Golden Shoe: Lewandowski übernimmt Platz 1 – Schick untermauert Rang vier

In der Vorsaison gewann Robert Lewandowski den “Golden Shoe” als Europas bester Torjäger, der Bayern-Stürmer ist auf dem besten Weg, die Trophäe erneut zu holen.

Tor Nummer drei in Köln: Robert Lewandowski. 

Tor Nummer drei in Köln: Robert Lewandowski. 

imago images/Team 2

Der Vorjahressieger ist wieder die Nummer eins beim Goldenen Schuh. Denn Robert Lewandowski hat mit seinem Dreierpack beim 4:0 des FC Bayern beim 1. FC Köln nicht nur die Marke von 300 Bundesliga-Toren geknackt, sondern auch wieder Platz eins im Ranking übernommen. Schon 23 Saisontore, 46 Punkte – der Pole, der am Montag erneut zum FIFA-Weltfußballer gekürt wurde, knipst weiter am Fließband und ist auf dem besten Weg, erneut der Toptorjäger Europas zu werden.

Ohi Omoijuanfo ist mit 27 Toren und daraus resultierenden 40,5 Punkten auf Rang zwei zurückgefallen, an Lewandowski wird er nicht mehr weiter heranrücken. Der Norweger kann seine Bilanz nicht mehr verbessern, da er seine Tore für Molde in der norwegischen Liga erzielte, die ihre Saison im Kalenderjahr austrägt und daher abgeschlossen ist. Das gilt auch für den drittplatzierten Thomas Lehne Olsen von Lilleström SK.  

Schick alleiniger Vierter

Dem sitzt Leverkusens Patrik Schick im Nacken, der beim 2:1 im Derby in Mönchengladbach den Treffer zum zwischenzeitlichen 2:0 beisteuerte – sein 18. Saisontor. Karim Benzema war mit Real Madrid in der Supercopa erfolgreich im Einsatz, das Torkonto in La Liga blieb daher bei 17 stehen.   

2020 war Ciro Immobile beim Golden Shoe die Nummer eins, im aktuellen Ranking hat er mit seinen zwei Toren beim 3:0-Sieg von Lazio Rom bei US Salernitana auf Benzema und Dusan Vlahovic (AC Florenz) mit nun 17 Toren (34 Punkten) zu Rang fünf aufgeschlossen. Zurückgekehrt in die Top 10 ist Erling Haaland von Borussia Dortmund, der beim 5:1 im Verfolgerduell gegen den SC Freiburg seine Tore 14 und 15 markierte. Anthony Modeste ging gegen die Bayern leer aus und bleibt bei zwölf Toren hängen.

Golden Shoe 2021/22 (Stand: 18.01.2022)

Platz Spieler Verein Tore Faktor Punktzahl

1 Robert Lewandowski Bayern München 23 2 46

2 Ohi Omoijuanfo Molde FK 27 1,5 40,5

3 Thomas Lehne Olsen Lilleström SK 26 1,5 39

4 Patrik Schick Bayer Leverkusen 18 2 36

5 Karim Benzema Real Madrid 17 2 34

Dusan Vlahovic AC Florenz 17 2 34

Ciro Immobile Lazio Rom 17 2 34

8 Veton Berisha Viking Stavanger 22 1,5 33

9 Mohamed Salah FC Liverpool 16 2 32

10 Erling Haaland Borussia Dortmund 15 2 30

11 Ricardo Jorge Gomes Partizan Belgrad 18 1,5 27

Mikkel Dahl Havnar Boltfelag 27 1 27

13 Michael Frey Royal Antwerp FC 17 1,5 25,5

14 Giovanni Simeone Hellas Verona 12 2 24

Jonathan David Lille OSC 12 2 24

Anthony Modeste 1. FC Köln 12 2 24

Vinicius Junior Real Madrid 12 2 24

Wissam Ben Yedder AS Moncao 12 2 24

Deniz Undav Union Saint-Gilloise 16 1,5 24

20 Eirik Botheim Bodö/Glimt 15 1,5 22,5

21 Juanmi Real Betis 11 2 22

Lautaro Martinez Inter Mailand 11 2 22

23 Karim Adeyemi RB Salzburg 14 1,5 21

Josip Drmic HNK Rijeka 14 1,5 21

Arthur Cabral FC Basel 14 1,5 21

Artem Dovbyk SK Dnipro-1 14 1,5 21

Darwin Nunez Benfica Lissabon 14 1,5 21

Georgie Kelly Bohemian FC Dublin 21 1 21

29 Iago Aspas Celta Vigo 10 2 20

Diogo Jota FC Liverpool 10 2 20

Joselu Deportivo Alaves 10 2 20

Ludovic Ajorque Racing Straßburg 10 2 20

Raul de Tomas Espanyol Barcelona 10 2 20

Domenico Berardi Sassuolo 10 2 20

Kylian Mbappe PSG 10 2 20

Martin Terrier Stade Rennes 10 2 20

Gaëtan Laborde Stade Rennes 10 2 20

Henri Anier Paide Linnameeskond 20 1 20

39 Gamid Agalarov FK Ufa 13 1,5 19,5

Marko Livaja Hajduk Split 13 1,5 19,5

Shamar Nicholson RSC Charleroi 13 1,5 19,5

Luis Fernando Diaz FC Porto 13 1,5 19,5

43 Beto Portimonense/Udine 2 / 8 1,5 / 2 19

Zakaria Beglarishvili Levadia Tallinn 19 1 19

Dembo Darboe Schachtar Saligorsk 19 1 19

Rauno Sappinen Flora Tallinn 19 1 19

Jay Donnelly Glentoran FC 19 1 19

48 Taiwo Awoniyi Union Berlin 9 2 18

Mohamed Bayo Cleremont 9 2 18

Serge Gnabry Bayern München 9 2 18

Joao Pedro Cagliari Calcio 9 2 18

Jamie Vardy Leicester City 9 2 18

Duvan Zapata Atalanta Bergamo 9 2 18

Amine Gouiri Nizza 9 2 18

Christopher Nkunku RB Leipzig 9 2 18

Gianluca Scamacca Sassuolo 9 2 18

Aleksandar Katai Roter Stern Belgrad 12 1,5 18

Ebere Onuacho KRC Genk 12 1,5 18

Dante Vanzeir Union Saint-Gilloise 12 1,5 18

Jelle Vossen Zulte Waregem 12 1,5 18

Sebastien Haller Ajax Amsterdam 12 1,5 18

Jasmin Kurtic PAOK Saloniki 12 1,5 18

Aleksandar Pesic Fatih Karagümrük 12 1,5 18

Pall Klettskaro KI 18 1 18

Andrey Solovey FC Gomel 18 1 18

Erklärung: Die Tore von Spielern aus Ligen in den Top 5 der UEFA-5-Jahreswertung werden mit dem Faktor 2, Tore von Spielen aus Ligen auf den Plätzen 6 bis 22 mit dem Faktor 1,5 multipliziert. Alle anderen Spieler erhalten für ihre Tore keinen Bonus. Tore aus Play-off-Spielen einer Liga zählen nicht. Spieler, die zwischen Ligen, die nach dem Kalenderjahr spielen, und Ligen, die nicht nach dem Kalenderjahr spielen, wechseln, können ihre Punkte nicht mitnehmen.

