“Si el presidente improvisa, el entrenador también”

El once que saca Koeman esta noche, sin tener en cuanta las lesiones, es el más lógico que puede sacar. El sistema, que será un 4-2-3-1 es el más lógico tras no funcionarle el de tres centrales. La suplencia de Luuk De Jong es comprensible, ya que no puede competir ante los centrales del Atlético de Madrid. 

El plan del Barcelona solo pasa por tener el balón al tener en el centro del campo a cinco jugadores. Gavi y Coutinho estarán escorados a la banda, pero también ayudarán en el centro del campo. Sin balón lo pasarán muy mal a la hora de defender.

Juan Jimenez, Redactor del Barça del Diario As.

La revancha de Suárez en el final de Koeman

Unknown

Quién se lo iba a decir a Koeman. Que en su última foto en el Barça iban a aparecer ellos. Precisamente ellos. Luis Suárez y Griezmann. Pero el fútbol tiene estas cosas. Las caprichosas revanchas. Y no hay enemigo más íntimo que un ex: sabe dar donde duele. Koeman viaja a Madrid como una carcasa. Está pero no, ya no estará. La inmediatez del calendario, el Wanda Metropolitano sólo tres días después de ese 3-0 en Lisboa que confirma la muerte anunciada. Sin tiempo para asentar a un sustituto, con las cuentas y la calculadora en la ruina económica. Ni Koeman era el entrenador para Laporta ni todo el ruido en torno a su relación y tiras y afloja favorece a su equipo. Nadie sabe qué pasaría si esta noche su Barça gana 0-3. Suena a ciencia ficción, pero quién sabe, es fútbol. Pero ni eso, una victoria así, parece capaz de salvarle. Se mastica su adiós. Llega el parón, tiempo para el que venga y coja las riendas. El Metropolitano, donde no se podrá sentar por sanción (lo hará su segundo, Schreuder), será su epitafio (sigue el partido de hoy en directo en As.com).

Hace una semana todo pintaba distinto. Hace una semana las arenas movedizas bajo su asiento se habían parado. El 3-0 al Levante, la vuelta de Ansu, el partidazo de Gavi. Siete días después el negro ha vuelto. Y más oscuro. Entre medias ese otro 3-0 pero en contra, en Lisboa, ante el Benfica, en Champions, que puede ser, 21 años después, que el Barça no pase la fase de grupos. Cero puntos tiene. Como cero son los disparos a puerta cuando juega con ese sistema de tres centrales que a Laporta tan poco le gusta. Fue su tiro en el pie. El de Koeman. Ante el Bayern y Benfica. Sobre lo que hoy se alce, tambaleante, no se sabe. Sólo que regresa Alba, que Pedri no está (problemas musculares, penitencia de tanto; Barça, Eurocopa, Juegos), que Gavi, por tanto, volverá a ser titular.

Griezmann, banquillo. Lemar y João, titulares

Y, enfrente, está el Cholo. Un Simeone que busca repetir con público lo que sólo la temporada pasada logró en su falta: ganarle al Barça en Liga. Esgrime ante Koeman sus cuentas pendientes: ese Luis Suárez que no olvida “el desprecio” del trato, “como si tuviera 15 años”, como le reconoció en una entrevista al Sport, cuando Koeman le llamó en medio del incendio del burofax de Messi, y el Barça (de Bartomeu) le empujó a “entrenar aparte en la pretemporada”, como contó en otra entrevista a TVE. La rabia en sus botas viajaron en el puente aéreo Barcelona-Madrid la temporada pasada (21 goles fundamentales para hacer al Atleti campeón de Liga). Esa rabia en sus botas que sigue latente. Su pólvora puede ser la que llene el cuerpo de Koeman en su último día. Y si eso no le funciona de inicio al Cholo, tiene Plan B: Griezmann.

Un Griezmann al que Koeman llamó para ser su estrella sin Messi. Un Griezmann que ni sin Messi alcanzaba su mesa. Dos años después de irse del Metropolitano, el fútbol le mostró que su mejor sitio posible era al lado del Cholo y a aquí regresó. Giro inesperado y final de un mercado que se llevó a Saúl y trajó en agosto otro regalo con remite Camp Nou. Como Villa, como Suárez. El francés. Su encaje es, de momento, el quebradero.

