Susanna Griso y Carles Torras ponen fin a 23 años de relación

Espejo Público‘ es el programa estrella en la franja matinal de Antena 3 y ya desde hace unos días ha cambiado de presentadora, algo habitual por estas fechas. Al igual que sucede en la temporada de verano, Susanna Griso desaparece unos días de la televisión para disfrutar de sus vacaciones dejando a los mandos a Lorena García. Sin embargo, la presentadora titular parece que, además de desconectar de su intenso ritmo de vida, tendrá que afrontar una difícil etapa en el plano sentimental.

La presentadora se separa de Carles Torras

Según avanza en su portada la revista ‘Semana‘, la presentadora de Antena 3 se ha separado de su marido, el también periodista Carles Torras. El matrimonio gozaba de 23 años de relación a los cuales han decidido poner un punto y aparte que ha sorprendido a los seguidores de ambos. La revista, además, añade que la separación se ha producido de mutuo acuerdo, por lo que podemos suponer que se trata de algo amistoso y que la relación entre ambos goza de buena salud, aunque se le haya terminado el amor.

Durante los últimos años, tanto Susanna Griso como su marido habrían mantenido discrepancias en la política que podrían haber sido los motivos de su distanciamiento. Él es un reconocido militante independentista, algo que la presentadora de Antena 3 no comparte ni mucho menos, y es que la propia Griso ya se pronunció en su momento sobre la polémica independencia de Catalunya, que habría terminado llevándose por delante su propio matrimonio.

“Una de las cosas que llevo mal es que estoy casada con una persona, Carles, que en lo ideológico y político está muy alejado de como yo pienso. Siempre ha sido así, desde que nos conocimos en la radio”, confesó la presentadora de ‘Espejo Público‘ en una de sus últimas entrevistas concedidas el año pasado a la revista ‘Diez Minutos’.

Pues bien, algo menos de un año después, Susanna Griso y Carles Torras han decidido tomar caminos por separado después de 23 años juntos y dos hijos, Jan y Mireia de 17 y 14 años respectivamente. A ellos se sumó en los últimos años Dorcette, una niña de origen africano a la que decidieron integrar en la familia después de ocho duros años de proceso de adopción.