Un Madrid supercampeón

Ancelotti ya tiene su primer título de su segunda etapa, el de menor tamaño, pero por algún lado hay que empezar. El Madrid salió supercampeón de Arabia sin desenfundar a Vinicius ni Benzema, con un juego más inteligente que bonito, con el pulsómetro en la mano, como recomienda la edad de sus jugadores principales. El más importante, Modric, un MVP que rejuvence cada día mejor. El equipo de Ancelotti supo adaptarse al partido de baja actividad que le propuso el Athletic para demostrar que también en ese terreno, en el que se piensa mucho y se corre poco, es mejor equipo.

Hace falta mucho combustible para jugar en el Athletic, cuyo plan deja exhausto desde el primer vistazo. Coge la mochila para irse a presionar al área adversaria y si no cuela (el Madrid tiene centrocampistas muy expertos en saltar todo tipo de fronteras), se repliega a toda mecha en operación acordeón para achicar espacios. Y cuando roba atrás, suelta otra vez a los galgos. Y así una y otra vez. La cosa anda entre apretar el culo atrás y estirar las piernas delante. Una paliza no siempre bien pagada. La endogamia autoimpuesta que reduce al mínimo su mercado le obliga a ese juego extremo. También San Mamés, aunque a 6.000 kilómetros de La Catedral y con Arabia vestida exageradamente de blanco cuesta más. Se demostró en Riad.

Con todo, paró la primera acometida del Madrid, obligado por la historia, pasada y reciente, a ocupar el centro del escenario. Marcelino sacrificó a Nico Williams para que Berenguer doblase, con De Marcos, la vigilancia sobre Vinicius. El flanco derecho no quedó tan protegido y por ahí se coló Rodrygo, el último en llegar y que presume que está ante una gran oportunidad. Sus condiciones están muy por encima de su atrevimiento, pero tuvo uno de sus días más proactivos. No anda lejos de Vinicius en velocidad, pero le tiene más miedo a meter la pata. No todos son capaces de aguantar tan bien las tormentas del día después.

Siempre Modric

El Madrid fue lo que dice la Liga en tres cuartos de campo: no cayó en emboscadas, minimizó pérdidas, abrió bien el juego y le dio cierto aire a la circulación. El último tramo fue otra cosa. Reconozcamos que no hay nada más difícil en el fútbol que abrir una caja fuerte, pero al equipo le ha cogido falto de costumbre. Lleva demasiado partidos corriendo y le cuesta pararse a pensar.

Todas sus primeras ocasiones tuvieron un tono menor: un disparo lejano de Benzema, un cabezazo forzadísimo de Militao tras salida a por uvas de Unai Simón, y dos intentos sin verdadero peligro de Casemiro, resueltos ambos fotogénicamente por el meta del Athletic. Unai Simón es un portero cambiante, con paradas imposibles o errores como el de semifinales, en que el cabezazo de João Félix corrió tan lento que puede hablarse de un gol a plazos.

El equipo de Marcelino no llegó a tanto. Desactivado Muniain por Lucas Vázquez, buscó a Iñaki Williams, al que pagan a una miseria el kilómetro recorrido, y le prestó poco auxilio. Demasiado trabajo para un solo futbolista, por muy tragamillas que sea. El resto se aplicó en la resistencia a la espera de que el balón parado fuese su ángel de la guarda. Sucedió lo contrario. En plena encalmada Rodrygo trazó una diagonal desde la derecha, se llevó pegados a cuatro jugadores del Athletic y acabó abriéndole un hueco a Modric, que metió una rosca de derecha imparable. Dos remates similares, aunque con la izquierda, los mandó al larguero ante Getafe y Valencia. Esta vez le bastó con corregir medio metro el punto de mira. El mismo medio metro que, a la baja, le hubiera dado el empate a Sancet, otro con pies de bailarín en el área. Ahí tiene el Athletic delantero para años.

Benzema, la bestia negra

Anulado el plan A, Marcelino no esperó para activar el B: juntar a los Williams, apellido de sagas. Antes de probar la efectividad del cambio el Madrid había doblado su ventaja. Yeray abrió en exceso los brazos para interceptar un remate de Benzema. Se le escapó a Soto, pero le pilló el VAR. El francés agrandó su condición de ogro del Athletic con una perfecta transformación del penalti. El Athletic había reclamado otro en la primera mitad, pero Alaba tenía la mano apoyada en el suelo, causa de exención por vía reglamentaria.

El 0-2 obligó a una segunda sacudida del Athletic, con tres cambios más. Uno de ellos, Raúl García, que tiene al Madrid entre ceja y ceja. Un par de ocasiones, la mejor un remate del navarro, advirtieron a Ancelotti de que aún quedaba algo por hacer y bajó aún más el volumen del partido, con Valverde en lugar de Rodrygo. Luego entraría Marcelo, para celebrar sobre el campo su título número 23. No tendrá mejor partido homenaje.

El Athletic estuvo digno hasta el final. Vencido y agotado, obligó al Madrid a ganarse la Copa hasta el último suspiro. Mandó balones al área, ese territorio en el que hace tiempo que no están Urzaiz ni Aduriz, a mayor gloria de Militao y Alaba. También forzó córners, aquellos que sonaron a música celestial ante el Atlético, y falló un penalti (con el bono de la roja a Militao, por una mano tan clara como la de Yeray), detenido con un pie de oro por Courtois a Raúl García. Y ya solo sonó una balada triste de trompeta.

