Heurtel-Real Madrid: una 'relación' que viene de lejos

El caso Thomas Heurtel-Barça tiene un trasfondo blanco, el del Real Madrid, un viejo amor del base francés y donde podría haber recalado si se llega a desvincular del conjunto azulgrana. Y que fue el motivo de toda esta tormenta que comenzó este martes noche y aún colea con reacciones de todo tipo y el galo regresando a la Ciudad Condal en solitario vía Lyon.

El Barça y Heurtel habían llegado a un acuerdo de desvinculación que favorecía a ambas partes. Los culés pagaban parte del salario que aún adeudaban al jugador y este firmaba por el Fenerbahçe tuco, mientras los primeros se hacían con los servicios de Leo Westermann, que se había desvinculado de los de Estambul. Un win-win para todas las partes.

Sin embargo, horas antes de la firma, el Barça supo de las conversaciones entre el Real Madrid y Heurtel. Los blancos ofrecían medio millón de euros al internacional francés hasta final de la presente temporada y en la próxima un contrato de mayor cuantía (Encestando). Esta situación indignó a los catalanes, que pararon en seco todas las operaciones, de entrada y de salida, e impidieron al base subirse al avión del equipo de vuelta a España desde Estambul, donde jugaron contra el Anadolu Efes.

¿La razón esgrimida por los azulgrana para dejarlo en tierra? Heurtel se encontraba fuera de la disciplina del club para ese partido. “Se decide que el jugador no vuelva con el grupo. El jugador no estuvo desatendido en ningún caso y se le dieron todas las facilidades -noche de hotel, billete de vuelo regular y toda la documentación pertinente- para poder viajar y volver a Barcelona el día siguiente”, reza el comunicado.

Relación Madrid-Heurtel

No es la primera vez que se relaciona a Heurtel con el Madrid. Ya en 2016, con la marcha de Sergio Rodríguez a Philadelphia 76ers de la NBA, el base fue uno de los jugadores que se ofrecieron al club antes de que se optará por la opción de Doncic como segundo base y Draper como tercero.

Unas semanas antes del segundo viaje del Chacho a la NBA, en mayo de 2016, Heurtel se hizo una foto posando con una camiseta del Real Madrid que subió a Instagram. La instantánea desapareció de la red social un año después, cuando el francés firmó su contrato con el Barcelona tras marcharse del Anadolu Efes de Turquía.

El feo caso de Heurtel

El caso de Thomas Heurtel ha impactado al aficionado, tanto por las dudosas formas empleadas por su club, el FC Barcelona, como por la doble fecha con la que han coincidido los hechos: las vísperas de las Fiestas Navideñas, periodo siempre de paz, amor y buenos deseos, y el tiempo de pandemia, que aconseja ciertas cautelas aquí olvidadas. Heurtel viajó con su equipo a Estambul, donde el Barça jugaba con el Efes, no para participar en el partido de la Euroliga, sino supuestamente para resolver su futuro con el Fenerbahçe. El francés ha contado poco para Sarunas Jasikevicius desde su llegada al banquillo, por lo que el base buscaba una salida pactada. Ni se había sentado en el último choque de Liga frente al Joventut, porque su marcha a Turquía parecía inminente. A cambio, el Barça ya tenía atado a su relevo: Leo Westermann.

Pero mira tú que lo que aparentaba un final feliz para todos, era en realidad otra cosa. Ni Heurtel ni su representante tenían la intención de acabar bajo la disciplina de Igor Kokoskov. Su destino era mucho más cercano: el Real Madrid, el eterno rival, que le tendió la mano para sustituir a Facundo Campazzo. El engaño ha ofendido al Barça, y con razón. Heurtel no ha sido ningún angelito en esta historia, aunque el desenlace lo haya convertido en víctima. Dicho esto, el Barcelona, que es más que un club, sí se ha equivocado con las maneras utilizadas. Al jugador se le impidió volver con el grupo y se le dejó en Estambul una noche más para que embarcara al día siguiente en un vuelo regular. Es verdad que Heurtel no queda desatendido, como afirma el comunicado azulgrana, pero sí fuera de la burbuja y de las medidas de protección por el coronavirus. Ya no se trata sólo de una falta de elegancia, que también lo es, sino de una imprudencia sanitaria. El caso se ha puesto muy feo. Y viendo el camino que lleva, seguramente se resolverá en los tribunales. Una pena… por estas fechas.

