La RFEF anuncia los horarios de la segunda ronda de la Copa del Rey

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ha anunciado este lunes en redes sociales los horarios de la segunda ronda de la Copa del  Rey. Se jugarán 28 encuentros en esta nueva fase de la competición, que se celebrarán los días 5, 6 y 7 de enero. Los vencedores accederán a los dieciseisavos de final donde aguardarán equipos como el Barcelona, Real Madrid, Real Sociedad y Athletic Club de Bilbao.

Esta segunda ronda del torneo del KO deparará grandes emociones, los equipos más humildes como el UE Cornellà o el Linares Deportivo tendrán una oportunidad de oro para eliminar a equipos de la talla del Atlético de Madrid o el Sevilla.as.

Noruega recupera el título que gana por octava ocasión

La frase podría ser de cualquier aficiona, la de que el balonmano femenino en Europa lo disputan 24 selecciones, y siempre lo gana Noruega. O casi siempre, Porque hoy suma su octavo título en las catorce ediciones disputadas. Se lo arrebata Francia, la campeona de 2018, que ha luchado por mantenerlo gracias a su poderío físico, pero la magia escandinava resultó más eficaz en los últimos cinco minutos: 20-22 (10-14).

Noruega acaba el Europeo con ocho victorias. Es decir, ha ganado todos los partidos en Dinamarca, aunque en la final ha tenido que respirar de manera profunda porque hubo un momento en que estuvo atascada y se vio superada en el marcador porque no encontraba la manera de ataca el 5-1: 19-18 en el minuto 53 después de haber tenido cinco goles de margen. El relevo en la portería francesa, con Cleopatra Darleux en la segunda parte para sacar balones imposibles a Oftedal, a Krtstiansen, a Mork. resultó fundamental Pero careció de fuelle a Francia, como si desinflase en el momento que había logrado darle la vuelta al marcador, como había hecho contra Rusia, y encajó un 1-3, y eso porque Darleux (la mejor del partido) le detuvo en penalti a Norma Mork con el reloj a cero.

A Francia le faltó su motor, la central Zaadi, que encadenó dos exclusiones en diez minutos y acabó expulsada con la tercera. Frente a la imaginación noruega, que en este partido no estuvo al nivel de otros encuentros, Francia impuso el músculo de sus atletas de ébano, con la jovencita pivote de 19 años Poppa de martillo pilón. Noruega sacó adelante el torneo en el que estuvo por anfitriona, sin pelear por la clasificación, pero que al final renunció, lo dejó en manos de Dinamarca, que sólo pudo ser cuarta, y sigue acrecentando su leyenda,

Fue un encuentro espectacular, como corresponde a una final; emocionante, incierto, y con altibajos en el marcador, con Solberg, la portera noruega, como otra de las grandes protagonistas del último partido en Herning donde los dos finalistas se entregaron como si en las gradas hubiese doce mil gargantas coreando sus aciertos. Por desgracia era una ilusión en un coliseo vacío.   

Bronce histórico de Croacia ante una Dinamarca congelada

Croacia confirmó tu título de equipo revelación del Europeo colgándose la medalla de bronce, la primera de siempre en un Campeonato femenino de nivel, historia para su país y decepción para Dinamarca, el país organizador, que desde 2004 sigue fuera del podio, aunque en su historial hay tres oros y dos platas. Pero ahora, que tanto esperaba el éxito en casa, tras sacar adelante una organización que parecía imposible, se queda con las manos vacías con ese 25-19 final (11-11). El cuarto puesto no es consuelo para quien se veía en la final.

Dio la impresión de que Dinamarca estaba sin gasolina, que su esfuerzo en la primera mitad para dar la réplica a Croacia, tras el 3-0 inicial de las balcánicas, fue cosa de amor propio más que otra cosa, porque nos fueron las danesas de siempre, obligadas a jugar organizadas porque no tuvieron ni una opción de correr, de imponer su contragolpe. Y sin la velocidad de vértigo de las chicas de Jesper Jensen (exjugador en su día del Altea y del Portland), Dinamarca no encontró la manera de batir con buenos porcentajes a Tea Pijevic.

Tras el descanso, Croacia fue poco a poco amasando su victoria, y mediada esta mitad se sintió fuerte, penetrando bien entre la defensa danesa cuando apostó por el cara a cara, y las chicas de casa, agotadas, sin ánimo, sin velocidad, estuvieron casi un cuarto de hora sin sumar. Se cayeron y no tuvieron manera de levantarse. Jugaban en casa, pero no había público en Herning, y sin el apoyo anímico era Croacia la que más se jugaba en el envite: una medalla histórica que vuela a Zagreb.

