La nevada que privó a Borja Bastón de 'su' FIFA World Player

El 21 de diciembre de 2009 cayó una gran nevada sobre Madrid que provocó el cierre del Aeropuerto de Barajas durante varias horas. Esa inclemencia meteorológica impidió a Borja Bastón acudir a la gala del FIFA World Player, a la que acudía como invitado oficial por haber sido Bota de Oro del Mundial Sub-17. El temporal obligó a la cancelación de 223 vuelos que debían salir del Aeropuerto de Barajas. Uno de ellos era el que iba a llevar al entonces canterano del Atlético del Madrid a Zúrich, donde se celebró la entrega de los premios anuales de la FIFA.

Messi se proclamó ganador del FIFA World Player aquel año, imponiéndose a Cristiano, que fue segundo y a Xavi, que acabó tercero. Aquella iba a ser la primera gran ceremonia de Borja Bastón, que tenía entonces 17 años y estaba acompañado de sus padres. El hoy delantero del Leganés llegó al Aeropuerto de Barajas a primera hora de la mañana de aquel 21 de diciembre lleno de ilusión por la experiencia que imaginaba vivir. Sin embargo, a medida que fueron pasando las horas y las cancelaciones de vuelos fueron aumentando, las esperanzas de Bastón de compartir gala con los Cristiano, Messi, Xavi, Iniesta… también se fueron diluyendo.

Después de diez horas de interminable espera, el Aeropuerto de Barajas informó de la cancelación definitiva del vuelo que debía llevar a Bastón y su familia a Zúrich y la imposibilidad de ofrecerle una ruta alternativa. Ahí acabó el sueño del delantero de vivir en primera persona la gran gala del fútbol mundial.

Joseph Blatter, hospitalizado

El expresidente de la FIFA Joseph Blatter, de 84 años, ha sido hospitalizado este jueves, según el periódico suizo Blick. “Blatter está en estado grave, pero su vida no corre peligro”, cuenta el medio de comunicación que contactó con la hija del exmandatario de la FIFA, Corinne Blatter Andenmatten, para aclarar su actual estado de salud. “Mi padre está en el hospital. Cada día va a mejor, pero necesita tiempo y tranquilidad”.

Además, su hija ha pedido respetar en todo momento la intimidad de su padre: “En nombre de mi familia, pido el respeto de la vida privada”. Por lo tanto, se desconocen las razones que han llevado a ingresar a Blatter en el hospital así como la fecha de su entrada.

La Superliga no mejora la Champions

El proyecto de Superliga de la ECA (agrupación que mangonean los clubes más ricos) lleva implícito el menoscabo de los campeonatos nacionales, pero no es esa la única objeción que se le puede poner. El proyecto propone sustituir el modelo actual de Champions por un sistema de liga (con grupos entremezclados, pero liga al fin) que desembocaría en una fase final de ocho. Más partidos, más choques entre clubes punteros. Un Madrid-United o un Barça-Bayern dejarán de ser hechos excepcionales. Partidos que ahora deslumbran como acontecimientos extraordinarios perderán esa propiedad. Pasarán a ser algo cotidiano.

 Por otra parte, el modelo de hoy se basa en los clubes-mito, esos que dominan en sus países y llegan muy arriba en la Champions… Si hubiera Superliga, a algunos les tocará andar por en medio o peor y no será grato para sus aficiones acostumbradas a otra cosa. Acabar entre los ocho primeros y entrar en la fase final puede ser acicate, pero eso tiene el precio de crear mayoría de partidos intrascendentes. Habrá emoción en torno al octavo puesto, sólo ahí. El baloncesto ha pagado caro la abundancia de partidos en los que no gana mucho por ganar ni se pierde mucho por perder. El fútbol no debe recorrer ese camino. Ya se sabe dónde lleva.

La Champions procede de la vieja Copa de Europa, a la que iba el campeón de cada país. La UEFA lleva años cediendo ante los clubes-mito y ya hace años que no van los campeones de los países de menor nivel y sí hasta cuatro representantes de las mejores ligas, cuyos clubes más ricos se han convertido en aspiradoras que absorben los mejores futbolistas de cualquier parte del mundo desde la edad de promesas. Pero no les basta, le puede la codicia. No veo sentido a este plan, que aparte de desertizar más aún todo el fútbol exterior a ese paraíso artificial que imaginan, pretende sustituir una Champions que funciona por una aventura peligrosa.