Porque en sus dos años lejos, el Atleti fue campeón. Porque en sus dos años lejos, el Atleti dejó de ser parada de Oblak, gol de Griezmann. Porque en sus dos años lejos, en el banquillo del Cholo, los hombres se hicieron nombres. Trippier, Carrasco, Lemar, Correa, cada partido un tetris. Esta noche, Suárez saldrá de inicio y Griezmann lo hará después, desde el banquillo, suplente. Titulares serán João Félix, Lemar, defensa de tres y Llorente, y no Trippier, en el carril derecho. Sin Kondogbia (sancionado) y Cunha (lesionado), volverá Savic. Otra certeza, clara, entre el negro más negro que trae esta noche. El último trago de Koeman. Después de hoy ya no será.

Beating ‘inconsistent’ Atleti might not be enough to save Koeman – Inside Europe

Barcelona plunged further into the mire with another immensely uncompetitive performance in the Champions League this week.

Ronald Koeman’s side were comfortably beaten 3-0 by Benfica to pile further pressure on the Dutchman, with reports in the Spanish papers suggesting his job is hanging by the finest of threads.

The Catalan club have a must-win game at the Wanda Metropolitano this weekend, but Atletico Madrid have had their own mixed start to the season.

Champions League

Opinion: Where will Barcelona’s sorry fall from grace end?

YESTERDAY AT 07:29

Ahead of a huge La Liga encounter, we turned to Eurosport Spain’s Samuel Garcia for his expert insight on the bad times at Barcelona, how exactly Antoine Griezmann has been received since returning to Atletico and more…

Atletico Madrid are three points off Real at the top of the table, but are they lucky to be there? They have scored stoppage time goals against Villarreal, Espanyol and Getafe. Are they playing badly? If so, why?

Atlético have started the season inconsistently, especially due to the defensive problems that haven’t been there previously. They have conceded in five of the seven games, some of which have been against teams that will fight against relegation (Getafe, Alavés or Espanyol). In addition, they have had difficulty creating chances for Antoine Griezmann or Luis Suarez, which has led them to have very tight matches.

Their greatest strength since Diego Simeone’s arrival has been defensive solidity, something they are struggling with this season. Despite this, Atletico are only three points behind Real Madrid and will surely fight for the championship.

Antoine Griezmann was booed on his return to the Wanda Metropolitano as an Atleti player against Porto. How is he playing? Has he disrupted the flow of the team? Are they better with or without him?

Griezmann was booed but was also applauded by a sector of the Wanda Metropolitano. He has all the confidence of Diego Simeone and will start in the important games. His start was not good, he didn’t score or offer much going forward, but against AC Milan he scored and was key in the comeback.

Antoine Griezmann

Image credit: Getty Images

The team is not necessarily better with his arrival, with Ángel Correa losing favour, but Griezmann has all the confidence of Simeone and this is very important.

What is currently their biggest strength and weakness and where would you place Atleti in the list of favourites to win Liga?

The greatest strength is the continuity of a leader like Simeone and the great attack they have this season: Luis Suárez, Griezmann, Angel Correa, Yannick Carrasco, Joao Félix, Marcos Llorente. If they recover defensive strength they will easily fight for the title.

Will Ronald Koeman get sacked if Barcelona lose? How bad a job is he doing?

If he loses he will be sacked. And if he doesn’t lose there are also many possibilities.

‘It’s not in my hands’ – Koeman on Barcelona future after Benfica humiliation

His first season was not bad, winning the Copa del Rey and fighting for the league title. This year his team does not work – Lionel Messi left the club and many of the players in the squad are not of a level required for Barcelona. The president and the fans hate that Koeman plays with a system of five defenders.

Barca are a weaker proposition than they have been for the last 10-15 years but they should be doing better than this right? What needs to happen to make them better and to play at their level?

The squad is the worst in the last 20 years, and Messi’s departure changes the team both in a playing sense and mentally. They need their injured players to recover (Ousmane Dembélé, Sergio Agüero, Jordi Alba) and the young players (Ansu Fati, Pedri, Frenkie De Jong) to take an important step forward.

What are Koeman’s biggest selection mistakes? How have his negative comments to the press been received?

His biggest mistake for the president, fans and the press is playing with 5 defenders and not betting entirely on the young players and ‘La Masia’.

‘Thank you’ – Watch the moment Koeman walks out of press conference

The press expect that he will be sacked. His relationship with the president is bad.

Eric Garcia has been red carded twice already this season – is he good enough for even this Barca?

