidad, algo incuestionable. Sino por la irregularidad que, desde que salió del Newcastle, le ha impedido brillar año tras año. Y es que desde la temporada 2014/2015, Ben Arfa ha jugado en seis equipos diferentes –Hull City, Niza, Paris Saint-Germain, Stade Rennais, Real Valladolid y Girondins de Burdeos–, es decir, uno por curso. Cuando parecía que este recuperaba su mejor versión, su rendimiento volvía a desvanecerse. Sin embargo, y a pesar de sus 34 años, el atacante francés volverá a tener una oportunidad en el primer nivel. Más concretamente, en el vigente campeón de la Ligue 1. Tal y como ha informado la radio francesa RMC Sport, “Jocelyn Gourvennec (entrenador del Lille) confirmó que el centrocampista ofensivo se incorporó el lunes al Lille, donde se entrena en solitario a la espera de firmar su contrato”.

Ben Arfa, que jugó 25 partidos con el Girondins de Burdeos durante la temporada 2020/2021, en los cuales anotó 2 tantos y repartió 4 asistencias, permanecía como agente libre una vez el cuadro galo decidió no ampliar su vinculación, la cual concluía el pasado mes de junio. Allí, en Burdeos, el futbolista de 34 años disputó su último partido oficial: 31 minutos ante el Stade Rennais el 2 de mayo de 2021. Es decir, Ben Arfa acumula cerca de 9 meses sin saltar a un terreno de juego. A pesar de eso, el técnico del Lille, quien se puso en contacto con el jugador la semana pasada, confía en tener al jugador al 100% pronto: “Estamos esperando la luz verde. Espero que esto se resuelva rápidamente para que pueda unirse a nosotros. Llegó ayer. En cuanto esto se resuelva, podrá unirse al grupo. Por lo que hemos visto de él, está en forma”. Aunque Jocelyn Gourvennec añadió que “ha sido revisado individualmente y se le ve bien”, este no quiso dedicar más tiempo al inminente fichaje del jugador francés: “Podré responder a más preguntas cuando esté fichado”.

<figure id="sumario_4|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2022/01/18/internacional/1642517869_211741_1642521867_sumario_grande.jpg', '976', '2465', 'Estadísticas de Hatem Ben Arfa tras su paso por Stade Rennais, Real Valladolid y Girondins de Burdeos. / BeSoccer’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-21.658333333333″>

Estadísticas de Hatem Ben Arfa tras su paso por Stade Rennais, Real Valladolid y Girondins de Burdeos.
BeSoccer

Al igual que el entrenador no ha ocultado en rueda de prensa la intención y deseo de que Hatem Ben Arfa firme con el Lille, tampoco se escondió el presidente de la entidad cuando, unos días atrás, fue preguntado por su posible llegada. En unas declaraciones recogidas por el diario francés L’Équipe, Olivier Létang afirmó que “en la hipótesis de una salida de Yusuf (Yazici), hemos optado por sustituirlo. Hatem Ben Arfa es un jugador libre que tiene cualidades, por lo que es uno de los potenciales jugadores interesantes para nosotros. Pero el primer paso, conseguir un acuerdo con el CSKA de Moscú respecto a Yusuf, no se ha dado”. Y es por eso que, una vez negociada la venta del futbolista turco al conjunto ruso, Ben Arfa tiene abiertas las puertas del Lille.

Tanto Olivier Létang como Jocelyn Gourvennec definieron al ex del Paris Saint-Germain como un jugador “muy experimentado, capaz de marcar diferencias increíbles y además encaja con lo que queremos: tener más eficacia, exactitud, precisión. Es un jugador que tiene todas estas cualidades”. El Lille, que defiende el título de campeón liguero conseguido durante la temporada pasada, marcha como 10º clasificado este curso tras un mal arranque liguero. De ahí la importancia de “ser muy competitivos”. Gourvennec terminó afirmando que “Hatem encaja en ese marco. Ya he hablado con él. Pero tampoco queremos amontonar jugadores”. Así, Ben Arfa, a sus 34 años y tras 9 meses alejado de los campos, pasará de estar casi desahuciado a firmar por el campeón francés.

