El Inter no paga a la plantilla, ni al Real Madrid por Achraf

El Inter no vive un momento sencillo. El grupo Suning, su dueño, lleva meses viviendo una crisis económica empezada antes de la pandemia y que podría llevar consecuencias pronto. En Italia se está hablando de la posible venta de parte del club al fondo inglés BC Partners, que está analizando sus cuentas. Mientras, los jugadores no están percibiendo sus sueldos y este sábado, como desveló ‘La Repubblica’, hablaron del tema con la directiva.

El club les aseguró que los de julio y agosto se pagarán antes del 16 de febrero (superando esta fecha llegarían sanciones) y que pronto se negociará por los de noviembre y diciembre. Una situación compleja, que involucró también el fichaje de Achraf. El exmadridista se está confirmando como uno de los hombres clave para el equipo de Antonio Conte, con seis goles y cinco asistencias, y la operación que le llevó a Italia volvió a ser noticia en estas horas.

Los italianos acordaron con el Real Madrid un pago a plazos y, en diciembre, debían pagar los primeros 10 millones sobre los 40 que costó el lateral, pero no lo hicieron. Las entidades, cuyas relaciones son óptimas, encontraron un acuerdo para aplazar este pago al próximo 30 de marzo. La crisis pasa factura para todos: toca ayudarse.

Ronaldo se rinde a Achraf: “El Madrid se equivocó”

Ronaldo Nazario es una leyenda del fútbol y siempre quedará la duda de hasta dónde hubiera llegado sin las lesiones que tantos partidos y tardes de gloria le robaron a él como jugador y al planeta como aficionados a su fútbol. Aún así, tuvo tiempo de formar parte de los libros de historia de grandes clubes como Barça (solo una temporada), Inter de Milan o Real Madrid, siendo estos dos últimos los equipos en los que disfrutó de una mayor longevidad. Con motivo del Inter-Juventus de este domingo (20:45 horas), ‘O Fenómeno’ ha sido entrevistado por ‘La Gazzetta dello Sport’ para analizar el choque. Muchos han sido los temas sobre los que ha girado el extenso encuentro y hay alguno que le incumbe a la parroquia madridista, como el del fichaje de Achraf Hakimi.

Acerca del lateral hispanomarroquí se deshizo en elogios y afirma que es “un jugador extraordinario”, además de añadir que “el Real Madrid se equivocó al perderle así”. Asimismo, se permitió el lujo de fantasear con la posible sociedad que habrían formado: “De vez en cuando pienso: Ronnie, imagínate a Hakimi y a ti juntos, hubiéramos ido a una gran velocidad…“. Es más, el ahora presidente del Real Valladolid defiende que “es uno de los mejores triunfos en el mercado del Inter en los últimos diez años”.

Los récords de Cristiano, ¿obsesión o gasolina?

Como no podía ser de otra manera en un Inter-Juve, el nombre de Cristiano Ronaldo también salió a la palestra: “Es un jugador diferente del que vi en el Real Madrid, aprendió a autogestionarse , pero hay algo que no cambia. ¿Viste contra el Sassuolo? Puede estar a la sombra durante casi todo el partido luego decidirlo todo en un minuto”. En tanto que mandó un recado a la afición nerozurra, puesto que los partidos grandes siempre están señalados en rojo en el calendario del crack portugués: “A Ronaldo siempre le han gustado mucho los partidos importantes, porque son los que se recuerdan. Como los récords. Dicen que son una obsesión para él, yo lo llamo gasolina”.

La Serie A se alimenta de LaLiga

Nadie dudaba de la calidad de Zlatan Ibrahimovic cuando no triunfó a las órdenes de Guardiola en el Barça. Ni de la de Achraf cuando no tenía hueco (de momento) en el Real Madrid. La estrella de Theo Hernandez se apagó en el Madrid y ahora es uno de los laterales más peligrosos de Europa. Álvaro Morata no encontró regularidad en la capital española y en Turín es el socio ideal de Cristiano Ronaldo. Luis Muriel fue una apuesta potente del Sevilla que salió rana; como Ciro Immobile, actual Bota de Oro que abandonó el Pizjuán por la puerta de atrás. Curiosamente, todos estos nombres tienen algo en común, ahora juega en Italia. Y es que, en los últimos tiempos, parece que la Serie A se alimenta de LaLiga.

Triunfar en el mundo del fútbol va de la mano de muchas variables, además de tener las aptitudes necesarias. Lesiones, confianza o encaje en el ideario táctico del entrenador son tanto o más importantes que el talento. Los puzles no siempre encajan, aunque las piezas parezcan tener bordes complementarios. Pero ello no hace que Edén futbolístico desaparezca, sino que hay que buscarlo en otro lugar. Y eso es lo que han hecho la mayoría de nuestros protagonistas en estas líneas.

Cristiano e Ibra como cabezas de cartel

El nombre, quizá, más altisonante de todos los deslizados es el de Cristiano Ronaldo. El portugués se convirtió en leyenda madridista, pero en 2018 una serie de razones le hicieron cambiar su rumbo. La Juventus fue la agraciada por su voracidad anotadora. El ‘7’ no fue descarte, pero sí lo fue un Morata que se ha reencontrado a sí mismo de bianconero. La Vecchia Signora también disfruta del renacimiento de Danilo, que no terminó de convencer en el Madrid, y trata de deshacerse de un Khedira (también con blanco pasado) venido (muy) a menos. Arthur llegó este verano tras perder vuelo en el Barça y, por el momento, no recupera la estrella.

