Ancelotti respira: Alaba sólo tiene un golpe y estará disponible

La posible lesión de David Alaba (29 años) se va a quedar en un susto. El defensa, que sufrió un fuerte golpe en la rodilla en el encuentro que disputaba con su selección, Austria, ante Dinamarca, fue examinado por los servicios médicos del Real Madrid a su regreso de la concentración con su selección. Y los galenos madridistas diagnosticaron que tiene un fuerte golpe, pero que no le impedirá estar tanto en el próximo encuentro de los blancos ante el Shakhtar (martes 19, a las 21:00 horas) como en el que será su primera Clásico ante el Barcelona (domingo 24, 16:15 horas). El golpe que sufrió el austriaco es una dolencia en la que prima también el dolor que puede sufrir el jugador, pero el futbolista se siente bien. Aún así, y en previsión del Clásico, Ancelotti tendrá la última palabra en hacer jugar al austriaco ante los ucranianos o bien, dejarle reposar para que llegue en las mejores condiciones posibles para el encuentro ante los azulgrana.

<figure id="sumario_5|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2021/10/14/primera/1634229255_785321_1634229891_sumario_grande.jpg', '976', '978', 'Las estadísticas de la plantilla del Real Madrid jornada a jornada. / BeSoccer Pro’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-22.112359550562″>

Las estadísticas de la plantilla del Real Madrid jornada a jornada.
BeSoccer Pro

El otro jugador que acabó tocado en este parón de selecciones es Eder Militao. El brasileño se tuvo que retirar del encuentro que jugaba ante Colombia en el minuto 72 de encuentro. En un primer momento, el jugador se echaba las manos a la zona lumbar, pero tras ser examinados por los médicos de la selección brasileña, se le diagnosticó un problema muscular en la parte posterior del muslo derecho. El jefe médico de la canarinha, Rodrigo Lasmar, ha estado en permanente contacto con los galenos del conjunto blanco y es el que ha tranquilizado la situación. Militao pasará pruebas médicas el viernes 15 y, a la espera de confirmar los resultados, también llegaría para jugar en Kiev. Del mismo modo que Alaba, será Ancelotti quién decida si le alinea ante los ucranianos o le reserva para el Clásico.

Escudo/Bandera Real Madrid

Por otra parte, Hazard está muy recuperado de su sobrecarga en el isquio derecho. En la sesión de entrenamiento ha trabajado con el grupo y en solitario. Tampoco se descarta su presencia en Kiev, pero en su caso, es duda razonable. Asensio, Mendy y Camavinga, otros tocados en la plantilla blanca, se ejercitaron sin problemas y con el resto del grupo. Jovic, por su parte, se quedó trabajando en el gimnasio, pero no tiene problema ninguno. Quienes no estarán en Kiev son Dani Carvajal y Mariano. El lateral sigue con su proceso recuperatorio y es duda para el Clásico, mientras que el delantero trabajó en solitario por sobrecarga muscular. Es duda para el encuentro ante el Shakhtar. Mientras, los dos lesionados de larga duración, Bale y Ceballos, siguen con sus procesos de recuperación. Serán baja para los dos encuentros de la semana próxima.

Thorgan pasa a Eden

El portal especializado Transfermarkt ha hecho la primera actualización de valores de mercado del curso. Con ella, ha retratado a aquellos que no están rindiendo según las expectativas esperadas y ha encumbrado a las sensaciones de la parte inicial del campeonato. João Félix, pese a su gran actuación en la victoria ante el Barcelona, y Antoine Griezmann son dos de los principales señalados de la competición, a los que se unen otros nombres mediáticos como Eden Hazard, Coutinho o Gareth Bale.

De hecho, el belga es el que más cae de toda la competición. Antes, tenía un valor de mercado de 40 millones de euros, ahora lo tiene tan solo de 25. Por primera vez en su carrera deportiva, es superado por su hermano Thorgan. Coutinho, Ocampos, Kroos, Griezmann y João Félix caen en diez. Los tres primeros especialmente acusan sus lesiones que les han impedido disputar con normalidad este arranque de campaña. Bale viene tras ellos, pierde ocho millones de valor y se sitúa con tan solo 18. Alcácer, Ceballos y Lenglet caen exactamente lo mismo que el galés.

El renacer de Lemar

Thomas Lemar ha vuelto a ser el que era cuando el Atlético de Madrid hizo una fuerte apuesta para traerlo a la capital. Ya la pasada temporada fue fundamental para Simeone, pero en esta ha despegado definitivamente. Su golazo frente al Barcelona fue la señal de su estatus. También lo ve así Transfermarkt, que le presenta como el jugador con más crecimiento de la competición, con 15 millones de subida. Así, pasa de 25 a 40 desde el arranque de la campaña.

Gavi crece más que él, pero se debe a que ni siquiera estaba registrado en el portal. Vinicius sube diez millones hasta los 50; Vivian pasa de ser prácticamente un desconocido a registrar 6M€ de incremento, Iñigo Martínez vuelve a los 25 millones, Miguel Gutiérrez ya vale diez; Lamela y Rafa Mir suben cuatro ‘kilos’…

El Villarreal despunta

Pese a que el equipo de Emery está algo estancado en mitad de tabla, su primer tramo de temporada ha dado mucho que hablar. No ha contado con Gerard Moreno y Alcácer ha sido intermitente. Tampoco Boulaye Día parece despegar. Pero esta crisis ofensiva se ha disipado gracias a dos grandes talentos: Danjuma y Yeremy Pino.

