Laso respira: Rudy no tiene una lesión importante

El Real Madrid perdió ante el Estrella Roja, en su pista, un duelo atrasado de Euroliga en el que a priori era muy favorito pero en el que fue siempre a remolque del equipo serbio y no pudo culminar la remontada a la heroica en los últimos minutos. Jaycee Carroll falló el tiro que podría haber forzado la prórroga y el equipo de Laso encajó una inesperada derrota.

Pero el día podía haber sido mucho peor, más allá de la derrota, porque Rudy Fernández se retiró lesionado y con gestos de dolor tras un tremendo golpe en la espalda, una zona muy delicada para él. El mallorquín chocó con Branko Lazic al tratar de capturar un balón dividido en el perímetro y cayó mal al parqué a un minuto de cerrarse el duelo y con 71-76 en el marcador para los serbios. La acción fue considerada como antideportiva.

Nada más caer al suelo, se vio que el alero no podría seguir en el choque. Rudy no se levantaba y, entre gestos de dolor, se tocaba la parte baja de la espalda, las lumbares. Salió de la pista y fue atendido durante unos minutos en el banquillo. Finalmente, se marchó a los vestuarios con la ayuda de un miembro del staff del Madrid. La zona afectada preocupaba. Rudy lleva años lidiando con problemas en la espalda, de la que se ha operado en varias ocasiones a lo largo de su carrera.

Pablo Laso advirtió de que quedaban pendientes de las pruebas pertinentes y estas han arrojado buenas noticias: no hay ningún problema preocupante, simplemente una fuerte contusión en el sacro. Su evolución en las próximas horas marcará su disponibilidad de cara al partido del jueves, una complicada visita al Maccabi. Pero, en todo caso, el alero ha evitado problemas de gravedad, una excelente noticia para él y para el Real Madrid.

 

El Madrid se asegura a Heurtel para la próxima temporada

La rescisión de Thomas Heurtel del Barcelona tenía que tener no uno sino varios porqués. El principal es tener un plan trazado. En él el principal equipo para llevárselo era y es el Real Madrid. El club blanco ansiaba poder haberle fichado ya para lo que restaba de año, pero la falta de acuerdo del jugador y su ya ex-equipo dejó la operación en reposo. El 6 de enero acabó el plazo para poder inscribir en otro equipo de la Euroliga a un jugador que la hubiera jugado esta campaña

Heurtel no podrá jugar la Liga Endesa por una cláusula incluida en el acuerdo de desvinculación con el Barça. Eso hace que tampoco vaya a fichar por el Real Madrid para jugar sólo la competición nacional. Pero a partir de julio es libre para irse a cualquier equipo y ahí, ya sin ningún lastre, entrará de nuevo en escena el Madrid. 

Chema de Lucas (Movistar+) avanza que esa negociación ya ha finalizado con el siguiente resultado: Thomas Heurtel será jugador del Real Madrid la próxima temporada y con la opción de prolongar el acuerdo un año más, hasta 2023. El francés arrastraba también un contrato con esa posibilidad de ampliación en el Barcelona, algo que finalmente no se ha dado por las evidentes diferencias entre ambas partes. AS ya informó al finalizar el plazo de la Euroliga de que las conversaciones entre Heurtel y Madrid iban por buen camino y el destino final era el 1 de julio, momento en el que el jugador sería completamente libre

La baja de Campazzo ha pesado demasiado a un equipo que venía lanzado antes de la pandemia y que, con la marcha del argentino a la NBA, ha perdido fuerza en el puesto de base. Los planes del Madrid para encajar a Heurtel en este esquema son todavía desconocidos. 

El Real Madrid tiene, como los demás clubes, un problema económico derivado de la pandemia. Esto no quita que la llegada de un jugador directamente cortado por el eterno rival sea un acicate (morbo añadido, si se prefiere) con el que se quiera contar, ajustando el presupuesto de la próxima temporada en otra parcela.

La intención del jugador es no fichar por otro club antes de que el momento del Madrid llegue. Sólo si la oferta fuera rentable económicamente. Por delante tiene que preparar los Juegos Olímpicos, aunque para ello cuenta con el respaldo de la federación francesa. 

