Opinion: Football must listen to players unhappy at sport's schedule

Thibaut Courtois certainly didn’t hold back when asked to give his opinion on having to play a UEFA Nations League third-place play-off match, a fixture labelled as the most pointless in the international calendar. What the Belgium goalkeeper had to say reflected a growing sentiment across football.

“This game is just a money game, we have to be honest about it,” Courtois told Sky Sports.

“We just play it because for UEFA it is extra money and it is an extra game on TV. OK, for us it’s a good game because it’s against Italy and for Italy it’s a good game because it’s against Belgium, but look how much both teams changed their players – if we had both been in the final there would have been others playing.”

UEFA Nations League

‘Nobody cares about us’ – Courtois warns of more injuries due to busy calendar

A DAY AGO

Courtois was speaking after a 12-month period that has pushed elite level footballers to breaking point. The Covid-19 pandemic bunched up the 2020/21 season to the point that most players had to play two, sometimes three, matches every week in order to get the campaign completed by this summer.

However, the demands being made of the sport’s best players have barely eased since then. There was just over one month between the Euro 2020 final and the start of the new Premier League season. This current international break is the second of the season so far, with national teams playing three fixtures in September, and there is another coming next month.

Courtois was playing in the ‘Finals’ of a recently-created competition that runs parallel to the standard qualifying process for World Cups and European Championships. While the UEFA Nations League certainly provides more entertainment than the international friendly circuit it replaced, does it really need a third-place play-off match?

UEFA Nations League Finals in Milan

Image credit: Getty Images

The Carabao Cup has already started, as has the Champions League which is set to be expanded from the 2024/25 season to feature more teams and include more matches. It’s always about more teams and more matches. More everything. Players like Courtois are entitled to feel their role in this perpetual drive to expand and grow isn’t being considered.

As if football’s calendar isn’t already congested enough, proposals are currently being considered by FIFA that would see the World Cup played every two years rather than every four years as is currently the case. “If you look at the teams in the World Cups, usually the average age is 27 or 28,” Arsene Wenger, now FIFA’s chief of global football development, tried to explain.

“Because the World Cup is every four years there are very few chances to win it again because when they go back to the next World Cup they are 32 or 33. That’s why maybe we should organise the World Cup every two years.” On top of this, the Club World Cup will be expanded to include 24 teams from next year – the Covid-19 pandemic postponed plans for the change to take place this year.

Arsene Wenger reacts while awarding The Best FIFA Women’s Coach award to Sarina Wiegman

Image credit: Getty Images

Football isn’t doing enough to consider what exactly they are demanding of their players. Courtois certainly isn’t the first to have noted this. “It’s obvious that it’s too much, absolutely obvious,” Jurgen Klopp said after Liverpool were forced to field a youth team in the Carabao Cup due to Club World Cup commitments at the same time. “Everybody involved in the game will tell you that, and you know it as well.”

A reset is needed to recalibrate the sport’s schedule. Does English football really need so many cup competitions? If UEFA wants to establish the Nations League and Europa Conference League and expand the Champions League, if FIFA wants a bigger World Cup, there must be some concessions elsewhere. Football can’t keep asking the players to pay the price.

Liga

Courtois signs new long-term contract with Real Madrid

16/08/2021 AT 13:50

Liga

Real Madrid grab dramatic late equaliser to deny Sevilla

09/05/2021 AT 18:18

'Nobody cares about us' – Courtois warns of more injuries due to busy calendar

Belgium goalkeeper Thibaut Courtois has criticised FIFA and UEFA for treating players like “robots” and for prioritising revenue over player welfare.

Courtois was speaking after Belgium lost 2-1 to Italy in the UEFA Nations League third-place play-off.

He had described the match in the build-up as “pointless” and went even further afterwards as both teams rotated heavily and Belgium were unable to call upon Eden Hazard and Romelu Lukaku due to muscle fatigue.

Liga

Courtois signs new long-term contract with Real Madrid

16/08/2021 AT 13:50

“This game is just a money game and we have to be honest about it,” said Courtois.

“We just play it because for UEFA it’s extra money. Look at how much both teams changed [line-ups]. If both teams would have been in the final there would have been other players in the final playing.

This just shows that we play too many games. We are not robots. It’s just more and more games and less rest for us and nobody cares about us. When will we get a rest? Never.”

The calendar has been squeezed over the last 18 months due to the Covid-19 pandemic and there is no let-up on the horizon.

The 2022 World Cup will take place in the middle of the European season in December and FIFA’s head of Global Football Development, Arsene Wenger, has proposed ideas for a biennial World Cup.

