El que no vio a Pedri para el Madrid

Un talento desbordante. Un niño de 18 años, que se pone la zamarra del Barcelona, con lo que pesa en estos tiempos, en La Catedral del fútbol español y juega como si estuviese en una playa de Las Palmas sólo puede ser considerado un fuera de serie. Los controles, las pisadas, su lectura del juego, su facilidad para asociarse y su capacidad de improvisación son talento puro, exactamente aquello que debe encender todas las luces en la secretaría técnica de cualquier club grande. En el Madrid negaron a Pedri, no una sino dos veces, desoyeron la recomendación de Pepe Mel y el Barça, desacertado en tantas cosas en los últimos tiempos, ha encontrado un diamante. Hay que huir de las comparaciones con Iniesta, que mamó La Masía desde niño. De momento, resulta llamativo que haya sido capaz de devolver la sonrisa a Messi sobre el terreno de juego.

Kubo y Bordalás. Las jóvenes estrellas brotan desde las situaciones de crisis o desde la valentía de los entrenadores. Habrá que esperar que la apuesta de Bordalás por el joven nipón sea mucho más decidida que la de Emery. En este Getafe convulso cambiar a Nyom o Arambarri para meter a Kubo o Aleñá es una metamorfosis en toda la regla. Por fas o por nefas, los jóvenes que debían tirar la puerta del Madrid no acaban de hacerlo. La política de cesiones ha traído más dinero que provecho y las apuestas en la actual plantilla por Vinicius, Rodrygo, ni que hablar de Odegaard, parecen más complementarias que estratégicas. Diamantes sin brillo.

Ramos, un incendio evitable. Se paga más bien poco la continuidad de Sergio Ramos en el Real Madrid por muy fuerte que sea el ruido. Hasta Zidane se ha expuesto innecesariamente. Más allá del futbolista siempre está la familia. Si se queda, el capitán blanco habrá demostrado un nuevo acto de amor a su club ante los que le han puesto entre la espada de su incuestionable madridismo y la pared del discutible dinero que merecería en su último gran contrato como futbolista. El problema no es rebajarse un diez por ciento, sino saber que luego, cuando vuelva Bale o cuando se fiche al próximo Hazard, van a estar mejor pagados que tú por mucho que tu hoja de servicios haya resultado impecable, tu liderazgo incuestionable y tu contribución a un equipo de leyenda haya sido determinante. Florentino, que no habla en público, pero lo dicen todo por él, no habrá ganado ninguna batalla. Los símbolos nunca se deberían manchar. Ya explicará hasta dónde se va la factura del futuro estadio, presupuestado en 575 millones. Para ese gasto, al que llamarán inversión, sí parece haber un amplio margen incluso en tiempos de crisis.

Cassano habla sobre Florentino: “Es el Papa, el rey y el cardenal”

Antonio Cassano nunca ha tenido pelos en la lengua. Ni en la zona mixta o las ruedas de prensa como jugador, ni como colaborador ya retirado en los platós. Ahora, y no sorprende a nadie, tampoco la tiene en las nuevas plataformas.

Este jueves, Cassano estuvo con Vieri, ex de Atlético, Juve o Inter entre tantos otros, en su canal de Twitch para hablar sobre la actualidad del fútbol pero también sobre lo que hicieron durante sus carreras. ‘Fantantonio’ habló sobre el Real Madrid y más concretamente sobre su presidente, Florentino Pérez. “El Real Madrid es distinto de todos los demás. En este momento, Florentino es el Papa, el rey y el cardenal”, aseguraba.

El delantero de Bari destacó la figura del máximo mandatario del Real Madrid y recordó una broma de Ibrahimovic sobre el Balón de Oro. “Si decide ofrecerte uno y tú tienes un acuerdo con otro equipo que te ofrece tres, él decidirá si te quedas. Mira, Modric iba a irse, se quedó y ganó el Balón de Oro. Cannavaro, igual. Ese año había jugado bien con la Juve pero se lo podrían haber dado a Buffon o a Zidane si no llega a ser por el cabezazo del Mundial. Ibra hace un par de años hizo una broma sobre el Balón de Oro y decía que siempre ganaba él (En 2018, Ibra dijo: “Fue Florentino Pérez quien compitió por el Balón de Oro con Messi, no Cristiano Ronaldo”).