RELACIONADO | La salida de Heurtel del Barça

La Copa de Madrid

El WiZink Center albergó este lunes el sorteo de la Copa del Rey de baloncesto, un acto que, desde la perspectiva mediática, siempre tiene un foco que alumbra con más potencia que el resto, una pregunta que se repite todos los años: ¿Cuándo puede producirse el Clásico? Si la respuesta es ‘en la final’, todos tan contentos. Luego hay que llegar a ella, claro, lo que en el torneo del KO no es tarea sencilla. El cuadro de 2021 sí ha dejado esa vía abierta, pero con serios obstáculos por el camino: el Real Madrid se medirá en cuartos con el Valencia, equipo de la Euroliga, y el Barça jugará con el Unicaja, vigente subcampeón. El morbo está servido, y mucho más en el Palacio, allá donde protagonizaron hace dos años la polémica final del Instant Replay. Los otros dos cruces también rebosan atractivos, con el retorno del Baskonia tras un año de ausencia para enfrentarse al Joventut, su último verdugo en 2019, y con el debutante Burgos frente al emergente Tenerife. “Va a ser un espectáculo, no tengo dudas”, afirma Antonio Martín, el presidente de la ACB. Deportivamente hablando.

Martín se refiere al espectáculo dentro de la pista, al del “mejor baloncesto”, y también al que llegará a través de televisión, especialmente trabajada para la ocasión. La fiesta, sin embargo, no será completa. Faltará el público presencial, el colorido en la tribuna, la convivencia en la calle, la mejor reunión de aficiones. Febrero está demasiado cerca para que esto cambie. La pandemia manda. Hay que agradecer que Madrid, en estas circunstancias, apoye a la Copa, igual que lo está haciendo con otros deportes en los dos primeros meses del año: balonmano, fútbol sala, rugby, atletismo… Una agenda variada para sobrellevar de la mejor manera las desgracias. El deporte resiste y ayuda a resistir. Aunque nada volverá a ser lo mismo hasta que podamos abrazarnos en las gradas.

Laso sobre la lesión de Rudy: “Le van a hacer pruebas mañana”

Pablo Laso, entrenador del Real Madrid, reconoció que habían “hecho un mal partido” y especificó que “lo único salvable ha sido que el equipo ha peleado hasta el final”. “Felicitamos al Estrella Roja, pero hemos hecho un mal partido, con malos porcentajes de tiro, en rebote podíamos haber dominado más y hemos tenido muy poca continuidad en el juego. Con la de errores que hemos tenido lo único salvable ha sido que el equipo ha peleado hasta el final”,dijo Laso.

“Lo que tenemos que hacer es pasar pagina porque esta semana tenemos otros dos partidos difíciles ante Maccabi y en casa, el domingo, ante el Morabanc Andorra”, añadió. Nicolás Laprovitola anotó 10 puntos y repartió 10 asistencias. “Nico está cumpliendo. No soy un gran aficionado a los números, pero no ha sido su mejor partido pese al doble a doble”, comentó. Walter Tavares no fue tan determinante como en otras ocasiones.

Respecto a la posible lesión de Rudy Fernández, el técnico no pudo avanzar gran cosa. “El golpe ha sido muy fuerte. Ahora en caliente es difícil saber el alcance. Mañana le harán pruebas y ojalá sea sólo un golpe”, finalizó Pablo Laso.

Costalazo del Madrid

La ocasión era buena para dar un pasito al frente en la clasificación y acercarse al líder, el CSKA, pero entre que el día era raro (en lunes no se juega la Copa de Europa) y que en esta competición no se pueden hacer planes, todo salió al revés. Toca mirar por el retrovisor y agarrarse, que vienen curvas con una plantilla que, pese al descanso de la semana pasada por los aplazamientos, acusa una fatiga que se ha acrecentado por las bajas. Ni el fichaje de Tyus, que dejó el duelo tocado en un tobillo, permite al imprescindible Tavares darse un respiro.

El costalazo por la derrota, además, fue literal en el caso de Rudy, que cayó a plomo de espaldas tras una falta de Lazic (en la revisión le señalaron antideportiva) cuando restaba solo 1:01, en plena remontada. El mallorquín era de los destacados ejerciendo de falso ala-pívot para traer velocidad de movimientos y manos rápidas en defensa. Con tres operaciones de espaldas a cuestas, dejó la pista totalmente encorvado y ayudado por el médico y los fisios. Preocupante. Los nervios ganaban la batalla a Llull, que era baja pero empujaba a su manera en los aledaños del banquillo con gorra y mascarilla. La épica dejó plantado al Madrid y ni Carroll con un último lanzamiento pudo cambiarlo.

Llevaba el Estrella Roja diez meses queriendo jugar en el WiZink Center y no había podido por los elementos. En marzo fue el positivo de Thompkins, que paralizó la Euroliga, y la semana pasada la borrasca Filomena abortó su viaje. A la tercera, y vía Valencia, llegó la vencida. El equipo serbio de corto en el Palacio y frente al Real. Se le vio con ganas, motivado.

