Simeone reúne a todo el arsenal

Con nueve se vive mejor, sospechaba el Atlético cuando se quedó sin Suárez (coronavirus) y sin Costa (trombosis) y ha confirmado ahora que tiene a los dos. Y ni siquiera está ninguno en su mejor forma, pero Simeone intuye y confía en que el paso de los partidos irá sentando bien a sus dos arietes, que ante el Elche se quitaron un peso de encima. No hay sequías. Hay dos delanteros a los que potenciar y el Cholo conoce el camino.

Por un lado, está Luis Suárez, un goleador que responde con cifras si el equipo le surte de balones allá donde más daño hace. “Esperamos encontrar al futbolista que el equipo necesita, determinante, con jerarquía y, en la zona donde él se mueve, de lo mejor que hay”, deseaba Simeone en la previa del último partido. Y Suárez replicó con dos goles, haciendo buenos sendos centros rasos de Trippier y Carrasco, uno desde cada banda. “Me alegré mucho especialmente el segundo gol, esperando para no entrar en el fuera de juego y que le encontrara Carrasco”, se explayó el entrenador.

Simeone entiende que a Suárez le estaba penalizando el hecho de haber enlazado tres partidos como titular (Valladolid, Salzburgo y Real Madrid) después de tres semanas parado por el coronavirus, sin jugar ni entrenar más que en su casa aislado. El uruguayo es de los que coge el tono más lentamente y jugando. Por eso, el Cholo está convencido de que mejorará. Mientras, el ‘9’ acumula ya siete dianas en Liga, metido de lleno en la pelea por el pichichi a pesar de que sólo ha jugado nueve encuentros.

Y además ha vuelto Diego Costa, que hace 20 días dio el gran susto y este sábado regresó al equipo, prácticamente sin entrenarse. Y también se fue con un gol. El delantero bromeaba después con que su presencia había espoleado a Suárez: “No estaba yo y él no marcaba; vuelvo y mete dos goles…”. Casualidad o no, lo seguro es que su retorno servirá para que Simeone pueda rotar entre sus dos arietes. Por ejemplo, el plan del inicio de curso: uno, titular y el otro le sustituye entre el 60’ y el 65’. La idea de juntarlos en ataque que probó en Balaídos parece improbable —salvo en momentos puntuales— estando disponibles João Félix, Llorente, Correa y Lemar.

João Félix-Correa, el plan B

Así, de la apuesta por João Félix y Correa en punta, con el argentino haciendo más de ‘9’, Simeone pasa a tener a Luis Suárez, su ‘9’ deseado, ya de nuevo con el punto de mira fino, y a Diego Costa, en quien sigue confiando por lo que le da más allá de los goles. Es un jugador respetado en el vestuario, que contagia carácter ganador. Mientras se ponga en forma, Suárez parte con ventaja, pero el hispanobrasileño promete “competencia” y se remite al título de Liga de 2014, del que fue una de las estrellas: “Si queremos conquistar algo grande tiene que ser así, salía uno, entraba otro y estaba a la altura, había un equipazo”.

Simeone ya tiene a todo su arsenal disponible para lo que viene. Las lesiones le han dejado sin Giménez y sin Herrera (más el positivo de Grbic), pero en ataque tiene a todas las piezas listas y la lucha interna es feroz, lo que más le gusta al míster. Los arietes marcan, Correa es el rey de las asistencias (ocho esta temporada ya), Trippier y Carrasco suman desde las bandas, Llorente continúa siendo determinante y Lemar ha crecido hasta el punto de que se postula para el once de los partidos grandes. Incluso Saponjic se lleva buenas palabras del técnico.

Y el líder es João Félix, que ha bajado su ritmo goleador (cinco jornadas de Liga sin ver puerta), pero en cada encuentro deja detalles de su calidad. Las variantes son muchas y la norma de los cinco cambios da mucho juego para poder manejarlas. La competencia interna y la contundencia son fundamentales en el diccionario del Cholo, por lo que la cita ante el Elche le tuvo que deja muy satisfecho.