Bastón cose el roto de Cuéllar

Un par de penaltis variaron anoche un resultado que parecía inamovible en El Molinón. Sporting y Leganés iban camino del empate sin goles hasta que una jugada pudo cambiar el signo del partido. De hecho pareció que iba a darle la victoria a los locales porque solo quedaban cinco minutos. Pero en el último suspiro del añadido, otra pena máxima que esta vez no necesitó de la revisión en el VAR como la primera, evitó la derrota visitante para dejar un 1-1 en el marcador que seguro que no dejó satisfecho a ninguno.

Uros Djurdjevic y Borja Bastón se encargaron de marcar para cada equipo en los minutos finales del partido. El serbio adelantó al Sporting al transformar el penalti con que castigó Pulido Santana un puñetazo de Cuéllar a Borja López, eso sí, después de la revisión del video; el ex portero sportinguista adivinó el lanzamiento de Djuka pero el serbio no perdonó en el rechace.

Con un Sporting siempre seguro en defensa, parecía que el triunfo no se le podía escapar sl equipo de David Gallego. Pero el destino le jugó una mala pasada al joven técnico que apostó en el carrusel de cambios final, para perder tiempo, por una defensa de tres centrales. Dio entrada a Marc Valiente que fue, para su desgracia, quien cometió el penalti que no desperdició Borja Bastón.

Hasta entonces, el partido transcurrió con un Leganés más ambicioso y vertical, que tuvo mayor tiempo el balón y disfrutó de las dos mejores ocasiones del partido en cabezazos de cerca de Arnaiz (67’) y Omeruo (73’). El Sporting se defendió y solo inquietó a Cuéllar con tiros lejanos.

El Leganés tuvo su mayor dominio en el cuarto de hora inicial de cada período. En ese tiempo, el Sporting estuvo impreciso, sin capacidad para retener el balón y mucho menos para salir con peligro en ataque. En cuanto se sacudió ese dominio, el equipo de David Gallego pareció inquietar la portería pepinera, pero nunca con peligro de verdad. Solo un disparo de Babin (50′) a la salida de un córner, que detuvo Cuéllar, pudo acabar en gol.

Al final, reparto de puntos en El Molinón que dejo insatisfecho a los locales porque se vieron con los tres puntos en la mano en la recta final del encuentro, pero que también dejó descontentos a los visitantes porque seguro que consideran haber merecido más a tenor de su dominio y profundidad durante el partido.

Djuka contra Pichu, duelo para despedir el año en El Molinón

El año futbolístico se cierra en El Molinón-Quini con la vuelta al estadio sportinguista de quien fue el principal guardián de sus porterías en la última década. Desde que se marchó en el verano de 2017, Iván Cuéllar no había pisado el césped de la que fue su casa durante nada menos que nueve temporadas. El ‘Pichu’ regresa a Gijón como una de las piezas claves del Leganés, para medirse a uno de los máximos goleadores de la Liga, Uros Djurdjevic, al que intentará frenar (sigue el partido en directo en AS.com).

Djuka será de nuevo el estilete en el equipo de David Gallego. El serbio fue el autor del gol que le dio la victoria al cojunto rojiblanco la pasada jornada frente al Zaragoza, también en El Molinón, y quiere volver a ser decisivo para sus colores. Pero enfrente tendrá un portero que vivió numerosas tardes de éxito en el estadio más antiguo del fútbol español.

Con Djurdjevic, David Gallego formará una alineación prácticamente calcada a la que ya se conocen los aficionados de memoria. Babin parece que estará en condiciones de jugar porque finalizó aparentemente sin problemas el último entrenamiento. La única ausencia local será, por tanto, Manu García, que se rompió muscularmente en el duelo contra los zaragocistas y no volverá hasta enero.

El Sporting busca otra victoria en casa que confirme su fortaleza en su estadio, donde no ha perdido aún partido alguno, y de paso asegurar un puesto en la zona de ‘playoff’ de ascenso hasta la vuelta a la competición, el primer fin de semana del nuevo año. El equipo de Gallego aspira de nuevo a sacar la mayor rentabilidad de su seguridad defensiva con los goles de Uros Djurdjevic.

Por su parte, la visita del Leganés a Gijón es asunto delicado. Los pepineros no han declarado aún el estado de ansiedad, pero caer derrotados frente al Sporting sería pulsar el botón de las alarmas. Son los blanquiazules la tercera plantilla más valiosa del campeonato en un potencial que no se refleja en la tabla. Ahora mismo ocupan una cuarta posición alejada de la cabeza que, de caer en este encuentro, perderían en favor de su rival. Cerrar 2020 como quinto clasificado no entraba en las previsiones pepineras de inicio de curso, por mucho que el discurso interno en Butarque hable de prudencia extrema y de una Segunda División muy complicada.

Es por eso que a los de Martí solo les estará permitido conjugar un verbo: ganar. Aceptar como buenos otros marcadores resultaría igualmente peligroso. Incluso empatar –más allá del cómo– podría acelerar los nervios toda vez que ahondaría en la pésima racha blanquiazul fuera de su estadio. El Lega es el 16º visitante, con solo ocho puntos de 24 posibles y un balance goleador negativo de seis tantos a favor y nueve en contra. El último triunfo allende Butarque data del 21 de noviembre ante el Málaga. Desde entonces, una derrota y un empate. De no ser por el fortín (casi) inexpugnable de Butarque, el Leganés sería aspirante a entrar en playoff y no equipo de la zona alta de la tabla.

Para voltear la tendencia y vencer en El Molinón, Martí tendrá algunos problemas en formas de ausencias. La más destacada podría ser la de Tarín, que no se ejercitó en el último entrenamiento y es más que seria duda. Central intocable para el entrenador, su baja obligaría a formar con una dupla casi inédita; Miquel y Omeruo apuntan a titulares en una zaga mermada por más ausencias. Bustinza tampoco podrá jugar. Rober Ibáñez (sancionado), Avilés y Santos (lesionados) completan las bajas. Este último no retornará al estadio en el que tanto disfrutó hace dos temporadas.

Sí estará Iván Cuéllar, que será el centro de atención pues visitará por primera vez como rival desde su marcha el estadio en el que jugó nueve temporadas. Con 211 duelos oficiales, Pichu es el 42º jugador en la historia del Sporting por número de partidos oficiales. En el actual conjunto rojiblanco, solo Carmona ha competido más que el hoy arquero pepinero.