De entre todos los grandes de la Serie A, el Milan es el que tiene más jugadores con pasado español entre su plantel. Y es que si Ibra se ha convertido en Benjamin Button, Theo Hernandez ha resultado ser el avión que el Madrid intuía cuando se lo ‘robó’ al Atleti. En tanto que Brahim está demostrando que su fútbol tiene cabida entre la élite y su vuelta al Paseo de la Castellana se da por descontada. Samu Castillejo fue una fuerte apuesta (21 M€) tras destacar en el Villarreal, cuando los rossoneri andaban sumidos en un barbecho constante. Mientras que Simon Kjaer, descartado por el Sevilla, ha encontrado San Siro su hogar ideal.

Achraf, Fabián, Luis Alberto, Gonzalo Villar, Immobile…

Achraf Hakimi siguió el mismo camino que Theo y, aunque el Madrid se guarda derecho de tanteo, la falta de oportunidades en el Bernabéu le han convertido en uno de los mejores fichajes del verano. Y el Inter se felicita por ello. Al igual que debe felicitarse la Roma por el sólido nexo de unión que mantiene con el campeonato español, sin el cual su equipo sería totalmente diferente: Mayoral (exReal Madrid y Levante), Pau López (Espanyol y Betis), Gonzalo Villar (Elche), Carles Pérez (Barça), Pedro (Barça) y Fazio (Sevilla) tiene pasado en LaLiga. Mismo caso que una Fiorentina que disfruta de Pezzella (Betis), Martín Cáceres, (Villarreal, Recreativo, Sevilla y Barcelona), Borja Valero (Real Madrid, Mallorca y Villarreal), Callejón (Real Madrid y Espanyol) y Tòfol Montiel (cantera Mallorca).

Otros grandes nombres que destacan son los de Fabián Ruiz (acompañado por Fernando Llorente, exAthletic, y Lobotka, exCelta), que ha confirmado en Nápoles lo que apuntaba en el Betis, o Luis Alberto, que se ha establecido en el Lazio como uno de los jugadores más sólidos más allá de nuestras fronteras tras pasar por Sevilla, Málaga y Deportivo. Y compañero de este último es un Ciro Immobile que perdió la puntería en el Pizjuán, pero que la ha recuperado con creces en la capital italiana. Caso similar el de la actual Bota de Oro al de Luis Muriel: llegó como fichaje de campanillas (24.5 M€ en 2017) y tuvo que regresar a ‘su’ Serie A para resurgir y ser ahora una amenaza para el Madrid en Champions con la Atalanta.

Excanteranos de Barça y Madrid, exentrenadores, leyendas del Atleti…

Muchos otros nombres hacen saltar el radar cuando se le echa un vistazo a las plantillas de la Serie. Desde leyendas del Atleti (y Villarreal) como Diego Godín hasta entrenadores con pasado valencianista como Cesare Prandelli (Bolonia) y un Ranieri (Sampdoria) que también entrenó al Atlético de Madrid. Iago Falqué, ahora en el Benevento y que pasó por las canteras de Madrid y Barça, además de la del Villarreal y el Almería y el Rayo; Keita Baldé, en la Sampdoria y también excantera azulgrana; o Gerard Deuolfeu (Barcelona y Sevilla), que comparte Udinese con un Rodrigo de Paul que no pudo triunfar en el Valencia como lo está haciendo en el país transalpino.

Si antes citábamos el caso de Achraf, el hispanomarroquí comparte vestuario con dos ex del Barça, Arturo Vidal y Alexis Sánchez. Tanto el centrocampista como el extremo son ya veteranos de guerra, pero son importantes, cuando los problemas físicos lo permiten, para Antonio Conte. Pepe Reina, también en la Lazio, como Luis Alberto e Immobile, es otro reseñable y Patric (cantera Barça), Escalante (Eibar) y Felipe Caicedo (Espanyol, Levante y Málaga) completan la representación española en el Olímpico. La lista (Marlon, Kalinic, Gary Medel, Roberto Soriano, Zapata, Simone Zaza…) es eterna y no para de crecer porque, visto el éxito que algunos se han granjeado en el país transalpino, no es de extrañar que muchos otros busquen resurgir en la bota de Europa.

Achraf firma una obra de arte insuficiente para el Inter

El Inter se aleja del liderato del Milan, ahora a tres puntos, empatando a dos en el Olímpico ante la Roma, tras 90 minutos intensos y entretenidos. Los nerazzurri empezaron mejor, pero fueron castigados en el primer contragolpe giallorosso. Vevretout le quitó el balón a Barella (cometiendo posiblemente falta), y activó una gran jugada que terminó Pellegrini con un derechazo desde el límite del área que batió a Handanovic.

El esloveno neutralizó, poco después, un intento de Dzeko, pero en los 15 minutos antes del descanso los milaneses crecieron. Vidal rozó el 1-1 y Lautaro lo realizó, aunque fue anulado por fuera de juego.

Los de Conte siguieron apretando en la segunda parte y, al final, consiguieron el merecido empate con un testarazo de Skriniar tras un córner. Achraf, poco después, coronó su enésima gran actuación con un golazo, el sexto de su curso, realizado con una rosca imparable para Pau López. El 2-2 volvió a cambiar el rumbo del enfrentamiento, con los de Fonseca que se volcaron al ataque.

Mkhitaryan, Karsdorp y Cristante rozaron el 2-2, que llegó finalmente en el 87′, con un preciso testarazo de Mancini a pase de Villar. Un resultado justo, que mantiene a ambos conjuntos cerca en la clasificación (en segundo y tercer lugar), pero bueno sobre todo para el Milan, que refuerza su liderato.