Una banda para cada uno, el español se estrena con la Selección y el neerlandés regresa con su país tantos años después. Lo suyo son los goles, pero sobre todo el descaro, la habilidad, el regate y la variedad de recursos en su juego para destronar defensas. Por supuesto, se refleja en los valores de mercado. ‘La Cobra’ pasa de los 15 millones de valor a los 25. Yeremy Pino, de los 15 a los 30. Ambos están entre los mejores de la Liga, como no podía ser de otra manera.

El ‘Top-10’ de LaLiga

Cabe recordar que Transfermarket elabora los ránkings en relación al rendimiento, progresión, edad, mejora… Es decir, que los diez jugadores más valorados de LaLiga no tendría por qué ser los diez mejores, sino, más bien, los diez que pasan por mejor momento deportivo o con mayor expectativa de progresión. Tras esta actualización, la clasificación queda:

10- Koundé (60 millones)

9- Ansu Fati (60 millones)

8- Fede Valverde (65 millones)

7- Casemiro (70 millones)

6- Oblak (70 millones)

5- Oyarzabal (70 millones)

4- Joao Félix (70 millones)

3- Marcos Llorente (80 millones)

2- Pedri (80 millones)

1- Frenkie de Jong (90 millones)

Los cambios de Segunda

En la división de plata sorprende uno de los mayores cambios porcentuales en mucho tiempo: el de Jon Karrikaburu. La perla de la Real Sociedad ha pasado en un año a debutar con el C a ser un habitual en los partidos del Sanse. De este modo, pasa a costar tres millones de euros, tras tener solo 100.000 de valor con anterioridad: un 2.900% de incremento. Julen Lobete crece de 1,5 a 5 y evidencia el enorme talento que crece en Zubieta con Xabi Alonso a los mandos.

Mención especial, cómo no, a Umar Sadiq. El Almería consiguió retener a su gran estrella, pese a que llegó a sonar, incluso, para el Bayern de Múnich. El delantero vale 18 millones de euros y es, por supuesto, el jugador más caro de toda la Segunda División. No solo eso: su espectacular rendimiento en este arranque de campaña le ha llevado a crecer todavía más. Su incremento es de tres millones, el segundo que más sube de toda la categoría.

Esperando a Hazard

El Real Madrid espera a Hazard, con no poca expectación y también con incertidumbre sobre lo que se encontrará cuando el belga regrese a Madrid. Hazard se retiró de la semifinal de la Nations League ante Francia con molestias visibles en su pierna derecha y en el club blanco se temieron lo peor, una nueva rotura muscular que volviese a frenar en seco la progresión del ‘7’. Sin embargo, las primeras exploraciones descartaron tal extremo y las pruebas posteriores confirmaron que se trata de una sobrecarga.

Contrariamente a lo que se pensaba, Hazard no está en Madrid aún. Roberto Martínez le liberó de quedarse junto a sus compañeros en Turín para la disputa del partido por el tercer y cuarto puesto de la Nations League ante Italia, pero el atacante voló a Bruselas y en el club blanco no esperan su regreso hasta la semana que viene (el equipo no se ejercita hasta el martes). Hazard se está tratando con los fisioterapeutas de la Federación Belga en las instalaciones de Tubize, a las afueras de la capital belga. El objetivo es llegar a Madrid en las mejores condiciones y estar disponible para Ancelotti cuanto antes. De hecho, no se descarta que pueda jugar ante el Shakhtar en la Champions League.

En el Real Madrid no hay programadas, de momento, más pruebas para Hazard; tampoco se descarta realizarlas si en el momento se antoja necesario, pero en el club dan por buena la información que remitió la Federación de Bélgica, tanto el informe médico como las imágenes de la resonancia magnética que descartaron una rotura muscular y confirmaron que el problema no pasaba de una fuerte sobrecarga.

Escudo/Bandera Real Madrid

Duda para el Shakhtar, apunta al Clásico

A favor del futbolista y del Madrid juega el calendario, pues los blancos no disputarán jornada de Liga la semana que viene (debido al retorno tardío de los internacionales sudamericanos, LaLiga solicitó el aplazamiento, que ya se concedió en el anterior parón para Barcelona, Sevilla y Villarreal y que volverá a concederse esta vez), lo que supone más días de margen para que Hazard se recupere.

El martes 19 el Madrid juega en Kiev ante el Shakhtar su duelo de la tercera jornada de la fase de grupos de la Champions; la derrota ante el Sheriff dota al encuentro de cierta urgencia, aunque Ancelotti no arriesgará a Hazard si no lo ve claro. Ya lo anticipó el italiano: “Darle dos partidos seguidos puede ser complicado…”. Y más aún con el Clásico del Camp Nou el domingo 24. El Madrid no descarta nada, pero en las condiciones actuales las aspiraciones pasan por que Hazard llegue a la visita al Barcelona en plenas facultades.

Alerta roja con Hazard

Al final del primer tiempo de la semifinal de la Nations League entre Bélgica y Francia, Eden Hazard se echó la mano a su muslo después de notar un pinchazo. Aunque pudo seguir jugando con aparente normalidad, mediada la segunda parte y después de ser exigido en un sprint miró al banquillo y se produjo lo que nadie en Bélgica quería: sustitución del madridista por lesión. El calvario de Hazard con las lesiones volvía a reproducirse. Las dos temporadas de angustia en el Madrid por este mismo asunto volvían a aflorar.