Eric Garcia generates many doubts both in Barça and in the Spanish national team. His level is very low, and he is one of the players most criticized by the press and fans. At the moment, he is not good enough for Barça

Champions League

‘I had to celebrate it, I am sorry!’ – Pochettino on Messi’s first PSG goal

29/09/2021 AT 09:01

Champions League

Man City win evidence that PSG freewheeling can work – The Warm-Up

29/09/2021 AT 07:34

Suárez desvela la intrahistoria del penalti lanzado en San Siro

Mario Hermoso fue fundamental en el lanzamiento de penalti de Luis Suárez en Milan. Lo confesó el uruguayo en una entrevista con TVE. “Me dijo que tuviera cuidado porque los jugadores del Milan estaban pisoteando el punto de penalti para sacar un poco de ventaja, y yo no me había dado cuenta y bueno son detalles de compañeros que habían salido que los había quitado el técnico“. Hermoso era uno de los futbolistas, por cierto, que ya no estaban sobre el verde, que ya habían sido cambiados por Simeone en el enfrentamiento con el equipo italiano. Algo que resaltó Suárez:

“Es porque están metidos (en el partido). Pero esta plantilla es así y te das cuenta de todo lo bueno que le desean al grupo y esos detalles de jugadores que están ahí que están más en frío que nosotros que estamos con la sangre más caliente viviendo el partido”. Cuando el delantero miró “ya estaba João encima”, João “se había dado cuenta también”. “Son detalles que ayudan mucho“, matizó el delantero. Además de recordar de lo que más dolió de su salida del Barcelona, el equipo del que es una leyenda y a quien se enfrentará este sábado (21:00 horas) habló de su responsabilidad en el campo. Lo decía Simeone en una entrevista que ofreció el pasado verano en AS, que Lucho es uno de esos futbolistas que “con 50 años meterá dos goles y ganará su equipo”.

“Yo asumo la responsabilidad que me toca, puedes tener un día malo o un día bueno pero el del compromiso que tengo, la ambición de no aburrirme de ganar, de no aburrirme de querer competir tenga la edad que tenga y a veces te puede dar el físico y otras veces no. Pero uno tiene otras cosas que siempre ha llevado y es el convencimiento de ir hasta el final por todo”, describió el uruguayo a TVE.

Desde chico he sido así, nunca nadie me regaló nada y hasta hoy en día valoro eso, el no bajar los brazos es algo que me recalco a mí y me intento no bajonear. El otro día tuve dos situaciones antes del gol y después de todo el run run que hay, de todo lo que se hablaba cualquiera se hubiera bajoneado y bueno levanto la cabeza de nuevo sabiendo que podía haber otra posibilidad y bueno eso refleja el contagio que ven los compañeros atrás, si te ven bajoneado, si te ven cabizbajo eso hace que el grupo vaya más abajo y hay que intentar que el ánimo este por arriba para intentar contagiar al equipo”, finalizó.

Luis Suárez desvela una “guerra interna” en el Barcelona

La crisis del Barcelona puede verse agravada tres días después de la derrota en Lisboa que deja hundido a Koeman. Y es que, a las 21:00 horas, en Liga, el Atlético recibe el sábado a ese Barcelona lleno de heridas. Y en sus filas, muchas cuentas pendientes. Una de ellas está en las botas del ‘9’ rojiblanco, Luis Suárez, historia del Barcelona. Su salida el verano pasado sigue ahí, y sobre ella habla el uruguayo en una entrevista que TVE y de la que ya ha colgado en su Twitter oficial un adelanto bajo el siguiente titular: “No olvido que el año pasado en la pretemporada me mandaban a entrenar aparte”. Pero hay más, Suárez ha concedido una entrevista al Sport donde habla de la situación del Barça actual: “Hay una guerra que perjudica a los jugadores“. Entre ambas una nota común. Aún dolor por el trato en su salida del Barcelona (“como si tuviera 15 años”, por hacer pensar “que era el malo del vestuario”).

