La Navidad llega con mucho baloncesto a la Liga Endesa

El baloncesto no para estas Navidades. Sobre todo, en la Liga Endesa, que desde el pasado sábado hasta el próximo 4 de enero ofrecerá un total de 36 encuentros, con la guinda el 27 de diciembre: 12 horas seguidas de balón naranja y Clásico. Como aperitivo, el Valencia-Murcia de la imagen, presidido ayer por un árbol navideño de 6,5 metros.

Van Rossom acerca la Copa en un partido en el barro

Partido en el barro de La Fonteta. Una defensa agresiva, 3-2 en los tres primeros cuartos, individual en el último, del UCAM Murcia, complicaron mucho la victoria del Valencia Basket. Tuvo que sudar sangre para batir a un equipo murciano que llevaba 10 días esperando este partido mientras los taronjas se desgastaban por Europa.

Sin embargo, fue la defensa del Valencia en el último acto, la que decidió el choque. Van Rossom secó al francotirador Frankamp y el UCAM se diluyó. Mientras, Kalinic y Williams aparecieron en los minutos de la verdad cuando habían estado desaparecidos durante todo el choque.

El triunfo, cuarto seguido en Liga Endesa, pone a tiro el pase a la Copa para el Valencia, una Copa que muchos ya daban por perdida hace unas semanas. Los taronjas, ya dentro de los ocho primeros, aún deberán pelear mucho para clasificarse pero lo importante es que dependen de sí mismos.

Lo cierto es que, de entrada, al Valencia Basket se le atragantó la zona 3-2 que le planteó Sito Alonso. Se empeñó en romperla desde el triple y su cabezonería (1 de 12 en el primer cuarto) le dio las primeras rentas al UCAM Murcia. DiLeo, tres triples, y Frankamp estaban muy a gusto. Los taronjas no estaban ni en ataque ni en defensa. La máxima llegó al final del primer acto (14-22).

Un triple de San Emeterio fue un aviso de lo que vendría en el segundo cuarto. Sito insistía en la zona que Aíto enseñó con el Alba Berlin hace unas semanas. Pero el Valencia empezó a leerla mejor. Hermannsson dirigía las operaciones y un parcial de 13-5, culminado con un triple de Van Rossom, puso la primera ventaja taronja (30-29, min. 15) desde el 2-0. Por entonces, Tobey ya empezaba a hacer daño. En ese momento Frankamp cogió las riendas y empezó a meter todo lo que pasaba por sus manos. Rojas le ayudaba con oficio y lucha. El nuevo tirón murciano cesó con otro triple de Van Rossom y dos tiros de Dubi lo dejaban al descanso en la mínima (42-43).

Los 28 puntos encajados en el segundo cuarto, no lograron que Sito dejara a un lado la zona de su maestro Aíto. De entrada, el Valencia volvió a estrellarse contra ella, mientras Cate (8 puntos seguidos) abusaba de un extenuado Dubljevic. El rebote ofensivo conducía al UCAM a nuevas ventajas. Aunque dos triples de Puerto y Hermannsson castigaban la defensa zonal murciana. Sin embargo, Frankamp seguía a lo suyo. Y volvió a poner por delante a los suyos (60-62, min. 29).

En el cuarto definitivo, el UCAM dejó a un lado la zona y se la jugó en individual. Fue una guerra en cada ataque. Sin Framkamp, descansando para el momento de la verdad, Bellas tomó el mando y Lima hacía daño dentro. Un parcial de 12-3, con un triple de Kalinic, devolvía la ventaja a los taronjas (75-70, min. 36). Por entonces, Framkamp ya estaba en cancha, pero Van Rossom era su lapa. Con el norteamericano seco (0 puntos en el cuarto final), todo fue coser y cantar. Un 2+1 de Derrick Williams fue la puntilla para un grupo de Sito Alonso que aún peleará la Copa.