Estelle Nze Minko elegida la mejor jugadora del Europeo

Por votación popular de 30.000 electores en 48 horas, la francesa Estelle Nze Minko ha sido elegida la mejor del Campeonato de Europa, comunicado horas antes de iniciarse la lucha por las medallas. Y como siempre en los torneos de la EHF, el mejor está por encima del resto, de tal manera que no se le incluye en el equipo ideal, en el que en esta ocasión  no hay representación de las Guerreras. Curiosamente, de esta manera tampoco hay francesas e lo que sería el mejor equipo por individualidades del Campeonato.

Estelle, lateral del Gyori húngaro, de 1,76 metros, es la jugadora más utilizada por su selección, tanto en defensa como en ataque, y ha sumado 25 tantos, con un porcentaje de casi un 70 por ciento de eficacia.

Regresa al siete ideal la lateral noruega zurda Nora Mork, que ya lo fue en 204 y 2016, que había desaparecido por lesión de su combinado, con cuatro operaciones graves en tres años, y que en Dinamarca ha vuelto a demostrar su gran nivel,

Destaca la aparición de la croata de 25 años Ana Debelic, la pivote que ha soportado el ataque y la defensa de su equipo para estar en la final. La portera danesa Sandra Toft, la extremo izquierda Camila Herrem (Noruega) y derecha Jovanka Radicevic (Mointegero), la central Stiene Oftedal (Noruega), y la lateral rusa Vladiena Bobrovnikoca, completan el siete, con la danesa Line Haugsted como mejor defensora.

María Vicente bate el récord sub-20 de 60 metros vallas pero no es homologable

La atleta barcelonesa María Vicente consiguió este domingo en la pista cubierta donostiarra de Anoeta una marca de 8.31 segundos en 60 m vallas que no es homologable como récord de España sub-20 por haber sido realizado en una carrera mixta.

Junto a la barcelonesa han corrido en Anoeta otra chica y un chico, según informa la Federación Española, y el reglamento de competición, en el punto 1.3.1.5, dice que “no se reconocerá el récord establecido por un atleta si lo consiguió en una competición mixta, de hombres y mujeres (excepto en las pruebas de concursos y las recogidas en el apartado 1.3.1.6)”.

Por tanto, la plusmarca nacional de la categoría en pista cubierta permanece en su poder, pero con la marca de 8.35 segundos que obtuvo el 16 de febrero de 2019 en Antequera. María Vicente se trasladó este año a San Sebastián para entrenarse bajo la dirección de Ramón Cid, exseleccionador español. La barcelonesa ha sido campeona mundial júnior de la combinada en Nairobi 2017, europea sub-18 en 2018 en Gyor (Hungría) y europea sub-20 en Boras (Suecia) en 2019. Además, en 2018 ganó el oro continental con un triple salto de 13,95.

España no pasa del empate en su último amistoso ante Bélgica

La Selección española femenina de hockey empató contra Bélgica (2-2) con dos goles de la valenciana Lola Riera desde penalti córner en el tercer y último amistoso entre ambos equipos celebrado en la pista azul de Beteró de Valencia y en el que fue el mejor encuentro de las ‘Redsticks’ ante las belgas, frente a las que acumulaban dos derrotas esta semana por 1-2 y 1-5, respectivamente.

Las ‘Redsticks’ salieron con mucha más intensidad en ataque que en el partido del sábado, pero pese a tener varias ocasiones y la posesión, el primer cuarto terminó sin goles mientras que en el segundo Bélgica fue muy superior y logró adelantarse (m.21). Tras el descanso, España volvió a ofrecer una gran versión y después de varias oportunidades de las ‘Redsticks’, Lola Riera puso el empate desde el penalti córner, pero en la siguiente jugada se volvió a adelantar la selección belga con otro penalti córner.

El tercer cuarto terminó con la aparición de Lola Riera, otra vez desde el penalti córner, para volver a empatar el encuentro y en el último cuarto el marcador no varió.

Un diamante de altura

“No me obsesionan las marcas, yo salto sin pensar mucho en fijarme objetivos aunque obviamente siempre intento saltar lo máximo”, asegura Celia Rifaterra Placed (Madrid, 4 de octubre de 2004), a AS. Su tranquilidad es pasmosa a la hora de hablar de números, esos que marcan los resultados de un atleta y que en el caso de esta saltadora de altura de 16 años la sitúan en una proyección sin límites al analizar lo ya conseguido. Tiene el récord de España Sub-18 con 1,77m, tres centímetros más de lo que saltó en su día a esa edad la leyenda Ruth Beitia. Y con 15 años aún, Rifaterra (aunque en 2020 ya cuenta como categoría Sub-18) se elevó por encima del 1,81 en el Campeonato de España absoluto donde rozó la medalla de bronce (acabó empatada con la tercera aunque con más nulos y por eso fue cuarta).