Declaraciones en TVE

Una salida, la suya, que repasa en palabras con TVE que comienza en la respuesta a la pregunta de si le gusta la responsabilidad de ser líder. “Me gusta, me gusta asumir esa responsabilidad, el de que uno ha luchado mucho para estar en la élite de fútbol porque se lo ha ganado a pulso, a estadística, yo estoy por encima de un premio individual que me quieran dar, que me quieran votar, siempre lo dije, gané dos botas de oro en la era de Cristiano y Leo y tengo que estar orgulloso porque lo gané por números no porque me votó la gente, y eso tiene muchísimo valor. He asumido la responsabilidad en el Barcelona cuando no estaba Leo, jugamos contra el Madrid hice tres goles sin Leo, en el Liverpool me tocó situaciones similares no estando Gerard que era el referente, una leyenda para nosotros, en el Ajax con 21 o 22 años era capitán, me han tocado vivir situaciones que valoro muchísimo, tengo que estar orgulloso y venir a un club como el Atlético que mucha gente dudaba de que estaba entre comillas en la bajada ya, fue una demostración de ambición de no aburrirme de ganar, de querer que este club siga creciendo y bueno lo del año pasado fue algo único, asumiendo la responsabilidad de la zona Suárez como dijo el míster que ya lo hablamos en su momento pero disfrutando de esa responsabilidad porque es lindo convivir con esa presión”.

-¿Es rencoroso?: “No, para nada, para nada. A veces duelen las formas y más por la trayectoria que tiene uno, por el respeto que siempre he brindado pero rencoroso para nada”.

-¿De qué se acuerdas de tu última etapa del Barça?: “Me acuerdo de que, así como hemos vivido grandes momentos en los años que viví en el Barcelona, pasamos por momentos, noches muy malas, del cual uno sentía dolor, tristeza… porque estando en el Barcelona tenes la obligación de ganar todo… haya la plantilla que haya tienes la obligación de ganar todo. Y no poder responder a la gente de la forma que se esperaba de uno me dolía a mí, pero también a su vez creo que llegar al Barcelona es fácil, pero la línea es mantenerse al nivel que yo mantuve en el Barcelona, he tenido partidos malos y buenos pero mis números en el Barcelona hablaban de que no bajaba la media de 20 goles por temporada, y no sé si hay algún 9 que haya llegado a hacer eso en el Barcelona, sacando la diferencia de Leo que es un caso aparte y yo de eso me tengo que sentir orgulloso. Después llegado el momento me molestaron las formas, ya lo dije, me dolieron, más que nada porque soy un jugador que siempre le di todo al Barcelona y me he entregado por completo al club, y que me trataran así me dolió, pero también con la autocrítica de decir por algo pasan las cosas, por algo suceden y el destino marcará quien acertó y quien no”.

-¿Cree en el karma?: “Sí. “El karma, el destino, el de que te desprecien, porque no me olvido que el año pasado en la pretemporada me mandaban a entrenar aparte para hacer que me enoje y yo como un profesional lo dijo el entrenador y fui un profesional e iba a entrenar todos los días sin una mala cara porque es lo que me toca porque soy así y el destino tendrá el final que tendrá que tener”.

-Esta vez le está dando la razón quizá…: “No sé si me está dando la razón, pero sí que…No me gusta hacer leña del árbol caído se dice ¿no?, pero me duele la situación que está viviendo el club, por ser un culé más, por haber estado muchísimos años, por tener amigos ahí, por tener gente que trabaja, pero el club sabe que no se están haciendo las cosas como se tendrían que hacer, pero después a la hora de tomar decisiones hay gente con experiencia que tiene que tomar esas decisiones. Esperemos que sea un bache del cual el club de vuelta a la situación que está a tiempo porque hay mucho futuro dentro del club con los jugadores que están saliendo”.

-¿Vio ayer el Benfica-Barça: “Sí, sí lo vi”.

-¿Qué le pasa por la cabeza?: “Obviamente que uno como profesional, como colega, le duele ver a amigos así, cabeza cabizbaja, situación difícil que está viviendo el club, y no te alegras de eso, porque uno tiene sentimientos hacia el club como lo tengo hacia el Liverpool, hacia el Ajax, trabajé muchísimos años en el Barcelona y si en este caso somos rivales, ya a partir de hoy nosotros pensando en el partido del sábado, y yo voy a defender y mi trabajo es amar al Atlético hoy en día, amo mi trabajo, y voy a tratar de hacer todo lo mejor para que al Atlético le vaya bien y no acordarme nada de esto”.