“Next year we have a World Cup in November, we have to play maybe until the latter stages of June again. We will get injured,” continued Courtois.

“So in the end top players will get injured and injured and injured. It’s something that should be much better and much more taken care of.

“They are against Super League but they just do the same, they put extra games. They made an extra trophy. It is always the same. They can be angry about other teams wanting a Super League but they don’t care about the players, they just care about their pockets.

“Three weeks of holiday is not enough for players to be able to continue for 12 months at the highest level. If we never say anything it [will be] always the same.”

France were crowned Nations League champions after coming from behind to beat Spain in controversial fashion.

Liga

Real Madrid grab dramatic late equaliser to deny Sevilla

09/05/2021 AT 18:18

Champions League

Opinion: Chelsea return could be catalyst for Hazard to finally become a Galactico

04/05/2021 AT 18:24

“Wir sind keine Roboter!”: Courtois unterstellt der UEFA Geldgier

“Nur ein Spiel ums Geld”, “Sie kümmern sich nur um ihre Taschen”, “Wann sollen wir uns ausruhen?” Belgiens Keeper Thibaut Courtois hat nach dem Spiel um Platz drei in der Nations League zum großen Rundumschlag ausgeholt.

Wozu ein Spiel um Platz drei? Thibaut Courtois blieb der tiefere Sinn verborgen.

Wozu ein Spiel um Platz drei? Thibaut Courtois blieb der tiefere Sinn verborgen.

imago images/Belga

Am Sonntag ermittelte die Nations League ihren zweiten Gewinner. Frankreich schlug Spanien in einem am Ende packenden Finale mit 2:1. Aber: Das Interesse an dem Wettbewerb hielt sich in Grenzen. Gerade mal 3,25 Millionen Menschen verfolgten das Spiel in der ARD, eine sehr bescheidene Quote.

Sie sahen auch, dass sich Frankreichs Spieler nicht gerade mit Freudentränen in den Armen lagen, als der Schlusspfiff ertönte. Eher ein cooles Abklatschen untereinander war zu beobachten. Dass die Finalspiele coronabedingt vier Monate nach hinten verschoben werden mussten und somit fast ein Jahr nach Abschluss der Gruppenphase über die Bühne gingen, trug sicherlich auch nicht zur Attraktivität der jüngsten Ausgabe bei.

Über Sinn und Unsinn der Nations League wurde schon bei der Einführung 2018 viel diskutiert. Immer noch besser als Freundschaftsspiele, sagten die einen. Die anderen stöhnten vor allem über die Mehrbelastung.

Umso rätselhafter, dass sich die UEFA für ein Spiel um Platz drei entschied. Wozu einen Drittplatzierten bei diesem Wettbewerb ermitteln? Im Fußball ist das, abgesehen von Weltmeisterschaften oder der Klub-WM, eher unüblich, es sei denn, es geht um Medaillen wie bei den Olympischen Spielen.

Sie kümmern sich nur um ihre Taschen, um das Geld.

Thibaut Courtois Richtung UEFA und FIFA

Für Thibaut Courtois ist die Lösung einfach. “Dieses Spiel um Platz drei und vier ist nur ein Spiel ums Geld, und da müssen wir ehrlich sein. Wir spielen es nur, weil es für die UEFA zusätzliches Geld bedeutet.” Dementsprechend sei von den Trainern auch aufgestellt worden. “Wären beide Mannschaften im Finale gewesen, hätten andere Spieler im Finale gespielt. Das zeigt einfach, dass wir zu viele Spiele gemacht haben”, sagte er bei “Sky”.

Einmal in Fahrt, holte Courtois zum Rundumschlag aus. “Die UEFA hat eine zusätzliche Trophäe geschaffen, die Conference League. Es ist immer das Gleiche. Man kann sich beschweren, dass andere Mannschaften eine Super League wollen, aber um die Spieler kümmern sie sich nicht. Sie kümmern sich nur um ihre Taschen, um das Geld.”

Auch FIFA bekommt ihr Fett weg – Verletzungen vorprogrammiert

Für Courtois steht die Gesundheit der Spieler im Mittelpunkt. “Es ist eine schlechte Sache, nicht über die Spieler zu sprechen. Und jetzt hört man, dass jedes Jahr entweder eine EM oder eine WM ausgetragen werden. Wann ruhen wir uns aus? Niemals. Wir sind keine Roboter! Es gibt immer mehr Spiele und weniger Ruhephasen für uns und niemand kümmert sich um uns”, sagte der 29-Jährige, der damit auch die FIFA mit in die Kritik mit einbezog.

