Marcelo e Isco, ni para las emergencias

Vinicius, Mariano y el canterano Arribas. Esos fueron los cambios introducidos por Zinedine Zidane/David Bettoni en el desarrollo del encuentro que el Madrid disputaba ante el Levante. Los dos últimos como revulsivo en los últimos minutos con la intención de rescatar al menos un punto del encuentro. En el banquillo se quedaron los dos porteros suplentes, Lunin y Altube, otros dos canteranos blancos, Chust y Blanco… y dos jugadores con los que apenas ya cuenta el cuerpo técnico madridista: Marcelo e Isco.

Escudo/Bandera Real Madrid

Llama la atención que no hubiese tiempo para ninguno de los dos, cuando en la primera etapa de Zidane al frente del banquillo blanco los dos eran prácticamente titulares: sin ir más lejos, Marcelo aparece en la foto de las tres finales de Champions ganadas de manera consecutiva. Por su parte Isco, figura en el once titular de la Duodécima y la Decimotercera. Ambos fueron clave irrumpiendo en la final de Lisboa de 2014 precisamente desde el banquillo, pero casi siete años después ambos parecen afrontar el punto final a su trayectoria en el Real Madrid.

Foto de Marcelo

Quizá el caso más doloroso sea el del segundo capitán madridista. Marcelo apenas cuenta ya para el cuerpo técnico: de los 28 partidos que ha jugado el Real Madrid en esta campaña (entre todas las competiciones), el brasileño sólo ha participado en ocho (el 28,57%: en la primera etapa de Zidane en el banquillo blanco jugó 113 partidos de 149, el 75,83%). Eso sí, ha acabado siete de esos ocho encuentros: fue sustituido en la derrota ante el Alavés (1-2) en el estadio Alfredo Di Stéfano en el minuto 69. Lo malo también en esos apenas ocho encuentros han sido los resultados: el Madrid sólo ganó al Valladolid (1-0) y al Huesca (4-1) con él en el campo. Acumula cinco derrotas y un empate ante el Elche (estuvo a punto de inaugurar el marcador, pero su tiro se estrelló en el larguero). Marcelo se ha impuesto una serie de rutinas para volver a alcanzar su mejor forma física (pese a la derrota y eliminación ante el Alcoyano, jugó los 120 minutos y estuvo bastante activo): se entrena con un preparador físico (Adolfo Madrid) con el que lleva trabajando desde diciembre (incluso se lo llevó con él a Granada en la semana de vacaciones que tuvo en las Navidades), se ha comprado una cama especial para recuperar mejor por las noches… todo con tal de volver a su mejor nivel.

Foto de Isco

Por su parte, el caso de Isco es más preocupante. El malagueño que ha pedido salir del club en este mercado invernal, se va a quedar: la cesión de Odegaard al Arsenal hace que el centro del campo se quede con apenas cuatro jugadores (Modric, Kroos, Casemiro y Valverde) para la segunda parte de la Liga y las rondas finales de la Champions. Y es que la no presencia del malagueño es ya una constante. Como Marcelo, era una de las piezas clave del Madrid de Zidane de su primera etapa. Con él jugó 114 de 149 partidos (76,51%). Incluso Zidane aseguró en su conferencia de prensa como nuevo entrenador blanco que tanto él como James iban a ser clave. Algo que repitió en su regreso: levantó un expediente informativo sobre el malagueño que había abierto Solari, y le hizo titular ante el Celta. El de Arroyo de la Miel le agradeció el gesto marcando el primer gol de esa segunda fase. Zidane siempre le ha defendido: “A Isco no le doy la oportunidad de demostrar el jugador que fue”, aseguraba en diciembre, pero no le ha dado minutos: apenas 66 en Liga en los 10 últimos partidos de Liga. El día que más ha jugado en los tres últimos meses fue el partido de Copa ante el Alcoyano (disputó 98 minutos)…