Declaraciones en el Sport

En su entrevista en el diario Sport, Suárez habla sobre el nombre de Xavi como uno de los candidatos al banquillo del Barcelona en sustitución de Koeman. “Como aficionado al fútbol y lo que ha hecho como jugador, no creo que hoy, mañana o pasado sea el momento de agarrar al equipo. Es inteligente y sabe de la dificultad del club. Debe esperar el momento. Tiene compañeros dentro con los que tendrá que tomar decisiones y va a ser difícil”. Aún así le avaló como técnico: “lo veo muy capacitado como entrenador“. Y que regresar con ese puesto al Camp Nou “le permitirá ser grande” como lo fue como futbolista.

Sobre su salida del Barcelona también habló. Del dolor que sintió. “Mezcla” la responsabilidad entre Koeman y Bartomeu. Lamenta “el desprecio” del trato, “como si tuviera 15 años”, del entrenador y también la filtración de Bartomeu de “que era malo para el vestuario”. El uruguayo sigue sin entender, tanto tiempo después de que el mensaje que quedara sobre él, después de todo, sus goles, su entrega, sus años en el Barcelona es el de que “Luis era el que molestaba”.

También dio su receta de cómo deben ser los jugadores que vistan la camiseta culé (“que puteen, que corran, con actitud”) y que la tensión entre Koeman y Laporta es “una guerra aparte que está perjudicando a los jugadores”. Ese Barça que el sábado tendrá enfrente. Ahora visto desde otra camiseta. La rojiblanca.

Simeone medita un Atlético ultraofensivo ante el Barcelona

El Atlético se entrenó en las instalaciones de Majadahonda después de la jornada de descanso que Simeone concedió a sus jugadores. El equipo rojiblanco ya piensa en el choque de este sábado ante el Barcelona (21:00 horas). Para el mismo el técnico del Atlético sólo tiene la baja de Kondogbia, sancionado. El resto de jugadores están disponibles para uno de los choques marcados en rojo en el calendario no sólo del equipo sino de la afición del Wanda Metropolitano.

Simeone no dio excesivas pistas de cara a lo que puede poner en liza ante el Barcelona y realizó una sesión en la que el balón fue el protagonista. Pero en uno de los ejercicios situó juntos a Correa, Luis Suárez, Griezmann y João Félix. Pudiera ser una circunstancia del entrenamiento o quizá algo más y que el técnico argentino piense en ellos cuatro para jugar ante el Barcelona. Luis Suárez sería el jugador más adelantado, ayudado por Griezmann, con Correa entrando por una banda y João Félix por otra. 

Escudo/Bandera Atlético

No suele el Cholo sacar a todo su potencial ofensivo de inicio y veremos lo que ocurre en la próxima sesión de trabajo. Junto a estos cuatro también estaban Lemar y De Paul. Parece complicado que Koke pueda quedarse fuera del once, lo mismo que Marcos Llorente. Si Simeone jugara con los cuatro mencionados en la faceta ofensiva, Marcos Llorente tendría que jugar o de lateral derecho o en el centro del campo en uno de los puestos del doble pivote. Para el técnico, el madrileño es uno de los fijos del equipo.

Simeone dedicó buena parte de la sesión de trabajo a los remates a portería. Al Atlético le cuesta un mundo marcar goles y el entrenador rojiblanco ensaya una y otra vez los disparos a puerta, en los que pide precisión. La falta de contundencia ante el área rival le ha penalizado al equipo rojiblanco en varios partidos. Ya se quedó a cero ante Athletic, Alavés y Oporto.

Los señalados del Atlético

El Atlético venía anunciando desastre y lo consumó ante el Alavés. La visita al colista acabó en una derrota muy dolorosa justo antes de dos citas grandes: Milan (martes) y Barça (sábado). Los rojiblancos estuvieron muy mal en ataque y muy mal en defensa. Y lo peor es que no se ve como un accidente, sino que es una tendencia. El campeón de Liga está muy tocado. Varias piezas salen tocadas de Vitoria, el primero Simeone, que asume la responsabilidad y debe buscar soluciones para lo que viene.

Simeone, ensayo y error

Escudo/Bandera Atlético

El Cholo ha ido haciendo pruebas sobre la marcha en el equipo y, hasta este sábado, tuvo la fortuna de que los resultados iban saliendo. Pero en ocasiones con cierta fortuna y apurando el cronómetro, como contra el Espanyol (gol en el 99’) o el Getafe (en el 90’). El equipo exhibió fondo de armario y pudo reconducir los partidos gracias a las sustituciones de la segunda mitad (punto a favor). Contra el Alavés el equipo mejoró algo con los cambios, especialmente el de Correa, pero fue insuficiente. El míster debe encontrar soluciones cuanto antes, a poder ser desde el minuto 1, y potenciar a sus futbolistas más en forma, en estos momentos Lemar (lesionado) y Correa.