Cambios

Nico Williams (45′, Berenguer), Raúl García (57′, O. Sancet), Vesga (57′, Oier Zarraga), Yuri (57′, Balenziaga), Federico Valverde (63′, Rodrygo), Nico Serrano (80′, Muniain), Marcelo (85′, Vinicius Junior), Nacho (90′, Lucas Vázquez)

Goles

0-1, 37′: Modric, 0-2, 51′: Benzema

Tarjetas

Arbitro: César Soto Grado
Arbitro VAR: David Medié Jiménez
Dani García (76′,Amarilla) Eder Militao (86′,Roja) Yeray (89′,Amarilla

Erster Titel nach Ancelottis Rückkehr: Real Madrid gewinnt Supercopa in Saudi-Arabien

Real Madrid hat sich den ersten Titel seit der Rückkehr von Trainer Carlo Ancelotti gesichert: Die Königlichen setzten sich im Finale der spanischen Supercopa in Saudi-Arabien mit 2:0 gegen Titelverteidiger Athletic Bilbao durch.

Sicher vom Elfmeterpunkt: Karim Benzema.

Sicher vom Elfmeterpunkt: Karim Benzema.

AFP via Getty Images

Mit einer auf drei Positionen veränderten Startelf im Vergleich zum 3:2-Erfolg nach Verlängerung im spektakulären Halbfinal-Clasico gegen den FC Barcelona ging Real Madrid in Riad das Supercopa-Finale gegen Titelverteidiger Athletic an, der sich zuvor gegen Meister Atletico durchgesetzt hatte. Neben Alaba und Vazquez war auch Rodrygo neu im Team. Und der Brasilianer war maßgeblich am Führungstreffer beteiligt. Mit Tempo zog er über rechts in den Strafraum und legte für Modric auf, der den Ball sehenswert ins Tor zirkelte (38.). Die verdiente Führung für den Rekordmeister, der sich gegen die gewohnt gut gestaffelte Athletic-Abwehr zuvor trotz Überlegenheit schwergetan hatte.

Harter Handelfmeter bringt Real endgültig auf Kurs 

Nach dem Wechsel spielte dann der VAR eine wichtige Rolle: Bei einem Abschluss von der Strafraumgrenze traf Benzema den Ball nicht richtig und schoss sich selbst gegen das Standbein. Von dort segelte der Ball hoch an den Arm von Yeray, der den Schuss hatte blocken wollen, und von dort zur Ecke, die Kroos (wie gewohnt in der Startelf) bereits ausführen wollte – als sich der VAR einschaltete. Der Schiedsrichter schaute sich die Szene an und entschied auf Handelfmeter. Eine sehr harte Entscheidung. Benzema war es egal, er traf souverän ins linke Eck und erhöhte auf 2:0 (52.).

In der Folge hatten die Königlichen alles im Griff. Bilbao kämpfte zwar aufopferungsvoll, wurde aber zu selten gefährlich. Die große Chance zum Anschlusstreffer bot sich Athletic kurz vor Schluss aber doch noch: Raul Garcia köpfte Eder Militao den Ball nach einer Flanke im Strafraum an den Arm. Wieder wurde der Videobeweis bemüht, wieder gab es Elfmeter. Diesmal obendrauf sogar noch Rot für den Real-Verteidiger, was ebenfalls überaus hart erschien.

Tore und Karten

0:1
Modric (38′)

0:2
Benzema (52′, Elfmeter)

Tore und Karten

0:1
Modric (38′)

0:2
Benzema (52′, Elfmeter)

Athletic Bilbao

Dani Garcia (77. ), Yeray (90. )

Real Madrid

Eder Militao (87. )


Athletic Bilbao

Bilbao


Athletic Bilbao

Bilbao

Aufstellung

Einwechslungen

Reservebank

Trainer:

Garcia Toral


Real Madrid

Real Madrid


Real Madrid

Real Madrid

Aufstellung

Einwechslungen

Reservebank

Trainer:

Schiedsrichter-Team

Cesar Soto Grado
Spanien

Schiedsrichter-Team

Cesar Soto Grado
Spanien

Spielinfo


Stadion

King Fahd

Spielinfo


Anstoß

16.01.2022, 19:30 Uhr


Stadion

King Fahd Riad

Spannung kam trotzdem nicht mehr auf: Courtois parierte den mittig getretenen Elfmeter von Raul Garcia per Fußabwehr (89.). Wenig später war der erste Titel für Real Madrid seit der Rückkehr von Trainer Carlo Ancelotti im vergangenen Sommer unter Dach und Fach. Es soll nicht der letzte bleiben für den spanischen Rekordmeister, der in La Liga an der Tabellenspitze liegt und im Champions-League-Achtelfinale in einem Monat auf Paris St. Germain trifft.

Violines o trompeta en Riad

Print

Al Madrid le resulta fácil creer. Mira la tabla, sus marcadores de la temporada y a Benzema y Vinicius y lo tiene casi hecho (sigue el partido en directo en As.com). Al Athletic le cuesta más, pero también dispone de argumentos para defender su título de Supercopa en Riad: una magnífica camada de cachorros, dos derrotas por un tubular ante este Supermadrid en el último mes y medio, su competitividad en torneos al esprint y su capacidad para superar las adversidades. La final de Copa de 1958, última entre ambos, es su espejo. Dirigido por Baltasar Albeniz la jugó en el Bernabéu y ante un Madrid campeón de Europa y de Liga que le había goleado en Chamartín (6-0, con un gol de Marsal del que se habló durante años) y ganado también en San Mamés (0-2). El Athletic se impondría en la final (2-0) y su presidente de entonces, Enrique Guzmán, dejaría una frase para la historia: “Con once aldeanos les pasamos por la piedra”.

Hoy son otros los aldeanos, pero el Athletic mantiene su estatus de irreductible aldea gala del fútbol mundial con enorme decoro. Y la camada de cachorros promete. Para muchos, será la mejor en décadas. Doce de sus futbolistas son menores de 25 años y algunos han dado el salto: Vencedor, mediocentro insustituible que no pudo ni viajar por lesión; Vivian, central para años; Sancet, segundo goleador del equipo; Nico Williams, al que se augura un futuro aún mejor que el de su hermano; Nico Serrano, el genio que viene… Todos dirigidos por Marcelino, entrenador eficacísimo en esfuerzos cortos. Llegó hace un año, tomó al equipo décimo, lo dejó en el mismo lugar a final de curso y ahora es noveno. Por ahí no ha habido mejora, pero en ese plazo ha metido al equipo en tres finales (dos de Supercopa y una de Copa) y heredó otra (la de la Copa del Rey ante la Real a la que llegó Garitano y hubo de disputarse un año después).

El balón parado

Al Madrid le planteará el partido que menos le gusta. Será un equipo que espera ante otro al que le gusta esperar con un dibujo inamovible (4-4-2) y transparente en sus objetivos. Defiende mucho (con 17 goles es el segundo equipo menos vulnerable de la Liga), juega al espacio (nadie contragolpea más, aunque anda cerca de la cola en la culminación con disparo), presiona arriba, sabe vivir de espaldas a la pelota (no llega al 48% de la posesión) y resulta demoledor a balón parado (es el que más goles marca y menos encaja en LaLiga). Bien lo sabe el Atlético, que mordió ese anzuelo.