Thomas Heurtel tiene pie y medio fuera del Barcelona

Thomas Heurtel (31 años y 1,89 metros) parece tener sus horas contadas en el Barcelona. El base francés se quedó fuera de la convocatoria para el derbi contra el Joventut por decisión del club y, en palabras de Sarunas Jasikevicius, se está “buscando una solución que sea beneficiosa para las dos partes”. “Veremos qué pasa en los próximos días”, dijo el entrenador blaugrana a los micrófonos de Movistar+ minutos antes del partido ante la Penya.

La situación del galo en el Barça es rara desde la llegada del lituano al banquillo. Y se hizo preocupante con el paso de los meses: comenzó a bajar su participación en los partidos de Euroliga, quedándose sin jugar ni un minuto en tres partidos de los últimos cinco partidos: Olympiacos, Khimki y Maccabi. En los otros dos, tampoco estuvo mucho sobre la cancha: 10 minutos contra el Zalgiris y 3 frente al Armani Milán.

El destino para Heurtel parece ser el Fenerbahçe. Según Encestando, el Barça y el conjunto turco negocian un intercambio: el francés por Leo Westermann, también galo y uno, y que coincidió con Jasikevicius en el Zalgiris Kaunas lituano durante la temporada 2018-19.

Contrato

A sus 31 años a Thomas Heurtel todavía le queda mucha cuerda. En 2019 sufrió una rotura parcial del tendón rotuliano en la rodilla que le obligó a perder el Mundial con Francia y a estar cinco meses de baja, volviendo en enero de 2020.

La pasada temporada tenía en su posición a Malcolm Delaney y Kevin Pangos como competencia y tampoco pudo brillar como lo hizo en el pasado, llegando al punto de fricción máximo con Svetislav Pesic en la final de la Liga Endesa -que perdieron- cuando el técnico le dejó fuera de la última jugada ante el Baskonia. Con Sarunas Jasikevicius la relación tampoco es mucho mejor si atendemos al tratamiento que el jugador recibe públicamente.

Heurtel, con lagunas defensivas pero que goza de un talento para resolver los ataques que pocos bases europeos tiene en sus manos, lleva en el Barcelona desde 2017 y fue el mejor en las dos Copas que el Barça le logró arrebatar al Real Madrid de Pablo Laso en los años 2018 y 2019.

El contrato que Heurtel tiene ahora mismo con el Barça le permite llegar a este verano y tener en él una opción de prórroga hasta 2022. Su salario ronda los 3,6 millones brutos, sin descontar los impuestos, al año, lejos de lo que cobra Nikola Mirotic pero siendo uno de los mejores pagados de la plantilla.

El Baskonia logra algo de paz con su victoria ante el Tenerife

Tenerife se plantó en Vitoria con las bajas de Marcelinho, Fitipaldo, Doornekamp, Bogris y Todorovic. De hecho, el único base que tenía Vidorreta era Álex López. Faltando dos minutos para el descanso ya llevaba tres faltas personales por lo que hubo que tirar de Salin o Butterfield como directores de juego.

El primer jugador que tomó protagonismo en anotación fue Peters. Curiosamente, Giedraitis no salió en el quinteto inicial y empezó a participar en el partido en el minuto 5. Shermadini tuvo una tarde gris, con números inéditos para él, pero salió al rescate un gran Fran Guerra. Faltando dos minutos para el final del primer cuarto, regresó también Santi Yusta que llevaba lesionado desde el mes de marzo. Lo primero que hizo fue meter un triple.

Sedekerskis cogió protagonismo al comenzar la segunda entrega. Los canarios estuvieron casi 4 minutos sin anotar (30-25, min. 16) porque, a pesar de ser el mejor equipo en tiros triples de la competición, firmaba un mal porcentaje. Cuando las cosas se iban poniendo muy feas, hubo un arreón de Iberostar (con un parcial de 1-10) y el luminoso volvió a equilibrarse.

Polonara se lesionó en el tercer cuarto porque se dobló el tobillo y estuvo bastante tiempo fuera del partido. Baskonia concedía muchos tiros abiertos y, por ejemplo, Sergio Rodríguez se aprovechó de esa circunstancia. Vildoza cogió ritmo en los últimos minutos del tercer periodo, aprovechando también la cuarta falta de Álex López, y ese cuarto terminó con un 62-56.