Este Madrid es irrompible

EI Real Madrid lo resiste todo esta temporada entre salidas y lesiones. Muro que le ponen por delante, muro que salta. Este martes era el Alba Berlín del maestro Aíto García Reneses quien lo desafió y sucumbió, sin mucha resistencia, para permitir a los blancos pintar, por el momento, un mes de diciembre perfecto: 8 de 8. Cinco seguidas en la Euroliga, donde no caen desde finales de noviembre contra el CSKA Moscú, el partido posterior a la salida de Campazzo, para un balance de 11-1 desde el 1-4 con el que comenzaron la competición. El total, un 12-5 para empatar con el Barça en la segunda plaza de la clasificación a la espera de lo que haga este miércoles el Bayern Múnich en Kaunas ante el Zalgiris.

Y ganaron por primera vez sin el lesionado Anthony Randolph, que se perderá toda la temporada, y con un esfuerzo coral magistral que sacudió a los alemanes desde la primera mitad: 45-30, con un 7/16 desde el triple que dejaba en el olvido las penurias de la semana pasada en Atenas: 16/65 (24,6%) entre Panathinaikos y Olympiacos. Salvo Abalde y Deck, los otros ocho jugadores que puso Laso en pista hasta el descanso anotaron, con un Garuba genial de entrada hasta que Llull y Causeur cogieron el testigo cuando el joven pívot ya desfallecía del esfuerzo.

Porque Garuba tuvo 13 minutos de arranque sin pausa soberbios: 8 puntos (2/2 de tres), 3 rebotes y 2 tapones para 10 de valoración. Cerró su fabulosa actuación con 15 tantos (3/3) para 25 de valoración, sus mejores marcas de siempre en la Euroliga. Taylor se puso el traje de faena en ataque (con más voluntad que fortuna, hay que decir) y se pegó a Granger y Lo en defensa. Tavares ejerció de centro de gravedad hasta controlarlo todo de nuevo con el paso de los minutos y sacar matrícula de honor otro día más con 16 tantos y 11 capturas para 27 de valoración. En sus cinco partidos de diciembre, el caboverdiano promedia 15,8 puntos y 10,8 rebotes para 28,2 créditos. Un escándalo.

Carroll puso el jaque mate

El Alba resistió con Thiemann desde el perímetro (8 tantos, 2/3 en el triple) para cerrar el primer cuarto solo uno abajo (19-18) tras una canasta de Lo. Un espejismo. Los berlineses se frieron ante la defensa madridista en el segundo periodo y solo consiguieron 12 puntos. Una losa que se hizo imposible de levantar por dos arreones blancos. Uno de Llull (5 tantos seguidos) y otro de Causeur (dos triples consecutivos desde la esquina) que elevaron las diferencias hasta el +13 (36-23) a mediados del cuarto. Llegaría al +17 (43-26) antes del descanso.

Si la primera parte fue un suplicio para los de Aíto, la segunda fue un martirio aún mayor. En sus primeros cinco minutos, Carroll destrozó la zona que puso el entrenador español con tres triples (60-36). Jaque mate. El resto fue un paseo por el campo hasta alcanzar el +30 (72-42), un disfrute colectivo que encumbró a Garuba, permitió a Tavares sacar un día más músculo en Europa y a Llull acertar una mandarina desde su propio campo. Sonrisas y más sonrisas antes del día D: el Clásico del próximo 27 de diciembre contra un Barça en dudas (dos derrotas seguidas en Euroliga) y con el asunto Heurtel ardiendo.

Guerra en el mercado: Barça y Real Madrid, a por un pívot

Barça y Real Madrid están inmersos en el mercado para incorporar un pívot lo antes posible, según Varlas Nikos, periodista de Eurohoops. Y no es extraño. Esa posición, la ‘cinco’, es la que más quebraderos de cabeza ha provocado en ambos clubes desde antes, incluso, de comenzar la temporada. En el caso del equipo blanco el problema se acentuó con la baja para toda la temporada de Anthony Randolph. En el azulgrana, Brandon Davies está también lesionado y ha faltado a los dos últimos partidos: frente al Maccabi en Euroliga y contra el Joventut en la Liga Endesa. Se desconoce por el momento cuánto tiempo estará fuera de las canchas.