“No sé de qué se trata, hay que estudiar la entidad de la lesión, a lo mejor solo es un golpe, veremos en las próximas 24 horas”, dijo Roberto Martínez al término del encuentro. De este modo, el jugador del Madrid deberá someterse a pruebas en Turín, donde Bélgica permanecerá concentrada a la espera del partido por el tercer y cuarto puesto que se disputa el domingo en el Juventus Stadium. En función de lo que determinen los exámenes, se decidirá qué hacer con el madridista, si permanece en la concentración porque puede jugar o la deja para iniciar la recuperación con su club.

Lo que está claro es que este nuevo episodio es uno más en el convulso historial clínico reciente de Hazard. En las temporadas que lleva en el Madrid ha vivido un auténtico calvario con las lesiones, lo que ha impedido ver su nivel real. Pese a ello, ha seguido contando con la confianza de Roberto Martínez para ir con Bélgica e incluso ser titular indiscutible. La decepción de la derrota y la mala sensación de Hazard sobre el campo, culminada con unas nuevas molestias, pueden hacer que vuelva a surgir el debate en torno a su figura.

Hazard inicia la terapia

Eden Hazard está con Bélgica, un ecosistema en el que el atacante del Real Madrid se siente seguro para seguir creciendo e intentar alcanzar el nivel que lució antes de firmar por el Real Madrid. En el anterior parón de selecciones, Bélgica fue un bálsamo para Hazard, le permitió sumar minutos de calidad y afianzarse físicamente, evitando las tan recurrentes lesiones. Y lo mismo espera que suceda en este parón, tras un inicio de curso en el Madrid en el que no terminan de salirle las cosas.

Hazard acumula apenas 382 minutos en lo que va de temporada, disputados a lo largo de ocho partidos, de los cuales ha sido titular en cinco ocasiones. No suma ningún gol, apenas una asistencia a Benzema en el debut liguero (en Mendizorroza ante el Alavés, 1-4) y Carlo Ancelotti ya viene dejando claro que tiene competencia fuerte: no fue titular ni contra el Inter en Champions ni en las tres últimas jornadas de Liga, ante Mallorca, Villarreal y Espanyol.

<figure id="sumario_1|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2021/10/05/primera/1633450409_850823_1633450799_sumario_grande.jpg', '976', '631', 'Roberto Martínez y Hazard. / AFP’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-19.692307692308″>

Roberto Martínez y Hazard.
AFP

“Darle dos partidos seguidos a Hazard es un poco complicado. Honestamente, no está a su nivel, al nivel que todos queremos”, comentaba Ancelotti tras la visita al Inter, en la que fue sorprendente suplente y no disputó ni un minuto; Rodrygo fue el elegido para revolucionar el duelo y lo hizo, con un gol salvador en los minutos finales. Días después, preguntado por qué le faltaba al belga para brillar de verdad, Carletto se sinceró: “Gol”. El italiano está probando un nuevo rol de mediapunta con Hazard, en el que pueda tener mucha incidencia en el juego, a la vista de que ha perdido velocidad y regate por las bandas, pero Ancelotti necesita que ese desempeño esté acompañado de goles en el marcador blanco, y de momento no han llegado.

No han llegado con el Madrid, pero con la selección Hazard ya dejó detalles buenísimos en el último parón de selecciones: gol y asistencia en dos partidos como titular, ante Estonia y República Checa; frente a Bielorrusia fue suplente y se dejó ver poco en la media hora de que dispuso. Con sus amigos de toda la vida en Bélgica, Hazard busca la continuidad que le hace falta, y la está encontrando: de momento viene esquivando las lesiones, que tanta guerra le dieron en el futuro. Pero en el Madrid sufre para imponerse en el once: pese a que Bale está lesionado y no regresará hasta inicios de noviembre, como pronto, de momento da la sensación de que en la cabeza de Ancelotti le ganan la partida Rodrygo e incluso Asensio.

Roberto Martínez cree en Hazard

Pero en Bélgica sabe que cuenta con una guardia pretoriana que defenderá sus intereses a capa y espada, empezando por su seleccionador, Roberto Martínez. En su entrevista con AS, el técnico repitió lo que viene señalando casi como un mantra: “Eden ha tenido dos años muy duros. A veces se buscan razones para esto y simplemente no las hay. Nosotros lo analizamos desde otra vertiente. He visto a Hazard ganar la liga en Francia, la Premier con dos proyectos distintos, marcar diferencias en el desborde y el uno contra uno, brillar técnicamente en una liga tan física como la inglesa… Y luego, a nivel de selección, Hazard es único. Es una pena no poder haber visto en los dos últimos años a un Eden feliz o jugando más. Él es muy tranquilo. Le da normalidad a todo, también tiene un carácter que le hace levantarse rápido. A nivel humano puedes confiar en Eden y a nivel futbolístico no hay debate. Es cuestión de tiempo que veamos en España la mejor versión de Hazard”.

Eso espera Martínez y eso espera el Madrid, que analizará al detalle los partidos del belga con su selección en este parón, esperando que no haya lesiones aguardándole en el camino y también que pueda brillar en un escenario tan lucido como la fase final de la Liga de Naciones: disputa las semifinales ante Francia este jueves, en Turín. Si gana, el domingo 10 le esperaría la final, ante España; si pierde, el tercer y cuarto puesto ante Italia.

“No poder ver feliz a Hazard en el Real Madrid es una pena”

Roberto Martínez (Balaguer, Lleida, 1973) se ha convertido en uno de los técnicos más pretendidos del mundo. Sonó para el Madrid y en los últimos días también para el Barça. Él se centra en la Nations League en lo que puede significar su primer título con Bélgica. Método español, pero con influencia Premier.