Un paso fugaz por España

Uno de los capítulos más extraños en la carrera de Hatem Ben Arfa fue su fichaje por el Real Valladolid. Tras firmar una gran temporada en el Stade Rennais, donde marcó 9 goles y dio 6 asistencias en 41 partidos, el francés llegaba también como agente libre a LaLiga Santander en el mercado invernal de enero. Este elegía así al cuadro vallisoletano para relanzar su carrera, pero una vez más pasó completamente desapercibido. Durante la segunda mitad de la campaña 2019/2020, Ben Arfa tan solo jugó 5 partidos en el campeonato liguero, de los cuales fue titular en 2. Un total de 158 minutos repartidos entre Villarreal CF, Athletic Club, Celta de Vigo, Sevilla FC y Valencia CF. Una tarjeta amarilla en su estreno en el Estadio José Zorrilla fue lo máximo que consiguió Ben Arfa con el equipo entonces dirigido por Sergio González.

<figure id="sumario_3|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2022/01/18/internacional/1642517869_211741_1642519315_sumario_grande.jpg', '976', '549', 'El presidente del Real Valladolid, Ronaldo Nazario, junto al delantero francés Hatem Ben Arfa. / Europa Press’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-21.14224137931″>

El presidente del Real Valladolid, Ronaldo Nazario, junto al delantero francés Hatem Ben Arfa.
Europa Press

Futuro incierto para Cherki, la joya que sueña con jugar en el Madrid

El futuro de Rayan Cherki parece más fuera que dentro del Olympique de Lyon. De acuerdo con la información de L’Équipe, la joven promesa de 18 años se está cuestionando el seguir en el conjunto del Ródano, consecuencia de la falta de oportunidades por parte de su entrenador, Peter Bosz, que no le dio ni un minuto el pasado domingo en la victoria del Lyon contra el Troyes (0-1).

El hecho de no jugar en el último partido habría supuesto un jarro de agua fría para Cherki, que no entendió que, con tres delanteros fuera de la convocatoria por la disputa de la Copa de África (Slimani, Toko-Ekambi y Kadewere), Bosz no le diera ni tan siquiera un minuto. Ante el PSG, el pasado 8 de enero (1-1), su ingreso en el campo revolucionó el partido y el jugador había seguido a rajatabla las indicaciones del staff médico, que le había recomendado aumentar la masa muscular para ganar más duelos en el campo.

A un año y medio de la finalización de su contrato, Cherki estaría replanteándose salir del Lyon. Grandes clubes europeos han preguntado por su situación, entre ellos el Niza, aunque el deseo del atacante sigue siendo el de triunfar en el club que le ha formado. Si la situación no cambia de aquí a final de temporada, es muy probable que el internacional sub-21 con Francia deje el Lyon en el próximo mercado estival.

Oficial: Adama tiene recambio

El Wolverhampton hizo oficial este lunes a través de sus perfiles en redes la llegada de Chiquinho. El extremo, que hasta ahora se desempeñaba en el Estoril, llega al Molineux a cambio de 3,5 millones de euros. Con 21 años y apenas quince encuentros en la Primera portuguesa, el de Cascais llega a Inglaterra como un prometedor talento y desatando los rumores sobre la salida de una de las estrellas del equipo: Adama Traoré.

El internacional español lleva semanas sonando para salir. A sus 25 años, Adama es una de las referencias de los Wolves, pero después de varias campañas de un rendimiento destacado, esta le está costando transformar sus buenas acciones en goles y asistencias. Sus estadísticas son notables en lo que a tiros a puerta, éxito en regates u oportunidades de gol se refiere, pero estas no terminan de ser del todo decisivas como en campañas anteriores.

Escudo/Bandera Wolves

Si bien ese rendimiento no se da en el Wolves, Antonio Conte cree que sí es capaz de sacarlo en el Tottenham. El italiano ha situado a Adama Traoré como uno de sus objetivos más importantes de mercado y ya hay una propuesta de los Spurs al club del Molineux por 24 millones de euros según ESPN. Si las informaciones que apuntan a una posbile salida se suceden, el fichaje de Chiquinho no hace más que aumentar la probabilidad de que suceda.