El rebote de ataque y la inspiración de Corey Walden, que no paraba de enchufarlas en un solo de guitarra (16 puntos al descanso en 13:39 y 45 su equipo con solo 4 asistencias), catapultaban de inicio a los de Radonjic, que aguantaron un par de arreones locales con su tiro como baza: 6 de 12 de tres entonces y 9 de 20 al final. En realidad, en el Madrid jugaba el base (Laprovittola, 8 tantos y 5 asistencia para 15 de valoración en los mismos 13 minutos que Walden) y el pívot (Tavares). El resto transmitía poco: una entradita de Causeur, un triple de Rudy, una buena defensa de Thompkins a O’Bryant… Insuficiente. Sin ritmo, un caminar plano: 40-45.

Quedaba por comprobar si en el tercer cuarto veríamos un acelerón. No llegó. El dúo Laprovittola-Tavares no fue un factor en ese tramo, con despistes en ambos lados del campo mientras el Estrella Roja abría la pista y acumulaba algunos buenos tiros. A falta de una décima del tercer periodo, la secuencia falta de Taylor más técnica daba otro empujón a los de Belgrado: 58-66. Y 3:20 después, tras un robo y un contragolpe sin oposición, 58-70.

El quinteto de la reacción

Laso había probado con Abalde al timón y Garuba de catalizador energético, y sin Tavares. No engranaron ni una marcha, así que el técnico recurrió a los clásicos tras tocar fondo: Lapro y Tavares dentro con Rudy de falso interior y Carroll y Taylor en las alas. Más que heroísmo, vimos oficio, el de unos jugadores que saben moverse en el alambre, y también demasiados errores para poder culminar la remontada.

No hubo racha mágica ni nadie bendecido por la inspiración; pero avanzaban los segundos y el Madrid seguía vivo: 69-74 a falta de 3:30. Y 73-76 ya en el último minuto. Lapro (10 asistencias) elevaba la tensión con dos libres (77-78) después de un gran dos contra uno de él y Tavares a Quino Colom para recuperar la pelota. El internacional español marraba luego un intento desde la personal: 77-79 y 6 segundos.

El Madrid iba a disponer de una última oportunidad poniendo el balón en juego desde campo de ataque. Causeur corta y amaga la recepción y el que recibe al poste bajo es Thompkins, que saca un pase de proximidad a Carroll, obligado a lanzar muy rápido y muy forzado. Agua. Tras los fogonazos de Walden, se impuso la labor de hormiguita de piezas como Dobric, Lazic, Reath y un Kuzmic que le aguantó el pulso a Tavares. El Estrella Roja se saca la espina de Madrid.

Alarma Rudy: no acaba el partido por culpa de la espalda

La derrota contra el Estrella Roja no fue la peor noticia para el Real Madrid este lunes. Rudy Fernández no pudo acabar el partido aplazado de la Euroliga, correspondiente a la jornada 19, por problemas en la espalda. El mallorquín chocó con Branko Lazic al tratar de capturar un balón dividido en el perímetro y cayó mal al parqué a un minuto de cerrarse el duelo y con 71-76 en el marcador para los serbios. La acción fue considerada como antideportiva.

Nada más caer al suelo, se vio que el alero no podría seguir en el choque. Rudy no se levantaba y, entre gestos de dolor, se tocaba la parte baja de la espalda, las lumbares. Salió de la pista y fue atendido durante unos minutos en el banquillo. Finalmente, se marchó a los vestuarios con la ayuda de un miembro del staff del Madrid. Se desconoce por el momento la gravedad de la lesión del internacional español.

La zona afectada es otra mala señal. Fernández lleva años lidiando con problemas en la espalda, de la que se ha operado en varias ocasiones a lo largo de su carrera. En 2009 cuando era jugador de Portland, en 2012 cuando militaba en Denver y en 2015, ya en un Madrid que no gana para disgustos: primero, la salida de Facundo Campazzo y luego la lesión para toda la temporada de Anthony Randolph.

Dos huesos para Madrid y Barça en los cuartos de la Copa del Rey

La Copa del Rey es el torneo por excelencia del baloncesto español. Los ocho mejores equipos de la primera vuelta se enfrentan durante cuatro días en partidos a vida o muerte por el segundo título de la temporada en una única sede. ¿Se puede pedir algo más? Sí, unos cruces de cuartos como los sorteados ayer por Sitapha Savané y Amaya Valdemoro en el WiZink Center de la Comunidad de Madrid, sede del torneo del 11 al 14 de febrero. El único pero en esta edición: la ausencia de las ocho hinchadas, la gran salsa copera, por culpa del coronavirus.