La pregunta del millón: ¿tres centrales o línea de cuatro?
Depende. Diría que lo que mejor se ajuste a tus jugadores. Mi primer partido con Bélgica fue con línea de cuatro en un amistoso ante España y no dimos el nivel. Hicimos una reflexión interna. Teníamos cuatro centrales espectaculares y nos faltaban laterales. Así que para potenciar a nuestros jugadores apostamos por el 3-4-3 y desde entonces nos fue francamente bien.

Sin embargo, dos años después, ante Brasil en el Mundial, volvió a los cuatro defensas y dejaron un partido para la historia del fútbol belga.
Hay que ser flexibles. La filosofía como equipo no cambia, sólo cambian las estrategias. Da igual que juegues con un dibujo u otro. Tampoco es lo mismo tener enfrente a Brasil que ser tú el favorito. En cualquier caso, lo importante es ser fiel a un estilo más que a un esquema. Yo los tres centrales los empecé a emplear en 2009 con el Wigan. ¡Éramos el único equipo de la Premier que jugaba con ese dibujo! Ahora, en las últimas cuatro o cinco temporadas, se está viendo una tendencia por usarlo. Estoy convencido de que cambiará otra vez. Las tendencias son así. Por eso yo no creo en utilizar jugadores según un esquema, sino en utilizar un esquema según los jugadores.

Al menos le dio tiempo a inventarse un carrilero en Carrasco.
Era la forma de poder ver a Hazard y a él juntos en la misma parcela. El primer partido de Carrasco con nosotros actuó de extremo derecho. Se perdía su capacidad de poder desbordar hacia dentro y lo tuvimos claro. La única manera de hacerle cohabitar con Hazard por el otro lado fue utilizándolo de carrilero. Su adaptación fue muy buena y su crecimiento personal, también. Fue más la presencia del propio jugador lo que le hizo crecer, no su posición.

“Cruyff fue mi referente; influyó en el fútbol como nadie más ha hecho”

¿Cuáles fueron sus referencias como técnico?
La primera, impactante, Johann Cruyff. Supuso un cambio drástico. Introdujo conceptos que antes no se veían. Influyó en el fútbol de una manera que nadie más lo ha hecho. Hay muchas figuras que han influido a una corriente o a un sector, pero él lo hizo en todos: los que le seguían y los que trataban de contrarrestarlo. Era una fuerza mayúscula en el juego, en defender con balón, en ejercicios de superioridad numérica, en la calidad técnica del jugador… Trajo algo que me influyó muchísimo. Y otros entrenadores siempre me han fascinado por momentos o lugares en los que destacaron: Toshack, Maturana, Sacchi…

Como Cruyffista, ¿le halaga que el Barça piense en usted?
Mire… Llevo muchos años fuera de casa. No hay demasiados aficionados que sepan de mi carrera, ni de que estuve siete años seguidos en la Premier. Me hace hasta gracia esto. Creo que hubo un cambio en el Mundial 2018. Tuvimos el cariño de aficionados españoles, yo lo noté enseguida. Para mí, fue una gran ilusión. A partir de ahí, los entrenadores siempre estamos en los rumores. Cuando el equipo gana suenas para otros proyectos y cuando el equipo pierde estás al borde del cese. Te acostumbras y vives al margen de todo esto.

“No me planteo si es el Barça es una oportunidad. Los técnicos siempre estamos en los rumores”

¿Ir ahora el Barça es una oportunidad o un marrón?
No me lo he planteado, la verdad. Llevo un año y medio pensando en la Nations League y eso es ahora lo que me preocupa. Mi opinión sería bastante desajustada.

¿Cómo vivió la marcha de Messi del Barça y los grandes fichajes que hubo?
Como un aficionado más. La situación de COVID afectó a los clubes y el tema de la Superliga ayudó a que todo fuera más anormal este verano. Normalmente el fútbol de élite tiene una consistencia y todo está bastante calmado, pero hemos vivido cosas que seguramente no hubiéramos visto sin pandemia.

¿No le pica el gusanillo de los clubes? Es joven para ser seleccionador y no tanto para no haber debutado ni siquiera en la Champions…
Yo también pensaba que una selección era el final de un trayecto. Tenía la expectativa de que con los años es mejor usar la experiencia y la perspectiva que te permitan entrenar unas veces al año, no a diario. Mi situación fue atípica, sí, pero esta Bélgica también era muy atípica. Podía intuir que se estaba creando un gran proyecto, además de disfrutar de momentos únicos como participar en Mundiales y Eurocopas.

¿Por qué nunca ha dirigido en España?
No soy el que decide eso. Yo siempre voy a un proyecto si miro a los ojos a quien me lo ofrece y tengo tiempo para poder trabajar y cuajar en él. Creo en esa relación humana dentro del proyecto. Una vez así, puedes dirigir en cualquier liga y en cualquier faceta. Pero, créame, soy muy malo planeando el futuro (risas).

Tuchel, Klopp, Nagelsmann… ¿Hay una ‘alemanización’ del fútbol?
Sí, puede ser. Todo nace con esa arrogancia sana de poder dar entrenadores muy jóvenes a equipos poderosos. El fútbol alemán está muy bien estructurado, con una liga saneada, y nos ha ayudado a poner el enfoque en lo que hacen los equipos cuando no tienen el balón. Nosotros venimos de una cultura en la que pensamos más en qué hacer con él, no sin él. Allí se ha desarrollado un tipo de entrenador preparado para la presión alta, para abrir los partidos, para ser dinámico… Esto es bueno para el fútbol en general.

