Ballon d'Or: Messi erstmals seit 2005 nicht nominiert

Lionel Messi steht erstmals seit 2005 nicht auf der 30 Spieler umfassenden Shortlist für die Auszeichnung zum Ballon d’Or. Zum nominierten Kreis gehören indes zwei DFB-Nationalspieler.

Der Ballon d'Or ging schon siebenmal an Lionel Messi - in diesem Jahr ist der Argentinier jedoch nicht auf der Shortlist notiert.

Der Ballon d’Or ging schon siebenmal an Lionel Messi – in diesem Jahr ist der Argentinier jedoch nicht auf der Shortlist notiert.

imago/MIS

Nach 17 Jahren fehlt Messis Name mal wieder bei den Nominierten für die Ehrung mit dem Goldenen Ball. Diesen hatte der Argentinier, der inzwischen bei PSG unter Vertrag steht, dort aber ein kompliziertes erstes Jahr durchlebte, siebenmal erhalten – zuletzt im Jahr 2021, was damals für viel Aufsehen gesorgt hatte, da Messi den damaligen Bayern-Torjäger Robert Lewandowski überflügelte. Der 35-Jährige ist damit alleiniger Rekordhalter, wird seiner Titel- und Trophäensammlung aber erstmal keinen weiteren goldenen Ball hinzufügen können.

Wie ein Sommer ohne die Tour de France”, kommentierte die französische L’Equipe Messis Fehlen auf der Shorlist, auf die es derweil dessen ewiger Rivale Cristiano Ronaldo geschafft hat. Notiert sind mit Joshua Kimmich und Antonio Rüdiger auch zwei deutsche Nationalspieler. Außerdem dabei: Christopher Nkunku, Sadio Mané sowie die abgewanderten Bundesliga-Torjäger Erling Haaland und Robert Lewandowski.

Favorit auf die von der französischen Zeitung France Football durchgeführte Wahl ist Karim Benzema, der mit Real Madrid die Champions League gewann. Der Franzose wurde mit 15 Treffern auch Torschützenkönig der Königsklasse.

Die Modalitäten für die Wahl haben sich in diesem Jahr leicht verändert. Statt wie bisher die Leistung der Fußballer pro Kalenderjahr zu bewerten, soll künftig die Saisonleistung, in diesem Fall für die Spielzeit 2021/22, berücksichtigt werden. Künftig sind nur noch Vertreter der Top-100 der FIFA-Rangliste stimmberechtigt. Zudem soll die Gesamtkarriere kein Kriterium mehr darstellen.

Alle 30 Nominierten in der Übersicht

Trent Alexander-Arnold (FC Liverpool)
Karim Benzema (Real Madrid)
Joao Cancelo (Manchester City)
Casemiro (Real Madrid)
Thibaut Coutois (Real Madrid)
Cristiano Ronaldo (Manchester United)
Kevin De Bruyne (Manchester City)
Luis Diaz (FC Porto/FC Liverpool)
Fabinho (FC Liverpool)
Phil Forden (Manchester City)
Erling Haaland (Borussia Dortmund/Manchester City)
Sebastien Haller (Ajax/Borussia Dortmund)
Harry Kane (Tottenham)
Joshua Kimmich (Bayern München)
Rafael Leao (AC Milan)
Robert Lewandowski (Bayern München/FC Barcelona)
Riyad Mahrez (Manchester City)
Mike Maignan (AC Milan)
Sadio Mané (FC Liverpool/Bayern München)
Kylian Mbappé (PSG)
Luka Modric (Real Madrid)
Christopher Nkunku (RB Leipzig)
Darwin Nunez (Benfica/ FC Liverpool)
Antonio Rüdiger (FC Chelsea/Real Madrid)
Mohamed Salah (FC Liverpool)
Bernardo Silva (Manchester City)
Heung-min Son (Tottenham)
Virgil van Dijk (FC Liverpool)
Vinicius Junior (Real Madrid)
Dusan Vlahovic (Fiorentina/Juventus)

Bei der Torhüter-Wahl sind unter anderem Nationalkeeper Manuel Neuer (Bayern München) und Eintracht Frankfurts Europa-League-Sieger Kevin Trapp nominiert. Insgesamt zehn Kandidaten hoffen auf den Gewinn der Jaschin-Trophäe.