Theo y el Milan-Juventus

Cassano no se cortó sobre el enfrentamiento entre Milan y Juventus evidenciando la diferencia de plantillas como un factor diferencial para que los bianconeri se llevaran la victoria. “La Juve tenía bajas importantes pero tiene 25 jugadores buenísimos. Todos de altísimo nivel. Al final gana el partido gracias a Kulusevski y McKennie teniendo a Ronaldo en una mala jornada. Dybala y Chiesa estaban imparables y destrozaron a Theo Hernández”, afirmó.

Abocados a sufrir un Cristiano 2.0

Al madridismo se le está amargando el arranque del año 2021, por si no hubiera ya pocos problemas que soportar por culpa de la maldita pandemia. El culebrón de la renovación (o no) de Sergio Ramos se nos está haciendo bola.

Dan ganas de pedir tiempo muerto, como en baloncesto, y de sentar a las dos partes para que se olviden por un momento de sus evidentes diferencias y valoren lo que sucederá el 1 de julio si el capitán emprende rumbo a París, a Mánchester o a cualquier otro destino donde lógicamente recibirán a un jugador de su nivel con alfombra roja.

Desde aquí les digo tanto a Florentino como a Ramos que se están equivocando. El presidente por considerar que si se va el camero no pasa nada. Ya sé que el escudo y la institución están por encima de todo, pero la grandeza del club la han escrito las personas, como sucedió en su día con Santiago Bernabéu, Di Stéfano, Gento, Pirri o Amancio. Si se consuma la aparente ruptura el Madrid va a perder potencial deportivo, liderazgo en el equipo y en el vestuario, y capacidad de intimidación ante el enemigo (no olviden que ocho de los últimos 10 partidos de Champions sin Ramos se han perdido). Alaba es muy bueno, pero si lo fichas con la etiqueta de que será el nuevo Ramos te lo cargas en dos telediarios. A Hazard fue decirle que él podría ser el nuevo Cristiano por la ilusión que generó su fichaje y mira cómo está el belga.

Cuando se fue Cristiano, el mensaje del club era que “con 33 años está amortizado y con esa edad su declive es inevitable”. No me extenderé en los récords que el portugués sigue acumulando desde que se fue del Bernabéu…

Y si Ramos se va, en el PSG o en el United jamás tocará la gloria ni será le leyenda que es en el Real Madrid. Ganará más dinero, pero perderá la oportunidad de abrazarse para siempre a ese madridismo que todavía sueña con un final feliz.

¿Cuál es el sueldo de Sergio Ramos en el Real Madrid?

La renovación de Sergio Ramos está más atascada que nunca. El capitán busca un contrato por los próximos dos años al que el Real Madrid no parece dispuesto a llegar. Esto, sumado a las fricciones por las informaciones cruzadas de los últimos días ha provocado que la situación se haya complicado considerablemente.

El principal aspecto que deben tratar es el sueldo. La directiva está dispuesta a ofrecerle dos años más, a pesar de no ser la política del club con jugadores de su edad (34), a los que suelen renovar de año en año. Sin embargo, ahora el obstáculo está en el sueldo, ya que, aunque le ofrecen la misma cantidad que gana actualmente, por medio hay una rebaja salarial debido a la pandemia del coronavirus.

¿Cuánto gana Sergio Ramos en el Real Madrid?

Como es normal, Ramos es uno de los jugadores mejor pagados de la plantilla. Actualmente, está percibiendo 12 millones de euros netos por temporada. O lo que es lo mismo, un millón al mes. Está solo por detrás de Eden Hazard en la escala salarial, ya que el belga alcanza los 14 millones. Gareth Bale era el otro jugador que estaba por encima del defensa (también 14 millones), pero se marchó cedido al Tottenham la temporada pasada.

Su última subida de sueldo llegó con la última renovación, que se firmó en 2015. Fue justo un año después de levantar la Décima en Lisboa, con gol de Ramos en el último minuto del tiempo reglamentario para salvar al Madrid. Sus méritos obligaron a la directiva a renovarle al alza, más aún teniendo en cuenta una oferta del Manchester United, que también le ofrecía una gran cifra.

