18:00, hora límite para Heurtel y el Real Madrid

El caso Heurtel llega a su fin. Hoy mismo, a las 18:00 de la tarde, terminará el sainete. O, como mínimo, gran parte de él. Esa es la hora límite para que el jugador del Barcelona sea inscrito por otro equipo en la Euroliga y, por lo tanto, la hora límite para que pueda recalar en el Real Madrid, su preferencia. Atrás quedaría su (no) historia con el avión del Barça en Estambul, todo el fuego cruzado que ha venido después y su tiempo sin jugar; pero queda mucho trabajo por hacer y el tiempo apremia. El francés podría cambiar de equipo después de las 18:00 horas, incluso firmar por otro club de Euroliga. Pero lo que ya no podría hacer es jugar en la máxima competición continental.

Será un día de mucho movimiento en las oficinas blaugranas. Thomas Heurtel, que renovó en 2019 por dos temporadas con opción a una tercera, finaliza su contrato como azulgrana en junio de este mismo año. A estas horas, dicho contrato sigue en vigor. De no llegarse a producir la deseada desvinculación, el jugador francés se vería obligado a cumplir sus obligaciones legales. En el ámbito deportivo, todo apunta a que se traduciría en no disputar ni un partido más hasta la finalización del curso. Un drama. Todavía mayor si se tiene en cuenta que, tras romperse el tendón rotuliano de la rodilla izquierda en 2019, Heurtel sólo ha disputado 38 partidos en el último año y medio.

De producirse tal desvinculación, Heurtel tendría vía libre para firmar con el Real Madrid, algo que ya intentó en 2016, cuando llegó a subir una fotografía a Instagram con la camiseta blanca. Eso sí, acarrearía consecuencias: Albert Soler, director de deportes profesionales del Barça, ha dejado claro que el club no indemnizará al jugador francés en el caso de que fiche por otro equipo de la ACB, en clara referencia al Real Madrid.

Dos semanas después de que el Barça bajara a Heurtel del avión por negociar con el Real Madrid (con quien, según Encestando, ya tenía apalabrado medio millón de euros hasta el final de la presente campaña), todo sigue en el aire; pero es cuestión de horas. O no. En caso de que el fichaje no se llegue a producir durante la tarde de hoy (y el jugador no recale en ningún otro equipo), Heurtel y el Real Madrid no tendrían ningún impedimento para entrelazar su futuro en verano. Una fecha muy lejana para los intereses del jugador. 

24 de febrero, otra fecha clave

El caso de Thomas Heurtel es muy concreto: el de un jugador que ya ha participado en la Euroliga. Tanto él como cualquier otro en su situación sólo tienen hasta las 18:00 para inscribirse en otro club de la máxima competición continental. Pero los equipos de Euroliga sí que podrán seguir firmando nuevos jugadores hasta el 24 de febrero a las 18:00 horas, un día antes del comienzo de la jornada 26. En ese caso dará igual que hayan jugado NBA, Eurocup o simplemente la liga nacional en la que estén, que sí podrán ser inscritos en la Euroliga. Esa será la última oportunidad en lo que queda de curso.

Un Barça sin Mirotic se estrella ante el Bayern en Múnich

La derrota del Barça en el Audi Dome, la tercera consecutiva en Euroliga, puede explicarse en parte por la baja de Mirotic, por asuntos personales, pocas horas antes del partido. Pero sobre todo se explica porque el resto de jugadores importantes del equipo, como Calathes, Higgins, Hanga o Abrines no dieron un paso al frente. Ninguno fue el líder de un equipo que se estrelló en un tercer cuarto terrible, en el que dilapidaron sus opciones de ganar el partido. En el Bayern, en cambio, Baldwin fue la absoluta referencia del equipo.

El dominio del Barça durante los primeros minutos lo generó básicamente Calathes, que supo dirigir a su equipo perfectamente. Primero con Pustovyi y luego con Oriola, encontró siempre un pase preciso hacia la pintura para poner en ventaja al compañero y por delante al equipo. De hecho, las prestaciones ofensivas del equipo azulgrana fueron muy buenas, dominando todos los aspectos del juego. Ya fueran penetraciones de Higgins o tiros exteriores de Abrines o Smits, los de Jasikevicius acertaron casi siempre.

