Las manos se nos van de las manos

Llegados a este tramo de la competición, negar el gran problema que tenemos con el criterio sancionador de la mano punible sería de una gran irresponsabilidad. Y escudarse en que la mano es el concepto más difícil de concretar sería lo mas cómodo.

Tantos cambios de criterio que se han venido dando han llevado a un estado de confusión nunca visto. La crítica, desde el mas absoluto respeto, que hizo Dani Carvajal al termino del Eibar-Real Madrid tiene que llamar a la reflexión ya no del arbitraje, sino del fútbol. Que un jugador reconozca que no sabe cuándo una mano es punible o no deja en una indefensión absoluta a los participantes en el juego, y esto no se basa en una opinión personal, sino en un sentir general entre aficionados y profesionales del futbol.

Una vez dicho esto, estamos en el tiempo de buscar soluciones y no culpables. Yo doy mi modesta opinión para abrir un debate que nos lleve a una solución consensuada entre todas las partes, porque siempre digo que el reglamento no es de los árbitros: es del fútbol.

Para empezar, yo dejaría las manos como estaban antes de tanto cambio de concepto. Es decir, manos de rebote, apoyadas en el suelo y con los brazos por debajo de los hombros, no debería sancionarse ninguna. Por supuesto, las manos de espaldas, tampoco. A partir de ahí, hay que sancionar el gesto, el movimiento que provoca que el balón impacte con la mano o con el brazo. Y ahí hay aspectos que considerar: ¿el jugador ha visto el balón y ha podido evitarlo? Si tiene el brazo colgando y el balón impacta en él o en la mano, ¿ha tenido tiempo de retirar el brazo el defensor o lo dejó intencionadamente en esa posición porque así le interesaba?

Resumo, una vez descartadas las que no son, se debe fijar un criterio de las que son y tenerlo claro. Tampoco hay tantas manos. Es cuestión de conocimiento del espíritu del juego y la filosofía de la regla. ¿Que invita la regla a sancionar como acto punible? Toda acción dolosa debe estar contemplada por la norma a efectos de infracción.

El ERTE de Zidane

“Estoy contento con mis jugadores y voy a contar con todos. Claro que pueden pasar cosas. Hasta final de enero pueden pasar cosas en todos los clubes. Mis jugadores son los más importantes, son los mejores y quiero contar con ellos siempre”. En la penúltima conferencia de prensa, previa al encuentro ante el Eibar, Zinedine Zidane volvió a repetir una de sus máximas habituales y que suele remarcar en casi todas sus comparecencias públicas: cuenta con una plantilla de 25 jugadores, que la temporada es larga y que contará con todos sus futbolistas a lo largo de los diez meses de competiciones.

Ahora cuando el Madrid afronta su décimo encuentro en apenas 33 días, el miércoles ante el Granada (19:45 horas), es hora de pensar en la Unidad B de la plantilla blanca… pero todo apunta a que no será así. Desde que el Madrid saliese derrotado de su visita a Kiev para medirse al Shakhtar en la quinta jornada de la Champions (el pasado 1 de diciembre), Zidane ha confiado prácticamente en el mismo grupo central de jugadores a los que ha ido añadiendo a los futbolistas que han ido saliendo de lesiones, caso de Sergio Ramos y Carvajal. En los cinco últimos partidos de los blancos, cinco jugadores han sido fijos para el entrenador blanco: Courtois, Varane, Mendy (el Madrid no ha perdido ni un solo encuentro de Liga con él sobre el campo), Kroos y Benzema. Esa ha sido su columna vertebral: han disputado los 450 minutos de los cinco encuentros. Junto a estos han estado Lucas Vázquez (435 minutos) y Luka Modric (430). Sorprende el caso del gallego, que acumula 13 encuentros consecutivos siendo titular tanto como lateral derecho como de atacante. De esas 13 titularidades, el de Curtis acabó el partido en 11 ocasiones… Junto a ellos se asientan Ramos (360 minutos, titular en los cuatro últimos encuentros), Casemiro (otros 360 minutos y baja ante el Athletic por acumulación de amonestaciones) y Vinicius (que acumula 306 minutos y que estuvo ausente en Ipurua al contraer una gastroenteritis).