El conjunto azulgrana tiene un problema en la posición de pívot desde la salida de Ante Tomic, por decisión del club, hacia el Joventut. Sin el croata, y la ausencia temporal de Davies, los culés tienen solo a Artem Pustovyi como ‘cinco’ puro. La baja de Víctor Claver como ‘cuatro’ reduce la capacidad de Jasikevicius para tapar agujeros. Niko Mirotic, Pierre Oriola y Rolands Smits pueden echar una mano en esa posición. Pero no son ‘puros’. Por ese motivo, contra la Penya, el entrenador lituano dio una oportunidad en los últimos minutos al canterano senegalés Ibou Badji, de 2,15 metros.

Una de las opciones que se barajó para suplir el adiós de Tomic fue Jock Landale. Se rumoreó mucho sobre su posible aterrizaje en la Ciudad Condal tras coincidir la pasada temporada con Jasikevicius en el Zalgiris Kaunas. El australiano (2,11 metros) esperó una oportunidad en la NBA que nunca llegó y finalmente decidió firmar por el Melbourne United de su país natal. Agua.

En cuanto al Madrid, lo necesario por la marcha de Jordan Mickey al Khimki se convirtió en urgente con la grave lesión de Randolph. La política de austeridad impuesta tanto en la sección de fútbol como en la de baloncesto por culpa de la pandemia frustró el fichaje de Ante Zicic. El pívot croata, ex de Cleveland Cavaliers, esperó todo lo que pudo la llamada blanca, pero su ausencia le llevó a recalar en el Maccabi Tel Aviv.

Real Madrid: pívot comunitario

Ahora mismo, el Real cuenta en la zona con un sobrecargado Edy Tavares (30 o más minutos en tres de los últimos cuatro partidos de la Euroliga), Usman Garuba y Trey Thompkins. También Felipe Reyes que apenas ha participado este curso y Gabriel Deck, que puedo ayudar en el ‘cuatro’. De la cantera espera el joven de 17 años Tristan Vukcevic. Escasa dinamita, no por calidad, sino por la exigencia de competiciones como la Euroliga y lo comprimido de un calendario que parece tomarse un respiro las últimas semanas sin tantos encuentros aplazados por el coronavirus.

El Madrid, eso sí, busca un jugador con pasaporte comunitario al contar ya con dos ‘extranjeros’ como Thompkins y Deck, cuyo proceso de nacionalización no avanza hacia ningún sitio. Entre los candidatos, un viejo conocido: Gustavo Ayón. El mexicano se ofreció hace unos días en una entrevista en el programa Tirando a Fallar. “Sería algo muy bueno. Siempre ha sido un sitio donde me he sentido muy cómodo. Las circunstancias no son agradables por cómo han sucedido, pero volver a un sitio donde fui muy feliz sería de mucho agrado. Claro que me encantaría volver y tener una oportunidad allí”, dijo el Titán, de 35 años, que ganó dos Euroliga, cuatro Ligas Endesa y tres Copas del Rey en cinco años en el Madrid.

El Alba, primer escollo para un Real Madrid sin Randolph

Si hace dos semanas hablábamos de la vida sin Campazzo, ahora al Real Madrid le tocará acostumbrarse a no poder contar con Anthony Randolph. El ala-pívot se lesionó el viernes frente al Olympiacos y ha dicho adiós a la temporada. El domingo pasó por el quirófano (fractura del tendón de Aquiles del pie izquierdo) y estará, mínimo, diez meses de baja.

Los de Laso se enfrentan al Alba Berlín esta noche (21:00, Dazn) con su juego interior algo tocado. Gabriel Deck podría jugar más minutos de cuatro que de tres y Felipe Reyes entrar en la rotación. Eso por ahora. Aunque el Madrid no pensaba hacer más fichajes esta temporada, los contratiempos podrían hacerle cambiar de opinión. Por si acaso, Gustavo Ayón se ha dejado querer. El mexicano, que abandonó el Madrid en el verano de 2019 para probar en la NBA aunque acabó en el Zenit, se encuentra en México sin equipo. “Sería algo muy bueno volver al Madrid. Siempre ha sido un sitio donde me he sentido muy cómodo“, dijo Ayón en Tirando a fallar (EsRadio). “Las circunstancias no son agradables por cómo han sucedido, pero volver a un sitio donde fui muy feliz sería de mucho agrado. Claro que me encantaría volver y tener una oportunidad allí”.

El Alba Berlín ha despertado tras superar un brote de coronavirus: cinco triunfos en siete partidos. “Es un equipo atlético, que juega con mucho ritmo, corre el campo y nos va a obligar a un esfuerzo físico y mental”, analiza Laso. Al técnico vitoriano le preocupa el estado de su equipo. “La semana pasada fue extraña, con cuatro días fuera de casa, dos partidos importantes, dos victorias, la grave lesión de un jugador… Muchas cosas. La racha es buena (cuatro victorias seguidas, nueve en los últimos diez partidos), pero cada partido es difícil y ante el Alba también lo será”.