El rebote, tanto ofensivo como defensivo, lo controlaron también los catalanes llevándoles hasta una ventaja de diez puntos. Pero un mal final de cuarto, y un mayor acierto del Bayern, redujo la ventaja al 26-22 con el que acabó el primer cuarto. Baldwin, clave en la recuperación local en el primer cuarto, martirizó a los catalanes en el inicio del segundo: mates, asistencias, tiros de dos… Un dolor de cabeza para el Barça. Además, sin Calathes en pista, los azulgrana estuvieron mucho más espesos.

Pero ni con el griego sobre el parqué mejoró el Barça, que ejemplificó su impotencia con tres ataques consecutivos sin anotar. Dos pérdidas y una posesión agotada, para brindarle en bandeja al Bayern la oportunidad de empatar el partido a 32. Los azulgranas mejoraron notablemente, pero no pudieron escaparse en el marcador gracias a Baldwin, que metió 16 puntos en poco más de 17 minutos.

Tercer cuarto

Tardó 22 minutos el Bayern en ponerse por delante, pero cuando lo hizo cogió ventaja. Con un parcial de 0-8 tras el descanso, los triples de Zipser y el recital de Baldwin hicieron mucho daño a un Barça que tampoco encontró el camino en ataque. Solo Pustovyi, superior bajo el aro, mantuvo a los azulgrana cerca en el tanteo (51-49). A partir de ahí, otro parcial de 9-0 volvió a poner a los alemanes, en este caso diez puntos por delante, ventaja que se extendió hasta los 14 puntos (64-50) en un tercer cuarto terrible para el Barça.

Con una ventaja de 17 puntos al iniciar los últimos diez minutos, la reacción del Barça fue prácticamente imposible. Lo intentó, pero cargado de faltas y plagado de bajas (con quintetos poco ortodoxos sobre la pista) poco más pudo hacer. Baldwin cerró una actuación estelar sellando la victoria para el Bayern, que supone la tercera seguida del Barça en Europa. Debutaron Badji y Badio.

Heurtel ya no entrena con el Barça

El Barcelona ha vuelto a la dinámica antes de la preceptiva fiesta de Nochebuena. El equipo ha vuelto a entrenar después de la derrota ante el Efes en la Euroliga y con el Clásico ante el Real Madrid en el horizonte (domingo, 21:30 horas). Lo ha hecho sin Thomas Heurtel, con el que el club mantiene un tira y afloja desde que se dieron cuenta de que estaba negociando su salida con intención de fichar por los blancos. 

Según ha informado Xavier Saisó en Què T’hi Jugues? (Cadena SER), se ha llegado a un acuerdo entre el jugador y el club para que Heurtel deje de entrenar. 

Las dos partes siguen negociando una salida beneficiosa para los dos en un caso que, tras lo ocurrido en Estambul el pasado martes, podría acabar en los tribunales. Dentro del club asumen que fue un error ese gesto de no dejarle subir al avión junto al resto de sus compañeros para regresar a España desde Turquía

Una fecha límite es el 6 de enero, el último día en el que podría salir y fichar por otro equipo de la Euroliga (que es la opción más lógica). Sin embargo, no se espera que en las próximas horas pueda haber ya una solución a esta situación.

Nuestro hombre en Estambul

A Heurtel le han hecho un Macaulay Culkin: le han dejado en tierra la víspera de Navidad. Al menos la madre de “Solo en Casa”, aunque reincidente, tenía el atenuante del despiste. En el caso del base francés, el Barça lo ha hecho a conciencia y teniendo contrato en vigor con el jugador. El atropello al sentido común es inaudito y el tiro en el pie institucional resulta hasta cómico. Ni los malos de “Jungla de Cristal” tomando el Nakatomi en Nochebuena mostraron tan poco tacto hacia el derecho laboral.

