Granada y Osasuna enfrentan objetivos: Europa vs permanencia

Diego Martínez y Jagoba Arrasate agarraron al mismo tiempo y en Segunda los proyectos de Granada y Osasuna. Hoy, dos años y medio después, vuelven a cruzarse en la élite y convertidos en dos de los referentes de la nueva hornada de técnicos del fútbol español (sigue el partido en directo en As.com).

El trabajo y los resultados han sido el mejor aval de ambos entrenadores en estas dos temporadas y media. Una previa más, uno y otro se regalaron un buen puñado de elogios y apuntaron las muchas virtudes del rival. Metódicos y perfeccionistas, Diego y Arrasate preparan una nueva batalla en la pizarra.

Sobre el papel, el duelo parece desigual. El Granada mira a Europa y Osasuna trata de salir del pozo. Pero los navarros asoman por Los Cármenes con mayor autoestima y con sensaciones renovadas tras el meritorio empate ante el Real Madrid. Osasuna vuelve a ser Osasuna. Aunque necesita confirmar con victorias y puntos su mejoría de los últimos partidos.

El Granada acumula más fatiga que nadie (28 partidos oficiales) pero, a excepción del partido ante el Barça, mantiene intacta su identidad y sigue superando objetivos. Diego Martínez espera poder contar con Gonalons y medita refrescar su ataque con Luis Suárez, suplente el sábado. Arrasate recupera a Torró y mantendrá el bloque que acumula cuatro jornadas sin perder (cuatro empates). Europa y la permanencia, en juego.

Claves del partido

Desgaste: El Granada acumula ya en las piernas 28 partidos oficiales, más que ningún otro equipo de la Liga. El calendario de los nazaríes ha sido infernal.

Machís: Indispensable para el Granada, Machís ha bajado sus prestaciones en los últimos partidos. Diego le necesita a su mejor nivel.

Recuperación: Arrasate tiene dudas con respecto al once y optará por los jugadores que mejor se hayan recuperado del partido del sábado.

Medular: El Granada tiene mermado su centro del campo. Gonalons y Milla no están al 100 % y Montoro acaba de volver de una lesión.

Necesitados: Los navarros suman cuatro empates consecutivos pero necesitan empezar a sumar de tres en tres. Las sensaciones son mejores, aunque falta confirmarlas.

Ases a seguir

Luis Suárez: Ante el Barcelona fue suplente. Está en un buen momento de forma. El colombiano aporta trabajo, desequilibrio y gol.

Calleri: Ante el Madrid hizo un gran trabajo, buscó el gol en todo momento, aunque no anotó. La presión defensiva empieza a partir de él.

Altas y bajas

– Diego Martínez no podrá contar con Jesús Vallejo, sancionado, y con Neyder Lozano y Víctor Díaz, lesionados.

– Arrasate tiene las bajas de los lesionados Rubén, Brasanac, Adrián y Chimy. Superada su lesión, Torró vuelve a la convocatoria.

La vida sigue para el Granada, que se prepara para el posible adiós de Rui Silva

28 partidos y subiendo. Lo repetiremos las veces que haga falta. ¡Qué gran mérito tiene este Granada! El equipo que más partidos oficiales lleva de toda Europa, 28, afronta otra semana cargada. El martes recibirá a Osasuna y después viajará hasta Málaga para afrontar el compromiso de Copa del Rey. ¡Que el ritmo no pare!

Gonalons y Quini. Diego Martínez explicó que estos dos jugadores iban a ser titulares contra el Barcelona. Tantos partidos en poco tiempo y los problemas musculares aconsejaron al preparador la decisión de guardarles. A ver si pueden estar contra Osasuna.
Montoro y Luis Milla. Las circunstancias están obligando a poner jugadores recién salidos de lesión o coronavirus por delante de lo que los entrenadores suelen llamar ‘alta competitiva’. Diego reconoció que Montoro jugó “más minutos” de lo aconsejable. Demasiado hizo Milla saltando al ruedo tras superar poco tiempo atrás el maldito Covid. Este Granada tiene mucho valor.

¿Se empieza a asumir el adiós de Rui Silva? El cancerbero portugués termina contrato el 30 de junio y, según aseveró el Ideal de Granada, no va a renovar. ¿Cuál será su destino? Betis y Sevilla le tienen en sus respectivas agendas al igual que Milán, Inter y Lazio. No obstante parece que su destino puede estar en la Premier League (el Everton es el mejor posicionado). El portero portugués quiere terminar la temporada de la mejor manera posible porque es un profesional y siente mucho agradecimiento hacia el Granada. El club no quiere que este asunto descentre al equipo de su trabajo diario. En fútbol no se puede descartar nada. Por si acaso la dirección deportiva debe sondear el mercado de porteros.