La FIFA denuncia a Blatter por “presunta mala gestión delictiva”

La FIFA ha presentado una denuncia penal contra su expresidente Joseph Blatter por “presunta mala gestión delictiva” en relación con el museo del fútbol que el organismo tiene en Zúrich. La FIFA explicó este martes que se gastaron 500 millones de francos suizos (461 millones de euros) en el museo que abrió en 2016 en un edificio alquilado y renovado en el centro de Zúrich, dinero “que podría y debería haberse canalizado al desarrollo del fútbol mundial“.

El museo, que genera pérdidas, fue un proyecto impulsado por Blatter, quien renunció a la presidencia en 2015 después de 16 años en medio de acusaciones de corrupción que sacudieron a la FIFA. “La FIFA ha presentado una denuncia penal ante el fiscal de Zúrich por una presunta mala gestión delictiva por parte de la antigua dirección de la FIFA y las empresas designadas por ellos tras una investigación de expertos externos. La denuncia identifica la participación directa del expresidente de la FIFA Joseph Blatter junto con otras personas en los acuerdos que se firmaron en relación con la instalación”, expuso el organismo.

La FIFA recalcó que 140 millones de francos suizos se destinaron a “un edificio que la organización no posee” y que los otros 360 millones constituyen el arrendamiento del edificio hasta 2045, un acuerdo “en términos desfavorables en comparación con las tarifas estándar del mercado”. Blatter también es objeto de dos investigaciones federales suizas en relación con pagos realizados durante su mandato. Su sucesor al frente de la FIFA, Gianni Infantino, también está en el centro de una investigación sobre el uso de un avión privado en 2017 por parte de un fiscal especial que fue designado para investigar las reuniones secretas entre Infantino y el exfiscal general suizo.

El proyecto egoísta de la Superliga

Al conocer el alegato de Florentino contra el actual modelo del fútbol miré la evolución del presupuesto del Madrid en este siglo. En la 99-00 fue de 118 M€; en la 19-20, de 821. No es el retrato de una industria en crisis. (La pandemia penalizó el último en 108 M€ y obliga a un cálculo austero para el próximo, pero eso nada tiene que ver con el modelo). Otra cosa es que a los clubes más ricos les parezca poco lo mucho que crecen porque son incapaces de moderar las demandas de sus superestrellas y hayan decidido apostar por empobrecer las ligas nacionales a fin de rebañar más dinero para su club exclusivo de supereuropeos.

Si esto sale adelante tendremos una Superliga a cambio de la Champions. ¿Será mejor? Lo dudo. Lo seguro es que el plan incluye abaratar las ligas nacionales para que el grueso del dinero que los aficionados gastan en fútbol se canalice hacia la Superliga. Jugarán las ligas nacionales con los reservas. Les dará igual el puesto, ya que serán propietarios-fundadores de su ‘superplaza supereuropea’. El Madrid mandaría así a San Mamés, o el Barça a Mestalla, un equipo del tenor del que mandan en la Copa a Ponferrada o a Villanueva de la Serena. Y hasta es posible que sigan ganando ligas con su equipo B, ya que la brecha con el resto se agrandará.

Un planteamiento egoísta, propio, eso sí, de este tiempo de marcha atrás en la Historia en el que cada vez menos gente se queda con más cosas. El fútbol en su conjunto perderá, aparte de que se desencadenará una inquina peligrosa entre la UEFA, que se vería despojada de su Champions, y la FIFA, complotada con los conspiradores. Hace años, un hombre sabio de un club grande me dijo: “Un montón de gente nos calentamos cada día la cabeza para que cada estrella tenga en su garaje seis Lamborghinis en lugar de cinco”. Bueno, pues en eso siguen. Ahora idean sacrificar las ligas nacionales en el altar de esos insaciables semidioses del balón.

Florentino y Tebas, un huevo y una castaña

Se ha detectado una gran confusión entre lo que es el plan de la Superliga y lo que es la reforma de la Champions. El discurso de Florentino Pérez apunta más al primer proyecto, en fase avanzada, y la propuesta de Javier Tebas se ciñe más al segundo, que aún está en discusión. Es importante distinguirlos, porque la Supercopa y la SuperChampions se parecen lo mismo que un huevo y una castaña.

