Al Atleti le sobran puntos y partidos

Partido a partido, el Atleti suma y sigue. Con dos encuentros menos, pone a 4 puntos al Madrid y a 7 al Barça después de ganar anoche al Sevilla. Temperatura gélida (el partido acabó a -7º) y partido bravo entre dos equipos de cuajo. Correa marcó pronto y Simeone decidió protegerse, porque con terreno por delante En Nesyri es muy peligroso. En la segunda mitad, una salida de Llorente por la banda, envío preciso a la media luna y tirazo cruzado de Saúl. La insistencia final del Sevilla no agobió al Atlético, que en 16 jornadas ha encajado 6 goles. El líder se escapa y eso que aún tiene dos partidos ahorrados, contra el Levante y el Athletic.

Y en esas llega la Supercopa, que abren el Barça y la Real. Al Barça esto le traerá recuerdos tremendos, porque hace justo un año que en la primera edición de este formato se metió en un proceso de autofagia que todavía no ha concluido. Perdió contra el Atlético por uno de esos misterios que tiene el fútbol, después de jugar mucho mejor. Pero eso dio para voltearlo todo. Fueron a por Xavi y acabaron en Setién y su indeseada adherencia, Sarabia. Desde ahí, todo fue despeñarse cuesta abajo, hasta llegar al burofax de Messi, del que todavía no se ha repuesto la institución, que busca nuevo presidente entre tinieblas de la pandemia.

Al menos parece que Messi disfruta de nuevo, y mete goles. Se ha cansado de ir por ahí de viuda de Luis Suárez, se ha quitado el luto y, libre de ese peso, ha encontrado nueva felicidad junto a Pedri. Koeman ha pasado las de Caín, pero por fin debe de sentir que tiene entre manos los mimbres para un buen equipo, en el que Dembélé y Griezmann le pueden caber en la delantera junto a Messi y Pedri, y ya no falta tanto para que vuelva Ansu Fati. El Barça tiene el mejor ataque del campeonato. Otra cosa es por atrás. Esta noche le veremos ante una prueba seria, la Real, que ha menguado algo en resultados, pero no en juego ni ilusión.

Koeman, sobre Riqui Puig: “Si tengo que decirle algo, se lo digo”

Ronald Koeman habló en sala de prensa nada más terminar el Granada-Barça.

¿Qué busca con Griezmann por la izquierda?

Intentamos jugar con los tres arriba, con bastante libertad. Messi baja a recibir y Dembélé y Antoine buscan la profundidad. Cuando llegamos arriba hay que estar dentro del área. Creo que Antoine estuvo muy bien hoy.

¿Qué le pareció Messi y cómo pactó el cambio?

El Barça necesita a Messi. Por su juego, por su importancia en crear oportunidades y por su efectividad. Es un jugador grande que necesitamos para conseguir cosas grandes. En la primera parte había varios jugadores con molestias y con el 0-4 pudimos hacer cambios. Con Araújo no quisimos arriesgar. Dest también tuvo molestias y pudimos cuidarlos gracias a los resultados.

¿Con esta versión de Messi se puede luchar por todo?

Luchar no depende de un jugador, tiene que ser la mentalidad del equipo. Tenemos jugadores importantes que no pueden estar en este momento. Es algo posible luchar por títulos si todos pueden estar. El equipo está mejorando mucho. Era una jornada muy importante con tres partidos fuera de casa y hemos ganado y con buen juego y eso da mucha confianza.

¿Qué le recomienda a Riqui?

Lo primero es que parece que tengo algo en contra de Riqui y no es así. El otro día hablé de jugadores jóvenes y parece que sólo hablaba de Riqui. Pero hay más jóvenes. Konrad, Matheus, Júnior. Siempre cogéis un nombre y eso no es bueno para Riqui. Si pienso algo sobre Riqui, lo hablo con él. No tengo ningún problema. Y siempre depende del jugador. Pero hablo en general, no de Riqui.

¿Qué ha cambiado en el equipo?

Estamos más tranquilos y entramos más concentrados. Si hay ritmo de balón, hay pocos equipos que nos pueden controlar. Y si además tienes efectividad, puedes decir que estamos en el buen camino. Pero hay que ser humilde y seguir trabajando.