Decisiones arbitrales. El Granada no está muy conforme con algunas decisiones del colegiado vasco De Burgos Bengoetxea. Las quejas vienen por una mano de Busquets en el 0-2 y la falta de Eteki en el 0-3. Tampoco hay demasiadas quejas y Diego Martínez lo resume perfectamente. “Todo lo que pudo salir mal, salió mal”.

Machís y Germán, centenarios. En los prolegómenos del duelo contra el Barça el club homenajeó a Germán y Machís por haber superado la mágica cifra de 100 partidos oficiales con el club. Ambos recibieron una bonita camiseta con el emblemático y centenario dorsal.

En recuerdo a José Antonio Noya. Antes de comenzar el duelo contra los azulgranas se guardó un minuto de silencio en memoria de este futbolista, que estuvo en el Granada entre 1968 y 1971 y que ha fallecido. Hace poco meses también nos dejó Fernández, otra de las leyendas de este equipo.

El Granada, con infinito sufrimiento, gana en el 116’ a una gran Cultural

Darwin Machís ejerció de mago. Un gol a los 116’ pleno de astucia, reflejos y buena colocación, dio al Granada una sufridísima clasificación para la siguiente ronda de esta emocionante Copa cuando se mascaban los penaltis en un interminable partido pleno de garra, emoción y buenos momentos. Derrota cruel para una grandísima Cultural que jamás volvió la cara y que tuvo la clasificación al alcance de sus dedos en dos momentos protagonizados por el habilidoso Pipo, quien en la prolongación del tiempo real y después y después en pleno y agónico añadido, obligó a Aarón Escandell a convertirse en héroe con dos paradas casi de balonmano. Un magnífico partido de fútbol donde los leoneses demostraron dos cosas: la primera, que lo de eliminar al Atlético el año pasado no se compró en la farmacia y en segundo lugar, que jugando así será candidato seguro para regresar a Segunda.

El comienzo ya fue trepidante e indicaba lo que se avecinaba. La Cultural salió como una moto y a los tres minutos Rovirola, tras recibir un rechace largo de Aarón, se fue con potencia de Neva y Vallejo y cruzó el esférico lejos del meta de Carcagente. Este gol en frío hizo espabilar a los de Diego (que sacaron del once inicial al borde del comienzo del choque a Víctor Díaz para meter a Pepe Sánchez) y a los 19 empató el de casi siempre, Jorge Molina, que incrustó en la escuadra una fenomenal asistencia de Kenedy.

No por ello se deprimió el colectivo de Idiakez, empujado por 1.500 aficionados que animaban como si fueran los 13.000 del aforo. Sin complejos, buscaba con valentía el portal de Aarón sin descuidar una defensa en línea de tres donde destacaba el joven francés Theresian (ojito con este pedazo de central). Rovirola, un excelente mediocentro, empujaba y se multiplicaban En los granadinos destacaba la actividad del brasileño Kenedy buscando su temido disparo desde larga distancia que no terminaba de llegar. Con este emocionante 1-1 se llegó al descanso.

La parada de Aarón a Pipo

El segundo tiempo mantenía los mismos cauces de equilibrio. Como decía Diego Martínez, la Copa acorta las distancias entre categorías. A los 59’ el argentino Champichetti, en posición privilegiada, mandó altísimo una oportunidad con olor a red. Un minuto después llegaron los cambios destacando la reaparición de ‘expreso’ Machís’ tras su lesión muscular, para refresca a un Kenedy que se hartó de correr una vez más. Pocos minutos después, otro feliz retorno tras lesión, el de Ángel Montoro que entró por Azeez. También Luis Suárez. Dinamita por lo que podía pasar. La Cultu tuvo el pase a dieciseisavos en el 93 con un imponente trallazo de Pipo que salvó la mano milagrosa de Aarón Escandell. Más emoción y prórroga.
En este tiempo extra la Cultural tuvo que cambiar de portero por lesión de Samu Diarrá. En su lugar, Zubiaurre.

Aunque el cansancio apretaba, nadie daba su brazo a torcer. Otra vez Pipo, que con su habilidad volvió loca a la zaga nazarí, se marcó una jugada ‘a lo Joaquín, sorteando contrarios uno tras otro. De nuevo Aarón impidió que, en este caso, marcase el golazo de su vida.  Si admirable era la actitud de la Cultural, la del Granada no iba a la zaga. Es tremendo el esfuerzo de este equipo que no para de jugar partidos, con éste 27, el que más de Europa. Y encima, con una agotadora prórroga. Aparecían los calambres y un tirazo de Luis Suárez que sale fuera por poco.