Wohin das führt, ist laut Courtois abzusehen. “Am Ende werden die besten Spieler verletzt und verletzt und verletzt. Nächstes Jahr haben wir eine WM im November, wir müssen wieder bis Ende Juni spielen. Wir werden uns verletzen!” Drei Wochen Urlaub seien nicht ausreichend, um 12 Monate auf höchstem Niveau zu spielen. “Wenn wir nie etwas sagen, wird es immer gleich bleiben”, schloss Courtois.

Das Spiel um Platz drei verlor Belgien übrigens mit 1:2. Doch das dürfte Courtois herzlich egal gewesen sein.

“No poder ver feliz a Hazard en el Real Madrid es una pena”

Roberto Martínez (Balaguer, Lleida, 1973) se ha convertido en uno de los técnicos más pretendidos del mundo. Sonó para el Madrid y en los últimos días también para el Barça. Él se centra en la Nations League en lo que puede significar su primer título con Bélgica. Método español, pero con influencia Premier.

La pregunta del millón: ¿tres centrales o línea de cuatro?
Depende. Diría que lo que mejor se ajuste a tus jugadores. Mi primer partido con Bélgica fue con línea de cuatro en un amistoso ante España y no dimos el nivel. Hicimos una reflexión interna. Teníamos cuatro centrales espectaculares y nos faltaban laterales. Así que para potenciar a nuestros jugadores apostamos por el 3-4-3 y desde entonces nos fue francamente bien.

Sin embargo, dos años después, ante Brasil en el Mundial, volvió a los cuatro defensas y dejaron un partido para la historia del fútbol belga.
Hay que ser flexibles. La filosofía como equipo no cambia, sólo cambian las estrategias. Da igual que juegues con un dibujo u otro. Tampoco es lo mismo tener enfrente a Brasil que ser tú el favorito. En cualquier caso, lo importante es ser fiel a un estilo más que a un esquema. Yo los tres centrales los empecé a emplear en 2009 con el Wigan. ¡Éramos el único equipo de la Premier que jugaba con ese dibujo! Ahora, en las últimas cuatro o cinco temporadas, se está viendo una tendencia por usarlo. Estoy convencido de que cambiará otra vez. Las tendencias son así. Por eso yo no creo en utilizar jugadores según un esquema, sino en utilizar un esquema según los jugadores.

Al menos le dio tiempo a inventarse un carrilero en Carrasco.
Era la forma de poder ver a Hazard y a él juntos en la misma parcela. El primer partido de Carrasco con nosotros actuó de extremo derecho. Se perdía su capacidad de poder desbordar hacia dentro y lo tuvimos claro. La única manera de hacerle cohabitar con Hazard por el otro lado fue utilizándolo de carrilero. Su adaptación fue muy buena y su crecimiento personal, también. Fue más la presencia del propio jugador lo que le hizo crecer, no su posición.

“Cruyff fue mi referente; influyó en el fútbol como nadie más ha hecho”

¿Cuáles fueron sus referencias como técnico?
La primera, impactante, Johann Cruyff. Supuso un cambio drástico. Introdujo conceptos que antes no se veían. Influyó en el fútbol de una manera que nadie más lo ha hecho. Hay muchas figuras que han influido a una corriente o a un sector, pero él lo hizo en todos: los que le seguían y los que trataban de contrarrestarlo. Era una fuerza mayúscula en el juego, en defender con balón, en ejercicios de superioridad numérica, en la calidad técnica del jugador… Trajo algo que me influyó muchísimo. Y otros entrenadores siempre me han fascinado por momentos o lugares en los que destacaron: Toshack, Maturana, Sacchi…

Como Cruyffista, ¿le halaga que el Barça piense en usted?
Mire… Llevo muchos años fuera de casa. No hay demasiados aficionados que sepan de mi carrera, ni de que estuve siete años seguidos en la Premier. Me hace hasta gracia esto. Creo que hubo un cambio en el Mundial 2018. Tuvimos el cariño de aficionados españoles, yo lo noté enseguida. Para mí, fue una gran ilusión. A partir de ahí, los entrenadores siempre estamos en los rumores. Cuando el equipo gana suenas para otros proyectos y cuando el equipo pierde estás al borde del cese. Te acostumbras y vives al margen de todo esto.

“No me planteo si es el Barça es una oportunidad. Los técnicos siempre estamos en los rumores”

¿Ir ahora el Barça es una oportunidad o un marrón?
No me lo he planteado, la verdad. Llevo un año y medio pensando en la Nations League y eso es ahora lo que me preocupa. Mi opinión sería bastante desajustada.

