Ceferin contraataca

La UEFA no entierra el hacha de guerra. Apenas unas horas después de que el Tribunal de Madrid le obligara a anular las sanciones a los clubes fundadores de la Superliga y a anunciarlo en su página web, el máximo organismo pasó al contraataque y comunicó mediante una nueva nota que ha presentado alegaciones formales por la decisión y que pondrá un recurso formal ante un tribunal superior, la Audiencia Provincial de Madrid (Tribunal de Apelación). 

Asimismo, ha presentado una moción para la recusación del juez que preside el procedimiento actual, ya que cree que hay irregularidades significativas en este procedimiento. Según la UEFA, ellos siempre han actuado de buena fe ante el Tribunal de Madrid. Esto dice exactamente el comunicado:

Tras su anuncio de ayer sobre el proyecto de la llamada ‘Superliga’ y las respectivas medidas de cumplimiento que la UEFA ha tomado, la UEFA reafirma su opinión de que siempre ha actuado de acuerdo no sólo con sus Estatutos y Reglamentos, sino también con la legislación de la UE, el Convenio Europeo de Derechos Humanos y la legislación suiza en relación con este proyecto de la llamada ‘Superliga’. La UEFA sigue confiando en su posición -y seguirá defendiéndola- en todas las jurisdicciones pertinentes.

La UEFA siempre ha actuado de buena fe a lo largo de los procedimientos pendientes ante un Tribunal de Madrid. En consecuencia – y a pesar de que la UEFA no reconoce la jurisdicción del Tribunal de Madrid y cree firmemente que siempre ha actuado en pleno cumplimiento de los procedimientos pendientes – la UEFA ha presentado hoy alegaciones formales al Tribunal de Madrid evidenciando su continuo cumplimiento de las órdenes.

Además, la UEFA ha presentado una moción para la recusación del juez que preside el procedimiento actual, ya que cree que hay irregularidades significativas en este procedimiento. En línea con la ley española – y en el interés fundamental de la justicia – la UEFA espera que el juez en cuestión se aparte inmediatamente hasta que se considere esta moción de forma completa y adecuada.

Además, la UEFA también presentará un recurso formal ante un tribunal superior, la Audiencia Provincial de Madrid (Tribunal de Apelación). La UEFA continuará tomando todas las medidas necesarias, en estricta conformidad con la legislación nacional y de la UE, con el fin de defender sus intereses y – lo que es más importante – los de sus miembros y todas las partes interesadas en el fútbol.

Ceferin acata sobre la bocina y anula la sanción a la Superliga

La UEFA ha acatado sobre la bocina la orden del juez español Ruiz de Lara de anular todas las sanciones contra los fundadores de la Superliga. Lo hace en el límite del plazo legal otorgado por el Magistrado del Juzgado 17 de Madrid, que preparaba la fiscalización de Ceferin por desobediencia. Al comunicado de la UEFA seguirá la publicación en su página web oficial del acatamiento del auto judicial y la anulación de cualquier castigo o represalia contra Real Madrid, Barcelona y Juventus. Además, la UEFA tendrá que anular las multas que impuso al resto de los clubes que iniciaron el proyecto: Manchester City, Manchester United, Chelsea, Liverpool, Arsenal, Tottenham, Inter, Milan y Atlético de Madrid.

Este martes vencía el plazo de cinco días que el magistrado titular del Juzgado 17 de Madrid le impuso al presidente de la UEFA a para cumplir con lo ordenado en su auto del pasado 20 de abril. A partir de ese momento, a petición del magistrado español, la Fiscalía le investigaría por desacato. De ahí que haya rectificado.

El pasado 9 de junio, la UEFA comunicó al Real Madrid, Barça y Juventus que “suspendía los procedimientos disciplinarios que se iniciaron por su participación en la Superliga. Ceferin, 48 horas después, se vino arriba y afirmó que esa decisión era “provisional”. El juez esperó hasta la semana pasada para concluir que “el incumplimiento a dicha resolución judicial (el auto del 20 de abril) se pone aún más de manifiesto cuando de forma expresa por altos dirigentes de UEFA se ha anunciado que no ha decaído el procedimiento disciplinario y que las medidas sancionadoras anunciadas podrían llevarse a cabo en cuanto se levante la suspensión”. Es decir, que el juez pide la anulación total de todos los procedimientos sancionadores y no sólo su suspensión arbitraria. Esta es la razón por la que está a punto de trasladar el expediente a la Fiscalía para que impute a Ceferin por rebeldía y desobediencia una vez que se ha cumplido el plazo para que revoque los sumarios disciplinarios a los que ha dado curso la UEFA.

Manuel Ruiz de Lara ya advirtió en su último auto que la UEFA “actúa al margen del Estado de derecho, en abierta promoción de prácticas que comprometen el principio de libre competencia en el mercado relevante de organización de competiciones de fútbol profesional en la Unión Europea” y acusó a su presidente de “voluntad obstaculizadora tendente a consolidar prácticas anticompetitivas” y a la organización que preside de urdir “una estrategia rebelde tendente a frustrar el cumplimiento de las resoluciones judiciales en aras de hacer efectivo el peligro de mora procesal que se pretende enervar con la adopción de medidas cautelares”.