El Real Madrid, actual campeón y rey de Copas (28) se medirá con el Valencia, el rival más duro fuera de los cabezas de serie. Los taronjas, campeones en 1998 bajo la batuta del recientemente fallecido Miki Vukovic, enlazan la mejor racha de la ACB en estos momentos con nueve victorias seguidas.

Los blancos disputarán este primer cruce el jueves 11 (21:30, #Vamos) por ser campeones de invierno. Esto les permitirá, si avanzan, tener un día más de descanso antes de las semifinales del sábado 13. “Nos ha tocado el peor rival posible”, asegura Alberto Herreros, director deportivo del Real. “Es un reto complicado”, continúa Chus Mulero, su homólogo valenciano. El cruce entre el Iberostar Tenerife y el Hereda San Pablo Burgos, que debuta en el torneo, abre el primer día (18:30, #Vamos). Son los dos únicos equipos de los ocho clasificados sin Copa. Los otros seis acumulan el 82,1% (69 de 84) de las disputadas.

El segundo turno, el del viernes 12, comienza y se cierra fuerte. Primero, con el TD Systems Baskonia-Joventut (18:30, #Vamos), reedición de los cuartos de 2019, que ganó la Penya con una monstruosa actuación de Nicolás Laprovittola: 36 puntos (8/11 en triples), 4 rebotes y robos y 7 asistencias para 50 de valoración (récord del torneo). Los vascos vuelven a la Copa tras su sonora ausencia del pasado curso. Entre los dos conjuntos suman 14 trofeos: 8 los de Badalona y 6 los vitorianos.

Y, después, el otro gran duelo de cuartos, Barça-Unicaja (21:30, #Vamos). Es la segunda oportunidad para que el proyecto de Jasikevicius obtenga su primer título tras fallar en la Supercopa de Tenerife. También de Mirotic de inaugurar su palmarés como azulgrana después de quedarse a la puertas en la fase final de Valencia y en Canarias. “Nos ha tocado un rival duro”, subraya Jasikevicius, presente en 3 de las 25 Copas culés. “Debemos afrontar el duelo sin presión”, señala Manolo Rubia, director deportiva de los cajistas, campeones en 2005.

Antonio Martín: “Va a ser un espectáculo, no tengo dudas”

“Es especial celebrar en un año tan distinto la Copa del Rey. Muchísimas gracias al Ayuntamiento y a la Comunidad, porque no es fácil apoyar cuando todo no va bien. Es de agradecer el esfuerzo que han hecho. Y también lo que están haciendo los clubes para aguantar, que es muy complicado. La Copa del Rey ofrece el mejor baloncesto y eso no va a cambiar. Va a ser un espectáculo, no tengo dudas ni estoy preocupado”, comentó Antonio Martín, presidente de la ACB.

“Para Madrid es muy importante. Nos hace especial ilusión porque somos una ciudad castigada durante todo el último año. El deporte es una escuela de vida saludable y somos una ciudad muy deportiva. Es una escuela de valores, de vida… Siempre apoyaremos los grandes eventos y los que no son tan grandes. A nivel de imagen también es importante, para transmitir la imagen de esta maravillosa ciudad en la que vivimos”, añadió José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid.

Por último tomó la palabra Ignacio Aguado, vicepresidente y consejero de deportes de la CAM. “Vivimos tiempos especialmente difíciles. A pesar de las dificultades, hemos conseguido que Madrid vuelva a ser la sede de esta Copa del Rey. Nos ayudará a evadirnos y el poder ser el km 0 del deporte nacional y del basket… es muy importante para nosotros. Trabajo para ello. Esta instalación es la mejor del mundo para organizar espectaculos deportivos y eventos deportivos”.

Madrid-Valencia: choque de titanes entre Tavares y Dubljevic

El Real Madrid no tuvo fortuna en el sorteo. Al líder, tras la primera vuelta, le ha tocado un Valencia Basket crecido (nueve victorias seguidas en la Liga Endesa) y que seguramente acabará entre los cuatro primeros esta temporada. El morbo lo pone Alberto Abalde, que abandonó el equipo taronja este verano rumbo al Madrid. Prepelic hizo el camino contrario, pero en la casa blanca no contaban con él. En los tres precedentes, triunfo madridista.

