Una campeona olímpica quema su piso al perder el olfato por Covid-19

“Simplemente no tengo palabras. Entiendo que he puesto a la gente en peligro y que tengo la culpa. He sido muy estúpida. Lo principal es que todos están vivos. Todavía estoy en estado de shock”, asegura Daria Shkurikhina, campeona olímpica en gimnasia rítmica por conjuntos con Rusia en Pekín 2008, además de triple oro mundial en Grecia 2007 y pentacampeona de Europa (3 en Moscú 2006 y 2 en Torino 2008), a la agencia rusa East2West y a Komsomolskaya Pravda. La gimnasta rusa de 30 años no olvidará fácilmente lo sucedido en este inicio de 2021 cuando celebraba la Navidad ortodoxa y decidió encender una vela en su apartamento de la ciudad de Nizhny Novgorod.

El incendio se inició supuestamente porque una de sus mascotas, un gato y una chinchilla, derribaron una vela y Shkurikhina tardó en reaccionar al no oler el humo debido a que tiene afectado el sentido del olfato tras haber pasado la Covid-19. “Encendí una vela y me fui a la cocina. Luego vi humo por el techo, pero ya no podía hacer nada. Ahora entiendo que dejar un fuego abierto sin vigilancia es muy estúpido, pero nada se puede cambiar. Hay aprender de los errores”, explica. Daria logró salir corriendo y gritando para alertar a los vecinos del apartamento (regalado por el ex gobernador de la ciudad, Valery Shantsev, por sus brillantes actuaciones en los Juegos Olímpicos) y uno de ellos fue el que avisó a los bomberos. El piso quedó casi calcinado y las llamas llegaron a afectar a viviendas colindantes, afortunadamente sin daños personales que lamentar.

“No he llorado tanto en mucho tiempo”, afirma Shkurikhina que ha subido a redes sociales una foto con la medalla olímpica intacta pero cuya instantánea permitir imaginar el estado de la casa. Ahora, la gimnasta rusa, que asegura llevar varios días recibiendo amenazas por redes sociales por su descuido, pide ayuda para encontrar un nuevo hogar: “Ahora no sé dónde vivir ni qué hacer”. Lo más importante es que todo ha quedado en un susto y Daria y sus vecinos han salido ilesos del incendio.

La IIHF denuncia presiones para retirar el Mundial a Bielorrusia

El presidente de la Federación Internacional de Hockey sobre Hielo (IIHF), René Fasel, denunció este lunes presiones para retirar por motivos políticos a Bielorrusia el Mundial que debía celebrar conjuntamente con Letonia entre el 21 de mayo y el 6 de junio de este año.

“Sobre nosotros se ejerce una gran presión. Pero nuestra postura es clara. Como usted ha dicho, nosotros no queremos mezclar el deporte y la política. El deporte debe unir a los pueblos, no dividirlos”, dijo Fasel al reunirse en Minsk con el presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, según informa la agencia oficial BELTA.

Fasel destacó que las presiones surgieron cuando empezaron lo que llamó “problemas” en la antigua república soviética, en referencia a las protestas antigubernamentales que estallaron tras la reelección en agosto de Lukashenko en unas elecciones consideradas fraudulentas por Occidente y la oposición.

Recordó que en 2014, cuando Minsk acogió el Mundial, “también hubo presiones”, pero que el país organizó un “magnífico campeonato”.

“La situación ha cambiado poco”, señaló.

La líder de la oposición bielorrusa en el exilio, Svetlana Tijanóvskaya, insistió este lunes en que el Mundial debe ser trasladado a otro país y, en el peor de las casos, llamó a todas las federaciones a boicotear el torneo.

“Sé que hay muchos jugadores, selecciones y federaciones que no piensan ir al campeonato, que servirá de tapadera para (…) la tortura y el asesinato. Para ellos, igual que para nosotros, la libertad, la dignidad humana y la ley es más importante que cualquier puesto y medalla”, dijo.

Además, el conocido como Fondo de Solidaridad Deportiva expresó su repulsa por el hecho de que Fasel se dirija con palabras tan cálidas a Lukashenko cuando más de 30.000 bielorrusos han sido detenidos desde agosto y unos 170 presos políticos están entre rejas.

En las últimas semanas Fasel se mostró dispuesto a dialogar con la oposición bielorrusa y abrió una investigación sobre el presidente de la federación del país, Dmitri Baskov, acusado de implicación en la muerte de un activista opositor.

Mientras, Lukashenko en la reunión con Fasel aseguró que en Bielorrusia “no habrá ningún peligro” para los aficionados que acudan al Mundial, tanto desde el punto de vista del coronavirus, como de la seguridad ciudadana o la situación política.

“Si la federación internacional resiste las presiones injustas, entonces significará que organizaremos el Mundial. Si Letonia se niega, entonces organizaremos el Mundial en Bielorusia y será el mejor campeonato de la historia. Todo depende de usted”, afirmó.

Ya en agosto del pasado año el primer ministro letón Krisjanis Karins aseguró que los sucesos en Bielorrusia impedían la organización conjunta del torneo, que el país báltico acogió por última vez en 2006.