El otro equipo por el que ficha Adama Traoré

El gol se le escurre a Adama esta campaña, pero el potente extremo consiguió romper la racha esta jornada contra el Southampton. Después de que Ward-Prowse acercará a los visitantes en el marcador con un gran gol de falta, Adama sentenció haciendo el 3-1. Traoré recibió en tres cuartos de cancha, arrancó y definió con precisión. Si fue bueno el gol, más comentada fue la celebración. Este se despojó de sus habituales guantes negros y lució unos blancos y se tapó la cara con las manos frente a las cámaras. Estas captaron el mensaje antirracista que lucía para repartirlo alrededor del mundo.

“Es solo un gesto. Mi pequeño gesto. Mi gratitud hacia todos los que han luchado y siguen luchando durante tantos años contra el racismo. Han sido también mi inspiración para tener fe y perseguir mis sueños. Os animo a todos a que tengáis fe y sigáis persiguiendo vuestros sueños”, escribió el futbolista en redes explicando su gesto.

Este no es el único. Ni tampoco su único fichaje. A falta de confirmar si saldrá, lo que es seguro es su incorporación a Common Goal, uno de los equipos más grandes del mundo capitaneado por Juan Mata, siendo el primero en donar un 1% de su salario a ONGs que usan el fútbol para transformar la sociedad. Más de 200 jugadores y entrenadores en plantilla entre ellos Pernille Harder, Paulo Dybala, Vivianne Miedema, Jurgen Klopp, Serge Gnabry, Christiane Endler. También hay representación nacional además de Adama y Mata en Dani Olmo e Irene Paredes.

Adama se une así al programa antirracista de la iniciativa. “Con demasiada frecuencia, en el fútbol los titulares son ocupados por acciones racistas. Si he aprendido algo en mi carrera, es que liderar con acciones y no con palabras vacías es lo que marca la diferencia. Me uno a Common Goal para hacer frente al racismo a través del proyecto antirracista. Para mí,
es importante utilizar mi plataforma para ser parte de la solución. Sé que mi 1% por sí solo no va a arreglar este problema, y que mi voz por sí sola no va a resolver el racismo sistémico. Pero, si más compañeros se unen en este esfuerzo colectivo, el impacto que lograremos será verdaderamente significativo”, explicó. Un sistema en el que busca desempeñarse y mejorar.

Di Stéfano salvó a Gento ante Bernabéu

Cuando Pachín llegó al Real Madrid, a la altura de la quinta Copa de Europa, le sorprendió una cosa: “Todos le hacían la pelota a Gento. Hasta Di Stéfano. Él más que nadie. Le decía: ‘A ver Paco, ¿cómo estás?’ Y él batía los tacos en el suelo del vestuario, repiqueteando muy rápido, con los dos pies, como esprintando sin moverse del sitio, y aquello sonaba como un motor muy bien afinado. Y entonces Alfredo decía: ‘Paco está bien, podemos salir’. Yo me quedaba asombrado”.

Y eso que Gento estuvo a punto de pinchar en el Madrid. Llegó en el verano de 1953, con sólo media temporada en Primera, diez partidos de Liga y cuatro de Copa, con el Racing de Santander. Su velocidad era eléctrica, pero su fútbol era rústico. La afición la tomó pronto con él. Movía las piernas tan deprisa que casi resultaba cómico, un poco al estilo del ‘celuloide rancio’, aquellas películas que, por los modos de grabación arcaicos, ofrecían en la proyección movimientos anómalamente rápidos. Dejaba atrás a los defensas, pero también el balón. Chutaba a cualquier parte. Acabó por provocar burlas crueles. Jugó diecisiete partidos de los treinta de Liga, pero a peor. No marcó ningún gol. En la segunda vuelta casi no jugó. Corrió el bulo de que era tan bruto que la primera vez que le citaron en el Racing para viajar en coche cama se presentó en la estación con su propio colchón. Mientras, Espina, también extremo izquierdo, que Bernabéu había cedido al Racing dentro de la operación Gento, hizo allí una temporada más que decente, con 23 partidos y seis goles.

La idea de Bernabéu al final de la temporada era deshacer la operación: recuperar a Espina y devolver a Gento.

Pero Di Stéfano le había visto algo. Di Stéfano llegó pocas semanas después de Gento, a tiempo para jugar la tercera jornada de Liga, y había llevado al Madrid al título, con su juego asombroso, pleno de técnica, genio y conocimiento. Y con sus goles. Fue máximo goleador, con 27 en 28 partidos. Era la primera Liga que ganaba el Madrid después de veinte años.