Real Madrid

El Real Madrid defiende el título logrado en Málaga, con un equipo casi idéntico aunque con un gran ausente: Facundo Campazzo, que puso rumbo a la NBA en diciembre. A pesar de que la marcha del argentino abrió un debate sobre la necesidad de reforzar el puesto de base (Heurtel era el elegido), el Madrid decidió acudir al mercado en busca de un pívot —poco después de la lesión de Anthony Randolph— para dar descanso a Walter Tavares. El elegido fue Alex Tyus.

Lo mejor del Real Madrid

El Madrid se conoce de memoria y suele crecerse en los momentos importantes. Tavares es el pívot más dominador de Europa y marca las diferencias. El fichaje de Alberto Abalde ha sido todo un acierto y la vieja guardia tiene momentos de gran inspiración. La marcha de Campazzo sirvió como revulsivo para un equipo en el que muchos han dado un paso al frente.

Lo peor del Real Madrid

A pesar del fichaje de Alex Tyus, el juego interior del equipo blanco se queda un poco corto, con la lesión de Anthony Randolph y el rol tan secundario de Felipe Reyes. Tavares está exprimido y tiene momentos en los que se le nota ese cansancio. La dirección, con un Laprovittola que ha pasado de buscar equipo en verano a base titular del equipo y un jovencísimo Carlos Alocén, también puede generar algunas dudas.

 Valencia Basket

El Valencia Basket no comenzó muy bien el curso nacional. Aunque en la Euroliga firmó su mejor arranque de siempre (7-3), en la Liga Endesa las cosas no marchaban tan bien y se ha metido en la Copa del Rey tras un buen sprint final (nueve victorias seguidas). Una plantilla muy potente, que se ha reforzado bien este verano, y que aspira a dar un pasito más este curso. La Copa, la primera oportunidad de hacerlo.

Lo mejor del Valencia Basket

Ha acertado con los fichajes. Kalinic es uno de los aleros más seguros de Europa y Prepelic les ha sacado las castañas del fuego ya en alguna ocasión. Dubljevic continúa siendo el corazón de un equipo con un juego interior muy potente (Labeyrie, Tobey…). Y este verano también ha mirado al futuro con la llegada de un talento como Jaime Pradilla, con minutos en el equipo.

Lo peor del Valencia Basket

Las lesiones han sido una pesadilla para Jaume Ponsarnau, que perdió a principios de temporada a Marinkovic y tampoco ha podido contar con Joan Sastre durante buena parte del curso. Derrick Williams llegó para ser un referente, pero ha generado algunas dudas en este inicio de la campaña. Demasiado intermitente.

Los equipos españoles, los más valorados de toda Europa

Tras un inicio muy complicado, la Euroliga sigue quemando jornadas. Restan 14 para el final de la fase regular más los partidos aplazados, uno de ellos, el Real Madrid-Estrella Roja, se juega hoy lunes (19:00 horas, Dazn). Debía haberse disputado el miércoles pasado, pero el temporal Filomena lo impidió. El equipo serbio por fin está en Madrid, aunque vía Valencia, donde perdió el viernes (91-71).

Llega con novedades respecto a la primera vuelta, cuando el Real le batió por 67-73. Dejan Radonjic ha sustituido en el banquillo a Sasa Obradovic y el cañonero Jordan Loyd, segundo máximo anotador de la competición con 18,7 puntos, es baja. Para echar una mano han incorporado al español Quino Colom (9,8 de media en cuatro encuentros). Ahora, el poderoso ala-pívot Johnny O’Bryant (12,8 y 5,3 rebotes) y el base Corey Walden (10,7) son los referentes. Laso, por su parte, tendrá de nuevo la ausencia de Llull (molestias en una rodilla).

El Barça y el Madrid pelean por el liderato con el CSKA, y el Valencia y el Baskonia lo hacen por acabar también del octavo puesto en adelante. A estas alturas, los cuatro españoles aparecen entre los cinco más valorados de la Euroliga. El Madrid es primero con una media de 96,2 créditos y aventaja a CSKA (93,9), Valencia (93,8), Baskonia (93,5) y Barça (92,8). Una estadística en la que prima el juego de ataque.

¿Y en la Eurocup? Algo parecido: manda el Virtus Bolonia de Teodosic (103,9) y luego el Joventut es segundo (103,7); el Gran Canaria, cuarto (97,4) y el Unicaja, quinto (96).

¿Y en la Champions FIBA? El líder… el Iberostar Tenerife (112,4) y el segundo, el San Pablo Burgos (111,6). Lo dicho, los clubes españoles son los más valorados de Europa.