“Mi llegada al atletismo fue por mis amigas, no tuvo que ver con mi pasado familiar aunque como tenía mucho tiempo libre mis padres me dijeron que debía apuntarte a algún deporte. Y el salto de altura fue porque en la escuela a la que iba (A. D. Marathon) hacíamos un poco de todo y vieron que en esta especialidad tenía buen bote. Antonio Gil me descubrió al ver que se me daba bien y con él empecé a entrenar mejor. Al año siguiente, con 13, ya empecé a competir más en serio”, explica Celia que esconde en sus palabras un talento innato para esta especialidad ya que apenas lleva tres años tomándoselo más o menos en serio: “Ahora estoy entrenando tres días: lunes, martes y jueves. Supuestamente también los viernes, pero ese día me lo salto a veces… (ríe)”.

Estudiante de 1º Bachillerato Ciencias Sociales en el CAR de Madrid, Rifaterra cuenta con una tradición deportiva, y especialmente atlética en sus genes: “Mi madre competía en natación y mi padre estuvo en la selección juvenil de voleibol. Además, mi abuelo hacía atletismo en pruebas de velocidad, mi tío José compite en vallas y sigue participando en categoría veteranos y mi tía Alicia de joven tuvo el récord de Madrid de marcha. También mi bisabuelo estuvo ligado al atletismo como atleta y directivo en federaciones y el primo de mi abuela, Gustavo Marqueta fue campeón de España de altura en salto a rodillo (2,18 en los años 70) en su momento. Y luego, claro, Julio Rifaterra, primo de mi abuelo, que participó en muchas disciplinas atléticas y es entrenador desde hace tiempo”. Precisamente , éste último es la persona que está ahora centrado en la evolución de la saltadora: “Mi descubridor y el entrenador que ha estado siempre conmigo es Antonio Gil y Julio ayudaba. Ahora voy a seguir más junto a él en el CAR y con más dedicación por su parte”.

Rifaterra desea dedicarse al atletismo, pero no descartará su preparación intelectual: “Ojalá siga la progresión y pueda seguir saltando, pero también tengo claro que quiero ir a la universidad y estudiar una carrera: economía, psicología, idiomas… Sé que esto no es fútbol y quiero prepararme para la vida laboral, además de seguir viendo hasta dónde puedo llegar en el atletismo”. Un futuro que basa en su enorme capacidad y el trabajo para mejorar los puntos más débiles: “Tengo que trabajar la resistencia, la cadera, los brazos y aumentar la fuerza, además de seguir mejorando la técnica propia del salto. La altura requiere un cúmulo de todos los factores del atletismo ya que también es importante la velocidad antes de la batida, por ejemplo. Precisamente mi punto fuerte es la batida y tengo un buen paso del listón. Además, debo correr más rápido en especial en los dos últimos apoyos”.

Al hablar de referentes, la madrileña responde con una curiosidad: “Para el salto de altura soy un poco bajita, mido 1,73 y se supone que creceré solo un centímetro más aproximadamente. Por eso me fijo y veo vídeos de otras de mi estatura”. Eso no impide que Beitia sea un ejemplo a seguir, en especial a la hora de intentar pulverizar sus marcas, como el 1,85 que la santanderina tiene como récord de España Sub-18: “Tengo todo 2021 para poder mejorar ese récord. Yo a Ruth la he seguido y sé lo que ha conseguido en esta especialidad. Coincidimos en un mitin en Gallur y es muy maja. En una jornada de liga en Pamplona el año pasado en la que no estaba mi entrenador, me aconsejó y me dio indicaciones. Me hizo mucha ilusión”.

Celia, que salta “sola por así decirlo ya que no entreno con otros saltadores de altura sino con un grupo de atletas de diferentes disciplinas como velocidad o longitud” se define a sí misma como “no excesivamente competitiva” aunque “como normalmente gano en mi categoría si me genera una presión si no lo hago”. Le motiva y le gusta más “competir que entrenar ya que la adrenalina que te da es única” y 2021 se presenta como un año ilusionante en el que el avance puede ser estratosférico, algo que a Celia tampoco no le quita el sueño: “No tengo un plan de ruta sobre lo que debería saltar al final del año”. El 1,90 aparece en el horizonte, pero “el principal objetivo en 2021 es el Campeonato de Europa Sub-18 de Rieti (26-29 de agosto), quiero hacer un buen papel allí”. Y los Juegos de París 2024, ¿por ejemplo? “Sería increíble pero ahora mismo ni me lo puedo plantear seriamente”. Recuerden su nombre, lo verán liderando muchas clasificaciones de salto de altura en el futuro.