Sin noticias de Griezmann

Lo de Griezmann en el Atlético empieza a parecer una maldición. Con el francés en el campo, el equipo no ha metido ni un solo gol en cinco partidos, de los que fue titular en cuatro y completó el de Mendizorroza, la única derrota rojiblanca del curso. En Vitoria estuvo desaparecido y sigue, por ejemplo, sin un remate a portería en los 302 minutos que ha jugado. Y la comparación con Correa empieza a ser preocupante para él. Necesita dar un golpe en la mesa, aunque sea mínimo, porque se le acaban los argumentos, más allá de la confianza de Simeone, para seguir en el once.

La limitación de Luis Suárez

El uruguayo mostró ante el Getafe de lo que es capaz: en cuanto le llegaron buenos balones, logró dos goles y un remate al larguero. Pero en el juego está desconectado. Ante el Alavés, en 90 minutos dio sólo 14 pases y sólo intentó un remate que no llegó a portería. Al Atleti le limita que el uruguayo sólo está sumando cuando el contexto es favorable, pero si no lo es, como en Mendizorroza, apenas puede dar soluciones. Contra el Milan y Barça no será fácil que el Atleti domine y acorrale a su adversario para que Suárez se hinche a rematar.

Savic, lejos de su mejor versión

El montenegrino fue uno de los mejores centrales de la pasada Liga, probablemente el mejor. Segurísimo en defensa, siempre fiable, y cada vez más atinado con el balón en los pies. La versión actual dista mucho de aquella. En Vitoria salió en la foto del gol y, minutos después, se llevó una amarilla por una entrada a destiempo. Y no es el primer partido donde no está a su nivel, por ejemplo contra Espanyol y Villarreal. En Champions aún le quedan tres partidos de sanción por cumplir. En este apartado se puede incluir a Felipe, que está dando muestras de inseguridad constante y tendrá que espabilar ante el Milan.

La conexión Trippier-Llorente no da frutos

Marcos Llorente tampoco recuerda a la estrella de la temporada pasada, aunque en su caso sirve como atenuante que se mueve por distintas posiciones: interior, medio centro, lateral… Pero Trippier no le está encontrando igual. El inglés le busca, pero se ven menos esos pases al desmarque que acaban con el 14 llegando a la línea de fondo y sirviendo atrás. De hecho, Trippier ha sido sustituido en los cuatro últimos partidos, señal de que no está siendo el generador de juego y ocasiones que sí era la temporada pasada.

Oblak no hace milagros

Ha encajado seis goles ya en doce remates a puerta. No se puede culpar a Oblak de la derrota de Mendizorroza, aunque es cierto que le marcaron en el único balón dirigido a la portería. Contra el Getafe sí anduvo menos atinado con los balones al área, e incluso tuvo la mala fortuna de que el balón le tocó antes de entrar. Más allá de eso, es la sensación de inseguridad en cada centro lateral al área.  El Atleti debe ahuyentar cuanto antes esa imagen de fragilidad cuando el balón se acerca.

Alavés: agonía al cuadrado

EI Atlético ya sabe lo que le espera ante el Alavés. Simeone y los suyos lo tienen claro: el conjunto vitoriano saldrá muy motivado y si quieren llevarse los tres puntos no deben dejarse ir. Los dos partidos de la pasada temporada pueden servir de muestra para el campeón liguero. En ambos ganó, se llevó los seis puntos en juego, pero en los dos sufrió mucho. En Vitoria venció en el minuto 90 y en el Wanda Metropolitano Oblak fue el salvador del equipo al parar un penalti a Joselu en los instantes finales de partido. Fueron dos duelos sacados a base de sufrimiento y de casta y el Atlético ya conoce el camino para la victoria: nada de confianzas ante un rival muy necesitado.

El Atlético acudió a Mendizorroza en la jornada 17 de LaLiga 2020-21. El pasado 3 de enero los rojiblancos se adelantaron en el marcador en el minuto 41 por mediación de Marcos Llorente. Pero ya cerca del final, en el minuto 84, Felipe se marcó en propia puerta y el Alavés igualó el choque. Lo terminó de resolver Luis Suárez, en el minuto 90, tras asistencia de João Félix. Tres puntos muy importantes y que hicieron que el Atlético comenzase con triunfo el nuevo año.