Ahora que comienza la fase definitiva de la temporada (el tramo final de Liga donde se juegan por puestos que dan acceso a la Champions de la próxima temporada y la fase de eliminatorias de la propia competición europea), se vislumbra que ambos jugadores tampoco tendrán minutos en esta etapa…

Marcelo, en el gol del Alcoyano: “No la cagues Vini, no la cagues”

“No la cagues Vini, no la cagues Vini”… y gol del Alcoyano por error en la marca de Vinicius. Como se ve en un vídeo emitido por Cuatro, Marcelo alertó a su compatriota y le insistió para que cerrara el segundo palo, pero el extremo se despistó y Jose Solbes hizo el empate (1-1) rematando a placer con Lunin vendido en el minuto 79.

Foto de Vinicius Junior

Lo curioso también es que Marcelo, en su afán por activar a Vinicius, descuidó su marca y llegó tarde a tapar al número 11, Ramón, que es quien peina en el primer palo la pelota hacia atrás para el remate final.

Las quejas de Marcelo y el resto de compañeros (Casemiro, Militao…) hacia Vinicius fueron evidentes. Sin embargo, el brasileño señalaba a Zidane como justificando que el técnico le había dado la orden de que se quedara en la frontal del área para salir rápido a un posible contraataque. Además, se suma que justo antes de la jugada del empate, Vinicius había fallado un claro mano a mano ante José Juan con Benzema solo a la derecha para hacer el 0-2 que sentenciaba la eliminatoria.

Al final, prórroga y 2-1 para un Alcoyano que ya se había quedado con 10 jugadores para hacer aún más heroica la gesta.

Escudo/Bandera Real Madrid

Un bochorno que pone en valor las ideas de Solari

El nombre de Santiago Solari volvió a aparecer este miércoles en las redes sociales de los aficionados madridistas, ahora un caladero de opinión más plausible ante la grada vacía a causa de la pandemia de Covid-19. El argentino, nuevo entrenador del América de México, salió de nuevo a la palestra a causa de la eliminación del Real Madrid en Copa del Rey al caer ante el Alcoyano. ¿El motivo? Sus decisiones cuando estuvo al frente del conjunto blanco a la hora de administrar la plantilla. 

Solari ascendió al banquillo del primer equipo desde el Castilla para enganchar a un Real Madrid de Lopetegui donde el juego no desentonaba (el propio Kroos lo aseguró), pero al que no le acompañó ni la suerte ni el gol. Así, tampoco los resultados. El cambio era obligado.

El argentino llegó como interino, aunque asumió el mando en plaza total en pocas semanas ante la negativa de Conte de hacerse con el equipo a mitad de campaña. Este subió dispuesto a cambiar lo que no le convencía. Ahí aparecían dos miembros de la vieja guardia de Zinedine Zidane: Isco y Marcelo. El brasileño y el malagueño fueron dos hombres clave en la conquista de las Champions y LaLiga con el marsellés, pero no entraban en los planes del de Rosario para su Real Madrid.

El desencuentro con Isco

El enfrentamiento con Isco fue más palpable y comenzó con la primera derrota en Ipurúa tras una racha inmaculada de victorias, cuando este le negó el saludo. Después, minutos de menor importancia, ausencias en las convocatorias, descartes antes de partidos e incluso un toque de atención en público cerca del final de la etapa del entrenador. “Las cuestiones disciplinarias las manejamos de manera interna. Pero lo deportivo no cambia, es así aquí y en todos los equipos. Para jugar hay que ponerse primero en forma física y luego agarrar la forma competitiva. Eso es inexorable”, aseguró preguntado por el malagueño.

Este miércoles, el de Arroyo de la Miel jugó ante el Alcoyano y, a pesar de un buen inicio, acabó algo desconectado. Las críticas volaban y ponían a Solari en el lado ‘de la razón’ al quitarle peso en la rotación. Uno que recuperó con la llegada de Zizou.