<figure id="sumario_1|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2022/01/15/primera/1642269337_931348_1642269902_sumario_grande.jpg', '976', '738', 'Los hermanos Williams, durante el último entrenamiento del Athletic. / JAVIER GANDUL’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-21.692307692308″>

Los hermanos Williams, durante el último entrenamiento del Athletic.
JAVIER GANDUL

El once de Marcelino, que en seis duelos no le ha ganado a Ancelotti, no cambiará demasiado respecto al jueves. Una de las dudas es si repetirá con Berenguer, que no ha marcado un gol en toda la temporada, o se decidirá por Nico Williams, autor de tres tantos en los últimos tres partidos. La otra, si Yuri, que ante el Atlético jugó sus primeros minutos de la temporada, le quitará la plaza a Balenziaga. Todo bajo la tutela de Munian, quizá en el mejor momento de su carrera: dos goles, seis asistencias y participación en un 60% de los tantos del equipo (Benzema está en el 62% y Vinicius en el 53%).

El factor Karim

Un buen Athletic azotado durante 13 años por Benzema. A nadie le ha metido más goles el francés, 17, nueve de ellos en los últimos tres años, tres en esta misma temporada. Es decir, que la cosa va a más, como va a más la carrera del jugador cuando su edad debería indicar lo contrario. “Me he convertido en el nueve que siempre quise ser”. Lleva 23 goles en el curso y todo el Athletic, 24. El temor está justificado.

<figure id="sumario_2|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2022/01/15/primera/1642269337_931348_1642270076_sumario_grande.jpg', '976', '549', 'Benzema, ante el cartel que le reconocía como MVP del partido ante el Barcelona. / Realmadrid.com’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-21.918269230769″>

Benzema, ante el cartel que le reconocía como MVP del partido ante el Barcelona.
Realmadrid.com

El francés liderará el ataque del Madrid, acompañado por Vinicius y por Rodrygo (Asensio no se entrenó ayer), con el centro del campo de cabecera y uno o dos cambios en defensa: Alaba, que lucía un vendaje espectacular en un gemelo, será duda hasta el final, y Lucas Vázquez relevará a Carvajal, baja por COVID. Se han cumplido ya seis años desde que Rafa Benítez le empleara por primera vez como lateral. Había llegado el verano anterior como extremo, pero las bajas en defensa le llevaron hasta ahí. Poco a poco fue desplazando a otros relevos de Carvajal (Arbeloa, Odriozola…) y ahora es casi su puesto principal. Zidane y Ancelotti se sienten seguros con él ahí. Solo un año desde que volvió al Madrid ha jugado menos de 30 partidos.

El segundo Clásico

El COVID ha mantenido en vilo al equipo desde el positivo de Carvajal, pero ha salvado la crisis. En el último partido del año, en San Mamés, faltaron ocho por contagio (más tres por sanción o lesión). Después cayeron Jovic y Vinicius. Para aquel duelo, el Athletic se quedó sin sus dos internacionales, Unai Simón e Iñigo Martínez, por el mismo motivo. Todos estarán hoy listos.

A favor del Athletic está el factor fatiga. Cierto es que cuenta con 24 horas menos de descanso, pero el Madrid carga con una prórroga y seis partidos más. Hasta seis jugadores blancos suman ya más de 2.000 minutos. El más castigado del Athletic, Iñaki Williams, se queda en 1.747.

Athletic y Madrid han jugado 239 partidos en el que es el segundo duelo más repetido en el fútbol español, solo por detrás del Clásico, y han disputado ocho finales, seis ganadas por los bilbaínos. Pero el Madrid es un especialista en los días de la verdad: diez triunfos en sus últimas once finales. Hoy, con sus violines, espera destronar al Athletic, pero la trompeta de Villalibre también está afinada.

Líderes

asistencias

faltas cometidas

faltas recibidas

tarjetas amarillas

balones recuperados

pases por partido

Benzema es el azote

El Athletic tiene motivos para reforzar mañana la vigilancia de sus defensas a Benzema, porque la final es un escenario propicio para el delantero: llega en el mejor momento de su carrera, ante el rival que mejor se le da y en una competición donde suele destacar. El francés tiene esta temporada el mejor promedio goleador de su carrera profesional (23 goles en 26 partidos, hace un tanto cada 96 minutos, 0,88 por duelo) y se enfrenta al rival que históricamente mejor se le ha dado.

El Athletic es el equipo al que más goles le ha marcado Benzema: 17 tantos en 26 encuentros frente al club vasco. Este curso no sólo ha mantenido la buena racha contra los de Marcelino, sino que la ha mejorado: tres goles en los dos partidos de Liga que han disputado (se adelantó el choque de la segunda vuelta, precisamente porque los dos equipos participaban en esta Supercopa de España). Además, Karim también mojó la última vez que los dos clubes se vieron las caras en esta competición, logrando el gol madridista en la derrota ante los bilbaínos el curso pasado en La Rosaleda (1-2). Ante el Granada tiene mejor promedio (0,82 tantos por duelo), aunque ha marcado menos goles (14 en 17 partidos).

En cuanto a sus actuaciones en la Supercopa de España, Benzema suele sentirse cómodo, porque suma cuatro dianas en 10 partidos, con el valor añadido de que tres de ellas (todas excepto la que logró contra el Athletic) han sido frente al Barcelona. A esta edición llega con la espina clavada de que no pudo estar en la última que conquistó el Madrid, porque se perdió la edición de 2020 por culpa de una lesión (Jovic fue titular en la semifinal y la final, ante Valencia y Atlético, respectivamente).

Desde que se marchó Cristiano, Benzema se ha mostrado como un delantero muy efectivo en los metros finales, aunque ese paso al frente en la finalización no le ha impedido mantener sus buenos registros en el juego asociativo: esta temporada ha repartido nueve pases de gol. Un apartado en el que el Athletic no es su rival preferido, pero que también se le da bien: seis asistencias frente a ellos (ante el que más ha repartido es el Barcelona, con diez). En la Supercopa de España suma tres envíos decisivos, todas contra el Barcelona (el último el pasado miércoles).

Benzema se sincera en 'France Football'

Karim Benzema ha sido elegido mejor jugador francés del 2021 por France Football. La prestigiosa revista, que entrega también el Balón de Oro, ha entrevistado al delantero del Real Madrid en su versión del mes de enero, reconociéndole el gran nivel que ha atesorado a lo largo del último año. El internacional francés ha hablado de su gran momento de forma, de la forma en la que concibe el fútbol y también de cómo ha asumido el liderazgo del Real Madrid tras la marcha de Cristiano Ronaldo.