La Superliga reunirá a los mejores equipos de España, Inglaterra, Italia, Alemania y Francia, muchos de los cuales ya han dado su visto bueno a la nueva competición que comenzará en septiembre de 2022 y que replicará el modelo de la Euroliga de baloncesto. Se disputará a ida y vuelta entre los 16-18 (más bien 16) clubes participantes y terminará con un play-off final entre los ocho mejores para decidir el campeón. Esta competición, pensada para arrancar en 2022 tiene el soporte financiero de JP Morgan, y ya han firmado la carta de adhesión el Real Madrid y el Barcelona, de España, y también el Manchester City, United, Clelsea y el Liverpool (Inglaterra), Inter y Milán (Italia), PSG y Lyon (Francia) y Bayern Múnich y Borussia Dortmund (Alemania). También están invitados a participar Atlético de Madrid, Arsenal, Roma y Juventus. Total, 16.

La SuperChampions es otra cosa. Es el proyecto de reforma de la Champions que la UEFA ha puesto en marcha para frenar la Superliga. Lo ha hecho con el apoyo de la ECA, que preside Agnelli, a su vez patrón de la Juventus y que, por lo tanto, juega a dos barajas. La reforma de la Champions es básicamente una ampliación de la actual fase de grupos de 32 a 36 equipos. De estos 36 clubes, sobrevivirían dieciséis, que se emparejarían por su clasificación en la fase regular y no por sorteo. Esto sería como en los playoffs de la NBA, pero sin división por conferencias. Es decir, el primero jugaría contra el decimosexto, el segundo contra el decimoquinto y así, sucesivamente hasta la eliminatoria final. Este proyecto está pensado para ponerse en marcha a partir de 2024.

Las diferencias entre ambos formatos son evidentes, pero no es lo que más separa a la Superliga de la SuperChampions. Lo que más distintas las hace es que la primera está avalada por la FIFA, y la segunda por la UEFA. Y lo que ya de verdad termina de separarlas es su vocación, su visión estratégica: La Superliga está pensada como algo exclusivo y selecto, como un producto premium para las televisiones y el público, y la SuperChampions como algo más paneuropeo, con equipos, grandes, medianos y pequeños, más allá de las cinco grandes ligas.

“Florentino Pérez no entiende los efectos que tendría la Superliga”

La SuperLiga sobrevuela en los últimos tiempos el fútbol europeo. Tras las palabras de Florentino Pérez en la Asamblea del Real Madrid pidiendo una renovación del fútbol asegurando que “necesita fórmulas que lo hagan más competitivo y emocionante“, Javier Tebas ha concedido una entrevista a Goal para dejar claro que el formato de la SuperLiga Europea “es perfecto para arruinarse”. El presidente de LaLiga asegura que “es inviable” y que “la mayoría de los clubes españoles, incluido el Atlético de Madrid, están en contra. Madrid y Barcelona, con un análisis sosegado, también tendrían que estarlo”.

SuperLiga, un proyecto inviable: “Esto es clandestino. Todavía no he visto ninguna vez hablar de esto oficialmente a un club, sólo 10 segundos a Bartomeu. Después pregunté enseguida al entorno del Barcelona y todos decían lo mismo: “No sé, hay algo…”. Si realmente hubiera una postura de 10/12 equipos de Europa, sería algo mucho más público, es que es clandestino. Desde luego a mi no me consta que haya ninguna oficialidad porque es un proyecto que es inviable. Quien hable de que estos proyectos son viables es que, por gran empresario que pueda ser, no conoce el business del fútbol tanto del ámbito jurídico como al nivel económico”.

Guerra de intereses: “No hay entidad financiera que quiera financiar la competición. Yo les digo que van a financiar una guerra. Una guerra con las grandes instituciones de las Ligas de Europa, con la UEFA, con la FIFA… son modelos inviables. Por eso digo que son de barra de bar. En el bar lo puedes dibujar, pero cuando te sientas a hacerlo es imposible. En el ámbito jurídico, estos clubes están asociados a UEFA y FIFA y es imposible sacar una competición nueva sin la aprobación de estas asociaciones. No es posible que esto ocurra en el año 2022 como he visto que publicado en el ‘Financial Times’. El que filtra para desestabilizar se equivoca de fecha. Es imposible”.

Barcelona: “El Barcelona sabe que es inviable. Bartomeu utilizó la Superliga para desviar el foco en su peor día en la presidencia de Barcelona. Fue lo más desafortunado que hizo como presidente”.