“¿Por qué Bélgica? Que un país de 11 millones aporte jugadores tan distintos me intrigó”

¿Qué le intrigó de Bélgica?
Yo estaba dirigiendo a tres jugadores belgas en el Everton (Fellaini, Miralles y Lukaku) y nadie hubiera dicho que venían del mismo país. Me preguntaba: ‘Cómo siendo sólo 11 millones pueden producir jugadores tan diversos y con estilos de fútbol tan distintos’. En otros equipos también había jugadores belgas excepcionales. Era una generación espectacular. Fui aprendiendo más sobre ellos: su educación en tres idiomas, lo que les permite adaptarse más rápido en el extranjero, su rápido calado en los vestuarios, en los equipos grandes…

¿Necesita un título esta generación?
Necesitar es una palabra muy dura. En el fútbol las cosas se merecen, se intentan. Esta generación ha hecho precisamente eso. Ha mejorado a través de su filosofía de club, más que de selección. Ha tenido compromiso y ha crecido. Si eres técnico de clubes te das cuenta de que se puede crecer en el día a día; en el fútbol de selecciones esto es distinto. No hay tiempo. Por eso valoramos lo que ha hecho este equipo. Es una generación especial. Sería bonito, y creo que lo merece, un torneo que les liberara a ellos y al futuro del fútbol belga.

¿Hay una cultura Premier en todos ustedes?
Sí, y fíjese que fue algo inesperado. El trabajo empieza después de la Eurocopa de 2000 y se buscan influencias holandesas y francesas, no inglesas, para crear un ADN y un estilo de futbolista belga. Pero lo que nadie planea es hacia dónde va el jugador. Y llegó un momento en el que todos los buenos jugadores belgas fueron a la Premier. Eso permitió que se desarrollara un tipo de futbolista muy técnico, pero en una liga física y de transición como es la Premier.

Dice que son 11 millones de belgas, es casi como la Uruguay de Europa. ¿Cómo es posible que entre tan pocos surja tanto talento?
Pues mire. Hay 24 clubes, 6 ó 7 academias de buen nivel que puedes visitar con facilidad, la del Brujas, la del Anderlecht… Hay muy buena relación entre clubes. Eso ayuda. Y luego está la faceta humana. En Bélgica cohabitan tres lenguas y el ambiente de país es muy diverso. La mentalidad es abierta y de respeto por lo diferente. Por eso mismo, los jugadores están muy bien preparados –sin ser conscientes– para ir al extranjero.

¿Lukaku es el ejemplo de esto?
Sí, sin duda. A los 16 años estaba preparado para la élite y se le confió poder ser la referencia de un equipo como el Anderlecht. Pero donde de verdad ha crecido ha sido fuera del país. Yo pude disfrutar de él a los 19, primero cedido y luego como parte del traspaso más caro de la historia del Everton. Siempre tuvo la obsesión de los goles. Es un 9 que puede jugar de espaldas, penetrar los espacios, que tiene una estupenda condición física, pero sobre todo el gran talento de su capacidad goleadora. Sus cifras así lo demuestran.

“Es cuestión de tiempo que veamos en España la mejor versión de Hazard”

Usted sigue siendo fiel defensor de Hazard
Eden ha tenido dos años muy duros de lesiones. A veces se buscan razones para esto y simplemente no las hay. Nosotros lo analizamos desde otra vertiente. He visto a Hazard ganar la liga en Francia, la Premier con dos proyectos distintos, marcar diferencias en el desborde y el uno contra uno, brillar técnicamente en una liga tan física como la inglesa… Y luego, a nivel de selección, Hazard es único. Es una pena no poder haber visto en los dos últimos años a un Eden feliz o jugando más. No ha podido estar a su mejor nivel en el Madrid y no se ha visto el gran potencial que tiene.

¿Le ve frustrado o con ganas de reivindicarse?
Él es muy tranquilo. Le da normalidad a todo, por eso entiende que el futbolista se lesiona. También tiene un carácter que le hace levantarse rápido. Es un líder, el capitán de Bélgica, y ha sido una influencia muy importante para este equipo. A nivel humano puedes confiar en Eden y a nivel futbolístico no hay debate. Es cuestión de tiempo que veamos en España la mejor versión de Hazard.

“Courtois va camino de ser la mayor leyenda en un país con un gran historial de porteros”

Le quiero preguntar por Courtois. ¿Cómo se puede ser uno de los mejores porteros de la última década sin dominar el juego de pies –algo tan demandado ahora–?
Ufff, yo no estoy de acuerdo en que no sea bueno en el juego de pies. Al revés. Para ser una persona de tanta altura y presencia posee muy buena coordinación. Tiene una gran capacidad para entender la salida de balón. Puede ser más estilista o menos, pero cuando tienes un equipo que quiere jugar desde atrás Thibaut sabe hacerlo perfectamente. En el Mundial 2018 fue el mejor portero y ahora está consistentemente entre los dos o tres mejores del mundo. A su edad eso quiere decir que tiene mucho aún por delante. Es una referencia en un país con muy buen nivel histórico de porteros, incluso con leyendas, y él va camino de convertirse en la mayor de todas.

Su padre fue jugador y entrenador, Roberto.
Sí… Yo no tenía otra salida que el fútbol (risas). Nos sentábamos a ver partidos. Es algo que recordaré para siempre. En vez de verlos como un aficionado los veía desde un punto de vista táctico. Él tuvo mucha culpa de todo esto.