Alle 10 Nominierten in der Übersicht

Yassine Bounou (FC Sevilla)
Alisson Becker (FC Liverpool)
Thibaut Courtois (Real Madrid)
Ederson (Manchester City)
Mike Maignan (AC Milan)
Edouard Mendy (FC Chelsea)
Manuel Neuer (Bayern München)
Jan Oblak (Atletico)
Kevin Trapp (Eintracht Frankfurt)
Hugo Lloris (Tottenham)

Ramos mit der Hacke: PSG holt ersten Titel unter Galtier

Im ersten Pflichtspiel der neuen Saison schlug Paris Saint-Germain den FC Nantes im Finale des französischen Supercups klar mit 4:0. Überragender Mann war hierbei Neymar mit drei Torbeteiligungen. 

Traf sehenswert im Supercup-Finale: Sergio Ramos. 

Traf sehenswert im Supercup-Finale: Sergio Ramos. 

AFP via Getty Images

Von Beginn an wollte Paris unter dem neuen Trainer Christophe Galtier keinerlei Zweifel am ersten Titelgewinn der neuen Spielzeit aufkommen lassen. Und so legte PSG auch los, bereits in der 14. Minute scheiterte Marquinhos nach Vorlage von Kimpembe per Kopf nur an der Latte. Besser machte es dann Messi in der 22. Minute, der nach starker Vorarbeit von Neymar Nantes Torhüter Lafont in unnachahmlicher Manier umkurvte und zum 1:0 ins leere Tor einschob.

Finale des französischen Supercups

Damit war der Bann gebrochen, Nantes hielt zwar gut mit, doch der französische Meister hatte die klareren Chancen und nutzte diese. Neymar wurde in den letzten Sekunden vor dem Halbzeitpfiff in halblinker Position von den Beinen geholt, trat selbst zur Ausführung des Freistoß an und verwandelte diesen im oberen linken Eck. Lafont im Tor des Neunten der vergangenen Ligue-1-Saison blieb erneut keine Abwehrchance. 

Ramos trifft spektakulär – Neymar vom Punkt

Und auch nach der Pause sollte sich dieses Bild nicht ändern. Nantes konnte eine Messi-Ecke von der linken Seite nur unzureichend klären, sodass die Kugel über Veratti und Sarabia erneut in gefährlicher Manier in den Strafraum kam. Innenverteidiger Sergio Ramos konnte die Großchance aus bester Position zwar zunächst nicht vollenden, verwandelte den Nachschuss in sehenswerter Manier per Hacke zum 3:0 (56.). 

Doch auch mit diesem Kabinettstückchen sollte es noch nicht genug sein, knapp neun Minuten vor dem Ende riss Casteletto den überragenden Neymar als letzter Mann im Strafraum um und sah dafür die Rote Karte (81.). Den folgenden Elfmeter verwandelte der Gefoulte zu seinen zweiten Treffer an diesem Abend selbst, indem er Lafont ins falsche Eck schickte (82.).

Durch den Sieg bescherte das Pariser Starensemble dem aus Nizza gekommenen Galtier seinen ersten Titel mit seinem neuen Verein und startet nun mit ordentlich Schwung in die neue Ligue-1-Spielzeit, die für PSG mit einem Duell gegen Clermont Foot am kommenden Samstag (21 Uhr) beginnt. Nantes trifft einen Tag später auf Angers SCO (Sonntag, 15 Uhr). 

El hundimiento de Messi

La primera temporada de Messi en el PSG, a tan solo dos partidos de su finalización, no ha sido, ni mucho menos, la esperada por expectativas generadas en verano. El siete veces ganador del Balón de Oro ha sufrido para adaptarse al siempre físico fútbol francés y va a acabar el curso con unas cifras que, aunque no sean horribles, están muy lejos de lo que ha venido acostumbrando en el Barcelona durante tantos años.