Real Madrid: “Florentino Pérez es el que dicen que está detrás de todo esto, pero como es algo clandestino no lo puedo saber. Intuyo que a él le gusta la Superliga por lo que he podido entender tras conversaciones con él. Creo que es un gran empresario de construcción y un gran gestor del Real Madrid, pero no es un gran gestor de las grandes competiciones como la SuperLiga. No entiende lo que esto generaría. Lo que pasa es que es un privilegiado del mundo empresarial de lo que entiende, pero no un privilegiado que entienda muy bien de los efectos que tenga la Superliga incluso para su club, que es llevarlos a la ruina. La gente se cansará de que el Real Madrid no gane la SuperLiga”.

Formato inviable de la SuperLiga: “Me gustaría ver a los equipos españoles jugando en febrero contra el Manchester United estando a 10 puntos del primero. Y esto va a pasar bastantes años porque solo gana uno. Tengo la sensación de que la gente no va a tener el fervor que tiene con la Champions. Es un proyecto perfecto para arruinarse, cargarse a sus aficionados y enfrentarse con las instituciones del fútbol”.

Postura de los clubes españoles: “La mayoría de los clubes españoles, incluido el Atlético de Madrid, están en contra de la SuperLiga. Madrid y Barcelona, con un análisis sosegado, también tendrían que estar en contra. A lo mejor han mantenido silencio, pero hay que ser leal con la institución. Si ellos entienden el negocio deberían saber que todo esto perjudicaría a LaLiga y no puedes estar en los dos sitios”.

UEFA planea cambios en la Champions: “La UEFA está trabajando en un proyecto diferente de Champions, pero siempre respetando lo que las grandes Ligas queremos. Habrá alguna cuestión que no nos gusten mucho, pero no está dentro de la esencia de la autonomía de las grandes ligas. Los fines de semana son para jugar las competiciones nacionales. Se van a respetar las listas de acceso a la Champions. Respetan las lineas rojas que hemos marcado las Ligas europeas. La UEFA ha hecho un camino diferente para ver cómo podemos renovar la Champions, aunque a mi no me gustaría cambiar nada”.

Protocolo COVID-19 de la RFEF en Copa del Rey: “En comparación con nuestro protocolo… no se están cumpliendo nuestras medidas. No se han respetado distancias de seguridad en palcos de fútbol español y estamos preocupados porque pueden salir positivos”.

Si Florentino pega un hachazo es para tirar un pino

Florentino Pérez ha hablado ante la Asamblea de compromisarios de la necesidad de afrontar reformas en las competiciones para que el fútbol no muera por inanición. El presidente del Real Madrid nunca suelta una palabra gratuita, y mucho menos ante los socios del club. De su discurso podemos deducir, con escaso margen de error, que la Superliga Europea de Clubes es mucho más que un proyecto, es casi una realidad. Podemos estar seguros que la nueva competición está ultimada y al caer. Cuando Florentino pega un hachazo es para tirar un pino.

La locomotora de este plan es el Real Madrid, que tiene como socio a la FIFA (pronto llegará una declaración de Infantino) y como aliados a los otros grandes clubes de Europa, incluido el Barcelona. Los mejores equipos de España, Inglaterra, Italia, Alemania y Francia, han dado su visto bueno a la nueva competición que quieren poner en marcha en septiembre de 2022 y que replicará el modelo de la Euroliga de baloncesto, con partidos a ida y vuelta entre los 16-18 participantes y un play-off final en una sede única para decidir el campeón. El formato, ya ultimado, contempla una liga todos contra todos con 34 encuentros en la que los ocho mejores se disputarían el título final. Los clubes afiliados no dejarían sus campeonatos nacionales, que se seguirían disputando en cada país.

El pasado 20 de julio se cumplieron 20 años de la llegada de Florentino Pérez a la presidencia del Real Madrid. Desde que ganó las elecciones del año 2000, en su cabeza siempre tuvo la idea de reforzar las competiciones europeas. Nada más llegar reactivó el G-8, un grupo de grandes clubes europeos unidos en torno a una idea, pero sin un liderazgo. Ahí está el germen de esta Superliga Europea, a la que la pandemia ha hecho inevitable para mantener los presupuestos de los clubes, los contratos de los jugadores y el interés de los aficionados. No se puede levantar un nuevo Bernabéu sin tener algo emocionante con lo que llenarlo.