¿En la época de los Guardiola, Zidane, Simeone… les perjudica a otros técnicos como usted no haber sido un jugador de renombre como ellos?
Yo creo que no. Es más, diría que para un entrenador que ha sido élite como futbolista debe ser frustrante ver a jugadores que no pueden hacer lo mismo que hacían ellos. El entrenador nace en un momento en el que debe llevar unas disciplinas que no tienen nada que ver con lo hecho anteriormente. Depende mucho de cómo quieres dirigir un grupo, cómo organizarlo en el campo… son dos roles tan distintos que es difícil decir si ayuda o no.

Hazard dijo de usted que es un técnico de “estilo español”, pero lo cierto es que estuvo 21 años amamantando fútbol en el Reino Unido.
Soy una víctima de mis experiencias, la verdad. Yo nazco en un fútbol de cultura de posesión, de técnica, de querer jugar. Y luego crezco en otro que es al revés: lanzar el balón te permite llegar más lejos, el balón dividido es una oportunidad para llevártelo… La gran ventaja es que empecé en una forma de entender el fútbol y me llevaron enseguida a la contraria. Entiendes rápido que no hay un correcto y un no correcto. Debes desmenuzar en lo que eres bueno y no tan bueno. La diversidad es lo que me ha ayudado. Es muy difícil describirme como entrenador porque tengo una mezcla de mis experiencias.

El Real Madrid pierde a 12 jugadores en este parón FIFA

Carlo Ancelotti pierde a 12 jugadores durante este parón de selecciones. Los más perjudicados son los cuatro jugadores sudamericanos (los brasileños Casemiro, Militao y Vinicius y el uruguayo Valverde) que tienen que cruzar el Océano Atlántico para participar con sus respectivas selecciones en encuentros valederos para el Mundial de Catar-2022, y que no llegarán hasta dentro de dos semanas. Los otros seis jugadores que acuden con sus selecciones absolutas son Courtois y Hazard (Bélgica), Benzema (Francia), Alaba (Austria), Jovic (Serbia) y Modric (Croacia), Por su parte, Miguel Gutiérrez y Camavinga han sido citados por las selecciones Sub-21 de España y Francia, respectivamente, para afrontar encuentros clasificatorios de la Eurocopa-2023. La otra noticia es la no llamada de Luis Enrique a ningún jugador español del conjunto blanco, algo que lleva haciendo desde la pasada Eurocopa.

Courtois, Hazard y Benzema se verán las caras el jueves en partido de semifinales de la Liga de las Naciones. El encuentro se jugará en el Allianz Stadium turinés el jueves 7 (20:45 horas). El ganador jugará la final contra el vencedor de la otra semifinal (Italia-España, que se juega un día antes el miércoles 6 a la misma hora, 20:45 horas), y el derrotado luchará por el tercer y cuarto puesto. Ambos encuentros se jugarán el domingo 10.

Luka Modric, que no acudió a la anterior cita de selecciones al tener un problema muscular, disputará dos partidos clasificatorios con Croacia para el Mundial de Catar de 2022. La selección balcánica se medirá en primer lugar a Chipre en el AEK Arena de Larnaca (viernes, 8 de octubre a las 20:45 horas), para tres días después, enfrentarse a Eslovaquia en el Osijek (lunes, 11 de octubre a las 20:45 horas).

El austriaco David Alaba también afronta encuentros valederos para el Mundial del próximo año. La selección austriaca jugará en las Islas Feroe este próximo sábado 9 de octubre (20:45 horas), para luego viajar a Dinamarca, donde se enfrentará a la selección danesa el martes 12 de octubre a las 20:45 en Copenhague.

Luka Jovic, convocado por la selección serbia, también jugará el sábado. En su caso lo hará ante la selección de Luxemburgo (20:45 horas), para cuatro días después recibir a Azerbaiyán en Belgrado (martes, 12 de octubre, 20:45 horas).

Los tres jugadores brasileños convocados por Tite (Casemiro, Militao y Vinicius), jugarán tres encuentros clasificatorios para el Mundial de Catar. Los pentacampeones del mundo empezarán este parón de selecciones el viernes 8 de octubre en Venezuela (01:30 horas), volarán a Colombia, donde jugarán el domingo 10 de octubre a las 23:00 horas, para acabar el viernes 15 recibiendo a Uruguay (02:30) en Manaos. Precisamente en ese encuentro se medirán a otro de los madridistas convocados por sus selecciones, en este caso, el uruguayo Fede Valverde que, además, se medirá a Colombia el viernes 8 de octubre (01:00 horas) en Montevideo, y viajará a Argentina, para medirse a la Albiceleste el lunes 11 de octubre a las 01:30 de la mañana.

Además, Miguel Gutiérrez y Eduardo Camavinga han sido convocados por las selecciones Sub-21 de España y de Francia, respectivamente. El primero ha sido citado por Luis de la Fuente para medirse a Eslovaquia e Irlanda del Norte los días 8 y 12 de octubre en partidos velederos para la Eurocopa de la categoría de 2023. Ambos encuentros se jugarán en el estadio de La Cartuja en Sevilla. Por su parte, Camavinga, que sufrió un fuerte golpe ante el Espanyol y será examinado a su llegada a Clairefontaine, ha sido llamado por Les Bleuets para los encuentros ante Ucrania (se juegan el liderato del grupo) el viernes 8 a partir de las 18:30 horas en Brest, para el martes 12 jugar ante Serbia en Belgrado (18:30 horas).