Pero el destino fue muy duro con los leoneses. A los 116’ Foulquier centra desde su banda derecha, la defensa se despista, Zubiaurre sale mal y Machís, completamente solo, envía con suavidad al fondo de la red. Hasta el último segundo la Cultural peleó, embotelló a su rival y le hizo sufrir como un condenado a galeras. El pitido final le supo a gloria celestial. El Granada sigue adelante en la Copa ante una grandísima Cultural Leonesa, que vendió muy cara su derrota.

El Madrid no cede en su persecución

Simeone hace bien en rechazar el papel de favorito que tantos le quieren adjudicar al Atlético, porque el Madrid no está por rendirse. Anoche ganó su sexto partido consecutivo, con más dificultad que los anteriores, ante un rival mejor, con menos brillo, pero lo ganó. Le faltó el juego fluido de partidos recientes (sin Modric las cosas no pueden salir igual) pero apretó los dientes y consiguió resolver un partido difícil. El Granada es uno de los buenos equipos del campeonato, obra estupenda de Diego Martínez, un entrenador que no se las da, pero trabaja muy bien. Su equipo se maneja bien en Europa y también en LaLiga.

Zidane sacó el partido con el reducido grupo que le ofrece garantías, que le ha permitido sacar al equipo del barro. Uno de ellos se rompió ayer, Rodrygo. Sufrió un desgarro muscular que debe de ser serio, por el dolor que le produjo, que se le escapó en lágrimas. Tanto le dolía que tuvo que salir en camilla. Eso dio lugar a que saliera Asensio, que dejó una espuela de lujo, al palo, y el centro que valió el primer gol. Un centro excelente, de gran extremo, desde la línea de fondo. He aquí un jugador de enorme calidad, deslumbrante en sus primeros partidos en el Madrid, pero que ya antes de la lesión perdió la confianza. Zidane quiere recuperarle.

Ya con el 1-0 le tiró un salvavidas a Isco, jugador que le gusta, que también ha perdido su juego no se sabe dónde ni cuándo. De él no se pudo decir tampoco ayer nada relevante. El Madrid terminó agobiado, sufriendo en las faltas que Luis Milla júnior lanzaba con precisión germánica al área de Courtois, un tipo de jugada en el que el Granada descolla especialmente. El apretón duró hasta el descuento, cuando Benzema cotizó con un nuevo gol propio que embelleció el resultado. No fue el Benzema de sus mejores noches, pero sí el delantero atento y comprometido que mejora todas las jugadas. El Madrid no cede. Feliz Navidad

Diego: “¿El penalti de Casemiro? Nosotros respetamos a los árbitros”

Diego Martínez no quiso opinar de la actuación de Martínez Munuera en la rueda de prensa posterior al Real Madrid – Granada. El técnico, eso sí, se mostró muy satisfecho con el rendimiento de sus futbolistas.  

Valoración del encuentro: “Cuando uno no gana, no puede estar satisfecho. Pero el rendimiento del equipo ha sido bueno. Empezamos con personalidad, recuperando muy alto, teniendo la ocasión más clara para adelantarnos y con este tipo de equipos, si no aciertas, la dinámica del partido se te complica. En la primera parte hemos estado muy ajustados. A excepción de un tramo en la segunda parte en la que ellos estuvieron mejor, incluso con el 1-0 el equipo ha metido al rival en campo contrario, hemos tenido opciones para hacer el empate. Sólo me queda dar la enhorabuena al equipo”.

¿Faltó lucidez con balón?: “Nos faltó precisión en el último tercio de campo. Cuando el partido se abrió en la segunda parte nos soltamos un poco más. Pudimos hacerle más daño al Real Madrid. Nos quedamos con el arreón y la pasión con la que hemos jugado el último tramo del encuentro. El equipo ha tenido sus opciones”.

Posible penalti de Casemiro sobre Yangel Herrera: “Nosotros siempre respetamos lo que dice el árbitro. Hay un árbitro en el campo, otro en el VAR y ellos son los que tienen que decidir esas acciones y las respetamos siempre”.

Error de Vallejo en la marca sobre Casemiro en el 1-0: “No hacemos valoraciones individuales. Al equipo en general y a Vallejo en particular les doy buena nota. Es todo un reto venir a Valdebebas a enfrentarnos al Real Madrid, actual campeón de Liga, y en líneas generales la actuación del equipo ha sido muy buena, más allá de que nos hubiese gustado llevarnos algún punto”.

Una semana de descanso después de mucho tiempo: “Nos merecemos esos dos días de vacaciones para que el grupo desconecte. Pero todo el mundo con las carnes abiertas por el Covid para que no haya ningún contratiempo. Es el momento que nos toca vivir. La mente de un entrenador es difícil que desconecte. Lo intentaremos. El grupo se lo merece. Descansar, cuidarnos muchísimo, que tengamos suerte y a la vuelta sigamos todos disponibles y en el mismo nivel que está el equipo, que creo que ha acabado a muy buen nivel”.