Fall fue el principal artillero en el inicio de la última entrega. TD Systems llegó a ponerse 11 puntos arriba con el 69-58. Pero Tenerife volvió al choque y, gracias a su rebote ofensivo, se volvió a acercar en el marcador. Guerra se hizo daño en el pie y Shermadini tuvo una mala tarde por lo que Baskonia cerró el partido -jugando con dos bases para controlar el tempo del choque- y ganó al segundo clasificado de la Liga ACB.

El MoraBanc Andorra coge aire en su lucha por la Copa

El MoraBanc Andorra coge aire y se vuelve a enganchar en la lucha por la Copa del Rey al vencer al Movistar Estudiantes tras acumular dos derrotas seguidas en Liga Endesa. El coronavirus y la plaga de lesiones han hecho que la temporada de los del Principado sea un Everest continuo. Este domingo, faltaba la línea dura de su zona: ni Tyson Pérez ni Moussa Diagné ni Malik Dime. Tampoco Jeremy Senglin en el perímetro. Pero sí Babatunde Olumuyiwa (Tunde): 6 puntos de entrada, 13 con 6/8 en tiro de dos al final, y matazo antológico, con falta de Arteaga incluida, de salida. Y también Llovet, en trabajo de intendencia hasta la extenuación. Pero, sobre todo, una labor calmada, capaz de recuperarse de malos momentos, de un 0 de 9 desde el triple y de resistir las embestidas colegiales para saber jugar con el +10 (65-55) de mitad del último cuarto.

Y, ¿el Estu? Un rival distinto, la misma historia de siempre. Comenzó con fuerza, hilando buenas jugadas para los exteriores, que le dispararon con un 6 de 9 desde el triple hasta el 17-27 al inicio del segundo cuarto. Giedraitis y Roberson hacían de estiletes. Delgado controlaba bien el rebote (13, 6 ofensivos), mientras Gentile luchaba con sus fantasmas.

Gentile, solo 13 minutos por un problema en la nariz

El italiano lo falló todo en sus primeras intervenciones (0/5) menos dos tiros libres y solo jugó 13 minutos. Ni uno en el tercero ni uno en el cuarto por un problema en la nariz (puede estar rota, en palabras de Javi Zamora) tras un choque. Desde ahí, desde esa ventaja en el minuto 7, lo cotidiano, caída poco a poco en el marcador hasta llegar a los instantes finales por detrás, pero con alguna opción que se disipa cuando se llega al minuto 40.

Desde ese +10, y sin Gentile, el Andorra se recuperó. Se lamió las heridas y se lanzó a por el partido. De la nada al todo con un parcial 20-6 en siete minutos. Los estudiantiles solo anotaron una canasta en juego en ese lapso (Avramovic). Jelinek sobresalió con 8 puntos gracias a dos triples después de una sequía de nueve fallos de arranque desde perímetro para el MoraBanc. Llegaron al descanso por delante, 37-33.

Una diferencia que se abrió por cuatro pérdidas seguidas del Estu (41-33), que transformó su defensa para agobiar a su rival. Zona mixta, híbrida con Giedraitis en el uno contra uno sobre su par. El Andorra colapsó y con 14 de los 17 puntos entre Avramovic y Roberson, los colegiales alcanzaron el último cuarto solo dos abajo (52-50). El serbio cerró con 21; el estadounidense, con 14.

Bueno momento de Gielo

Buen trabajo, buena remontada para recuperarse en un choque que se resolvió definitivamente con la explosión de Gielo: 7 puntos en casi 120 segundos para infligir un duro latigazo. Del empate a 55 tras triple de Brown al 65-55 (min. 34) que los colegiales no pudieron superar. Oriol Paulí aumentó su cuenta hasta los 16 tantos para convertirse en el máximo anotador en los locales, que finiquitaron el último cuarto con 30 puntos.

Sexta derrota en siete partidos para el Estudiantes, que aún no sabe lo que es ganar en Andorra (10-0) y que debe conseguir hacer redondos los partidos: unir los grandes primeros minutos con los intermedios. Si no, será imposible que los nervios no empiecen a atenazar a un club que vive con ellos desde hace años.