El ataque es cosa de uno

Karim Benzema está en el mejor momento de su carrera deportiva. A sus 33 años, el francés ha completado un inicio de curso estelar: diez goles y siete asistencias en diez partidos oficiales con el Madrid. Ahora mismo es el delantero centro más en forma de Europa. Un rendimiento del que se aprovecha su equipo, pero que no da para ganar partidos si sus compañeros no le acompañan. Y, de momento, ninguno de los otros futbolistas de ataque del Madrid ha tenido continuidad. Todos han brillado en algún momento, aunque sin regularidad.

El que más ha ayudado de momento a Benzema es Vinicius, pero el brasileño se ha apagado en las últimas semanas: después de un inicio de temporada esperanzador (cinco tantos), ahora lleva cuatro encuentros seguidos sin ver puerta. Ha dejado buenas actuaciones, aunque en el Madrid actual a todos los atacantes se les exigen también goles.

Quien ha ayudado poco es Hazard. Y el problema es que comienza a no ser novedad, porque cada vez juega menos. Contra el Espanyol hizo un buen gol que le hubiera recargado la confianza, pero fue anulado por el VAR. Cuando se le fichó, se contaba con que el belga aportara una cifra cercana a los 20 goles por temporada, algo que comienza a darse por imposible.

Por si todo esto fuera poco, las lesiones también han jugado un papel importante. Contra el Espanyol, Ancelotti perdió a Asensio, que hace poco fue protagonista por su hat-trick ante el Mallorca. El balear, con Carletto, es más centrocampista que delantero pero su facilidad para marcar y asistir es una gran ayuda para Benzema. En la enfermería también está Bale, que comenzó siendo titular e hizo un gol contra el Levante.

A Benzema le faltan socios y también sustitutos, porque los dos recambios naturales que tiene en la plantilla no carburan. A uno de ellos, Mariano, ni se le espera. Sigue en la plantilla porque lleva años negándose a salir, pero no cuenta. El otro, Jovic, cuenta con la confianza de Ancelotti, que cada vez le da más minutos. Ante el Espanyol le dio a Benzema el pase del gol (aunque la jugada es mérito del francés) y le hace falta ver puerta por primera vez este curso para ganar confianza.

Por último, el caso de Rodrygo es curioso. El brasileño tiene una facilidad asombrosa para ver portería cada vez que suena el himno de la Champions (marcó ante el Inter) pero en Liga le cuesta un mundo. De momento ha dejado muy buenas actuaciones esta temporada, aunque el equipo necesita también de su aportación goleadora.

El Madrid, de momento, sobrevive gracias a Benzema. Pero es una obviedad que el francés no puede mantener este nivel durante todo el curso. Llegarán momentos peores, molestias físicas… Y ahí, Ancelotti necesita que sus socios empiecen a asomar la cabeza o el equipo tendrá un problema aún mayor. 

Un peligro familiar: De Tomás

Unknown

Raúl de Tomás llegó al Madrid con siete años y salió definitivamente con 24. Ese larguísimo periodo de formación, con tres cesiones (Córdoba, Valladolid y Rayo), sólo le alcanzó para jugar 14 minutos en el primer equipo, los que le dio Ancelotti ante el Cornellà en Copa hace casi siete años. En el Castilla le orilló Willian José y tampoco deslumbró a Zidane: Era mi ídolo, pero me pudo la presión. Las cosas no salieron como quería. No supe devolverle la confianza”.

A De Tomás lo descubrió el Madrid en el San Roque del barrio de Barajas, donde sus padres regentaban una autoescuela. Entonces jugaba de mediocentro, pero en el club blanco siempre pensaron que rendiría mejor como delantero. Acertaron al ficharle y al cambiarle el registro. Entonces ya era hincha del equipo blanco y socio del Rayo. Siendo cadete, su entrenador de entonces, Míchel, sugirió la conveniencia de que estudiase en el SEK como interno. “Yo entonces frecuentaba amistades un poco problemáticas”, confesaría después.

Un entrenador personal

En aquella época ya era la mejor promesa de la cantera, un goleador excepcional. Luego su progresión fue ralentizándose. Salió al Córdoba y después al Valladolid, pero acabó deslumbrando en el Rayo: 24 goles en su primera temporada y 14 en la segunda, pese al descenso de los franjirrojos. Entre una y otra, Lopetegui le ofreció quedarse en el primer equipo del Madrid: “Quería jugar. Seguir allí suponía perder un año”. Nunca le ayudó ese aire engreído que él desmiente: “Pueden pensar, por mis gestos, que soy un chulo, pero no es así”.

<figure id="sumario_1|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2021/10/02/primera/1633193655_620340_1633194148_sumario_grande.jpg', '976', '651', 'Raúl de Tomás, en un entrenamiento del Espanyol. / GORKA LEIZA’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-21.15″>

Raúl de Tomás, en un entrenamiento del Espanyol.
GORKA LEIZA

El Madrid acabó vendiéndolo al Benfica por 20 millones. Allí duró seis meses (17 partidos y tres goles). Y entonces un Espanyol casi desahuciado apostó por él y pagó 22,5 millones (el fichaje más caro en la historia del club). Metió cinco goles en esa media temporada, pero no pudo evitar el descenso espanyolista y tuvo que rebajarse su ficha a la mitad. El curso pasado fue el jugador más determinante de Segunda, con 23 goles, y esta temporada ya ha marcado dos de los cuatro tantos pericos y le han anulado tres más. Tiene un entrenador personal, que le cuida el físico, la alimentación y hasta el estado emocional. Llevarle siempre con él le ha cambiado la carrera.