Tal y como indica Le Parisien, el rosarino llevaba 13 temporadas seguidas alcanzando al menos los 31 goles en todas las competiciones, mientras que en París apenas ha podido sumar hasta la fecha 9 goles y 13 asistencias. Superado por el físico de la Ligue 1 y por la rapidez a la que se juega en el campeonato, Messi ha tenido que adaptarse a su físico y ha pasado de ser un jugador total a un futbolista que prefiere jugar cerca del centro del campo como playmaker e intentar asistir a sus compañeros. La explosión definitiva de Mbappé, erigiéndose como el gran líder del equipo, le ha relevado a un segundo plano y no ha tenido la obligación, como tantos años en Barcelona, de asumir las riendas del equipo.

Escudo/Bandera PSG

Aunque en Champions hasta octavos las cifras eran buenas (cinco goles en la fase de grupos), Messi no pudo evitar el descalabro del PSG en la Champions League contra el Real Madrid. En el partido de ida, el exjugador del Barcelona falló un penalti que pudo cambiar la eliminatoria por completo. En el Bernabéu, se contagió de los nervios de su equipo y acabó apeado de una competición que quería ganar tras no haber podido conquistarla durante los últimos seis años en la Ciudad Condal.

En la Ligue 1, Messi suma cuatro goles, una cifra anómala para él, ya que se encuentra en el puesto número 63 de la tabla de goleadores. Aunque ha otorgado 13 asistencias, siendo segundo en la clasificación por detrás de Mbappé, la realidad es que en ningún momento ha conseguido explotar en París. Sin embargo, es pronto para hablar de declive. Esos diez palos que ha tenido en Francia, récord desde que Opta analiza las estadísticas, evidencian que la calidad no la ha perdido, pero que quizá le ha faltado tiempo y adaptación a un campeonato acostumbrado a jugadores rápidos, físicos y mucho más rápido de piernas que La Liga.

Aunque deportivamente hablando se pueda hablar de irregularidad, Messi ha supuesto un empujón extraordinario para el PSG en cuanto a economía se refiere. El argentino representa el 60 % de las ventas de camisetas del conjunto parisino y, además, el incremento de patrocinios ha sido imparable. Ese rédito económico ha compensado el rendimiento deportivo, en el que el PSG sigue sin poder acercarse a ganar la Champions League.

<figure id="sumario_3|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2022/05/11/internacional/1652258976_893467_1652259186_sumario_grande.jpg', '976', '976', 'Besoccer’);return false;” class=”item-multimedia”>

Besoccer

Las faltas, otro condicionante

Desde hace mucho tiempo, Leo Messi se ha destapado como un especialista en los golpeos a balón parado. Desde 2007, el rosarino ha marcado 39 goles de 436 intentos, es decir, marca uno de cada diez faltas que lanza. En su primer año en el PSG, el astro argentino suma 0 goles de 18 intentos, siendo la actual temporada la peor de su carrera en dicha faceta. Neymar, por ejemplo, tampoco ha marcado en ocho intentos, generando un problema en París ante la escasez de goles en disparos de falta.

Desde 2006, Messi es, de largo, el jugador que más faltas ha marcado con 39, superando en ocho tantos a Cristiano Ronaldo, que tiene 31, tal y como subraya L’Équipe. Sin embargo, la

falta de efectividad esta temporada se puede explicar por las dificultades que ha tenido para adaptarse a la Ligue 1 y por la falta de tiempo para mimetizar el esquema de Mauricio Pochettino. Unas estadísticas que, seguramente, mejoren la próxima temporada, pues si Mbappé termina en el Real Madrid, el liderazgo del PSG estará supeditado tanto a él como a Neymar.