¿Cómo vivió la marcha de Messi del Barça y los grandes fichajes que hubo?
Como un aficionado más. La situación de COVID afectó a los clubes y el tema de la Superliga ayudó a que todo fuera más anormal este verano. Normalmente el fútbol de élite tiene una consistencia y todo está bastante calmado, pero hemos vivido cosas que seguramente no hubiéramos visto sin pandemia.

¿No le pica el gusanillo de los clubes? Es joven para ser seleccionador y no tanto para no haber debutado ni siquiera en la Champions…
Yo también pensaba que una selección era el final de un trayecto. Tenía la expectativa de que con los años es mejor usar la experiencia y la perspectiva que te permitan entrenar unas veces al año, no a diario. Mi situación fue atípica, sí, pero esta Bélgica también era muy atípica. Podía intuir que se estaba creando un gran proyecto, además de disfrutar de momentos únicos como participar en Mundiales y Eurocopas.

¿Por qué nunca ha dirigido en España?
No soy el que decide eso. Yo siempre voy a un proyecto si miro a los ojos a quien me lo ofrece y tengo tiempo para poder trabajar y cuajar en él. Creo en esa relación humana dentro del proyecto. Una vez así, puedes dirigir en cualquier liga y en cualquier faceta. Pero, créame, soy muy malo planeando el futuro (risas).

Tuchel, Klopp, Nagelsmann… ¿Hay una ‘alemanización’ del fútbol?
Sí, puede ser. Todo nace con esa arrogancia sana de poder dar entrenadores muy jóvenes a equipos poderosos. El fútbol alemán está muy bien estructurado, con una liga saneada, y nos ha ayudado a poner el enfoque en lo que hacen los equipos cuando no tienen el balón. Nosotros venimos de una cultura en la que pensamos más en qué hacer con él, no sin él. Allí se ha desarrollado un tipo de entrenador preparado para la presión alta, para abrir los partidos, para ser dinámico… Esto es bueno para el fútbol en general.

“¿Por qué Bélgica? Que un país de 11 millones aporte jugadores tan distintos me intrigó”

¿Qué le intrigó de Bélgica?
Yo estaba dirigiendo a tres jugadores belgas en el Everton (Fellaini, Miralles y Lukaku) y nadie hubiera dicho que venían del mismo país. Me preguntaba: ‘Cómo siendo sólo 11 millones pueden producir jugadores tan diversos y con estilos de fútbol tan distintos’. En otros equipos también había jugadores belgas excepcionales. Era una generación espectacular. Fui aprendiendo más sobre ellos: su educación en tres idiomas, lo que les permite adaptarse más rápido en el extranjero, su rápido calado en los vestuarios, en los equipos grandes…

¿Necesita un título esta generación?
Necesitar es una palabra muy dura. En el fútbol las cosas se merecen, se intentan. Esta generación ha hecho precisamente eso. Ha mejorado a través de su filosofía de club, más que de selección. Ha tenido compromiso y ha crecido. Si eres técnico de clubes te das cuenta de que se puede crecer en el día a día; en el fútbol de selecciones esto es distinto. No hay tiempo. Por eso valoramos lo que ha hecho este equipo. Es una generación especial. Sería bonito, y creo que lo merece, un torneo que les liberara a ellos y al futuro del fútbol belga.

¿Hay una cultura Premier en todos ustedes?
Sí, y fíjese que fue algo inesperado. El trabajo empieza después de la Eurocopa de 2000 y se buscan influencias holandesas y francesas, no inglesas, para crear un ADN y un estilo de futbolista belga. Pero lo que nadie planea es hacia dónde va el jugador. Y llegó un momento en el que todos los buenos jugadores belgas fueron a la Premier. Eso permitió que se desarrollara un tipo de futbolista muy técnico, pero en una liga física y de transición como es la Premier.

Dice que son 11 millones de belgas, es casi como la Uruguay de Europa. ¿Cómo es posible que entre tan pocos surja tanto talento?
Pues mire. Hay 24 clubes, 6 ó 7 academias de buen nivel que puedes visitar con facilidad, la del Brujas, la del Anderlecht… Hay muy buena relación entre clubes. Eso ayuda. Y luego está la faceta humana. En Bélgica cohabitan tres lenguas y el ambiente de país es muy diverso. La mentalidad es abierta y de respeto por lo diferente. Por eso mismo, los jugadores están muy bien preparados –sin ser conscientes– para ir al extranjero.

¿Lukaku es el ejemplo de esto?
Sí, sin duda. A los 16 años estaba preparado para la élite y se le confió poder ser la referencia de un equipo como el Anderlecht. Pero donde de verdad ha crecido ha sido fuera del país. Yo pude disfrutar de él a los 19, primero cedido y luego como parte del traspaso más caro de la historia del Everton. Siempre tuvo la obsesión de los goles. Es un 9 que puede jugar de espaldas, penetrar los espacios, que tiene una estupenda condición física, pero sobre todo el gran talento de su capacidad goleadora. Sus cifras así lo demuestran.