Las cuentas del Madrid anuncian grandes fichajes

Fue Florentino Pérez quien entendió, nada más llegar a la presidencia del Real Madrid por primera vez en el año 2000, cuál sería el modelo de negocio que seguiría el fútbol partir de ese momento. Por eso emprendió una carrera estelar en busca de reunir al mejor ramillete de futbolistas del planeta, como hizo en los años 50 Bernabéu con Di Stéfano, Puskas, Gento, Kopa y compañía… Trajo primero Florentino a Figo (60 millones). Luego vinieron Zidane (75), Ronaldo (45), Beckham (25), Owen (12)… Los ingresos empezaron a crecer exponencialmente en otros conceptos más allá de la taquilla, como márketing y sponsors publicitarios, y todo con una regla: el Madrid se repartía con sus grandes estrellas el 50% de los derechos de imagen. Ese fue el despegue del Madrid moderno que conocemos hoy…

Veinte años después, Florentino Pérez aún no ha perdido esa perspectiva. El club, incluso, no duda en poner sus intenciones de futuro en el informe económico de la entidad, el último aprobado en Asamblea. Es como una especie de sello de identidad que sigue permitiendo la viabilidad económica del club. “Durante el período 2000–2020, los ingresos han crecido a un ritmo medio anual del 9,6%”, argumenta el informe, que continúa: “Hacia el futuro, la potenciación de la imagen del Club a través de la inversión en grandes jugadores y la expansión internacional continúan siendo factores fundamentales para mantener la capacidad competitiva del Club y su posición de referente en el fútbol mundial”. Por tanto, la dirección a seguir es “la potenciación de la imagen del club a través de la inversión en grandes jugadores”.

En lo que respecta a Florentino, después de esa gran época galáctica, pudo disfrutar como cabeza visible del club de una década con la figura de Cristiano Ronaldo, que fichó por 96 millones de euros en 2009 y que dominó toda la faceta mediática de la entidad en ese tiempo. Tras su marcha, en 2018, recurrió al fichaje de Hazard quien, de momento, ha salido rana…

¿Qué vendrá después? 2021 es el año clave, el que señalaba a la incorporación de Mbappé, al que sólo le quedará un año de contrato en el PSG (termina en 2022) y que podría salir por un precio razonable. Pero la crisis sobrevenida por el coronavirus, que ha hecho que los ingresos caigan un 25% en dos años hasta los 617 millones (eso es lo que indica el presupuesto de la presente temporada) lo deja todo en el aire.

Ese párrafo en el que las cuentas del Madrid desvelan las intenciones de futuro pueden hablar del crack francés fundamentalmente. Pero también pueden hacerlo de Camavinga o Haaland. El mediocentro francés del Rennes también se ha convertido en una prioridad para revitalizar una media en la que Modric ya tiene 35 años. Habiendo cambiado de agente (ahora lo lleva Jonathan Barnett, el mismo que el de Bale) está más claro todavía que saldrá el próximo verano. Con 18 años, su precio rondará los 50 millones. Haaland, sin embargo, es más difícil que salga antes de 2022 del Borussia Dortmund por el pacto verbal al que llegó el CEO d ela entidad, Hans-Joaquim Watzke, con su representante, Raiola, para no facilitar si salida hasta el verano de 2022. Ahí es justo cuando Benzema termina contrato…

De una manera u otra, el Real Madrid necesita seguir viviendo de los fichajes de campanillas, que son los únicos que aseguran ingresos más allá de los títulos conquistados.

El Madrid cierra las heridas

El esperado y confirmado regreso de Iker Casillas al Real Madrid, como adjunto a la dirección general de la Fundación, es la última piedra del proceso de recuperación emprendido por Florentino con algunos iconos que salieron del club blanco de manera traumática. Antes que Iker, cuya vuelta fue anunciada oficialmente este martes, retornaron de una u otra manera futbolistas de la talla, el peso histórico y el feeling con la afición de Raúl, Hierro, Guti o incluso, a su manera, Figo.

Hierro fue consejero de Carletto

Uno de los primeros casos de ‘repatriación’ de iconos blancos. Tras la exitosa experiencia de tener a Zidane como segundo entrenador el primer año de Ancelotti en el banquillo blanco, la segunda campaña del italiano su asistente fue Fernando Hierro, que venía de haber sido director deportivo de la Selección y del Málaga. Un reencuentro con Florentino tras el incendio monumental en la celebración de la Liga de 2003 que terminó con Hierro y Del Bosque fuera del club al no renovar sus respectivos contratos. El histórico central ayudó a Carletto y luego emprendió su vuelo como entrenador en solitario en el Oviedo. Mantiene su buen trato con el club y hace dos semanas estuvo presenciando el derbi en el Alfredo Di Stéfano.