Le dijo a Bernabéu que confiara en Gento: “Tiene velocidad y le pega al balón como un cañón. Eso no se aprende, se trae. Lo demás se lo podemos enseñar”. Y de paso, le pidió que fichara a Héctor Rial, nacido en Argentina pero con pasaporte español, porque era hijo de gallegos. Le había conocido en Colombia y para entonces jugaba en el Nacional de Montevideo.

—Necesito uno que cuando le dé el balón, me lo devuelva.

Con esa expresión, Di Stéfano estaba proyectando el fútbol español hacia la modernidad. Por entonces aquí se jugaba demasiado a la antigua: el que cogía el balón en el medio campo lo subía conduciendo. Apenas se combinaba. Di Stéfano quería superar a los rivales en el medio campo con paredes, triangulaciones, como se empezó a decir entonces, no con esfuerzos individuales largos. Así se jugaba en Sudamérica, así jugaba Hungría, en torno al genial medio Bozsik.

Bernabéu no quiso negarle ninguna de las dos cosas. Era la piedra angular del equipo, le había dado la Liga y sus argumentos eran futbolísticos y razonados. Además, le había negado permiso para comprarse un coche, porque no quería que sus jugadores fueran ostentosos. Así que mantuvo a Gento y fichó a Héctor Rial, sin gustarle nada de aquel y sin saber nada de este.

Pero acertó.

Rial empezó jugando de interior derecho. Joseíto solía ocupar el interior del otro lado. El Madrid fue adquiriendo el juego que Di Stéfano buscaba, pero Gento aún era un verso suelto. Hasta que en la octava jornada, Rial pasó a interior izquierdo, tras pacto a tres entre Di Stéfano, el entrenador, Enrique Fernández, y él mismo. Habían descubierto la forma de hacer útil a Gento. Rial se lo explicó:

—Cuando yo tenga el balón, ven hacia mí: yo te lo doy, tú me lo devuelves al pie y sales corriendo. Yo te lo meto al fondo, a tu carrera. Mientras tú y yo nos la pasamos, Alfredo sale como una flecha para arriba, para llegar al remate. Y si lo coges tú antes, lo hacemos al revés, pero con un toque más: me lo das, te lo devuelvo, me lo vuelves a dar y entonces te lanzo.

El estreno fue en el campo del Alavés, el 31 de octubre de 1954. Funcionó. El Madrid ganó 2-4. Y así siguieron, con Rial y Gento haciendo ala. Gento llegaba a los balones de Rial y como fue aprendiendo a centrar, su velocidad resultó letal. A veces, el pase era más interior y entonces soltaba el zambombazo, que si cogía puerta, cosa que fue sucediendo cada vez más, resultaba imparable. Si algún defensa era capaz de seguirle, sacaba a relucir una característica inesperada: el frenazo en seco. Muchos defensas se quejaban de eso: no sólo era problema cómo corría, sino cómo frenaba.

El ala Rial-Gento fue una mina de oro. El Madrid ganó esa segunda Liga de Di Stéfano y Gento, la 54-55, que les dio paso a la primera Copa de Europa. Y la ganaron. Y la otra y la otra, así cinco seguidas. En la cuarta entró Puskas, que también supo lanzar con precisión a Gento. La dinámica ya estaba creada. Gento, en efecto, y como suponía Di Stéfano, fue aprendiendo más y más cosas, hasta convertirse en estrella. Cuando en el cine el NO-DO, donde entonces se veían los resúmenes, daba imágenes de algún Madrid-Barça, se escuchaba un rumor cuando Gento la cogía y se veía al Barça retrasarse en bloque, como única forma de precaverse de su velocidad.

En 1963 se jugó un partido solemne en Wembley entre Inglaterra y el Resto del Mundo para celebrar el Centenario de la creación del fútbol. Gento fue el extremo izquierda de aquel equipo único, que capitaneó Di Stéfano.

Aquel chico rústico al que la afición madridista repudió con crueldad en sus inicios se fue del Madrid después de dieciocho temporadas, con 605 partidos y doce Ligas, seis Copas de Europa y una Intercontinental como trofeos más relevantes. Además, jugó 43 partidos en la Selección, lo que incluye dos Mundiales.