“Es cuestión de tiempo que veamos en España la mejor versión de Hazard”

Usted sigue siendo fiel defensor de Hazard
Eden ha tenido dos años muy duros de lesiones. A veces se buscan razones para esto y simplemente no las hay. Nosotros lo analizamos desde otra vertiente. He visto a Hazard ganar la liga en Francia, la Premier con dos proyectos distintos, marcar diferencias en el desborde y el uno contra uno, brillar técnicamente en una liga tan física como la inglesa… Y luego, a nivel de selección, Hazard es único. Es una pena no poder haber visto en los dos últimos años a un Eden feliz o jugando más. No ha podido estar a su mejor nivel en el Madrid y no se ha visto el gran potencial que tiene.

¿Le ve frustrado o con ganas de reivindicarse?
Él es muy tranquilo. Le da normalidad a todo, por eso entiende que el futbolista se lesiona. También tiene un carácter que le hace levantarse rápido. Es un líder, el capitán de Bélgica, y ha sido una influencia muy importante para este equipo. A nivel humano puedes confiar en Eden y a nivel futbolístico no hay debate. Es cuestión de tiempo que veamos en España la mejor versión de Hazard.

“Courtois va camino de ser la mayor leyenda en un país con un gran historial de porteros”

Le quiero preguntar por Courtois. ¿Cómo se puede ser uno de los mejores porteros de la última década sin dominar el juego de pies –algo tan demandado ahora–?
Ufff, yo no estoy de acuerdo en que no sea bueno en el juego de pies. Al revés. Para ser una persona de tanta altura y presencia posee muy buena coordinación. Tiene una gran capacidad para entender la salida de balón. Puede ser más estilista o menos, pero cuando tienes un equipo que quiere jugar desde atrás Thibaut sabe hacerlo perfectamente. En el Mundial 2018 fue el mejor portero y ahora está consistentemente entre los dos o tres mejores del mundo. A su edad eso quiere decir que tiene mucho aún por delante. Es una referencia en un país con muy buen nivel histórico de porteros, incluso con leyendas, y él va camino de convertirse en la mayor de todas.

Su padre fue jugador y entrenador, Roberto.
Sí… Yo no tenía otra salida que el fútbol (risas). Nos sentábamos a ver partidos. Es algo que recordaré para siempre. En vez de verlos como un aficionado los veía desde un punto de vista táctico. Él tuvo mucha culpa de todo esto.

¿En la época de los Guardiola, Zidane, Simeone… les perjudica a otros técnicos como usted no haber sido un jugador de renombre como ellos?
Yo creo que no. Es más, diría que para un entrenador que ha sido élite como futbolista debe ser frustrante ver a jugadores que no pueden hacer lo mismo que hacían ellos. El entrenador nace en un momento en el que debe llevar unas disciplinas que no tienen nada que ver con lo hecho anteriormente. Depende mucho de cómo quieres dirigir un grupo, cómo organizarlo en el campo… son dos roles tan distintos que es difícil decir si ayuda o no.

Hazard dijo de usted que es un técnico de “estilo español”, pero lo cierto es que estuvo 21 años amamantando fútbol en el Reino Unido.
Soy una víctima de mis experiencias, la verdad. Yo nazco en un fútbol de cultura de posesión, de técnica, de querer jugar. Y luego crezco en otro que es al revés: lanzar el balón te permite llegar más lejos, el balón dividido es una oportunidad para llevártelo… La gran ventaja es que empecé en una forma de entender el fútbol y me llevaron enseguida a la contraria. Entiendes rápido que no hay un correcto y un no correcto. Debes desmenuzar en lo que eres bueno y no tan bueno. La diversidad es lo que me ha ayudado. Es muy difícil describirme como entrenador porque tengo una mezcla de mis experiencias.

El Real Madrid pierde a 12 jugadores en este parón FIFA

Carlo Ancelotti pierde a 12 jugadores durante este parón de selecciones. Los más perjudicados son los cuatro jugadores sudamericanos (los brasileños Casemiro, Militao y Vinicius y el uruguayo Valverde) que tienen que cruzar el Océano Atlántico para participar con sus respectivas selecciones en encuentros valederos para el Mundial de Catar-2022, y que no llegarán hasta dentro de dos semanas. Los otros seis jugadores que acuden con sus selecciones absolutas son Courtois y Hazard (Bélgica), Benzema (Francia), Alaba (Austria), Jovic (Serbia) y Modric (Croacia), Por su parte, Miguel Gutiérrez y Camavinga han sido citados por las selecciones Sub-21 de España y Francia, respectivamente, para afrontar encuentros clasificatorios de la Eurocopa-2023. La otra noticia es la no llamada de Luis Enrique a ningún jugador español del conjunto blanco, algo que lleva haciendo desde la pasada Eurocopa.