Si realmente se le está apreciando justamente ahora: “Hum… Es mejor decir que estoy siendo realmente valorado por bastantes personas. Pero, aparte de las estadísticas, marcando más goles, creo que no ha cambiado mi fútbol. Moverme, generar, dar asistencias, jugar en punta, jugar a un toque… Sé hacerlo desde hace tiempo y siempre lo he hecho. Sigo siendo el mismo jugador”.

Fue criticado por jugar así: “No consumimos el fútbol como antes. No podemos seguir un partido durante 90 minutos. Están las redes sociales. No nos tomamos el tiempo en mirar lo que hace un jugador en el terreno de juego, solamente nos fijamos en el que ha marcado. Y al día siguiente consideramos a este último como el mejor. Esto ya me ha sucedido. No juego un buen partido, marco y soy visto como el mejor. No me gusta este tipo de fútbol, pero en el futuro va a producirse cada vez más así. Se ha convertido el fútbol en un deporte que vemos solo las estadísticas, hay que adaptarse y me adapto bien”.

Si un amante del fútbol puede amar el jugador qué es: “Cuando juego, intento respetar el fútbol. Por ejemplo, no puedo tirar si no tengo ángulo cuando hay un compañero desmarcado. Voy a pasarle el balón. No hay el: “Ah, pero posiblemente voy a marcar”. Cada uno tiene su forma de ver el fútbol, pero intento ir en la buena dirección”.

Hace mejores a sus compañeros: “Por supuesto, intento hacer al resto mejores. Y esto es también respetar al fútbol: Hacer un buen apoyo, el buen pase, si alguien tiene la pelota, no estorbar su espacio y atraer a los defensores, pero sí descartarse para dejarle la libertad. Después, no sé si soy el sal, el pimiento o la pimienta. Un poco de todo”.

Si es consciente de hacer mejores a los demás: “Lo veo en el terreno de juego. Tomamos el ejemplo de Vinicius. Sé que le he aportado. Hay que preguntarle. Ahora mismo, no es el mismo jugador. Él hace lo que debía hacer desde hace tiempo y no puedes reprocharle nada. Es un joven jugador, es bueno. Sé que era capaz de producir bastantes más. Había que decírselo nada más. Entonces, en apenas dos-tres frases en el terreno de juego, en dos-tres movimientos, le muestro las cosas, sobre todo en los últimos 20 metros. Debe tomar las decisiones por sí mismo, centrar para asistir, no por nada, tirar o marcar. Levanta la cabeza. Mirad al de antes, ha puesto todo eso en marcha. Ahora, sí, es Vinicius. Antes, nadie debió decirme eso. Jugaba con los más grandes de pequeño. Debía mirarles y recopilar información más rápido. Aprendí a jugar rápido, con la cabeza. Analizo el juego de mis compañeros. Sé poco a poco que quieren hacer”.

Escudo/Bandera Real Madrid

Un jugador único: “Sí. Podemos decir algo así claramente. No juego como un 9 que se queda en el área pero sabe hacerlo también. No juego como un 9 que solo sabe desmarcarse pero sé hacerlo. Esto es fruto de mucho trabajo. Crecí mirando a Ronaldo, el delantero brasileño, y, para mis ojos, sabía hacerlo todo. Cogí varias cosas de Zidane y Ronaldo, realmente casi todo. Zizou, por ejemplo, sus controles. Sabe cuando hacer un buen pase, un buen regate con clase. Ronaldo, aprendí sobre todo a tomar riesgos, el regate y el gol. Después, no soy como ellos porque se sitúan muy arriba”.

Si sabe lo que va a hacer cuando recibe la pelota: “Sí, es algo obligatorio. En el fútbol actual, no tienes tiempo. Va más rápido que de costumbre. Hay más intensidad en el juego. Si recibes y comienzas a reflexionar uno o dos segundos, ya tienes a dos jugadores o tres adversarios que vienen, es complicado. Ya he pensado lo que quiero hacer y después me digo a mí mismo: “Voy a darle este pase a este jugador y va a hacer este movimiento”. Por eso tengo dos cuerpos de avance. Lo primero que activo es mi cerebro. Cuando recibo el balón, no tengo necesidad de que un compañero me la pida. Aquellos con los que juego lo saben. El balón llega, no es necesario que digas mi nombre. Voy siempre a buscar la mejor cosa para hacer. Amo el fútbol cuando se juega a un toque y es fluido y cuando se toman riesgos a través de los movimientos. El compañero que se encuentra solo, se la pasas. Te la devuelve. Te encuentras solo ante el portero, intentas una finta y se las da a tu compañero. Es el fútbol que amo. Y cada vez que juego, es lo que hago, no pienso cambiar nunca. Es como conducir un Ferrari. El fútbol tiene que ser elegante y bonito”.

Si generar juego le gusta más que definir: “No. Construir y definir son dos cosas distintas. La construcción genera un placer colectivo. Lo encuentras con los movimientos, tocas el balón e, incluso cuando no lo tocas, abres espacios para el resto. El gol aporta una sensación fuerte individualmente e importante colectivamente, come una doble sensación. Entonces, marcar un gol vuelve a ponerte las aceleraciones con el Ferrari. Me encanta hacer jugar, pero sé marcar. En el entrenamiento, hay que meter el balón diez veces a ras del palo y yo lo meto diez veces. Tengo esta oportunidad de amar el juego, de ser un atacante diferente. Pero amo también meter goles. Normalmente, no puedes hacer las dos cosas. Pero a mí me llega”.

“Me encanta hacer jugar, pero sé marcar. Normalmente, no puedes hacer las dos cosas. Pero a mí me llega”.

Su 9 ideal: “Alguien que sabe hacerlo todo, tanto para aportar a su equipo con sus movimientos, pases decisivos y apoyos, como por los goles. El gol que le marqué al Atlético de Madrid (12 diciembre), intento presionar a Koke, pierde la pelota, la recuperamos, Casemiro me la da, y termino la jugada. Esto no puedes hacerlo después durante 90 minutos porque demanda muchos esfuerzos. Entonces, intento repetirlo. Lo hago de cinco a diez minutos por partido”. Le preguntan si es el 9 ideal: “Sí, pero no tiene nada que ver con los otros. Hablo de este rol y del atacante que me gusta. Todos los jugadores disponibles tienen capacidades diferentes. Si mi hijo un día juega al fútbol en la misma posición, me encantaría que jugara de la misma manera que yo. Y no que no sepa marcar un gol”.

