La renovación de Morales se enquista

La renovación de José Luis Morales es el principal frente abierto a día de hoy en el Levante. El capitán granota acaba contrato el 30 de junio y las distancias todavía son lejanas, pero no irreconducibles. El conjunto de Orriols ha puesto sobre la mesa del Comandante una oferta de un año más otro opcional respetando su salario actual, cuando su mente pasa por dos fijos, con un año en variables, y una mejora económica que le sitúe a la altura de su influencia en el equipo.

A sus 33 años, sigue siendo el principal activo del vestuario. Sus siete goles y tres asistencias en lo que va de curso le abalan. Sin embargo, sus emolumentos están muy por debajo de sus prestaciones. Jugadores que han renovado en los últimos tiempos y algunos fichajes han pasado por encima de su salario.

Club y jugador están inmersos en un tira y afloja en el que, primero, los problemas de la entidad con el Fair Play Financiero y, posteriormente, la pandemia no han facilitado la negociación del probablemente último contrato de Morales. El atacante madrileño lleva aguardando desde que firmó dobles dígitos de goles y asistencias en la 2018-19.

Él, mientras, se mantiene a la espera sin alzar la voz. Como durante todo el proceso. “Ambos están condenados a entenderse”, declara Paco López. Lo que está claro es que ofertas no van a faltar.

Morales enamora al Levante

Apostaba Paco López en la previa por un final feliz en el largometraje romántico titulado ‘La renovación’ que protagonizan hace meses el Levante y Morales. Y lo cierto es que el cortejo del extremo madrileño al club de toda su vida no puede ser más feroz. El ‘Comandante’ resolvió un partido que pintaba azul oscuro casi negro para el Levante contra uno de los mejores visitantes de LaLiga, el Eibar, que además se había adelantado con un gol de Inui, tras un fallo colectivo en la salida de balón granota.

El Eibar era dueño y señor del partido, ya en la segunda mitad, y además Inui estuvo muy cerca de hacer el 0-2. Pero el paradón de Aitor espoleó al capitán de la nave levantinista. Primero, Morales recibió un buen balón de Roger, superó en velocidad a Oliveira y se la puso en la bota derecha de Melero, que fusiló a Dmitrovic. Y poco después, culminó una gran jugada colectiva, con su séptimo gol en Liga, que comenzó con un taconazo de Sergio León y una asistencia de De Frutos. Poco más puede hacer Morales para acabar de enamorar al Levante y pronuncie el ‘sí, quiero’ para al menos dos temporadas.

El triunfo, el cuarto seguido del Levante en el Ciutat, de nuevo se fragua tras los cambios de Paco López con Sergio León y Melero brillando en las acciones decisivas. El Eibar, por su parte, echó de menos en exceso a Bryan Gil. Inui estuvo bastante bien, marcó y a punto estuvo de hacer el 0-2. Pero cuando el Levante le dio la vuelta al marcador, se echó en falta el desborde y la chispa del jugador cedido por el Sevilla. Al grupo de Mendilibar le faltó una marcha más para lograr el 2-2 pese a que Muto, en el 84′, lo intentó con una vaselina que Aitor, otra vez inconmesurable, le detuvo.