Courtois, Hazard y Benzema se verán las caras el jueves en partido de semifinales de la Liga de las Naciones. El encuentro se jugará en el Allianz Stadium turinés el jueves 7 (20:45 horas). El ganador jugará la final contra el vencedor de la otra semifinal (Italia-España, que se juega un día antes el miércoles 6 a la misma hora, 20:45 horas), y el derrotado luchará por el tercer y cuarto puesto. Ambos encuentros se jugarán el domingo 10.

Luka Modric, que no acudió a la anterior cita de selecciones al tener un problema muscular, disputará dos partidos clasificatorios con Croacia para el Mundial de Catar de 2022. La selección balcánica se medirá en primer lugar a Chipre en el AEK Arena de Larnaca (viernes, 8 de octubre a las 20:45 horas), para tres días después, enfrentarse a Eslovaquia en el Osijek (lunes, 11 de octubre a las 20:45 horas).

El austriaco David Alaba también afronta encuentros valederos para el Mundial del próximo año. La selección austriaca jugará en las Islas Feroe este próximo sábado 9 de octubre (20:45 horas), para luego viajar a Dinamarca, donde se enfrentará a la selección danesa el martes 12 de octubre a las 20:45 en Copenhague.

Luka Jovic, convocado por la selección serbia, también jugará el sábado. En su caso lo hará ante la selección de Luxemburgo (20:45 horas), para cuatro días después recibir a Azerbaiyán en Belgrado (martes, 12 de octubre, 20:45 horas).

Los tres jugadores brasileños convocados por Tite (Casemiro, Militao y Vinicius), jugarán tres encuentros clasificatorios para el Mundial de Catar. Los pentacampeones del mundo empezarán este parón de selecciones el viernes 8 de octubre en Venezuela (01:30 horas), volarán a Colombia, donde jugarán el domingo 10 de octubre a las 23:00 horas, para acabar el viernes 15 recibiendo a Uruguay (02:30) en Manaos. Precisamente en ese encuentro se medirán a otro de los madridistas convocados por sus selecciones, en este caso, el uruguayo Fede Valverde que, además, se medirá a Colombia el viernes 8 de octubre (01:00 horas) en Montevideo, y viajará a Argentina, para medirse a la Albiceleste el lunes 11 de octubre a las 01:30 de la mañana.

Además, Miguel Gutiérrez y Eduardo Camavinga han sido convocados por las selecciones Sub-21 de España y de Francia, respectivamente. El primero ha sido citado por Luis de la Fuente para medirse a Eslovaquia e Irlanda del Norte los días 8 y 12 de octubre en partidos velederos para la Eurocopa de la categoría de 2023. Ambos encuentros se jugarán en el estadio de La Cartuja en Sevilla. Por su parte, Camavinga, que sufrió un fuerte golpe ante el Espanyol y será examinado a su llegada a Clairefontaine, ha sido llamado por Les Bleuets para los encuentros ante Ucrania (se juegan el liderato del grupo) el viernes 8 a partir de las 18:30 horas en Brest, para el martes 12 jugar ante Serbia en Belgrado (18:30 horas).

Courtois manda un mensaje

Thibaut Courtois, portero belga del Real Madrid, reconoció la frustración que siente el equipo blanco tras una semana de malos resultados, con empate en Liga ante Villarreal y derrota en la visita al Espanyol, más el encuentro perdido en Liga de Campeones contra el Sheriff, y afirmó que están “seguros” de levantarse pronto.

“Triste terminar una mala semana con otro resultado negativo”, escribió Courtois en redes sociales junto a una imagen realizando una parada ante el Espanyol, que le marcó dos tantos que significaron la primera derrota liguera del Real Madrid este curso (2-1).

Escudo/Bandera Real Madrid

“Frustrado pero podéis estar seguros de que nos levantaremos”, añadió el portero belga, que se marcha con su selección para la disputa de la fase final de la Liga de Naciones, competición en la que se enfrentará a Francia en semifinales.