Qué reflexiona cuando no tiene la pelota y está alrededor suyo: “Depende de las situaciones. A veces, hablo con los mejores. Presionar está bien, pero hacerlo simplemente por un pase, y después repartir, no está bien. Hay que presionar y moverse por algo. A veces, durante tres minutos, no toco la pelota para analizar lo que pasa, por ver si el defensa va a venir a por mí o me va a liberar el espacio. Tengo necesidad de ello. Si me voy a mover, por ejemplo en la banda izquierda, incluso sin querer recuperar el balón, para ver si el central me sigue. Si no es el caso, después cuando me muevo, sé que no me sigue y podré volver. Si es el caso, sé que podré jugar en uno o dos toques. Tomo información del adversario. Soy como un ordenador. Es la visión”.

Si tiene una inteligencia para el resto: “Puede ser. Intento llegar a ese punto o intentar que mi equipo disfrute. Si voy a un lugar es porque el balón va a pasar ahí. Pienso así desde hace mucho tiempo y no sé si tiene una intención”.

“El fútbol tiene que ser elegante y bonito; como conducir un Ferrari”

Interpretar y jugar distinto a Cristiano Ronaldo: “Es simple. Cuando jugaba en el Real Madrid, marcaba entre 50 y 60 goles por año. Entonces, tú debes adaptarte a esta realidad. Debía moverme para darle ventaja en el campo y generarle espacios porque hacía muy buenos toques en el área rival. Tenía mucha más efectividad que yo en el gol. Le daba asistencias como él me las daba. Cuando se fue, lo que cambió es que era yo el que asumía estas responsabilidades, marcar los goles y dar asistencias al resto de mis compañeros. No juego como Cristiano Ronaldo y él no juega como Benzema. No pasé de teniente a líder. No me preguntaba si tenía que darle todos los balones. Jugaba, pero él metía el doble de goles. Mi juego no se hizo más natural desde que se marchara. No quiero decir que, ahora, todo pasa por mis botas, pero soy yo el que genera y el que finaliza. Creo las ocasiones y las termino. En Lyon, es lo que hacía. Ahora, es lo que hago en el Real Madrid. Cuando Cristiano estaba, era más bien yo el que generaba y él el que marcaba”.

Los jugadores con los que más ha disfrutado jugando: “Cristiano Ronaldo, Juninho, Fred, Özil, Zidane en los entrenamientos también. Jugadores que son técnicos y el fútbol en el que haces un apoyo y el balón te viene, se lo devuelves, vuelven a pasártelo…”.

El 3-2-4-1 en Francia con Mbappé y Griezmann en ataque: “En todo caso, por el momento va bien. Me encuentro en las mejores condiciones. Después, en la selección francesa, durante una semana, no entrenas mucho, hay que recuperarse, pero son buenos jugadores, por lo que todo el mundo sabe hacer movimientos. No es una cuestión de automatismos. Son seis años que no había ido convocado, tenía que adaptarme. No hubo que tomar mucho tiempo. No es un trío. Un trío son tres delanteros en la misma línea. Mbappé y yo estamos más altos, Griezmann juega detrás de nosotros dos. Es él el que está en el primer pase. Debe coger el balón y alimentarnos. No podemos movernos mucho en dónde se encuentra”.

Si intenta ridiculizar a los defensas con los regates: “No juego para eso. Cuando hago un drible, no lo hago para ridiculizar a un defensa. Lo esencial consiste en hacer mi partido, ayudar a mi equipo a ganar. No sigo bastante este tipo de cosas”.

Si cree que puede mejorar: “No. Ahora mismo solo pienso en seguir a este nivel. Todo el mundo dice: “Podrías estar un poco mejor, máquina”. Pero yo no lo veo. Técnicamente, tácticamente, mentalmente, físicamente… Ahora, hay que ganar los trofeos colectivos”.

Benzema, mejor jugador francés de 2021

Karim Benzema es también profeta en su propia tierra. La revista France Football le acaba de nombrar mejor jugador francés de 2021. El delantero del Real Madrid y de la selección francesa ocupará la portada de la reconocida entrevista, que en su anterior número protagonizó Leo Messi, bajo el título ‘El original Balón de Oro’. Hay que recordar que Benzema acabó en el cuarto puesto del Balón de Oro, con 239 puntos, superado por el ganador, Leo Messi, con 613; Lewandowski, que sumó 580; Jorginho, con 460-

El galardón viene acompañado por la citada portada que protagoniza en el próximo número de France Football. Incluye una entrevista en la que el delantero madridista resume así su gran momento: “Me he convertido en el ‘9’ que siempre quise ser”.

Aunque Benzema ya ha recibido este reconocimiento en otras ocasiones, en esta tiene el mérito añadido de haber superado a otras grandes estrellas francesas como Kylian Mbappé o N’Golo Kanté.

A la final con alfileres

Escudo/Bandera Real Madrid

El Real Madrid sale victorioso de unas semifinales heroricas contra el FC Barcelona. El partido adquirió tales tintes de epicidad que algunos de los jugadores se retiraron del campo magullados, con dolencias más propias de héroes de batalla que de futbolistas. El desgaste fue ímprobo y pone a Ancelotti en un aprieto de cara a la final que se disputará en apenas cuatro días. Algunos de sus jugadores más importantes están tocados, y se decidirá en las próximas horas si están para la final o volverán a Madrid antes de tiempo. A esto hay que sumar la lasitud de algunos de sus púpilos, afectados por la falta de descanso en el calendario.

Los casos más preocupantes son los de Karim Benzema y David Alaba. El austriaco ni siquiera se sentó en el banquillo del King Fahd contra el Barça. Una decisión que hizo saltar las alarmas de la afición aunque desde el vestuario blanco afirmaban que se trataban solo de unas molestias y que su ausencia se ajustaba a la política de precaución que está siguiendo el club con este tipo de problemas musculares. De hecho, no descartan que pueda estar en la final. En el caso del francés, se dio un topetazo en el hombro en la prórroga. Se quedó tendido sobre el césped varios minutos y recibió asistencia de los médicos del Madrid. Acabó el partido mostrando gestos de dolor. Tras el mismo, en rueda de prensa, tranquilizó: “Estoy bien, solo ha sido el golpe”. Benzema podrá jugar sin problema, más allá del dolor que le produjo la caída, mientras que el cuerpo técnico también espera que Alaba esté disponible.