Molestias de Domingos Duarte en el tobillo y problemas físicos de Puertas al final: “El equipo ha acabado muy bien físicamente, ha metido al rival en campo contrario. Hoy no ha sido una cuestión de fatiga acumulada, ha sido cuestión de darlo todo en el campo, exprimirse al límite para poder competir contra el Real Madrid. Lo achaco al propio esfuerzo. Aunque hubiésemos tenido diez días de descanso habríamos acabado igual de fundidos. Son partidos muy exigentes y el equipo ha vuelto a responder con una buena nota”.

Asensio coge este tren

El adviento feliz del Madrid sumó uno más para la causa, Asensio, uno de esos elegidos a los que a veces se traga el fútbol sin que pueda explicarse. En dos detalles levantó brevemente a un Madrid diésel para alargar la fiesta. Fue un partido sin excesos. El Madrid hace tiempo que no se los permite. Y este encomiable Granada es mejor resistiendo que picando. Con todo, sólo se dejó ganar al sprint, con un cabezazo de Casemiro, que le puso su nombre a la sexta victoria consecutiva del Madrid, y con el postre de Benzema.

La torería de Zidane es digna del Cossío. Ante la prensa astifina muletea para no explicar que parte de la plantilla no juega porque no está y reitera que estamos ante una situación pasajera. Un mea culpa para mantener respirable el ambiente del vestuario pero que cada día cuela menos. Los transplantes han producido rechazos y la cosa ha acabado en no tocar nada para no romper nada. Así que, hasta que cambie el viento, sienta en su mesa redonda a catorce principales (quince si se sube Asensio y dieciséis cuando sea hábil Hazard) y con ellos va a cabalgar quién sabe hasta cuándo.

Ante el Granada volvió a ser técnico de repetición. Sólo entró Valverde por Zidane, que es cambiar resistencia por ciencia, e insistió en Rodrygo en lugar de Vinicius, para marcar por dónde andan uno y otro en el ránking. Pero incluso estos, los leales, tienen sus días. Esta vez hubo ese arranque de duermevela que ya le ha vaciado la caja en Valdebebas esta temporada en tres ocasiones.

El error de Puertas

Veinte segundos tardó en equivocarse Varane ante Soldado. Esos desvanecimientos del francés comienzan a ser molestamente familiares. El asunto acabó con Puertas ante Courtois sin oposición y un remate grotesco por encima de la portería.

El del Granada parece un éxito de larga distancia. Ha sabido despegar y mantenerse en el aire, incluso con las horas extras de Europa, un territorio desconocido. El secreto está en la organización, en no deshacerse ante la adversidad y en jugadores de tracción total como Milla o Yangel Herrera. Así que el error inaugural de Puertas no le apartó de su misión: mantenerse en el partido con el Madrid lejos de su área. Y como al equipo de Zidane tampoco le sobra demasiado, la primer mitad quedó en táctica tirando a pelmazo.

Cada apertura del Madrid a sus extremos tuvo una respuesta de ayudas del Granada; cada salida desde atrás de los blancos se vio legítimamente entorpecida; cada vez que Benzema bajó a dirigir la orquesta, se vio enjaulado; cada vez que Kroos quiso encontrar espacios, se los negaron. Así que en el registro de ocasiones apenas quedaron un tiro de Benzema al lateral de la red, otro de Rodrygo a las manos de Rui Silva y un tercero de Kroos muy cerca del palo. Poca cosa para un equipo tan enrachado y tan exigido por la tabla. Indudablemente acusó el Madrid la baja de Modric, un futbolista que disipa partidos con niebla como este. Pero también la poca velocidad en la circulación de la pelota, la renuncia del juego al espacio y que Diego Martínez ha convertido al Granada en un hueso. El Madrid descubrió pronto por qué su rival llevaba cuatro partidos consecutivos con la portería a cero.

Antes del descanso se quebró el isquio de Rodrygo seriamente y Zidane prefirió antes a Asensio que a Vinicius. Por ahí van sus gustos, aunque los hechos, hasta ahora, caminaran por otro lado. El relevo no le echó sal al partido antes del descanso. Sí hubo hueco para la polémica por un agarrón de Casemiro a Yangel Herrera que comenzó fuera del área pero acabó dentro. El VAR hizo la estatua.