“Estamos comprometidos pero tocados por lo de Randolph”

Pablo Laso, entrenador del Real Madrid, comentó ante el partido contra el Alba Berlín, “un equipo muy atlético y competitivo”, que les falta “el público” aunque saben “que su aliento está”. “En casa es importante sentirte seguro. Ahora que no hay público te falta un poco eso. Desearíamos jugar con nuestro público y nos gustaría tener ambiente en el campo y la sensación de que es nuestro sexto hombre. Nos sorprende cuando vamos fuera a jugar y hay público, pero ya está. Lo aceptamos y tenemos que ser capaces de saber que ese aliento está, aunque no esté presente”, dijo Laso en declaraciones a los medios del club.

La semana pasada fue buena en lo deportivo, con dos victorias en Grecia, aunque con una lesión grave, la de Anthony Randolph. “Fue una semana extraña con cuatro días fuera de casa, dos partidos importantes, dos victorias, la lesión grave de un jugador… muchas cosas. Lo primero es intentar recuperar rápidamente al equipo en el aspecto físico porque tenemos un compromiso muy exigente. La racha es buena pero consideramos que cada partido es difícil y complicado. Ante el Alba Berlín seguro que lo será también”, observó.

El equipo sigue mejorando poco a poco. “No soy de objetivos resultadistas. El equipo tuvo un buen inicio y fuimos campeones de la Supercopa. Luego, nos costó un poco por lesiones encontrar nuestro ritmo de juego. Poco a poco, se va mejorando pero todavía se va creciendo como equipo, algo que es más complicado con tantos partidos y viajes. Tenemos claro es que poco a poco debemos ir mejorando”, comentó.

El rival ha ganado cuatro de los cinco últimos partidos. “El Alba Berlín es un equipo que juega con mucho ritmo, muy atlético, corre el campo y nos va a obligar a un esfuerzo físico y mental. Debemos estar preparados porque es un equipo que viene de hacerlo muy bien en las últimas jornadas y es muy competitivo”, finalizó Pablo Laso.

Laprovittola: “Estamos tocados por lo de Randolph”

Nicolás Laprovittola, base argentino del Real Madrid, reconoció por su parte que están “en un buen momento” y de cara al partido contra el Alba Berlín en Euroliga afirmó que todos los jugadores están “comprometidos”, aunque “un poco tocados por lo de Anthony Randolph”.

“Tenemos que trabajar y jugar de la misma manera que lo venimos haciendo. Hay que jugar como equipo, saber cada uno lo que tiene que hacer y defender duro. Todos estamos muy comprometidos y ahora un poco tocados por lo de Randolph. Hay que seguir por el mismo camino“, dijo Laprovittola en declaraciones a los medios del club.

El ala-pivot estadounidense Anthony Randolph fue intervenido este fin de semana de la rotura del tendón de Aquiles izquierdo. Respecto al rival, el base cree que es “un equipo peligroso, que juega sin miedo y no duda en ningún momento. Todos sus jugadores aportan y ponen energía. Tenemos que igualar eso y ser inteligentes“, reconoció.

La ausencia de público en las gradas sigue siendo una ‘falta’ fundamental. “Es muy importante ganar en casa. Hemos ido a algún sitio con público, pero nosotros no hemos tenido todavía esa suerte. Nos sentimos cómodos en casa y hay que aprovecharlo. Estamos en un buen momento como equipo“, dijo Nicolás Laprovittola.

Ayón se deja querer con el Madrid

Gustavo Ayón es uno de los jugadores más importantes del Real Madrid en la última década. El pívot mexicano estuvo en la plantilla del Madrid entre 2014 y 2019 y en ese tiempo ganó 12 títulos con el equipo blanco, entre ellos las dos últimas Euroligas, además de ser nombrado MVP de la Copa del Rey 2016 y ser incluido dos veces en el segundo mejor quinteto de la máxima competición continental. Una pieza clave en muchos de los éxitos del Madrid de Pablo Laso que, con la lesión de Anthony Randolph aparece como uno de los posibles sustitutos en caso de que en los despachos madridistas se dé la orden de fichar a alguien.