Dimata, un príncipe en el reino de Hazard y Courtois

“Antes de la lesión tenía un futuro de nivel muy alto, los pasos eran claros. Llegar con Bélgica y buscar minutos como nueve. Ahora es difícil. Necesita paciencia”. La frase es de febrero de Robert Martínez, seleccionador belga, que atendió a AS cuando el Espanyol de LaLiga SmartBank obtuvo la cesión con opción de compra por 2,3 millones de Nany Dimata, delantero que no estaba teniendo oportunidades en el Anderlecht.

Dimata marcó cinco goles el curso pasado y se asentó en el equipo titular de Vicente Moreno en una segunda vuelta meteórica del Espanyol que le llevó a Primera. Ahora, en la máxima categoría, el belga tiene más competencia y ha visto como es más un recurso para determinados encuentros que una solución definitiva en ataque. Este domingo ante el Real Madrid podría ser la sorpresa: el viernes, durante el entrenamiento matutino, tanto el segundo técnico Dani Pendín como especialmente Moreno estuvieron charlando con él individualmente durante diez minutos.

Dimata, como en su día lo fueron Eden Hazard y Thibaut Courtois, fue internacional en las categorías inferiores de su país y estaba llamado a seguir con naturalidad su ascenso a la absoluta. De hecho, debutó en la primera división de su país con 19 años y anotó 14 tantos en el Oostende, y el Wolfsburgo lo fichó por 15 millones de euros. No cuajó en Alemania, siempre suplente, y en febrero de 2019 padeció una grave lesión de rodilla que le mantuvo 16 meses parado. Regresó con el Anderlecht en verano de 2020 pero no tuvo oportunidades hasta que encontró nueva casa en el Espanyol.

Escudo/Bandera Espanyol

Sus virtudes y su deseo en el futuro

Adaptado a Barcelona y al vestuario, querido por sus compañeros, el delantero participa poco del juego aunque destaca por su uso del cuerpo para aguantar el balón y su tranquilidad en el área para tomar decisiones. El 2-2 de Leandro Cabrera ante el Betis viene precedido de un recorte y tiro del belga en el minuto 94 de partido.

El delantero, que cuenta con la competencia de Raúl de Tomás, titular siempre, y de Loren Morón, también se siente perjudicado por el nuevo sistema de juego de Moreno, al jugador con tres centrocampistas, dos extremos y solamente un punta. Pero él está dispuesto a ganarse el sitio poco a poco, volver a ser el de antes y, quien sabe, si por fin poder jugar con Hazard y Courtois algún día en la selección belga.

Aprobados y suspensos del Madrid contra el Villarreal

Courtois: como suele ser habitual en él, dejó una parada salvadora en la primera parte. Fue abajo como un rayo (con la dificultad que supone para un portero de dos metros) y evitó el tanto de Danjuma, que estaba a pocos metros del portero. En la segunda volvió a frenarlo en otra buena parada a ras del suelo. No tuvo que intervenir con las manos mucho más, aunque sí se vio obligado a achicar a los delanteros rivales, obligándolos a fallar.

Valverde: la solución de Ancelotti de ponerlo de lateral no funcionó. Totalmente descolocado en la primera mitad, superado por su extremo continuamente y sin la ayuda necesaria. En la segunda se ajustó mejor, intentando robar más arriba, pero es evidente que le faltan conceptos defensivos claves para la posición. Eso sí, cuando pudo correr hacia delante fue casi siempre con peligro.

Militao: el brasileño empezó la temporada dejando dudas, pero ahora mismo es indispensable en el Madrid. Tiene un físico superdotado que le permite corregir y anticipar sin apuros y cada vez es más seguro en sus movimientos defensivos. A esto se le suma su juego aéreo en defensa y en ataque: estuvo muy cerca de marcar de cabeza en los primeros minutos de la segunda parte.

Alaba: otro gran partido del kaíser anulando a Paco Alcácer, el menos participativo de los delanteros del Villarreal. Junto a Militao hacen una gran pareja que comete pocos errores y que, cuando está en apuros, son capaces de abarcar gran parte de la línea defensiva. Su experiencia es clave para ordenar al equipo y para entender el juego.

Escudo/Bandera Real Madrid

Nacho: el defensa sufrió contra Yeremi Pino y Foyth, que le apretaron generando superioridades, pero fue capaz de salir del paso. El problema del canterano es que en ataque no es capaz de aportar demasiado. Cuando se incorpora lo hace bien, pero lo hace poco. De hecho, provocó un penalti de Albiol que, inexplicablemente, Gil Manzano no pitó. Evitó el gol de Peña en los últimos minutos.