Desde la vuelta de Zidane, Isco volvió a ganar minutos. El marsellés intentó recuperarle pero el malagueño no consigue volver a tirar la puerta. “Si me pone, me quita en el 50′; y si me tiene que sacar, lo hace en el 80’…” le pillaron diciendo las cámaras de Movistar poniendo el foco, de nuevo, sobre su falta de oportunidades esta temporada. Zidane las justificó en rueda de prensa. Quitándole hierro y casi auto inculpándose. “No le doy oportunidades de demostrar el jugador que es”, afirmó el francés. Esta campaña suma apenas 470 minutos y pidió incluso su salida, que el propio entrenador negó de manera pública. 

El caso de Marcelo

Santo y seña de la dinastía europea, Marcelo sumó este 7 de enero 14 años en la disciplina del Real Madrid cuando afronta, posiblemente, su momento más complicado. Este empezó, en parte, con Solari, con el que también unen su nombre tras la eliminación copera en la que participó el lateral. 

En cada oportunidad, el brasileño no brilla como antaño y, aunque trabaja para recuperar el nivel, no llega para compensar con el excelente ataque de antaño lo que sigue dejando en defensa. Mendy le ha ganado el puesto. Con Solari ya pasó. Este prefirió a Sergio Reguilón en un buen puñado de encuentros. 

La situación fue complicada y, en una entrevista con el canal de Youtube De Sola, Marcelo se refirió a esos meses sin pronunciar, eso sí, el nombre de Solari. “Podía haber montado un barullo, pero yo no soy así. Yo prefiero trabajar. Me quedé en el banquillo un mes, dos meses… Pero siempre soy el mismo, no cambio. Seguí trabajando, sabía que mi oportunidad llegaría y llegó después”, dijo sobre el cambio de Solari tras la vuelta de Zidane. “Yo quería recibir alguna explicación, no tuve ninguna. Pero no fue un problema”, añadía sin mención alguna al argentino.

En su momento, unas molestias le privaron de entrar en los primeros compases de Solari como entrenador. Mientras, Reguilón empezó a aprovechar su oportunidad. El regreso de Zidane, como bien cuenta él mismo, le devolvió al verde y sacó al español. Ahora, con Reguilón fuera, compite con Mendy, al que tampoco le quita el puesto. Este le ha dejado en el banquillo durante casi toda la Champions (solo jugó en el 2-3 ante el Shakthar), la Supercopa y gran parte de LaLiga, competición en la que se ha quedado fuera de los partidos con más enjundia (Clásico, derbi, contra el Sevilla) y donde tampoco ha destacado en los compromisos a resolver por los menos habituales participando en las derrotas ante Cádiz, Valencia y Alavés o el empate ante el Elche.

Un legado repartido

Santiago Solari se decidió al cambio de guardia pero lo breve de su etapa (133 días condenados por la eliminación copera ante el Barcelona y en Europa ante el Ajax) condenó su plan. La llegada de Zinedine Zidane devolvió al once a varios miembros de ‘la vieja guardia’ y a cambiar de rol y hasta de equipo a varios jóvenes que empezaron a despuntar con el argentino. Los mejores ejemplos: Vinicius, Reguilón, Marcos Llorente y Fede Valverde.

De los cuatro, solo el brasileño y el uruguayo siguen en la primera plantilla blanca. El extremo ex de Flamengo empezó a despuntar con Solari y, tras un breve periodo de titularidades (Clásico incluido) con Zidane en esta campaña, ahora está lejos del once. El miércoles, ante el Alcoyano, tampoco estuvo demasiado acertado y se le vio corto del atrevimiento que le caracterizaba. El uruguayo, que sufrió una grave lesión en la espinilla que le tuvo un mes fuera, está aún arrancando cuando pasa más de un mes de su alta médica aunque este si ha sido de mayor importancia para Zidane.