No son los únicos con problemas. Militao o Vinicius acabaron con calambres musculares propios de la exigencia del encuentro. No son dolencias graves, pero denotan un cansancio que puede marcar la diferencia en la final. Algo similar ocurre con Dani Carvajal, que fue sustituido antes de la prórroga. El canterano llevaba sin jugar desde el pasado 12 de diciembre y acabó fatigado, con el tren inferior al límite. Sin duda, su aguante y rendiemiento son una buena señal, pero Ancelotti y su cuerpo médico deberán mimarlo si quieren que pueda repetir el esfuerzo el fin de semana.

Casemiro, Kroos y Modric tampoco tienen molestias importantes, pero no cabe duda de que a los tres se les empieza a notar la falta de gasolina. En su caso, Carletto tiene el problema de que no acaba de confiar en sus remplazos. Solo Valverde y Camavinga entran en los planes del italiano, aunque han ido perdiendo relevancia a medida que avanzaba la temporada. Por el contrario, Isco y Ceballos están fuera de la rotación, y aún menos cuentan los chicos del Castilla. Luka tuvo que ser sustituido en el segundo tiempo, mientras que Toni y Case acabaron los 120 minutos.

Hay mucho cansancio, es normal. Vamos a recuperarnos, también Alaba, esperemos. El desgaste ha sido mucho. Ahora toca a recuperar“, informó Ancelotti en rueda de prensa. El italiano, como el resto del equipo, quiere levantar este trofeo. Sin embargo, deben tener cuidado: una mala gestión de los esfuerzos a estar alturas de la temporada puede marcar la diferencia en los meses más importantes.

‘Xavi effect’ starting to be seen at Barcelona, despite El Clasico defeat – Inside Europe

The King Fahd International Stadium played host to an El Clasico thriller last night, with Real Madrid edging bitter rivals Barcelona 3-2 after extra time to reach the final of the Supercopa de Espana.

It proved to be a contest of note for many reasons, not least because of the debut handed to Barcelona recruit Ferran Torres after his registration was confirmed earlier in the week.

Xavi’s side twice came from behind to take the game into extra-time, but Federico Valverde’s 98th-minute effort was enough to see Real Madrid over the line.

Spanish Super Cup

Xavi: Barcelona ‘sad, angry and powerless’ after cup defeat to Real Madrid

6 HOURS AGO

Los Blancos – five points clear at the summit of La Liga, and 17 points ahead of their El Clasico rivals – now have the chance to add another piece of silverware to their collection in 2021/22.

Carlo Ancelotti’s side will face the winner of tonight’s other semi-final between Atletico Madrid and Athletic Bilbao in Riyadh.

We caught up with Eurosport Spain’s Jorge Ordas to understand whether Barcelona are really showing signs of improvement Xavi, and whether Real Madrid should be worried by last night’s display…

Last night’s game was closer than expected, what does this tell us?

The Super Cup was a great opportunity for Barcelona to regain their form. Xavi explained that it was a ‘turning point’ and that’s how they approached the game.

For their part, Real Madrid could not allow a defeat against an ‘inferior’ rival, so both teams gave their best. Hopefully for Spanish football it is the return of a great rivalry between the two giants.

Given the performance, are there signs Xavi is turning things around?

Since Xavi arrived at Barcelona, there has been talk of the ‘Xavi effect’, but no big changes have been seen until now. However, the game against Real Madrid perhaps showed the best of the team.

Luuk de Jong and Ferran Torres in action for Barcelona.

Image credit: Getty Images

Despite the defeat, it could be a good turning point for the team. In addition, players like Pedri or Ansu Fati returned and Ferran [Torres] made his debut. This should improve for Barcelona in the second half of the season

What is missing from Barcelona to get them to Madrid’s level?

For now, Barcelona needs to recognise the change of cycle after the departure of Messi and other great players. They have undergone very big changes in a short time and the economic conditions of the club are not the best either.

If the new youngsters become stars, Barcelona will be able to regain the level of Real Madrid, but if not, it will be difficult to return to the European elite

Should Real be concerned about their performance, particularly defending?

Real Madrid suffered a lot against Barcelona in defence, but it must be kept in mind that the real leader was not there – David Alaba.

Real Madrid defender David Alaba.

Image credit: Getty Images

We must also consider that an important player like Dani Carvajal returned after a long time without playing due to injury. Defence has been a very important factor in the team’s success and it should continue to be important.

Vinicius was in great form, how has he been and how far can he go?

Few expected the growth of Vinícius this season.

His big problem, effectiveness, has been solved, and that has allowed his confidence to grow to enormous limits.

Right now, he is one step away from becoming a top footballer.

On Sunday, in the final, he will have a new opportunity to continue being the team leader along with Karim Benzema.

Equally, Fati was on the scoresheet, How important is he to the rebuild?

Barcelona have introduced young players like Pedri, Gavi and Nico Gonzalez in the last two seasons. But perhaps the greatest is Ansu Fati.

Injuries have definitely prevented him from exploding, but he is an impressive player. If he can finally recover and maintain consistency, he could be called to be the team leader for the next decade.

Football

Barcelona take the positives, Real Madrid take the win – the Warm-Up

8 HOURS AGO

Liga

Xavi hopes Clasico win can be ‘turning point’ for Barcelona

YESTERDAY AT 12:25

Barcelona take the positives, Real Madrid take the win – the Warm-Up

THURSDAY’S BIG STORIES

The Classical

Taken altogether, “Barcelona against Real Madrid” must be four of the most potent, resonant words in all of football. Not even the addition of “in a Supercopa semi-final in the middle of a pandemic and also in Saudi Arabia for some reason” can diminish the sense of occasion.

Transfers

Ousmane Dembele set for PL move – Paper Round

3 HOURS AGO

And the Super Cup got a pretty super game: extra-time, which is nice, and five goals that could easily have been ten were it not for some smart goalkeeping and some frankly miserable finishing. But enough of that for now. Five is more than enough for any game.

Look at the league table, and you’ll see Barcelona down in sixth, a whopping 17 points behind leaders Real Madrid. But on the pitch last night, this looked like a contest between equals. Pedri was assured. Ousmane Dembélé was shimmering and dangerous. And Ansu Fati returned with a goal.

Barcelona’s crisis has, in fact, been a series of interrelated crises, all tangled up together, each reinforcing the other: a financial crisis, a recruitment crisis, an identity crisis. The first is still there, humming away ominously; it’s too early to make a call on the second. But on last night’s showing, this Barcelona side know how they want to play and are starting to get there. For the first time in a while, as Xavi’s precocious children built little triangles in midfield, things looked almost Barcelona-like.