Tiene mucho de qué presumir. Pero la primera vez que le pregunté por Di Stéfano, me dijo:

—Sin él no hubiéramos ganado nada de lo que ganamos. Era el que lo hacía todo. No nos dejaba descansar ni en el campo ni en los entrenamientos. Ni en los viajes, cuando había partido importante. Le daba vueltas a todo, explicaba todo. Todo lo sabía.

La primera vez que le pregunté a Di Stéfano por Gento, me dijo:

—Era una salida segura para nosotros. Cuanto peor estábamos, más echábamos mano de él y siempre nos ofrecía una escapatoria. Yo creo que echando a pies le hubiera cogido el primero.

Alfredo Di Stéfano y Paco Gento, presidentes de Honor del Real Madrid.

Gento, el hombre que convirtió los pitos en aplausos

Paco Gente pasó 18 años como futbolista del Real Madrid, casi dos décadas en la que lo ganó todo: 12 Ligas, dos Copas, seis Copas de Europa, una Intercontinental y dos Copas Latinas. Un total de 23 títulos que sigue siendo un récord que igualó Marcelo con la Supercopa conseguida el pasado domingo. A esa cifra se asomaba Ramos, que ya no podrá superarle tras haber salido del club en pasado verano. Sus inicios, de hecho, estuvieron llenos de rechazo por parte de la grada del Bernabéu.

Sigue en directo las reacciones al fallecimiento de Paco Gento a través de AS.com. 

Gento llegó al Madrid en el verano de 1953, tras apenas media temporada en el Racing de Santander de su Cantabria natal, diez partidos de Liga y cuatro de Copa en los que despuntó, dentro de una operación que incluyó la cesión de otro extremo, Espina, al Racing. Su primer curso de blanco fue de mucho sufrimiento y poco premio: 17 partidos de 30 en Liga, ni un solo gol, apenas participando en la segunda parte de la temporada. La afición la tomó con él pronto por su estilo eléctrico y rapidísimo, tanto que muchas veces se dejaba el balón atrás; sus remates rara vez iban a la portería, un problema que ahora aquella a otro madridista como es Vinicius.

Y para colmo, Espina brillaba en Santander, con seis goles en 23 partidos, tanto que Bernabéu quiso deshacer la operación, devolver a Gento al Racing y traer a Madrid a Espina para que se integrase en el ataque blanco. Ahí apareció la figura de Alfredo Di Stéfano para disuadir al mítico presidente madridista: “Tiene velocidad y le pega al balón como un cañón. Eso no se aprende, se trae. Lo demás se lo podemos enseñar”. Bernabéu, agradecido con la Saeta Rubia, que había llevado al Madrid a su primera Liga en 20 años con 27 goles en 28 partidos, le concedió ese deseo; también el de fichar a Rial desde el Nacional de Montevideo.

Rial, el mejor socio de Gento

La inclusión de Rial en el esquema, sobre todo cuando se situó de interior izquierdo, fue vital para explotar las cualidades de Gento. “Cuando yo tenga el balón, ven hacia mí: yo te lo doy, tú me lo devuelves al pie y sales corriendo. Yo te lo meto al fondo, a tu carrera. Mientras tú y yo nos la pasamos, Alfredo sale como una flecha para arriba, para llegar al remate. Y si lo coges tú antes, lo hacemos al revés, pero con un toque más: me lo das, te lo devuelvo, me lo vuelves a dar y entonces te lanzo”. Una explicación simplísima que se estrenó en un 2-4 en casa del Alavés, y que fue la primera piedra en esa pareja Rial-Gento, con Di Stéfano recogiendo los frutos de la misma, que llevó al Madrid a ganar la Liga 1954-55, la que dio acceso a la primera Copa de Europa. El resto es historia…

De todos los compañeros con los que jugó, Di Stéfano sentía una especial admiración por Gento. Tanto que Pachín, recién llegado al club, se sorprendía: “Todos le hacían la pelota a Gento. Hasta Di Stéfano. Él más que nadie. Le decía: ‘A ver Paco, ¿cómo estás?’ Y él batía los tacos en el suelo del vestuario, repiqueteando muy rápido, con los dos pies, como esprintando sin moverse del sitio, y aquello sonaba como un motor muy bien afinado. Y entonces Alfredo decía: ‘Paco está bien, podemos salir’. Yo me quedaba asombrado”.