El minuto de gloria

Si al Madrid no le faltó dedicación sí se quedó muy corto en imaginación para reflotar el encuentro. Pleitos como este se rompen por agitación, no por empacho de pelota. Y esa agitación la traía bajo el brazo Asensio, por primera vez en meses. Hasta ahora ha dejado la impresión de vivir muy por debajo de sus posiblidades, especialmente esta temporada, en la que las lesiones de Hazard le abrieron una estupenda ventana. En un minuto se puso al día. Primero con un taconazo al palo que preludió dos paradas tremendas de Rui Silva. Todo en ocho segundos. Y de inmediato, con una banana envenenada casi desde la línea y desequilibrado por Kenedy. Una suerte que el Bernabéu no disfruta desde los tiempos de Gordillo. El cabezazo de Casemiro no hizo más que rendirle honores a la asistencia. Un chute de convicción para el balear que quizá cambie su suerte. Y un apunte de que desde la izquierda tiene más porvenir, aunque a él le apetezca menos.

Ese gol cambió definitivamente el duelo. La superioridad del Madrid fue propagándose. Esa superioridad vanguardista, de la postpandemia, con más control que ocasiones, con la calculadora en la mano, con la precaución por delante de la emoción. El Granada metió un extremo (Soro), dobló su ataque (Luis Suárez y Jorge Molina) y sacó a un central (Germán) para que metiera la cabeza en el otro área. Su suerte en manos de la aviación, pero lo que se encontró fue una contra en el descuento rematada por Benzema, que no falta a una cita. En este Madrid la excelencia es la resistencia.

 

Soldado: “Estaba aislado en el sótano de casa, fue muy duro”

¿Qué supone ser partícipe del mejor Granada de todos los tiempos?

 Es un orgullo haber coincidido con este equipo y, sobre todo, con este grupo de gente que son grandísimos profesionales. El año pasado fue histórico e irrepetible. Disfrutamos muchísimo. Este año va a ser todo mucho más difícil porque muchos equipos ya nos conocen.

Están superando muchas dificultades. Lesiones, coronavirus…

Somos un equipo que no pone excusas. Hemos pasado por momentos delicados. Lo mejor de todo es que nos hemos mantenido unidos. Y eso nos hace fuertes. Ese caparazón que tenemos dentro del equipo que nos une tanto. Nadie nos va a regalar nada y debemos ir al límite para tener un año tan exitoso como el pasado.

Por desgracia, usted pasó el coronavirus.

Fue muy duro. No podía estar con mis compañeros en el día a día ni con mi familia en casa. Estaba aislado completamente en el sótano de mi casa sin tener contacto. Cuando ves a tu alrededor que el mundo sigue haciendo sus cosas y a tí te tienen como apartado es duro. Es muy difícil mentalmente levantarte bien todos los días, ponerte a entrenar y cuidarte. Porque todos sabemos que vivimos de nuestro cuerpo. Es imprescindible estar bien. Estuve 19 días aislado y no pasaba nunca. Cada vez que había una prueba estaba desesperado intentando saber el resultado a ver si me podía incorporar y hacer vida normal. Dentro de lo malo, el nivel de salud no me afectó en nada.

¿Estamos siendo responsables?

Dentro de todo lo que hacíamos y hacemos ahora hay detalles que a todos se nos escapan. Tenemos que seguir viviendo y es muy difícil acatar todas las normas. Dentro de lo que somos, estamos siendo muy responsables.

¿Nota secuelas tras haberse recuperado?

Perdí el gusto durante tres días. Una vez pasado me hicieron revisión de pulmones, corazón, análisis de sangre… y todo estaba normal.

El Granada del ‘pasito a pasito’.

Nosotros somos mucho de vivir el presente y acordarnos del pasado para lo que queremos y no queremos ser y ese es nuestro camino. El éxito con trabajo está asegurado y el lema del club, que es ‘Eterna Lucha’, nos define lo que somos. Mientras no olvidemos eso nos va a ir bien.

El día de Anoeta contra la Real Sociedad tuvo que ser duro. Jugar sin entrenar, contra los consejos médicos y bajo su responsabilidad.

Fue un momento muy jodido porque, a pesar de que yo tenía muchas ganar de jugar, sabía que no estaba en condiciones, que no sabía cómo iba a reaccionar mi cuerpo después de estar 19 días metido en una habitación. Para mí fue un poco temeridad el tener que jugar ese partido en esas condiciones. Pero lo importante es que el equipo no salió perjudicado y a mí no me pasó nada de salud.

Acaba contrato con el Granada. ¿Se ve con fuerza para seguir otro añito?

Lo que tengo claro es que, con la edad que tengo, para continuar jugando al futbol me tengo que seguir sintiendo bien. Mientras me sienta bien quiero seguir jugando. Ojalá podamos pasar una buena temporada y me pueda quedar.

Equipo de rockeros. Soldado 35, Jorge Molina 38… y dando el callo.