Raúl, Trofeo Bernabéu y ahora futuro heredero de Zidane

Es el caso reciente más paradigmático. Tuvo un frío adiós en la 2009-10 cuando se fue al Schalke y años después, un tibio homenaje inicial en el Trofeo Bernabéu cuando se invitó al Al-Sadd donde militaba que devino finalmente en un clamor popular por su Siete. (0.000 hinchas le aclamaron. Retirado y recompuestas las relaciones con Florentino, decidió emprender su carrera como entrenador y ahí acudió el Madrid para ofrecerle Valdebebas. A Raúl le están creciendo los dientes de leche como técnico al calor de La Fábrica. Del Cadete B, al Juvenil B, dos años en el Castilla y por el camino la exitosa Youth League que levantó en agosto pasado con Florentino animándole en Nyon. El club no lo oculta, es el futuro heredero natural de Zidane en el banquillo madridista.

Guti, una oportunidad en ‘La Fábrica’

El 14 blanco, un futbolista único, se fue a Turquía contra sus deseos porque el Madrid no le ofreció una renovación. “Le debo media vida a este club, entré con 9 años y me voy con 33, te queda la tristeza de no retirarte aquí”, admitió en la conferencia de Prensa en la que anunció su salida. Colgadas las botas, el Madrid le abrió de nuevo las puertas y a su abrigo también encontró el torrejonero acomodo en sus primeros pinitos como entrenador, siempre como ayudante en categorías muy iniciales. Hasta que de la mano de Víctor Fernández agarró el toro por los cuernos, le dieron el Juvenil A y lo hizo campeón de la Copa de Campeones y de la Copa del Rey. Con todo, y como esperaba el salto al Castilla que le negaron para favorecer a Solari, volvió a irse. En el caso de Guti, es muy probablemente un hasta luego.

Figo, sólo con los veteranos

El caso del portugués es el más peliagudo. Calmó aguas con el Madrid tras una salida al Inter más que tumultuosa cinco años después de sacudir el planeta fútbol siendo el bombazo electoral de Florentino. Es habitual verle lucir el 10 en la camiseta blanca en los Corazón Classic Match de veteranos, pero hasta ahí llega de momento la diplomacia. “Nunca volvería al Madrid para ser un cono”, aseguró Luis hace unos meses en este periódico. De momento sigue como embajador de la UEFA. Un capítulo por resolver, aún, para Florentino.

Mensaje de Navidad del Madrid: “Lo vamos a sacar juntos”

Muy serios, más allá de cualquier logro o buena racha deportiva, como la situación tan grave por la pandemia requiere, felicitaron en esta ocasión Florentino Pérez, entrenbador de fútbol y baloncesto (Zidane y Laso) y los capitanes de las dos plantillas (Ramos, Marcelo, Felipe Reyes y Llul) las Navidades a todos los aficionados al equipo blanco. El vídeo institucional ya está en la página web oficial de la entidad. Todos los protagonistas, como es lógico, guardando escrupulosamente la distancia de seguridad.

Los mensajes fueron escuetos pero positivos. “Desde el Real Madrid queremos enviaros, en estos días tan especiales y en estos momentos difíciles, un mensaje de cariño, solidaridad y esperanza”, dijo Florentino Pérez. “Nuestros mejores deseos para que recuperemos la normalidad en este año nuevo 2021 y podamos compartir juntos muchos éxitos”. Zidane destacó: “Sabemos que son tiempos complicados y debemos estar más unidos que nunca”. Y Laso mostró su agradecimiento: “Gracias a todos los que estáis ayudando para ganar este partido tan duro”.

Marcelo y Ramos, como capitanes de la primera plantilla, pusieron su mejor sonrisa. Sergio Ramos dijo: “Todos juntos lo vamos a sacar adelante luchando como siempre lo hemos hecho”. Marcelo, segundo capitán del equipo de fútbol, afirmó: “Para que la tranquilidad y la salud nos acompañen siempre”.

El capitán de la plantilla de baloncesto, Felipe Reyes, envió un mensaje de ánimo: “Nuestro apoyo a todas las familias y a todos aquellos que más lo necesitan en estos momentos”. Y Llull concluyó: “Nunca nos rendimos y nada va a detener nuestra ilusión”.