Casemiro: el brasileño estaba completamente desbordado en la primera parte. Fue el que más sufrió la mala presión del Madrid. No paró de echar broncas a sus compañeros de ataque, pidiéndoles ayuda en el repliegue. Robó lo que pudo, que no fue poco. A esto hay que sumarle que su única ayuda era Modric, y entre los dos eran incapaces de tapar los agujeros. Como el resto del equipo, fue a mejor en el segundo tiempo.

Modric: difícil ver un partido en el que el croata estuviese tan anulado. Parejo se le pegó durante gran parte del encuentro, obligándole a moverse mucho para entrar en juego. Esto, sumado a lo que tuvo que correr en defensa, acabó por fundirlo. Cuando entró en juego lo hizo con criterio, pero habitualmente fue lejos del área. Acabó siendo sustituido. Los años pesan y en partidos contra rivales que son capaces de robar la posesión, sufre de más.

Asensio: el mallorquín lo intentó espoleado por su último partido, pero tuvo mucho menos acierto. Empezó como mediapunta y, en defensa, saltaba a la presión sin demasiada fe y le ganaban siempre la espalda. En el segundo tiempo, Carletto decidió mandarlo a la banda derecha, pero esto lo hizo desaparecer completamente. Intervino poco en el juego y apenas gozó de oportunidades de gol. Acabo siendo aplaudido por la afición cuando fue sustituido por Isco.

Rodrygo: el brasileño fue el sacrificado de Ancelotti en el segundo tiempo, y eso que estaba siendo de los que mejor se estaban moviendo en ataque. El italiano necesitaba reforzar el mediocampo y dejó en el vestuario al ex Santos, que en la primera parte se llevó más de una bronca por no ayudar en defensa.

Vinicius: siempre vertical, el brasileño fue un puñal por su banda, pero sin conseguir finalizar con acierto. Foyth, con la ayuda de Albiol, consiguieron frenarlo, e incluso llegaron a sacarlo de quicio en algún momento. Su mancha fue una amarilla tonta por protestar una falta. A veces, es necesario que baje las revoluciones.

Benzema: el francés le dio fluidez al juego de ataque del Real Madrid, pero no tuvo ni una sola ocasión de gol. Pau Torres y Albiol, bastiones por arriba y por abajo, evitaron cualquier remate. Disparó en una ocasión desde fuera del área, pero sin generar peligro. Si el delantero no tiene el día, al Madrid le cuesta el doble.

Camavinga: el protagonista de la mejoría del Madrid. Entró en la segunda parte y, gracias a su despliegue físico, el equipo blanco robaba más arriba y mejoró también en el repliegue. En ataque, volvió a mostrar desparpajo, pero debe tener cuidado con las pérdidas. Erró varios pases que pudieron ser peligrosos para su equipo. A pesar de esto, es evidente que Ancelotti lo va a necesitar y no sería de extrañar que empiece a entrar de titular en los próximos partidos, como contra el Mallorca.

Hazard: mostró muy poco en los minutos que estuvo sobre el terreno de juego. El belga entra cada vez más en juego y se mueve con inteligencia con y sin balón, pero sigue muy temeroso en la acción individual. Le toca apretar: Ancelotti lo dejó en el banquillo por segundo partido consecutivo en un claro mensaje.

Isco: salió para buscar huecos en la cerrada defensa rival, pero no fue capaz de hacerlo. Entró en juego por todo el frente de ataque y mostró su calidad, pero no fue suficiente.

Mamardashvili, la torre gemela de Courtois en el Valencia

Llegó al Valencia en verano por la puerta de atrás. Fue uno de esos fichajes exóticos que suelen hacer los clubes para su filial. Pero José Bordalás cuando vio la planta del georgiano no tuvo dudas. Giorgi Mamardashvili (Tiflis, 2000) pasó de hacer la pretemporada con el Mestalla, en Tercera RFEF, a derrumbar las puertas del primer equipo por su descarada juventud y su imponente planta.

Escudo/Bandera Valencia

Mamardashvili adelantó a Cristian Rivero, Jaume Doménech y Jasper Cillessen. Aprovechó su buen momento de forma y las lesiones de sus compañeros para ganarse la confianza de Bordalás. El técnico le dio galones y Giorgi ya es una de las sensaciones.

Mamardashvili es admirador de Neuer, pero muchos le comparan ya con Thibaut Courtois. Giorgi mide 199 centímetros y es zurdo. Da seguridad por alto y es ágil bajo palos. Parece la torre gemela del portero del Madrid porque Courtois también maneja el pie izquierdo y es un centímetro más alto. Giorgi y Thibaut son las torres de LaLiga, los metas más grandes del campeonato. Mañana estará frente a frente promesa contra realidad. Porque en valor de marcado sí hay diferencias: 60M€ contra 800.000 euros.