¿Por qué este nuevo De Jong, más llegador?

Es una calidad que tiene y es algo que no ha usado. Él tiene el físico y el dribbling con balón.

¿Qué cree que le ha aportado usted a Leo?

Desde el primer día, el contacto con Leo ha ido bien y desde el primer día ha hecho lo máximo. Y como a todos, como a todo el equipo, le ha costado. Y últimamente está bien y con muchísima efectividad. Y eso es lo que estamos acostumbrados a él. Si en algunos partidos no marca, algunas personas pueden estar descontentos y preocupados. Yo nunca. Lo he visto motivado en el vestuario y en los entrenamientos. No quiero decir que Messi está más metido. Hay momentos en los que al futbolista no le entra.

Koeman encadena tres victorias seguidas por primera vez esta temporada

El Barcelona de Koeman parece que ha cogido la velocidad de crucero tras un inicio de singladura con la nave navegando con muchas vías de agua abiertas y sin un rumbo claro. El hecho que deja bien claro que el equipo se empieza a transmitir buenas sensaciones es que, por primera vez esta temporada, encadena tres triunfos consecutivos, con el añadido de que lo ha conseguido en tres partidos fuera del Camp Nou: Huesca (0-1), Athletic (2-3) y Granada (0-4). La racha todavía se agiganta si tenemos en cuenta que es la cuarta salida seguida que el Barcelona salda con un triunfo, ya que todo empezó ante el Valladolid (0-3). De hecho, suma 17 de los últimos 21 puntos posibles -desde la derrota ante el Cádiz (2-1) el pasado 5 de diciembre, que no pierde un partido en LaLiga, con cinco victorias y dos empates-.

Evidentemente, el buen momento de juego de Leo Messi, la explosión de Pedri, la aparición de un Dembélé desbocado, las ganas de reivindicarse de Griezmann y el poderío de De Jong han abierto las puertas de par en par a un nuevo Barcelona, capaz ahora de soñar por cualquier título, cuando hace sólo un mes, más de un aficionado se conformaba con clasificarse entre los primeros cuatro para acceder a la Champions.

De hecho, la eliminatoria ante el PSG, que se veía como una losa casi insalvable, se presenta ahora como una gran oportunidad, y más si cabe que podrían estar unirse para la causa jugadores como Ansu Fati y hasta Gerard Piqué, actualmente lesionados.

En cuanto a LaLiga, la diferencia se ha recortado con el líder hasta sólo cuatro puntos, si bien es cierto que el Atlético de Madrid tiene tres partidos menos que los blaugrana.

Koeman ahora afronta su primer título de la temporada, la Supercopa de España, con el equipo en un momento dulce. Las semifinales contra la Real Sociedad del próximo 13 de enero se presentan como el escenario ideal para reivindicarse y mostrar a todos que el Barcelona ha vuelto.

Griezmann: “Esta es la imagen que hay que dar”

Antoine Griezmann habló después de la victoria del Barça en Los Cármenes. Esta fue su valoración.

¿Satisfecho?

Sí. Necesitábamos los tres puntos, ganar. Estoy contento con el trabajo del equipo. Hay que sumar de tres en tres ya en toda LaLiga. El Granada es un equipo difícil, pero hemos empezado bien. Y en la segunda parte han podido descansar nuestros jugadores.

Y con el accidente de la lesión de Araújo.

Sí, Umtiti no se ha podido preparar y ha tenido que salir, pero ha hecho un gran partido.

Goles y asistencias en su casillero…

Los goles son cosas del equipo y con la confianza que estamos agarrando salen más fácil. No me entraban, ahora parece que va bien… A ver.

¿En carrera para LaLiga?

En cada partido hay que jugar tres puntos, pero la imagen que hay que dar es esta.

Griezmann tira de regalos para ser un líder y ganarse a la plantilla

Antoine Griezmann está viviendo su segunda temporada en el Barcelona con más pena que gloria. El internacional francés, que sigue sin encontrar el camino que le lleve a la regularidad en el campo, ha perdido en las últimas semanas hasta la titularidad, en detrimento de un sacrificado Martin Braithwaite, que ha sabido aprovechar sus oportunidades a base de goles y trabajo.