 

 

 

 

El proyecto egoísta de la Superliga

Al conocer el alegato de Florentino contra el actual modelo del fútbol miré la evolución del presupuesto del Madrid en este siglo. En la 99-00 fue de 118 M€; en la 19-20, de 821. No es el retrato de una industria en crisis. (La pandemia penalizó el último en 108 M€ y obliga a un cálculo austero para el próximo, pero eso nada tiene que ver con el modelo). Otra cosa es que a los clubes más ricos les parezca poco lo mucho que crecen porque son incapaces de moderar las demandas de sus superestrellas y hayan decidido apostar por empobrecer las ligas nacionales a fin de rebañar más dinero para su club exclusivo de supereuropeos.

Si esto sale adelante tendremos una Superliga a cambio de la Champions. ¿Será mejor? Lo dudo. Lo seguro es que el plan incluye abaratar las ligas nacionales para que el grueso del dinero que los aficionados gastan en fútbol se canalice hacia la Superliga. Jugarán las ligas nacionales con los reservas. Les dará igual el puesto, ya que serán propietarios-fundadores de su ‘superplaza supereuropea’. El Madrid mandaría así a San Mamés, o el Barça a Mestalla, un equipo del tenor del que mandan en la Copa a Ponferrada o a Villanueva de la Serena. Y hasta es posible que sigan ganando ligas con su equipo B, ya que la brecha con el resto se agrandará.

Un planteamiento egoísta, propio, eso sí, de este tiempo de marcha atrás en la Historia en el que cada vez menos gente se queda con más cosas. El fútbol en su conjunto perderá, aparte de que se desencadenará una inquina peligrosa entre la UEFA, que se vería despojada de su Champions, y la FIFA, complotada con los conspiradores. Hace años, un hombre sabio de un club grande me dijo: “Un montón de gente nos calentamos cada día la cabeza para que cada estrella tenga en su garaje seis Lamborghinis en lugar de cinco”. Bueno, pues en eso siguen. Ahora idean sacrificar las ligas nacionales en el altar de esos insaciables semidioses del balón.

El nuevo Bernabéu asegura unos ingresos de 1.000 millones

Para no distorsionar las cuentas que se presentan a los socios (comparativamente con las del año anterior) el club no ha incluido el préstamo por el estadio, que es reflejado aparte, en el informe económico. De cualquier manera, sólo ha tomado hasta ahora 100 de los 570 millones que pidió para la reforma. Otros 270 millones serán tomados en el próximo mes de julio y los últimos 200 en julio de 2022. Poco después de esa fecha las obras ya deberían estar a punto de acabar. “En 2022 el estadio estará terminado”, aseguró Florentino a los socios en la Asamblea del domingo. En el mejor de los escenarios, sin pandemia y con el nuevo estadio a pleno rendimiento, el club tiene la previsión de aumentar sus ingresos en cerca de 200 millones de euros, según informa ABC. Pero para ello, publica el diario, el Madrid planea pedir un nuevo crédito realacionado con las obras de unos 160 millones adicionales…

Cabe recordar las condiciones del crédito que el Real Madrid pidió para el estadio: 575 millones de euros a un plazo de 30 años y un interés fijo de 2,5%, lo que supondrá un coste total de la obra (incluyendo los intereses) de 796,5 millones de euros. “El préstamo incluye, además”, informó el club cuando se firmó el acuerdo, en abril de 2019, “tres años de carencia de amortización del principal, lo que hará que el Real Madrid pague una cuota anual fija de 29,5 millones de euros, a partir del 30 de julio de 2023 y hasta su vencimiento el 30 de julio de 2049”.

Por un lado la obra ha coincidido con la crisis por la pandemia, pero por otro esto ha provocado, por la ausencia de público en los estadios, que se pueda agilizar para, al menos, cumplir los plazos y abaratar costes.

El Madrid estima que la pandemia ha reducido en 300 millones los ingresos que debería tener la esta temporada (se han quedado en 617 en el presupuesto que se aprobó el pasado domingo. Con el nuevo estadio, que será una especie de centro multiusos (conciertos, ferias… más allá de los espacios comerciales y de restauración) y sin pandemia, los ingresos deben superar los 1.000 millones.