Sarunas Jasikevicius, el mismo que dio la vuelta al mundo por una rueda de prensa en la que decía que su entonces jugador, Augusto Lima, hacía muy bien en perderse unas semifinales por el nacimiento de su hijo, porque lo importante era lo importante, la familia y todo eso, parece que ahora ve lógico dejar tirado a uno de los suyos en Estambul, en mitad de una pandemia, lejos de su familia y en Navidad. Desconozco si los compañeros de Heurtel estaban al tanto de la situación, pero tampoco salen bien retratados.

No considero que el Real Madrid sea necesariamente modélico en todas sus formas y maneras (algunos no olvidamos aquel comunicado de despido de Lopetegui). Pero me relaja, como madridista, que mi club venda a Marcos Llorente al Atlético de Madrid o que permita que Tomic o Mirotic jueguen para el eterno rival sin aspavientos y sin dramas desde el club. Saldrá luego todo mejor o peor, serán decisiones deportivas más o menos discutibles, pero Zidane y Laso demuestran clase, seguridad y criterio en esas decisiones. Si un jugador se quiere ir, que se vaya. Y si eres tú además el que no cuenta con él, ni qué decir tiene. Pero nunca puedes tomar decisiones cegado por el odio y por el miedo a la felicidad del rival. Porque ahí es cuando empiezas a perder el control y a actuar en función de los demás. Y todo empieza desde el banquillo, siendo de verdad un líder. Porque no hay mejor orden que el ejemplo. Y uno nunca deja atrás a un compañero. #FreeHeurtel.

Así fue la llegada de Heurtel al aeropuerto de Barcelona

Thomas Heurtel, el jugador del FC Barcelona de Baloncesto, ya ha llegado al Aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat después de que club le impidiese regresar a la Ciudad Condal con el resto del equipo desde Estambul, donde estaba concentrado para un partido con su equipo.

El base galo tuvo que pasar la noche en la capital turca mientras sus compañeros retornaban. Ha sido este miércoles cuando ha llegado a España. El club alega que no le permitió subir porque está negociando con otro club y había viajado allí para aclarar su situación profesional, sin embargo el jugador sigue formando parte del club. Heurtel no ha querido hacer ninguna declaración a su llegada a Barcelona.

Heurtel-Real Madrid: una 'relación' que viene de lejos

El caso Thomas Heurtel-Barça tiene un trasfondo blanco, el del Real Madrid, un viejo amor del base francés y donde podría haber recalado si se llega a desvincular del conjunto azulgrana. Y que fue el motivo de toda esta tormenta que comenzó este martes noche y aún colea con reacciones de todo tipo y el galo regresando a la Ciudad Condal en solitario vía Lyon.

El Barça y Heurtel habían llegado a un acuerdo de desvinculación que favorecía a ambas partes. Los culés pagaban parte del salario que aún adeudaban al jugador y este firmaba por el Fenerbahçe tuco, mientras los primeros se hacían con los servicios de Leo Westermann, que se había desvinculado de los de Estambul. Un win-win para todas las partes.

Sin embargo, horas antes de la firma, el Barça supo de las conversaciones entre el Real Madrid y Heurtel. Los blancos ofrecían medio millón de euros al internacional francés hasta final de la presente temporada y en la próxima un contrato de mayor cuantía (Encestando). Esta situación indignó a los catalanes, que pararon en seco todas las operaciones, de entrada y de salida, e impidieron al base subirse al avión del equipo de vuelta a España desde Estambul, donde jugaron contra el Anadolu Efes.

¿La razón esgrimida por los azulgrana para dejarlo en tierra? Heurtel se encontraba fuera de la disciplina del club para ese partido. “Se decide que el jugador no vuelva con el grupo. El jugador no estuvo desatendido en ningún caso y se le dieron todas las facilidades -noche de hotel, billete de vuelo regular y toda la documentación pertinente- para poder viajar y volver a Barcelona el día siguiente”, reza el comunicado.