Jorge es un profesional excelente. Un gran ejemplo.

¿Es siempre especial un reencuentro con el Real Madrid?

Para cualquiera. Y si eres canterano, más. Es un partido que ve muchísima gente. Y después de muchos años seguir enfrentándote a ellos es muy buena señal. El año pasado les dimos guerra pero no conseguimos ganarles. Espero que este año tengamos esa suerte.

En una entrevista reciente comentó que en su etapa joven con el Real Madrid tuvo una vida dispersa.

Era muy joven y confundí un poco el camino entra la fama y ser profesional del fútbol. He hubiese gustado tener la conciencia que tengo ahora sobre lo que me dedico y la necesidad de poner los cinco sentidos en el fútbol. Me hubiese gustado haberlo vivido con la experiencia que tengo ahora.

Muchos grandes jugadores…

La época de los Galácticos. Y era una pasada compartir vestuario con ellos. Pero eso lo valoras cuando pasa el tiempo.(Los Galácticos fue el apeletivo con el que se conoció a una generación de grandes futbolistas que tuvo el Real Madrid a principios de este siglo. Eran Figo, Ronaldo, Zidane y Beckham).

Debutó con la Selección, contra Letonia, siendo jugador de Osasuna.

Estuve un año cedido en Osasuna y fue una decisión más que acertada porque conocí una ciudad y un club excelente de grandísimas personas donde me recibieron con los brazos abiertos. Llegamos a semifinales de la UEFA. Hice goles y debuté con la Selección.

Recordamos su hat-trik a Venezuela,  en La Rosaleda de Málaga, y un importante gol a Georgia en una fase de grupos de la Eurocopa.

El de Málaga fue muy bonito. Salí en el descanso y marqué tres goles. Un día soñado para mí. El de Georgia lo recuerdo porque, defensivamente, era un equipo muy fuerte. Marqué el gol de la victoria.

Como jugador del Villarreal ya ha eliminado a Nápoles, próximo rival del Granada.

Fue una eliminatoria donde ganamos en La Cerámica 1-0 y luego sufrimos muchísimo allí e Nápoles. Se adelantaron en el marcador y empatamos con un golazo de Tomás Pina. Nos clasificamos. Ojalá se pueda repetir el mismo resultado.

¡Qué pena esto de jugar a puerta cerrada!

Es una pena. Lo que estamos viviendo como club no podemos disfrutarlo con nuestra ciudad. Hubiera sido más especial sentir ese calor que nos daban. Espero que los tengamos pronto con nosotros.

De su etapa en el Tottenham siempre recuerda a Kane.

Un jugador que fue canterano. Tenía muy buenas cualidades y cuando le empezaron a dar minutos siempre despuntaba. Ya era goleador. Todo lo que ha conseguido es por méritos propios y lo mejor que tiene es su mentalidad ganadora. Es un goleador nato.

Del Fenerbahçe, mejor no hablamos

Era una experiencia que tenía que vivir. Y la verdad es que he vivido momentos muy apasionantes. Cosas que he vivido en el campo, en Turquía no las he vivido en otro sitio. Y me quedo con los bonitos recuerdos.

Tenemos una curiosidad. ¿Es del Real Madrid o del Valencia?

Mi familia es toda del Real Madrid. Desde pequeño siempre he sido madridista.

¿La época que recuerda con más cariño?

Sin duda la del Valencia. Lo he contado siempre. Me fui de Valencia siendo un niño con 13 años y volví para sustituir a Villa con el ‘9’ del club de mi ciudad. Y eso para mí fue el mayor reto que he tenido como jugador. He disfrutado al máximo. Mi mejor época a nivel individual donde hacía muchos goles. Y no hay nada más bonito como sentirte tan querido como yo me sentía en Valencia.

Ahí estaba Unai Emery.

Unai sacaba el mayor rendimiento a todos los jugadores. Me entendía muy bien con él. Y su forma y estilo de jugar me beneficiaba mucho. Disfruté mucho los dos años que estuve con él.

Coincidió con Isco. ¿Iba para figura?

Entrenaba con nosotros de vez en cuando y se le veían cosas, pero yo personalmente no pensaba que iba a ser lo que ha sido después.

¿Ve en Diego Martínez cosas de Unai Emery?

En ciertos aspectos sí porque han trabajado juntos durante mucho tiempo (coincidieron en el Sevilla) y son, no voy a decir que enfermos, pero son entrenadores meticulosos que cuidan los detalles muchísimo, estudian al máximo a los jugadores y a sus rivales. En profesionalidad son los dos iguales.

¿Si usted fuera Rentao Yi le renovaría de inmediato?