Por otra parte, Ruiz de Lara ha citado el próximo viernes en su Juzgado a los litigantes, la UEFA y sus Ligas y Federaciones asociadas por una parte, y la Superliga y sus socios por la otra, para un turno de alegaciones que, en todo caso, le permitirían seguir al frente del proceso aunque fuera destinado a otra sede judicial. Mientras, la Curia Europea sigue recabando información entre los 27 miembros de la Unión Europea antes de que el Tribunal de Luxemburgo emita su sentencia sobre la cuestión prejudicial planteada por el magistrado español y que resumen en fijar si la UEFA disfruta de un monopolio en la organización del fútbol europeo porque el abuso de posición dominante en cualquier área y en cualquier territorio de la UE está expresamente prohibido por las Leyes comunitarias.

El juez se harta de UEFA y fiscaliza a Ceferin por rebelde

El presidente de la UEFA está a pocas horas de ser imputado por un presunto delito de desobediencia después de que aún no haya cumplido la orden judicial de anular las sanciones a los clubes fundadores de la Superliga y de haberlo anunciado públicamente en su página web, como le ha ordenado el juez. Según las fuentes consultadas por AS, la Justicia caerá sobre Ceferin si insiste en mantener el pulso contra el juez más allá de la medianoche de hoy.

Este martes vence el plazo de cinco días que el magistrado titular del Juzgado 17 de Madrid le impuso a para cumplir con lo ordenado en su auto del pasado 20 de abril y, aunque es posible que el juez Ruiz de Lara le conceda un nuevo plazo a Ceferin por la vía del requerimiento de urgencia, no es fácil que lo haga porque la carta remitida por la UEFA a sus 55 fedraciones asociadas hace pensar que insistirá en obviar el requerimiento judicial. A partir de ese momento, a petición del magistrado español, la Fiscalía le investigará por desacato, lo que podría llevarle al banquillo.

El pasado 9 de junio, la UEFA comunicó al Real Madrid, Barça y Juventus que “suspendía los procedimientos disciplinarios que se iniciaron por su participación en la Superliga. Ceferin, 48 horas después, se vino arriba y afirmó que esa decisión era “provisional”. El juez esperó hasta la semana pasada para concluir que “el incumplimiento a dicha resolución judicial (el auto del 20 de abril) se pone aún más de manifiesto cuando de forma expresa por altos dirigentes de UEFA se ha anunciado que no ha decaído el procedimiento disciplinario y que las medidas sancionadoras anunciadas podrían llevarse a cabo en cuanto se levante la suspensión”. Es decir, que el juez pide la anulación total de todos los procedimientos sancionadores y no sólo su suspensión arbitraria. Esta es la razón por la que está a punto de trasladar el expediente a la Fiscalía para que impute a Ceferin por rebeldía y desobediencia una vez que se ha cumplido el plazo para que revoque los sumarios disciplinarios a los que ha dado curso la UEFA.

Manuel Ruiz de Lara ya advirtió en su último auto que la UEFA “actúa al margen del Estado de derecho, en abierta promoción de prácticas que comprometen el principio de libre competencia en el mercado relevante de organización de competiciones de fútbol profesional en la Unión Europea” y acusó a su presidente de “voluntad obstaculizadora tendente a consolidar prácticas anticompetitivas” y a la organización que preside de urdir “una estrategia rebelde tendente a frustrar el cumplimiento de las resoluciones judiciales en aras de hacer efectivo el peligro de mora procesal que se pretende enervar con la adopción de medidas cautelares”.

Por otra parte, Ruiz de Lara ha citado el próximo viernes en su Juzgado a los litigantes, la UEFA y sus Ligas y Federaciones asociadas por una parte, y la Superliga y sus socios por la otra, para un turno de alegaciones que, en todo caso, le permitirían seguir al frente del proceso aunque fuera destinado a otra sede judicial. Mientras, la Curia Europea sigue recabando información entre los 27 miembros de la Unión Europea antes de que el Tribunal de Luxemburgo emita su sentencia sobre la cuestión prejudicial planteada por el magistrado español y que resumen en fijar si la UEFA disfruta de un monopolio en la organización del fútbol europeo porque el abuso de posición dominante en cualquier área y en cualquier territorio de la UE está expresamente prohibido por las Leyes comunitarias.

El juez de la Superliga apunta a Ceferin por desobediencia

El juez Manuel Ruiz de Lara ha dado un plazo de cinco días a la UEFA para que anule las sanciones contra los clubes fundadores de la Superliga y lo constate así en la web oficial de la organización o procesará a Ceferin por un delito de desobediencia.

En un durísimo auto, el Magistrado titular del juzgado 17 de Madrid sitúa a UEFA “al margen del Estado de Derecho, en abierta promoción de prácticas que comprometen el principio de libre competencia en el mercado relevante de organización de competiciones de fútbol profesional en la Unión Europea”.

Ruiz De Lara certifica que la “Union des Associations Européennes de Football (UEFA) no ha probado en modo alguno que haya procedido a anular los procedimientos disciplinarios abiertos a Real Madrid Club de fútbol, Fútbol Club Barcelona y Juventus de Turín” y por ello advierte seriamente a la UEFA por mantener “una voluntad obstaculizadora tendente a consolidar prácticas anticompetitivas. La pasividad y omisión en torno a las medidas cautelares adoptadas y respecto a los requerimientos efectuados no vienen sino a certificar por parte de UEFA una estrategia rebelde tendente a frustar el cumplimiento de las resoluciones judiciales en aras de hacer efectivo el peligro de mora procesal que se pretende enervar con la adopción de medidas cautelares”.