Of course, there are caveats. They lost, for a start. And for all that encouraging work, Barcelona’s goals came when Madrid’s players (a) kicked the ball into Luuk de Jong and (b) forgot to mark Ansu from a set piece. Thibault Courtois had work to do, but a little more precision up the other end and this might have ended a Super Pasting. Xavi deserves credit for pushing his team on in search of the win; Xavi can count himself lucky that Madrid didn’t punish his boldness.

In the end, Barcelona’s slow process of improvement was overwhelmed by two forwards having very different miracle seasons. Vinícius Júnior., who scored the opener, is in the middle of his first true flourishing as a Madrid player, and is playing with the giddy abandon of a young man who has discovered the hidden secrets of the world. That alchemical manoeuvre, that click of focus and understanding. The one that turns pace, promise and trickery into goals, goals, goals.

And then there’s Karim Benzema, all the way up at the other end of a wonderful career, still brilliant, somehow more brilliant. Moments before Benzema scored Madrid’s second, he took possession inside the box and, in one liquid shiver, shifted the ball onto his right foot while opening his body up. One second he was off balance and facing the wrong way, the next he was in the perfect shape to shape the ball into the far corner.

That was saved. But the cross that came back was deflected into the six-yard box, so Benzema poked the ball home. All goals count the same, whatever they look like. And strikers, proper strikers — and Benzema is one of the properest around — love them all the same. And he was still going in the 121st minute, cursing his entire team for not picking him out on the left wing.

If the rumour mill is to be believed — and yes, that’s a pretty big “if” — Madrid’s hierarchy are determined to add both Kylian Mbappé and Erling Haaland over the summer. This would obviously be ridiculous and hilarious in equal measure, not least because up front is the one place they look absolutely fine. Worry about that rickety defence. Worry about that increasingly arthritic midfield. But Vinícius is fizzing and Benzema looks like he could go on forever. Where are your priorities, Florentino? Is this just all about buying the biggest and shiniest names you can?

Oh. Well then. Carry on.

Good Gollini Miss Mollini

Tottenham, to give them credit, to give them something from this comprehensive League Cup defeat, were better against Chelsea in the second leg than the first. By a fair bit. You might suggest that this is an exceptionally low bar, and we would agree. But we can only work with what we have.

The same is true of Antonio Conte, who is discovering that Tottenham have a very serviceable first team and almost nothing beyond that. An injury to Eric Dier, and suddenly nobody can pass out from the back any more. An injury to Sergio Reguilón, and suddenly Matt Doherty is out on the left flank, pouring cold water on any attack that comes his way.

And a rest for Hugo Lloris meant a game for Pierluigi Gollini, who had a good old-fashioned nightmare. Football watchers love to assume that teamsheets are also coded messages; that every list of eleven names is also a riddle, a political statement, or perhaps a cry for help. Only Conte knows if picking Gollini was meant to say something to his board — pay Hugo whatever he wants, please, please, please — but as shockers go, it was an eloquent one.

There’s a north London derby on Sunday. A few weeks ago, we’d have been looking forward to this game as a real test of two rapidly improving teams. Now Tottenham are scrabbling around for form and fitness, while Arsenal, still reeling from their loss against Nottingham Forest, play Liverpool tonight. We’ve got something much more exciting. A crisis-off. Winner gets bragging rights; loser gets weeks and weeks of existential agony and maybe some panic buying. That’s what the north London derby is for.

Big Man Up Front

This bit probably should have been about the Italian Supercoppa, which was — as we understand it — a tight game that went all the way to extra time and was won, in the very last second with the very last kick, by Alexis Sánchez. Or by an error from Alex Sandro, if you’re feeling vindictive. Matteo Darmian got the assist, and isn’t it nice to see two Manchester United legends thriving together?

But your Warm-Up could only take so much Superness in one evening, so instead we’re here to talk about Chris Wood. Newcastle United have reportedly triggered a £25m release clause in his contract, and so Burnley’s biggest man up front will be moving from one relegation fight to another. From 18th, with 11 points, to 19th, with 11 points. So, Mr Wood, what first attracted you to the multi-squillionaires Newcastle United?

As with the signing of Trippier, there seems to be a good amount of solid logic underpinning the move. Callum Wilson is injured, and this isn’t really the time to be rolling the dice on somebody exciting that might take a while to get up to speed. Plus there’s the more cynical value in directly weakening a relegation rival.

But we’re choosing to believe there’s something even more basic at play here. How might one solve a problem like Newcastle, when you have all the money in the world? You follow the data. First you take a big list of all the available not-strikers and you sort by ‘crossing’. Kieran Trippier. Job done. Then you take a big list of strikers and you sort by ‘height’. Chris Wood. Job double done. The game’s only as complicated as you make it.

IN OTHER NEWS

We can understand why Tunisia’s players and staff were angry. We can appreciate that this isn’t the right thing to do. But honestly, we’re surprised it doesn’t happen more often. If you were having a monumentally rough time at the office, and you had a whistle round your neck that could just end the day, right then, right there… wouldn’t you?

And then: again!

RETRO CORNER

Since we’ve been talking about Barcelona against Real Madrid, let’s dig out an old one. Since they lost yesterday, let’s dig out a Barcelona win. And since today is Carles Rexach’s birthday, Cruyff’s assistant at Barcelona, let’s dig out an original Dream Team one. A 5-0 win, with Romário pulling off his cool spin move? That’ll do nicely.

HAT TIP

If, like the Warm-Up, you were wondering just how Barcelona are managing to buy and register players without having any money to speak of, then the Guardian’s Sid Lowe is here to help. Turns out the solution was to offer a new contract to Samuel Umtiti, a player that Barcelona have no intention of keeping.

In all probability there are promises made and details that escape us, agreements reached and not revealed which help explain why the terms were accepted. But the way Barcelona explained it, essentially Umtiti had done them a favour: he had agreed to a short-term 10% pay-cut and to spread the salary he was due to receive between now and 2023 across the next three years to 2026. An imaginative way to overcome an inherited problem

Seems good, seems fine, seems thoroughly sustainable. No further questions.

COMING UP

AFCON hosts Cameroon are back for their second game, against Ethiopia, and Cape Verde take on Burkina Faso. It’s Atlético Madrid against Athletic Bilbao in the other semi-final of the Spanish Super Cup. And last but not least, we finally get to see Liverpool against Arsenal in the League Cup.

Normally Andi Thomas would put a little line here setting himself up for tomorrow’s Warm-Up, but he’s blown his whistle and gone home early. Why did he have a whistle? We don’t know.

Liga

Xavi hopes Clasico win can be ‘turning point’ for Barcelona

21 HOURS AGO

Liga

Torres can now be registered for Barcelona after Umtiti signs new deal

10/01/2022 AT 12:31