Sin duda. Si alguien tiene culpa de lo que está viviendo este club es Diego porque le dio un vuelco tremendo al club cuando llegó y es quien nos guía el camino a los demás y ojalá pueda renovar aquí.

Monterrubio, el director general, destacó en una entrevista que concedió en AS que el Granada es una familia.

Una de nuestras armas es la unión que hay, no solo en el vestuario. También en el club. Aquí nos tratamos todos por igual. Con las mujeres de la lavandería, con los chicos de mantenimiento… hay una química especial, es gente que ama el club y tenemos un trato por parte de ellos muy profesional y aparte del personal es algo muy bonito.

La cantera está dando buenos resultados. Aranda, por ejemplo, hizo un partidazo en la Copa contra el San Juan de Pamplona.

Desde hace unos años están haciendo las cosas muy bien en el club y al final, para un club como el Granada, la cantera es fundamental. Están haciendo hincapié y la están trabajando muchísimo. Que te salga uno o dos buenos jugadores de la cantera la inversión es mínima y la rentabilidad que le puedes sacar es muchísima y le puede dar mucha sostenibilidad al club a la hora de los números, que para una entidad como el Granada son muy importantes.

¿Qué le parece Luis Suárez?

¡Muy bueno! Tiene un potencial enorme. El año pasado estaba en Segunda y conforma ha ido avanzando la temporada está cogiendo mucha confianza. Se le ve con micha ambición, muy competitivo. Todos aprendemos de él en la fuerza y energía que tiene. Le vamos a aprovechar al máximo.

Machís tiene pinta de que la puede liar en el Bernabéu.

¡Jajaja! Ojalá sea así. Lo más es que siga como está a este nivel altísimo. Que le dure mucho tiempo que el mayor beneficiado será el equipo.

¿Va para figura?

Yo creo que ya lo está siendo, pero lo tenemos que decir con la boca pequeña ¡jajaja! El año pasado estuvo a un alto nivel y en éste, va por el mismo camino y yo creo que sabe que su momento es ahora, que ha pasado muchos años en Segunda División siendo un gran jugador. Y ahora, aparte de un gran jugador en el aspecto individual lo está siendo colectivamente.

Rui Silva, la muralla.

Nos da mucha seguridad atrás y una garantía tenerle ahí bajo palos. Es otro jugador que ojalá pueda seguir con nosotros el año que viene. A ver qué pasa con su situación, pero el deseo de los que estamos con él en el día a día es que se quede. Pero sabemos que va a ser difícil.

Hemos visto que es una persona muy comprometida en las redes sociales con sus ideas y opiniones.

Cada uno tenemos nuestras decisiones. Estamos en un país libre y cada uno es libre de expresar libremente lo que piense mientras no falte al respeto a nadie.

Le vamos a preguntar por la Leonesa, próximo rival en Copa.

Es un equipo que va a ser muy difícil. El año pasado eliminó al Atlético de Madrid y lo mejor es que tiene un gran estadio, de césped natural. Recuerdo la época cuando jugaba en Segunda B con el Real Madrid-Castilla. Era un estadio al que me gustaba siempre ir. Es muy bonito. Sabemos que será muy difícil poder eliminarles.

¿Qué le hubiera haber gustado haber sido si no fuera futbolista?

Algo dedicado con el deporte. No sé si hubiera sido profesor de educación física.

¿Tiene pinta de futuro entrenador?

No lo sé. Mucha gente me lo dice, pero lo veo muy lejano. No me veo porque, cuanto más tiempo paso en el mundo del fútbol más difícil me parece el trabajo del entrenador. Ahora no estoy muy abierto a serlo. A lo mejor en un futuro sí, pero ahora no lo veo.

¿Qué le parece esta Liga tan especial e igualada?

Es una Liga muy igualada. Pero no solo arriba, También en la parte de abajo y la zona media. Va a estar todo muy apretado. Y eso se da la tranquilidad de que, si coges una buena racha, puedes alejarte de la zona de abajo. Porque nosotros sabemos cuál es nuestro objetivo principal, que es la salvación. Y ojalá podamos conseguir puntos lo antes posible para conseguirlo.

¿Qué le parece este Real Madrid post-Cristiano Ronaldo?

Creo que se ha reinventado bien. Ha invertido mucho dinero en jugadores muy jóvenes que ya han pasado ese periodo de adaptación y que, a pesar de tener mucho futuro, el presente le está dando resultados. Están dirigidos por un entrenador que, en un momento muy delicado, volvió a coger al equipo y le volvió a hacer campeón de Liga.

Al Barcelona y a Messi les está costando.

Esa transición que tuvo el Real Madrid en la época de Cristiano, ahora la está el Barça porque han vendido jugadores veteranos con nombre de un gran nivel y se han reforzado con muchos jugadores jóvenes.