El propio Di Stéfano, en conversación con Alfredo Relaño, exdirector y Presidente de Honor de AS, calibraba la importancia de Gento en los éxitos de aquel Madrid de las cinco Copas de Europa: “Era una salida segura para nosotros. Cuanto peor estábamos, más echábamos mano de él y siempre nos ofrecía una escapatoria. Yo creo que echando a pies le hubiera cogido el primero”. El cántabro también admiraba sobremanera al hispano-argentino: “Sin él no hubiéramos ganado nada de lo que ganamos. Era el que lo hacía todo. No nos dejaba descansar ni en el campo ni en los entrenamientos. Ni en los viajes, cuando había partido importante. Le daba vueltas a todo, explicaba todo. Todo lo sabía”.

Gento volaba sin las gaseosas

Con Rial también estableció Gento una relación especial, primero en el campo y luego fuera de él. “Yo le daba el balón y salía corriendo, Rial me echaba la pelota y yo llegaba al sitio a la vez que ella. Todo el mérito era de Héctor”, explicaba el cántabro sobre aquellos primeros experimentos, a los que fue añadiendo mejoras en el remate. Cuando el pase era por el interior y Gento encontraba perfil de disparo, arreaba un zurdazo que cada vez agarraba portería con mayor facilidad: terminó marcando 182 goles en 605 partidos de blanco; la temporada 1959-60 fue la mejor en ese sentido, con 19 tantos, y encadenó 14 cursos anotando al menos 9 dianas, en una época en la que rara vez se superaban los 40 partidos por temporada.

Rial también potenció su juego perfeccionando su estilo de vida: le aconsejó que abandonase las gaseosas con las que solía acompañar las comidas y que las sustituyese por agua, convencido de que así se sentiría más ligero sobre el campo. Gento hizo caso y los resultados no tardaron en aparecer, dando más brillo a ese regate eléctrico en velocidad que combinaba con frenazos en seco que los defensas rara vez solían seguir. Tanto que empezó a ser habitual que los equipos rivales encharcasen ambas bandas del campo para evitar que las conducciones de la Galerna fuesen tan fluidas.

Marina Granovskaia, el gran muro de Azpilicueta

Si Azpilicueta está siendo paciente con su renovación, el Chelsea no perderá los nervios. ‘The Athletic’ informa este martes sobre el futuro del defensor español. Si bien no ofrece nuevos detalles sobre una posible renovación con el Chelsea, si explica la manera de funcionar de los blues.

Como en casi todo, quien tiene el mando es Marina Granovskaia, directora general del club. ‘Mano del rey’ de Abramovich, ella será la que decidirá el futuro de Azpilicueta y el juego de la espera de uno de los que domina. Insisten que el español no apunta a firmar ningún precontrato y que aguantará la decisión sin descartar a un Chelsea en el que es una leyenda y del que ya hablan de su posible reincorporación cuando cuelgue las botas. Si decide alargar la espera, Granovskaia se moverá igual de cómoda en este escenario. Recalcan que esta situación parecida la vivió con otras leyendas del club.

Frank Lampard firmó en mayo su último contrato con el Chelsea y también John Terry. Al central incluso le costó terminar de cerrar su renovación. Una situación que también vivió con Drogba en 2012 y alguna hasta con distinto final, cuando permitió que el contrato de Ashley Cole terminara en la 13-14 en la que el propio Azpilicueta le adelantó como titular.

Escudo/Bandera Chelsea

El respeto a las leyendas permanece, pero aseguran que la rusa es, ante todo, una gestora pragmática y valora solo el presente y el futuro del jugador en el club. En caso de que este cambie, el Barcelona aparece como una de las opciones más fuertes. Los blaugranas sondean el mercado de agentes libres en busca de buenas oportunidades y el interés por Azplicueta, aunque aún no se ha transformado en una oferta formal, existe. 

Aunque la competencia es dura en el campeón de Europa, Azpilicueta acumula más de 1900 minutos en lo que va de campaña disputando 25 encuentros. En la Champions League ha jugado todo bien como titular o saliendo desde el banquillo. En la Premier es donde Tuchel ha ido dando alternativas según las semanas a otros compañeros dejando al español inédito desde la jornada 9 hasta la 13. Desde su última suplencia sin minutos en el Boxing Day, el navarro ha jugado todo en Liga.