Relación Madrid-Heurtel

No es la primera vez que se relaciona a Heurtel con el Madrid. Ya en 2016, con la marcha de Sergio Rodríguez a Philadelphia 76ers de la NBA, el base fue uno de los jugadores que se ofrecieron al club antes de que se optará por la opción de Doncic como segundo base y Draper como tercero.

Unas semanas antes del segundo viaje del Chacho a la NBA, en mayo de 2016, Heurtel se hizo una foto posando con una camiseta del Real Madrid que subió a Instagram. La instantánea desapareció de la red social un año después, cuando el francés firmó su contrato con el Barcelona tras marcharse del Anadolu Efes de Turquía.

El feo caso de Heurtel

El caso de Thomas Heurtel ha impactado al aficionado, tanto por las dudosas formas empleadas por su club, el FC Barcelona, como por la doble fecha con la que han coincidido los hechos: las vísperas de las Fiestas Navideñas, periodo siempre de paz, amor y buenos deseos, y el tiempo de pandemia, que aconseja ciertas cautelas aquí olvidadas. Heurtel viajó con su equipo a Estambul, donde el Barça jugaba con el Efes, no para participar en el partido de la Euroliga, sino supuestamente para resolver su futuro con el Fenerbahçe. El francés ha contado poco para Sarunas Jasikevicius desde su llegada al banquillo, por lo que el base buscaba una salida pactada. Ni se había sentado en el último choque de Liga frente al Joventut, porque su marcha a Turquía parecía inminente. A cambio, el Barça ya tenía atado a su relevo: Leo Westermann.

Pero mira tú que lo que aparentaba un final feliz para todos, era en realidad otra cosa. Ni Heurtel ni su representante tenían la intención de acabar bajo la disciplina de Igor Kokoskov. Su destino era mucho más cercano: el Real Madrid, el eterno rival, que le tendió la mano para sustituir a Facundo Campazzo. El engaño ha ofendido al Barça, y con razón. Heurtel no ha sido ningún angelito en esta historia, aunque el desenlace lo haya convertido en víctima. Dicho esto, el Barcelona, que es más que un club, sí se ha equivocado con las maneras utilizadas. Al jugador se le impidió volver con el grupo y se le dejó en Estambul una noche más para que embarcara al día siguiente en un vuelo regular. Es verdad que Heurtel no queda desatendido, como afirma el comunicado azulgrana, pero sí fuera de la burbuja y de las medidas de protección por el coronavirus. Ya no se trata sólo de una falta de elegancia, que también lo es, sino de una imprudencia sanitaria. El caso se ha puesto muy feo. Y viendo el camino que lleva, seguramente se resolverá en los tribunales. Una pena… por estas fechas.

Laporta y el caso Heurtel: “No ayuda a la imagen del Barça”

El caso Heurtel ha sacudido todos los niveles del Barça, en plena proceso electoral para elegir un nuevo presidente, que elegirán los socios blaugranas el próximo 24 de enero de 2021. Entre los posibles, Joan Laporta. El abogado y político ya controló el destino del club durante 2003 y 2010, y ahora vuelve a intentarlo en un periodo convulso tanto en el plano económico por la pandemia como en el deportivo.

“Este es un tema que desgraciadamente se ha producido. Creo que el Barça, precisamente por esto, necesita un liderazgo fuerte e inminente”, comenta Laporta sobre la situación creada tras dejar en tierra al francés este martes. “No tenemos tiempo que perder. El club está sin presidente y con uno con liderazgo las cosas se habrían hecho de otra manera”.

“No conozco bien el tema porque no estoy dentro, pero esto no hubiera pasado de esta manera con un liderazgo en la presidencia y en la junta directiva, está claro”, continúa el candidato. “Pero estamos en un proceso intermedio. No ayuda a la imagen del club que se produzcan estas situaciones, pero no conozco las circunstancias”.

Y concluye: “Seguro que con un liderazgo fuerte, se hubiera hecho de otra manera. No lo conozco las circunstancias y no sé si es cierto”.