El Baskonia logra algo de paz con su victoria ante el Tenerife

Tenerife se plantó en Vitoria con las bajas de Marcelinho, Fitipaldo, Doornekamp, Bogris y Todorovic. De hecho, el único base que tenía Vidorreta era Álex López. Faltando dos minutos para el descanso ya llevaba tres faltas personales por lo que hubo que tirar de Salin o Butterfield como directores de juego.

El primer jugador que tomó protagonismo en anotación fue Peters. Curiosamente, Giedraitis no salió en el quinteto inicial y empezó a participar en el partido en el minuto 5. Shermadini tuvo una tarde gris, con números inéditos para él, pero salió al rescate un gran Fran Guerra. Faltando dos minutos para el final del primer cuarto, regresó también Santi Yusta que llevaba lesionado desde el mes de marzo. Lo primero que hizo fue meter un triple.

Sedekerskis cogió protagonismo al comenzar la segunda entrega. Los canarios estuvieron casi 4 minutos sin anotar (30-25, min. 16) porque, a pesar de ser el mejor equipo en tiros triples de la competición, firmaba un mal porcentaje. Cuando las cosas se iban poniendo muy feas, hubo un arreón de Iberostar (con un parcial de 1-10) y el luminoso volvió a equilibrarse.

Polonara se lesionó en el tercer cuarto porque se dobló el tobillo y estuvo bastante tiempo fuera del partido. Baskonia concedía muchos tiros abiertos y, por ejemplo, Sergio Rodríguez se aprovechó de esa circunstancia. Vildoza cogió ritmo en los últimos minutos del tercer periodo, aprovechando también la cuarta falta de Álex López, y ese cuarto terminó con un 62-56.

Fall fue el principal artillero en el inicio de la última entrega. TD Systems llegó a ponerse 11 puntos arriba con el 69-58. Pero Tenerife volvió al choque y, gracias a su rebote ofensivo, se volvió a acercar en el marcador. Guerra se hizo daño en el pie y Shermadini tuvo una mala tarde por lo que Baskonia cerró el partido -jugando con dos bases para controlar el tempo del choque- y ganó al segundo clasificado de la Liga ACB.