El hundimiento de Messi

La primera temporada de Messi en el PSG, a tan solo dos partidos de su finalización, no ha sido, ni mucho menos, la esperada por expectativas generadas en verano. El siete veces ganador del Balón de Oro ha sufrido para adaptarse al siempre físico fútbol francés y va a acabar el curso con unas cifras que, aunque no sean horribles, están muy lejos de lo que ha venido acostumbrando en el Barcelona durante tantos años.

Tal y como indica Le Parisien, el rosarino llevaba 13 temporadas seguidas alcanzando al menos los 31 goles en todas las competiciones, mientras que en París apenas ha podido sumar hasta la fecha 9 goles y 13 asistencias. Superado por el físico de la Ligue 1 y por la rapidez a la que se juega en el campeonato, Messi ha tenido que adaptarse a su físico y ha pasado de ser un jugador total a un futbolista que prefiere jugar cerca del centro del campo como playmaker e intentar asistir a sus compañeros. La explosión definitiva de Mbappé, erigiéndose como el gran líder del equipo, le ha relevado a un segundo plano y no ha tenido la obligación, como tantos años en Barcelona, de asumir las riendas del equipo.

Escudo/Bandera PSG

Aunque en Champions hasta octavos las cifras eran buenas (cinco goles en la fase de grupos), Messi no pudo evitar el descalabro del PSG en la Champions League contra el Real Madrid. En el partido de ida, el exjugador del Barcelona falló un penalti que pudo cambiar la eliminatoria por completo. En el Bernabéu, se contagió de los nervios de su equipo y acabó apeado de una competición que quería ganar tras no haber podido conquistarla durante los últimos seis años en la Ciudad Condal.

En la Ligue 1, Messi suma cuatro goles, una cifra anómala para él, ya que se encuentra en el puesto número 63 de la tabla de goleadores. Aunque ha otorgado 13 asistencias, siendo segundo en la clasificación por detrás de Mbappé, la realidad es que en ningún momento ha conseguido explotar en París. Sin embargo, es pronto para hablar de declive. Esos diez palos que ha tenido en Francia, récord desde que Opta analiza las estadísticas, evidencian que la calidad no la ha perdido, pero que quizá le ha faltado tiempo y adaptación a un campeonato acostumbrado a jugadores rápidos, físicos y mucho más rápido de piernas que La Liga.

Aunque deportivamente hablando se pueda hablar de irregularidad, Messi ha supuesto un empujón extraordinario para el PSG en cuanto a economía se refiere. El argentino representa el 60 % de las ventas de camisetas del conjunto parisino y, además, el incremento de patrocinios ha sido imparable. Ese rédito económico ha compensado el rendimiento deportivo, en el que el PSG sigue sin poder acercarse a ganar la Champions League.

<figure id="sumario_3|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2022/05/11/internacional/1652258976_893467_1652259186_sumario_grande.jpg', '976', '976', 'Besoccer’);return false;” class=”item-multimedia”>

Besoccer

Las faltas, otro condicionante

Desde hace mucho tiempo, Leo Messi se ha destapado como un especialista en los golpeos a balón parado. Desde 2007, el rosarino ha marcado 39 goles de 436 intentos, es decir, marca uno de cada diez faltas que lanza. En su primer año en el PSG, el astro argentino suma 0 goles de 18 intentos, siendo la actual temporada la peor de su carrera en dicha faceta. Neymar, por ejemplo, tampoco ha marcado en ocho intentos, generando un problema en París ante la escasez de goles en disparos de falta.

Desde 2006, Messi es, de largo, el jugador que más faltas ha marcado con 39, superando en ocho tantos a Cristiano Ronaldo, que tiene 31, tal y como subraya L’Équipe. Sin embargo, la

falta de efectividad esta temporada se puede explicar por las dificultades que ha tenido para adaptarse a la Ligue 1 y por la falta de tiempo para mimetizar el esquema de Mauricio Pochettino. Unas estadísticas que, seguramente, mejoren la próxima temporada, pues si Mbappé termina en el Real Madrid, el liderazgo del PSG estará supeditado tanto a él como a Neymar.