Ayón pasó ayer por los micrófonos de Tirando a fallar, el programa de baloncesto de esRadio, en el que contó su situación actual (se encuentra sin equipo), su salida del Madrid y su posible vuelta, tema que no evitó en absoluto. “Sería algo muy bueno. Siempre ha sido un sitio donde me he sentido muy cómodo. Las circunstancias no son agradables por cómo han sucedido, pero volver a un sitio donde fui muy feliz sería de mucho agrado. Claro que me encantaría volver y tener una oportunidad allí“, respondía Ayón después de mandar ánimos a Anthony Randolph tras su grave lesión en el tendón de Aquiles que no le permitirá volver a jugar en lo que resta de temporada: “A mí me ha tocado tener lesiones difíciles y le mando todo mi apoyo, que tenga mucha fuerza y vuelva mejor y con más ganas”.

Ayón (35 años) es consciente de la situación económica sobrevenida por el coronavirus y las dificultades de los equipos para hacer contrataciones, pero no por ello pierde la esperanza de volver a jugar al máximo nivel: “Espero que en enero cambie la línea en la que va todo. Imagino que en Europa no se está invirtiendo mucho. Al no haber público no hay grandes ingresos y todo afecta y los clubes están tratando de mantenerse. Quiero pensar eso, no que yo esté fuera del mercado, pero espero que enero mejore todo y tener una oportunidad de poder seguir jugando al máximo nivel. Se trata de mantenerse en activo, y si algún equipo apostara por mí, tengo total disposición de hacerlo”. Aunque actualmente se encuentre sin equipo, el mexicano quiso dejar claro que se encuentra en buena forma y que sigue entrenando todos los días: “Me mantengo bien y tratando de estar activo físicamente. Tengo una cancha de baloncesto y un gimnasio en el rancho donde entreno por la mañana muy temprano y luego estoy activo todo el día haciendo trabajos en el rancho. A lo mejor estoy falto de ritmo de competición, que es algo que se coge en un par de semanas, pero físicamente estoy muy bien”.

La decisión de Ayón de marcharse del Madrid en el verano de 2019 sorprendió a muchos. Su intención fue volver a la NBA, donde ya había estado en cuatro franquicias distintas entre 2011 y 2014, justo antes de regresar a España (jugó en el Fuenlabrada hasta 2011). Quería irse a Estados Unidos por un tema familiar: estar más cerca de su hijo y así poderle ver más. Aunque finalmente las cosas no salieron como él quería dice no arrepentirse de la decisión que tomó: “Podría haber seguido sin lugar a dudas, pero la situación personal con mi hijo, el poder verlo al menos una vez al mes, era fundamental. Y tomé esa decisión, buena o mala, con mucho carácter y convicción. Lo cierto es que no me salió bien, pero no me arrepiento. Luego intenté hablar con ellos, pero me dijeron que ya estaba todo cerrado y lo respeto, es normal en un club tan grande, que no puede esperar a nadie. Así que acabé en el Zenit, y no me salió mal deportivamente, aunque la experiencia no fue como esperaba. No me arrepiento, podía haber vuelto, pero tomé mis decisiones y el Madrid tomó las suyas y es totalmente respetable”.

El mexicano sólo tiene buenas palabras para su exequipo: “Es el mejor club del mundo. Todas mis etapas han sido importantes y me han aportado cosas, pero esa, a nivel deportivo y personal, por pertenecer a ese grupo, sin lugar a dudas es la mejor”. Un grupo con el que triunfó y que cree que podía haber ganado más. En este punto se puso autocrítico: “Esa generación que ganó dos Euroligas y con la que creo que tendríamos que haber ganado otra, la de Vitoria, que se nos escapó por malas actuaciones personales, y lo digo por mí“. Y también dio su punto de vista sobre la situación actual del Madrid, poniendo en valor la figura de Laso: “El trabajo que hace Pablo Laso en el Madrid es clave. Se fueron Sergio Rodríguez, Nocioni o Luka Doncic, me fui yo… Pero la esencia sigue igual. Esa confianza y esa forma de jugar que él da a la gente con la que cuenta es fundamental. Siguen jugadores claves como Llull, Rudy, Felipe o Carroll, gente que se ha quedado porque ha querido pese a poder irse a otro lado, pero que siguen por amor y mantienen la base. Y llega gente nueva, como nuevos americanos o Abalde, que ahora está jugando muy bien, y se adaptan rápido ayudando a que el equipo no baje. Están jugando bien y siguen metiendo noventa puntos, lo que te indica que el trabajo de Laso es fundamental”.