Escudo/Bandera Atlético

Se volvieron a ver las caras en la jornada 28, el 21 de marzo. Y si agónico fue el triunfo en la ida, en el de vuelta sucedió algo parecido. Volvió a marcar Luis Suárez, tras asistencia en esta ocasión de Trippier. Pero el héroe del partido no fue el uruguayo, algo que sucedió a lo largo de muchos partidos. Ante el Alavés marcó dos de sus 21 tantos del campeonato y valieron para dos triunfos.

El héroe fue Oblak, quien en el minuto 86 le detuvo un penalti a Joselu. Savic cometió una imprudencia dentro de su área que le costó un penalti en contra. El central soltó el codo sobre Luis Rioja y el VAR llamó a filas a Martínez Munuera para que viera la posible infracción. Y cuando muchos ya daban por hecho el empate, el portero rojiblanco adivinó el lanzamiento y detuvo la pena máxima. Una acción decisiva para otro partido que el Atletico ganó a su manera: sufriendo más que nadie.

Luis Suárez es único cuando tienes sometido al rival

En un partido en el que a pesar de que el Cholo cambió los caminos para hacerle daño al Getafe, con línea de cuatro atrás y rodeando a Luis con Griezmann, Carrasco y Correa, de nuevo solo el argentino desequilibraba en los últimos metros. Otra cosa bien distinta fue lo ocurrido en el segundo tiempo, donde la marcha más en la presión y la circulación de pelota hizo que los rojiblancos acechasen el gol. Como nombres propios que inclinaron la balanza, Aleñá por su expulsión, el Cholo cambiando el dibujo con la entrada de Hermoso, que le dio mayor criterio a la hora de elaborar por el costado izquierdo, y evidentemente la aparición del 9.

Tiene Simeone trabajo para ensamblar a la gente de arriba. La llegada de Griezmann es como si hubiese provocado el efecto dominó, teniendo que adaptarse Correa y Llorente a otro rol. Un rol que si tiene claro el 9. Suárez, que pierde influencia en el juego cuando está a 50 metros de la portería rival, es irreemplazable y único para tenerlo en el verde cuando tienes sometido al rival, un futbolista, en la actualidad, de jugadas cortas, de jugadas de dos segundos, descargar y rematar. El rol del uruguayo está claro, ahora falta por encontrar el de sus acompañantes.

Luis Suárez está de vuelta

Cuando Oblak salió a blocar esa pelota, el árbitro ya con el silbato en la boca para anunciar el descanso, no sabía que la primera parte caería como un ladrillazo sobre sus guantes. Si había empezado mandón el Atleti apenas quedaba ya rastro, tanto delantero para una triste ocasión. El Getafe hacía un rato que había agarrado de la solapa al campeón. Y salió el portero a atrapar ese centro lateral, pero la pelota resbaló de sus guantes como si estos nada supieran de milagros. Despejó el Atleti, devolvió Maksimovic el balón y Mitrovic se lanzó de cabeza sobre él para introducirlo en la portería, previo beso al palo. El silbido del árbitro apenas se oyó entre un goool altísimo abrazado a muchas cosas. Las cinco derrotas en los cinco primeros partidos de Míchel. Esa estadística con el Cholo. Diez años incapaces de hacerle un gol. 34 en contra. Si llegaba, debía de ser así, convertido Oblak en humano. Hasta que Griezmann no salió del partido no fue capaz el Atleti de pulverizar ese ladrillo, voltear al marcador. Y es que, ayer, como tantos días desde que llegó, parece fundirse en su intento de introducir a Griezmann.

El tetris al que obliga a Griezmann es un Cubo de Rubik en las manos del Cholo. Pruebas, pruebas, pruebas y los colores cada vez más mezclados, los futbolistas más confundidos. El nuevo orden bajo el que saltó en Getafe era un 4-2-3-1, afilado como un lápiz. Así le entraban todos, sin tener que elegir. Suárez, Correa y Griezmann. El francés, mediapunta, el argentino y Carrasco, extremos, por dentro. Llorente también estaba, pero es un nuevo Saúl: de viaje en viaje en cada partido, ayer estrenando posición, doble pivote con Herrera. Un nuevo orden que le funcionó poco. El peligro, el habitual. Ninguno. Sus delanteros viven en El día de la marmota: todos estampados contra una pared.