¿Hasta dónde puede llegar este Granada?

No lo sé. Tenemos que ir sumando cada domingo tres puntos y conseguir esos 42 puntos lo antes posible que no va a ser nada fácil. Si me dice ahora mismo si firmo la salvación con estos 42 puntos, se lo digo ahora mismo. Tenemos ambición de mejorar eso, pero el objetivo que tenemos, sin confundirnos, tiene que ser la permanencia.

Y Europa, para soñar.

Como lo fue el año pasado, un sueño clasificarnos séptimos y lo que estamos viviendo ahora es muy bonito, pero sabemos que lo tenemos que disfrutar al máximo. Es un premio que nos hemos ganado. Disfrutando al máximo es como el equipo sacará su mejor rendimiento y podremos eliminar al Nápoles.

 

Hazard, listo: crucen los dedos

Crucen los dedos: Hazard está de vuelta. Será su décimo intento por probarle al Madrid que es lo que costó. Desde su llegada ha sufrido nueve lesiones, ha pasado 291 días de baja y se ha perdido 47 partidos. Jugó el 43% de los de la temporada pasada y el 30% de esta. En siete años en el Chelsea sólo faltó por lesión en 20 encuentros. Y marcó 21 goles en el último curso, cifra que no alcanzaba desde sus tiempos del Lille. Un gran fichaje que se evaporó en Madrid.

Jugó su mejor partido en Eibar hace trece meses, tras un verano sabático. Volvería a brillar ante la Real, marcaría después dos goles en dos partidos con Bélgica y sufriría una fisura de peroné en el siguiente, ante el PSG. No ha vuelto a levantar cabeza. Esta temporada le han parado dos lesiones musculares y el coronavirus. Así que sólo ha jugado seis partidos y marcado dos goles. La semana pasada comenzó a entrenarse con el grupo, pero Zidane no le llevó a Eibar. Sabe que ahí pisa terreno pantanoso. “Necesito jugar para llegar a mi mejor nivel”, dijo tras el partido ante el Inter. Su musculatura sólo aguanto 28 minutos más, mientras desde Bélgica culpaban al Madrid, injustificadamente, de haberle “llevado al límite”.

Los catorce imprescindibles

Hazard es innegociable para Zidane. Así que hoy intentará darle minutos en la segunda parte. Forma parte de esa mitad irrenunciable de la plantilla. La otra mitad ha desparecido y lo prueban los datos. En los cinco partidos de la racha triunfal sólo catorce jugadores han sido titulares y nueve no han disputado ni un minuto (los dos porteros suplentes, Militao, Marcelo, Odriozola, Odegaard, Jovic, Mariano y el propio Hazard).

Hasta este tramo alpino, Zidane nunca había hecho menos de tres cambios por partido (agotó los cinco cuatro veces). Desde el duelo ante el Sevilla, en una ocasión hizo sólo una sustitución, en dos, un par de ellas, y en otras dos, tres. La diferencia entre titulares y suplentes es abismal y es difícil saber cuándo romperá la dinámica de las alineaciones repetitivas. Hoy no tendrá a Modric, tocado después de jugar ininterrumpidamente 26 partidos (1.798 minutos) en 74 días. Una baja notabilísima que cubrirá otro pretoriano, Valverde. También regresan a la lista Isco y Vinicius, este con grandes posibilidades de recuperar la titularidad. Y en el centro del ruedo Benzema, que ha participado en el 60% de los goles del Madrid en esta Liga.

Soldado, enemigo conocido

Y como el peligro no cesa, visita Valdebebas el mejor Granada de siempre, también con una buena paliza encima. Soporta 23 partidos en 94 días, más que ningún otro equipo en España, pero lo lleva bien. Pasó un mes malo, en el que sumó cuatro de sus cinco derrotas, pero a Madrid llega tras tres victorias consecutivas y un dato revelador: no ha recibido un gol en los últimos cuatro partidos (sigue el partido en directo en As.com).

Acabó séptimo el año pasado y ahora es sexto, lo que habla de un proyecto sólido. Su histórica clasificación para Europa le llevó a gastar 20 millones en refuerzos y la cosa marcha. Hoy tendrá dos bajas notables: el lesionado Machís, su segundo goleador y un aborotador de primer orden, y el sancionado Gonalons. Puertas y Ezeki apuntan a sustitutos. Y en punta repetirá Soldado, al que Del Bosque se trajo del Colegio don Bosco de Valencia con 14 años. Pasó nueve en el Madrid con registros goleadores brutales en las categorías inferiores. Lo mejor de su carrera profesional lo hizo fuera y con 35 años sigue metiendo goles. Está en su naturaleza.