Lejos quedan Carvajal (ha salido de una lesión y acumula 259 minutos) y Rodrygo (224 minutos en tres titularidades y participando en los otros dos encuentros entrando desde el banquillo). Atrás quedan otros como Asensio (96 minutos), Nacho (90, fue titular en el triunfo en Sevilla y el regreso de Ramos le ha condenado de nuevo al banquillo) y Valverde (84 minutos: acaba de salir de una lesión de fisura y está empezando a coger minutos de puesta a punto). Isco, con 26 minutos, y el canterano Arribas (16 minutos) son los últimos que han contado con tiempo de juego en este tramo.

Aquí es dónde arranca el ERTE de Zidane: hasta ocho jugadores no han contado para el técnico francés por diversos motivos: Hazard y Odegaard han salido de lesión. Con el primero, Zidane no quiere correr riesgo alguno: acumula nueve lesiones desde que llegase en el verano de 2019 procedente del Chelsea. Con el joven noruego, titular en las dos primeras jornadas ha pasado lo mismo. Igual que con Jovic, que entre parones por COVID-19 y lesiones no acaba de arrancar (se rumorea que su agente puede llegar a Milán para negociar una cesión de seis meses con el conjunto rossonero). Marcelo parece haber caído en desgracia, como su compatriota Militao, pero tanto Zizou como el propio lateral (está trabajando en duras sesiones con el preparador físico de Marcos Llorente) esperan acabar de la mejor manera esta temporada. Mariano, que marcó en Villarreal (precisamente este tramo comenzó con el empate blanco en el Estadio de la Cerámica (1-1) el pasado 21 de noviembre), ha tenido una serie de molestias musculares que le han dejado en el dique seco. Llama la atención el caso de Odriozola que, recuperado para poder jugar como lateral, el formidable rendimiento de Lucas Vázquez le ha condenado al ostracismo del banquillo. Por su parte, los únicos que no han debutado hasta el momento han sido los dos porteros suplentes, el ucraniano Lunin y el joven Altube.

 

 

Carvajal: “No tenemos claro cuándo es mano y cuándo no y se debe aclarar”

Dani Carvajal habló en Movistar LaLiga tras la victoria del conjunto blanco frente al Eibar.

Partido exigente: “El Eibar te exige muchísimo, presiona muy arriba. No nos encontramos a gusto saliendo desde atrás. Nos ha costado asentar nuestro juego”:

Gran inicio: “El arranque ha marcado el partido. Ponernos 0-1 ha sido muy bueno. La segunda parte nos ha costado mucho. Queríamos cerrar el partido cuanto antes. El equipo ha sabido sufrir y mantenerse fuerte en defensa”.

Más distancia entre líneas en la segunda parte: “Nuestros puntas tienen que estirar al equipo para que haya espacios entre líneas. Nos ha costado mucho esos espacios para superar líneas de presión y por eso hemos sufrido”.

Benzema y Modric: “Son jugadores muy importantes para nosotros. Cuando ellos están tocados por la varita se nota”.

Quinta victoria seguida, cuatro en Liga: “Muy importante para nosotros conseguir victorias. Sacarlas en partidos como este te acerca mucho a estar ahí en Liga. Ahora nos tocan partidos muy importantes para nosotros, en los que tenemos que intentar sumar de tres en tres”.

La mano de Ramos. ¿Tienen claro cuándo se sancionan las manos?: “Yo no lo he visto, pero sinceramente no lo tenemos claro. Hay jugadas en las que se pitan y jugadas en las que no. No sabemos claramente el criterio, en qué se basa. Creo que se debería aclarar tanto a favor como en contra, porque lo jugadores estamos en entredicho”.