Tardó el Getafe en arrancarse el miedo de encima, que hasta ahora cada partido, una derrota. Abrigarse era el único plan. Míchel renunciaba a Unal para sumar un tercer central. A medida que el Atleti se fundía en su nuevo orden, el Getafe sacó la cabeza de su cueva y sólo tuvo que mirar. Que el Atleti era mucha artillería arriba con pistolas de agua. Se arrancó los nervios, desarrolló su plan: presión alta y mantener la marcha atrás, voilà. Griezmann y Suárez encerrados entre tanto barrote de piernas (los tres centrales ayudados por Masimovic y Florentino), con la pelota sobrevolando siempre la cabeza de Herrera, de los centrales a arriba, sin pasar por su pie. Sólo Llorente y Correa escapaban del gris. Pero sólo chispazos. A trompicones. Avisó el Getafe en el 31’ con disparo de Mata que sacó Oblak con una mano por bajo. Respondió el Atleti a los cinco minutos en la única ocasión de Suárez. Pero no estaba, no corría, no carburaba, no reaccionaba. El rechace le cayó a Correa, que disparó a matar. Pero a Soria no le fallaron los guantes como cinco minutos después a Oblak.

El inicio de la segunda parte fue un calco de la primera. El Atleti quería mandar pero sus delanteros seguían con la boca llena de hormigón. El tic-tac-tac atronaba sobre su cabeza y llenaba de nervios sus piernas, sus gestos, sus reacciones. Incapaz de encontrar caminos. Y eso que Simeone ya había movido el árbol. Afuera los laterales (un Lodi horrible). Adentro De Paul y un Hermoso que tenía al genio en la bota. Regresó el Getafe a su cueva, pero tanto nervio, interrupciones, iba llenando el aire, irrespirable ya, a punto de enloquecer Giménez, a lo João hace unos días.

Fue irse Griezmann y salirle dientes a las botas de Suárez, arrancándose los barrotes en una jugada que se estampó en el travesaño. Dio todos los pasos adelante. Corría, carburaba, comenzaron a llover sobre Soria los rojiblancos. Fue sobre su portería sobre la que precipitaría el partido y el marcador, guiado por sus mordiscos.

Aleñá imprimía sus tacos sobre el gemelo de Cunha, sustituto del francés, para dejar a los de Míchel con uno menos, cada vez más frío entrando en la cueva, con el otro fútbol como único abrigo (Mata caído fuera del área y arrastrarse hacia dentro para parar el reloj). Soria tapó cuanto pudo. Una doble ocasión a Suárez y Correa. Pero los dientes del uruguayo tenían hambre y ganas. Y a la tercera que Hermoso le dejaba solo ante el portero con el enésimo centro de rosca se comió el hormigón con la zurda. 1-1. Pero habría más. Que el uruguayo es insaciable, el Atleti jugaba todos estos minutos con su tono campeón: ahora metió la cabeza para enviar a la red un centro de volea de Vrsaljko. Era el 90′, el 90′ justo, ni un segundo arriba ni uno abajo. 1-2, campeón el Atleti. Y el uruguayo corriendo por el verde. Que su día de la marmota siempre fue ese. El goool. En la boca de nuevo, llenando sus botas.

Cambios

Mario Hermoso (61′, Trippier), De Paul (62′, Renan Augusto ), Enes Unal (66′, José Macías), Matheus Cunha (66′, Griezmann), Jonathan Silva (77′, Mata), Vrsaljko (83′, Héctor Herrera), Darío Poveda (92′, Florentino)

Goles

1-0, 44′: Mitrovic, 1-1, 77′: Luis Suárez, 1-2, 90′: Luis Suárez

Tarjetas

Arbitro: Guillermo Cuadra Fernández
Arbitro VAR: José Luis González González
Luis Suárez (21′,Amarilla) Héctor Herrera (63′,Amarilla) Mata (64′,Amarilla) Giménez (65′,Amarilla) Aleñá (65′,Amarilla) Aleñá (73′,Roja) Nemanja Maksimovic (89′,Amarilla) Carrasco (92′,Amarilla) Jorge Cuenca (94′,Amarilla) Matheus Cunha (96′,Amarilla

Clasificación