Vlahovic aparca su decisión

La Juve cerca al sustituto de Morata

La Juventus busca un delantero centro para reforzar su ataque en el mercado de invierno. Según informa ‘Tuttosport’, suena con fuerza el nombre de Sardar Azmoun, delantero iraní del Zenit de San Petersburgo, de 27 años y con contrato que expira en junio. Por él, el Zenit pide cinco millones de euros, la Juventus tiene preparada una oferta un poco más baja y espera una respuesta durante la próxima semana.

Las características de Azmoun corresponden a las del bombardero que querría el entrenador de la Juventus: físico, luchador, capaz de jugar como delantero centro. La llegada de Azmoun garantizaría un delantero de referencia y podría abrir la puerta del Barça a Morata. Este fichaje, además, no compromete la capacidad de gasto de la Juventus para el verano, cuando se produzca la incorporación de un gran delantero. El gran objetivo es Dusan Vlahovic.

En caso de que Vlahovic sea imposible, los ‘bianconeri’ podrían ir a por Gianluca Scamacca, por el que debería haber una reunión en los próximos días, en la que participarán el directivo de la Juventus Federico Cherubini y el consejero delegado del Sassuolo Giovanni Carnevali.

Nacho y Militao, feliz cumpleaños

Nacho Fernández está de enhorabuena. El zaguero madridista alcanza hoy los 32 años de edad (nació el 18 de enero de 1990) atravesando una dulce etapa: fue titular en el primer encuentro de la fase final de la Supercopa ante el Barcelona, ganó la Supercopa ante el Athletic con sus compañeros y volverá a jugar este próximo jueves en Copa ante el Elche debido a la baja por sanción de Militao. De esa manera jugará su partido número 23 de la temporada, lo que hará que esta sea su quinta mejor temporada jugando con el Madrid; su mejor temporada es la campaña 2017-18, en la que participó en 42 encuentros, marcando cuatro goles y abriéndole las puertas de la Selección para acudir al Mundial de Rusia.

Escudo/Bandera Real Madrid

El canterano sumó ante el Athletic su trofeo número 18 (cuatro Champions entre ellos) en una trayectoria en la que en el próximo mes de abril alcanzará su undécima campaña de blanco: debutó en Valencia días después de que los blancos derrotasen al Barcelona en la final de la Copa de España con un gol de Cristiano. Fue Mourinho quien le dio la oportunidad y no ha cejado en su empeño siempre que se le ha requerido: hasta ahora ha participado en 255 encuentros (138 con Zidane, el que más partidos le dio), con 14 goles (uno extraordinario de volea a la Cultural Leonesa en un encuentro de Copa) y ocho asistencias. Ante el Elche, en Copa, volverá a jugar. Hay Nacho para rato.

Las estadísticas generales de Nacho.

Las estadísticas generales de Nacho.
BeSoccer Pro

Curiosamente, otro zaguero de la actual plantilla del Real Madrid también está de celebración: Eder Militao cumple hoy 24 años. El brasileño, que será baja para el encuentro de Copa por su expulsión ante el Athletic en la final de la Supercopa, se ha consolidado en el último año como un defensa de garantías: suma 70 encuentros con 46 triunfos y apenas 13 derrotas. Sin embargo, el brasileño no podrá participar en el encuentro ante los ilicitanos al ser expulsado en el tramo final de la Supercopa. Sí lo podrá hacer en Liga el próximo domingo, precisamente ante el conjunto franjiverde.

Las estadísticas generales de Militao.

Las estadísticas generales de Militao.
BeSoccer Pro

Precisamente, el dúo fue la pareja de centrales en los seis últimos meses de Zidane como entrenador blanco. Las lesiones de Sergio Ramos y de Varane abrieron esa posibilidad. Los dos respondieron con nota alta, lo que motivó que el Madrid no facilitara la renovación a Sergio Ramos y traspasara al zaguero francés al Manchester United por una cantidad cercana a los 50 millones de euros. La presencia de Alaba también ha venido a fortalecer esa zona clave pese a la salida de Ramos y de Varane.