Bare o David López

Hoy se enfrenta por segunda vez a ‘su’ Madrid (con el Rayo no pudo hacerlo por la hoy derogada cláusula del miedo), en el que una parte significativa de la afición le coloca por encima de Jovic o Mariano (sigue el partido en directo en As.com).

De Tomás, que como Benzema no pierde propiedades fuera del área, es la punta de lanza de un Espanyol con problemas de gol. Ningún otro delantero ha marcado en siete jornadas y jugadores de mucho peso, como Embarba, Loren o Dimata, están lejos de su mejor momento. Yangel Herrera, uno de sus ocho fichajes, no ha podido debutar aún. Y su decimocuarta plaza en la tabla, con sólo una victoria, inquieta. Hoy se espera un centro del campo más musculado, con Bare o David López, y Melamed como tercer punta de más trabajo.

Al Madrid le han borrado la sonrisa sus dos últimos resultados. El Villarreal le bajó mucho el volumen (tres tiros a puerta cuando su media pasa de los ocho) y el Sheriff volvió a desnudar su defensa. Por ahí cojea la plantilla. Ancelotti ya ha probado cuatro laterales derechos (Carvajal, Lucas Vázquez, Nacho y Valverde) y cinco izquierdos (Alaba, Marcelo, Miguel Gutiérrez, Nacho y Camavinga). Nada ha resultado. Courtois encaja más de un gol por partido, promedio mucho más alto que el de las dos temporadas anteriores.

El trío pluricampeón

Para resumir los cambios bastaría con decir que jugarán Modric, Kroos y nueve más. Ancelotti se reservó al croata pensando que el Sheriff era otra cosa y hoy volverá al once junto a Kroos, recuperado ya de su lesión (el italiano anunció su titularidad), y un alicaído Casemiro. El trío pluricampeón.

<figure id="sumario_2|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2021/10/02/primera/1633193655_620340_1633194228_sumario_grande.jpg', '976', '674', 'Vinicius intenta driblar a Militao en la sesión preparatoria del Real Madrid de este sábado. / Realmadrid.com’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-22.094017094017″>

Vinicius intenta driblar a Militao en la sesión preparatoria del Real Madrid de este sábado.
Realmadrid.com

También se espera a Hazard, de los mejores en el descalabro moldavo. Hasta ahora ha jugado siete de los nueve partidos del curso, cinco como titular. No es el que fue, pero su competencia es muy irregular. Rodrygo no acaba de romper y Asensio, con molestias en el glúteo izquierdo, e Isco, con una sobrecarga en la espalda, ni siquiera están disponibles. Benzema y Vinicius, visto el panorama, son intocables, al menos hasta la vuelta de la próxima ventana FIFA, en que traerán la paliza habitual encima

Cornellà será más cálido de la habitual. La Generalitat va un paso por detrás del Gobierno y sólo permitirá un 60% de aforo, frente al 40% de la semana anterior. El apoyo le hará falta a un Espanyol al que le conviene no echar la vista atrás: una victoria en los últimos 27 duelos con el Madrid.

Dimata, un príncipe en el reino de Hazard y Courtois

“Antes de la lesión tenía un futuro de nivel muy alto, los pasos eran claros. Llegar con Bélgica y buscar minutos como nueve. Ahora es difícil. Necesita paciencia”. La frase es de febrero de Robert Martínez, seleccionador belga, que atendió a AS cuando el Espanyol de LaLiga SmartBank obtuvo la cesión con opción de compra por 2,3 millones de Nany Dimata, delantero que no estaba teniendo oportunidades en el Anderlecht.

Dimata marcó cinco goles el curso pasado y se asentó en el equipo titular de Vicente Moreno en una segunda vuelta meteórica del Espanyol que le llevó a Primera. Ahora, en la máxima categoría, el belga tiene más competencia y ha visto como es más un recurso para determinados encuentros que una solución definitiva en ataque. Este domingo ante el Real Madrid podría ser la sorpresa: el viernes, durante el entrenamiento matutino, tanto el segundo técnico Dani Pendín como especialmente Moreno estuvieron charlando con él individualmente durante diez minutos.

Dimata, como en su día lo fueron Eden Hazard y Thibaut Courtois, fue internacional en las categorías inferiores de su país y estaba llamado a seguir con naturalidad su ascenso a la absoluta. De hecho, debutó en la primera división de su país con 19 años y anotó 14 tantos en el Oostende, y el Wolfsburgo lo fichó por 15 millones de euros. No cuajó en Alemania, siempre suplente, y en febrero de 2019 padeció una grave lesión de rodilla que le mantuvo 16 meses parado. Regresó con el Anderlecht en verano de 2020 pero no tuvo oportunidades hasta que encontró nueva casa en el Espanyol.

Escudo/Bandera Espanyol

Sus virtudes y su deseo en el futuro

Adaptado a Barcelona y al vestuario, querido por sus compañeros, el delantero participa poco del juego aunque destaca por su uso del cuerpo para aguantar el balón y su tranquilidad en el área para tomar decisiones. El 2-2 de Leandro Cabrera ante el Betis viene precedido de un recorte y tiro del belga en el minuto 94 de partido.

El delantero, que cuenta con la competencia de Raúl de Tomás, titular siempre, y de Loren Morón, también se siente perjudicado por el nuevo sistema de juego de Moreno, al jugador con tres centrocampistas, dos extremos y solamente un punta. Pero él está dispuesto a ganarse el sitio poco a poco, volver a ser el de antes y, quien sabe, si por fin poder jugar con Hazard y Courtois algún día en la selección belga.