Llorente, después de permanecer desde 2017 en busca de la oportunidad, acabó marchándose al Atlético de Madrid, donde ha descubierto un nuevo futuro como atacante con Simeone. Reguilón, mientras, se busca el futuro en Londres como no pocos jóvenes españoles. Poco extrañado de no tener explicaciones por parte de Zidane, como aseveró en AS, dejó el Real Madrid este verano por el Tottenham de Jose Mourinho. Con la vuelta de Zidane, este se marchó cedido a Sevilla, donde superó una grave lesión y volvió a su mejor nivel. Luego, rumbo a Londres. El Real Madrid como club no pierde la confianza en su canterano y mantiene una opción de recompra por 40 millones de euros para las próximas temporadas.

Marcelo lucha contra su destino

Marcelo se sabe suplente en el Real Madrid ahora mismo, pero no se resigna y lucha contra ese destino con vistas en la Supercopa de España, cuyas semifinales el Madrid disputará este jueves contra el Athletic en La Rosaleda (Málaga), con la esperanza de estar luego en la final del domingo en Sevilla. Tratándose de un torneo corto y de un título en juego, es poco probable que Zidane cambie a un Mendy que garantiza solvencia defensiva, pero Marcelo mantiene la esperanza.

El brasileño lleva semanas trabajando junto a Adolfo Madrid, un preparador físico personal que ya ha trabajado junto a otros jugadores, como el rojiblanco Marcos Llorente. Marcelo terminó por ser consciente de que la recuperación de su mejor nivel pasaba por afinar su físico, una asignatura pendiente en las últimas temporadas y que le había lastrado fuertemente en sus actuaciones. A sus 32 años (serán 33 en mayo), Marcelo no puede permitirse excesos.

Y es que Mendy es muy titular a día de hoy, como muestra la cuenta de minutos, en la que el francés prácticamente triplica al brasileño: 1.679′ de Mendy, 609′ de Marcelo. El carrilero de Río de Janeiro fue titular en la reciente visita al Elche y el partido acabó 1-1; su anterior titularidad databa de finales de noviembre, en la derrota en casa ante el Alavés (1-2).

Marcelo: futuro incierto

Y es que ese es el mayor problema de Marcelo: su presencia en el once suele coincidir con pinchazos. Sin ir más lejos, en Liga este curso ha salido de inicio seis veces: dos victorias, un empate y tres derrotas. Mucha diferencia respecto a un Mendy con el que el Madrid no sabe lo que es perder en Liga cuando parte de titular, ni el curso pasado ni en el presente.

Lo que suceda en el resto de la temporada marcará en buena medida el futuro de Marcelo, que llegó al Real Madrid en enero de 2007, hace ya casi 15 años. Finaliza contrato en junio de 2022 y podría buscar una salida para aprovechar sus últimos años de carrera jugando a primer nivel; el Real Madrid le considera un jugador amortizado y no apretará para sacar una buena cifra por él, sobre todo sabiendo que la posición titular esta bien cubierta con Mendy y que en la recámara hay jugadores traspasados, pero recomprables (Reguilón y Achraf) y un canterano con estupenda pinta como Miguel Gutiérrez.

Marcelo, de capitán del Madrid… a 'motivador' en el Fluminense

Marcelo está viviendo la otra cara del fútbol, una de las más amargas. Después de saborear la dulzura de la titularidad, de tocar la gloria como pilar del Madrid de las cuatro Copas de Europa y de ser una de las vértebras del esqueleto de Zidane, está probando la hiel del banquillo. Mendy le ha arrebatado el puesto. El brasileño lleva siete partidos consecutivos sin jugar, algo que sólo había vivido con Capello, en la 2006-07. Pero, como sucedió en la etapa de Solari, donde también tomó el jarabe de la suplencia, no alza la voz. Como segundo capitán, sabe de la importancia de hacer grupo para alcanzar los éxitos. Y, además, es consciente de que la edad comienza a pesar. Por eso ya comienza a valorar opciones de futuro.