Esta situación, totalmente anómala en la carrera del delantero, le ha convertido en un actor secundario en el equipo, que parece no echarle de menos en el terreno de juego, a tenor por los resultados cuando no está en el campo. De hecho, su última actuación ante el Eibar, donde declinó lanzar el penalti, fue muy criticada por el entorno, al ofrecer una imagen de debilidad e inseguridad al grupo.

Pero si en el campo tiene un rol cada vez menos protagonista, en el vestuario su papel se ha agigantado esta temporada. Su actitud, siempre positiva pese a las adversidades, y carácter, sumamente extrovertido, le han convertido en una de las indiscutibles referencias del vestuario.

Dos hechos puntuales le han hecho ganarse aún más al grupo y evidenciar su protagonismo absoluto fuera de los terrenos de juego. El primero sucedió el pasado 24 de noviembre en Kiev, tras ganar el equipo 0-4 al Dinamo en la Champions, cuando en el viaje de vuelta al aeropuerto, Griezmann cogió el micrófono del autocar para cantar el cumpleaños feliz a Pedri, coincidiendo que en esos precisos momentos alcanzaba los 18 años. El francés se erigió en el auténtico maestro de ceremonias de una fiesta improvisada que se alargó durante el avión en el viaje de regreso.

El segundo sucedió casi un mes después, el 22 de diciembre, cuando el equipo regresaba de Valladolid, tras vencer 0-3. Los jugadores, nada más llegar a la Ciutat Esportiva, al filo de las tres de la madrugada, se encontraron con la agradable sorpresa de un regalo en la taquilla. Griezmann se había encargado de ejercer de Papa Noel improvisado y hacer un pequeño detalle a la plantilla, aprovechando que este año el club no había regalado nada a los jugadores, ya que la situación económica de la entidad no está para muchos dispendios. El regalo no era tampoco baladí: productos y accesorios de la marca de lujo francesa, Louis Vuitton.

Una circunstancia, que si bien se puede considerar como mera casualidad, no pasó desapercibida en la plantilla, fue la ausencia de Leo Messi en ambas ocasiones. En la primera, el argentino no fue convocado para el partido en Kiev, y en la segunda, el delantero no acompañó al grupo de regreso a Barcelona: cogió un avión privado en Pucela con destino a Argentina.

Messi ha encontrado su socio en Pedri

Caray con el Atlético. En Anoeta soltó otro partido solvente, confirmando una seguridad de resultados que sólo le falló ante el Madrid. Sólo aquel mal día autoriza aún a decir a Simeone que su equipo no es favorito, porque si llega a ganar al Madrid andaríamos pensando que LaLiga estaba cerrada, o poco menos. Este Atleti tiene seguridad en su juego y una plantilla profunda y homogénea. Es un equipo para las cuatro estaciones. Favorito no, porque está el Madrid ahí y, en efecto, quedan 25 jornadas, como recuerda el Cholo. Pero es el coco en este momento del campeonato. El Madrid también está ganando mucho, pero le cuesta más.

Después del Atleti compareció en Valladolid el Barça, con su uniforme sicodélico y un dibujo nuevo: tres centrales, Dest y Jordi Alba sueltos para llegar, Pjanic guardando la viña, De Jong con libertad para subir, Braithwaite en punta y Pedri como socio de Messi. Pedri se ha convertido en la aparición más interesante del campeonato, el jugador revelación que cada año se busca. Dejó cosas desde su primera aparición y está claro que Messi le disfruta como socio. Se entienden, y la aparición de este chaval canario con tanto encanto como sacrificio ha contribuido a desarrugar el ceño de Messi, al que volvemos a ver a gusto con el fútbol.

La decisión implicó dejar fuera a Busquets, Griezmann y Coutinho, casi nadie al aparato. Pero el modelo facilita la mejor versión de los once que jugaron y gracias a él vimos por fin un buen Barça esta temporada. Messi, en su nueva versión de organizador con panorama capaz de salpicar apariciones para el remate. Estuvo en los dos primeros goles y marcó el tercero, recibiendo un taconazo de Pedri. Hubo muchos encuentros entre ambos, pero éste los sintetiza todo. Messi juega a gusto cerca de este chico, que por su parte es un libro abierto. Pequeñas sociedades hacen grandes equipos, decía Menotti. Ahí hay una. Koeman respira tranquilo.