El pasado mes de mayo manifestó en una charla con Cannavaro: “La edad llega. Ahora voy a cumplir 32. Yo tengo algunas cosas en mente. Quiero trabajar. No quiero trabajar con el fútbol directamente. No tengo características para ser entrenador. Pero yo siempre tuve una cosa en mi cabeza, he vivido muchas cosas en Brasil cuando tenía 15 años. He visto muchos agentes de fútbol decir a algunos padres sobre sus hijos: ‘Venga, ven que te voy a dar esto y esto. Y al final el niño, teniendo mucha calidad, se queda en el camino porque el agente sólo pensaba en el dinero. Han dejado a muchos niños jodidos. Han jodido a muchos niños por querer dinero antes en vez de trabajar al niño. Vendía un niño a otro club, ganaba su dinero y ciao. Quiero trabajar para ayudar a estos niños, quiero trabajar primeramente con esto”. Esa vía de la representación ronda su cabeza aunque bien podría replantearse la opción y escoger la de ‘motivador’ viendo el gran resultado que dio un vídeo que visionaron los Sub-17 del Fluminense antes de la final del Campeonato de Brasil.

Antes de entrar en el césped de la Arena da Baixada, según publica Globoesporte, los jóvenes del Xerém recibieron el mensaje de motivación de Marcelo, ex del Fluminense: “¡Hola chicos! Estoy aquí para desearos suerte en esta final. Que Dios os acompañe. ¡Estoy animando mucho! Como sabéis, estuve mucho tiempo en el Xerém, sé lo que es jugar una final, sé lo que es vivir con todos mis compañeros. Entonces, una cosa os pido: disfrutad cada momento. ¡Disfrutad! Estoy seguro de que en adelante lo recordarán, como ahora estoy recordando la época en que vivía en el Xerém. Muchachos, buena suerte y ¡este título es nuestro!”. Los chavales del Fluminense ganaron 2-1 a los del Atlético Paranaense…

 

Mensaje de Navidad del Madrid: “Lo vamos a sacar juntos”

Muy serios, más allá de cualquier logro o buena racha deportiva, como la situación tan grave por la pandemia requiere, felicitaron en esta ocasión Florentino Pérez, entrenbador de fútbol y baloncesto (Zidane y Laso) y los capitanes de las dos plantillas (Ramos, Marcelo, Felipe Reyes y Llul) las Navidades a todos los aficionados al equipo blanco. El vídeo institucional ya está en la página web oficial de la entidad. Todos los protagonistas, como es lógico, guardando escrupulosamente la distancia de seguridad.

Los mensajes fueron escuetos pero positivos. “Desde el Real Madrid queremos enviaros, en estos días tan especiales y en estos momentos difíciles, un mensaje de cariño, solidaridad y esperanza”, dijo Florentino Pérez. “Nuestros mejores deseos para que recuperemos la normalidad en este año nuevo 2021 y podamos compartir juntos muchos éxitos”. Zidane destacó: “Sabemos que son tiempos complicados y debemos estar más unidos que nunca”. Y Laso mostró su agradecimiento: “Gracias a todos los que estáis ayudando para ganar este partido tan duro”.

Marcelo y Ramos, como capitanes de la primera plantilla, pusieron su mejor sonrisa. Sergio Ramos dijo: “Todos juntos lo vamos a sacar adelante luchando como siempre lo hemos hecho”. Marcelo, segundo capitán del equipo de fútbol, afirmó: “Para que la tranquilidad y la salud nos acompañen siempre”.

El capitán de la plantilla de baloncesto, Felipe Reyes, envió un mensaje de ánimo: “Nuestro apoyo a todas las familias y a todos aquellos que más lo necesitan en estos momentos”. Y Llull concluyó: “Nunca nos rendimos y nada va a detener nuestra ilusión”.