Larrañaga: “Jugué muchos partidos con dolor e infiltrado”

Larrañaga: “Jugué muchos partidos con dolor e infiltrado”
https://as00.epimg.net/futbol/imagenes/2021/09/24/primera/1632504437_853920_1632504518_miniatura_normal.jpg

Los récords están para superarse. Una máxima universal que en el deporte en general y en el fútbol en particular alcanza la máxima expresión. Esta tarde, si Iñaki Williams juega con el Athletic en Valencia igualará el récord de 202 partidos de Liga consecutivos que Juanan Larrañaga, centrocampista-líbero de la Real Sociedad se fabricó entre el 26 de junio de 1987 y el 22 de noviembre de 1992. El premio a la regularidad pasará de las manos de uno de Azpeitia, Guipúzcoa, a uno de Bilbao, Vizcaya. De uno de la Real a otro del Athletic. Todo se queda en Euskadi.

¿Juanan, se quita un peso de encima por la ‘lata’ que le estamos dando en los últimos días o en el fondo le da un poco de nostalgia perder ese honor después de casi 20 años?

Ni una cosa ni otra… No es cuestión de quitarse un peso de encima porque convivía bien con el récord y no me pesaba mucho. En cuanto a la nostalgia, un poco. Sin más. Es ley de vida. Cuando tienes una marca de estas siempre piensas que alguien la superará… La realidad es que no he estado muy pendiente hasta las últimas semanas que se ha estado hablando mucho más de ello y lo he seguido más, pero sin darle una mayor importancia.

Hasta que apareció el delantero del Athletic en escena los que estaban por detrás suya eran porteros: Zubizarreta (184) y su compañero Arconada (188).

Sí, eso era más normal. Los porteros son muy regulares y los que juegan, juegan siempre si no se lesionan y más cuando hablamos de dos porteros como Luis, que lo viví de cerca, y Andoni. Lo más increíble en el caso de Williams es que es un delantero. Es un puesto complicado para tener una continuidad tan larga, cinco años y medio, más o menos como yo. Están expuestos a muchos golpes. Tienes que estar muy bien preparado para jugar siempre, un partido tras otro. Se lo digo yo que lo sufrí todos los días y todos los fines de semana.

Y en el fútbol actual, que no tiene que ver nada con el suyo de los 80 y primeros de los 90, ¿es más fácil o más difícil encadenar tantos partidos consecutivos?

No sé, no sé… Son distintas épocas. Es difícil comparar si es más fácil o difícil, lo que sí tiene es un gran mérito, eso es indudable. Aunque es verdad que el fútbol ha evolucionado mucho en cuanto al tema físico tiene mucho mérito lo suyo, no tienes que tener ninguna lesión grave, ni recibir ninguna patada de esas duras que por lo menos te dejan fuera al siguiente partido. Como delantero tienes más riesgos en este sentido.

“Iñaki tiene una velocidad que destroza a las defensas contrarias, las llenas de dudas”


Larrañaga

El mérito de Larrañaga fue no lesionarse nunca…

No siempre jugué en plenitud de facultades. No siempre se juega estando bien. Cada uno tiene que conocer su cuerpo. Si verdaderamente está disponible para jugar o no. Nadie lo sabe mejor que uno. Yo jugué muchas veces con dolor, muchas. La final de la Copa contra el Atlético del año 87 en Zaragoza la jugué infiltrado. Son situaciones que vas calibrando, si puedes soportar el dolor y esa lesión no va a ir a más o puede degenerar en otra más grave, pues sigues y juegas. Yo jugué bastantes partidos con esa y me infiltraba. De un ‘planchazo’ tenía y tengo una artritis traumática en el dedo gordo en un pie.

En su época, me da la sensación, de que tiraban más de infiltración que ahora, eran más sufridos.

Pues no sé qué decirle. Tampoco creo que nos infiltráramos tanto. Al menos yo. Con esa lesión fue la única que tire del pinchazo porque me permitía seguir jugando.

Hablemos de su libro, o de su récord en este caso.

Lo fui consiguiendo durante cinco temporadas y media, pero de eso me he dado cuenta ahora. En aquel momento no sabías que ibas a realizar un récord. Jugabas y jugabas. Me enteré de que había jugado tantos partidos seguidos cuando me retiré del fútbol. Entonces no se llevaban los datos como ahora. Ahora los datos parecen que son más importantes que el resultado del partido. Te dicen todo. Has corrido tanto, has tocado el balón tanto, has rematado tanto, has tenido tanta intensidad… Ahora el fútbol es todo datos. En este sentido, nuestro fútbol era diferente. A algunos puede que no les guste, pero a mí me encantaba ese fútbol.

“Cuando jugaba no tenía en cuenta los partidos que acumulaba, me enteré al retirarme”


Larrañaga

Usted comenzó de centrocampista y acabó de líbero.

Así fue gracias a Toshack que me pasó a la línea de atrás para ser libre entre los dos centrales. El cambio me gustó, me vino bien, creo, pero como centrocampista ayudé a ganar las dos Ligas a la Real y eso nunca lo podré olvidar. En la primera no era titular, pero jugué el último partido en El Molinón, el del gol de Zamora. En la segunda ya jugué los 38 partidos. Eso no lo olvido. Jugar atrás me venía bien porque yo era de los de hablar mucho, de estar siempre colocando a los compañeros, organizarlos, y desde atrás lo ves todo mucho mejor. Y luego tenía a mi lado a Gajate y Górriz que eran una maravilla. Ellos salían a los delanteros, chocaban, los dejaban tocados y a mí me tocaba lo más fácil, cruzarme, anticiparme o salir luego con el balón jugado. Ya me llegaban tocados.

Aquella Real de los dos títulos, 80-81 y 91-82, los tenía bien puestos…

No éramos un equipo muy duro, no dábamos mucho para lo que se daba en aquellos tiempos. Lo que ocurre es que estábamos bien organizados, sabíamos colocarnos, lo que teníamos que hacer cada uno… Toshack nos cambió todo. El sistema, pasamos a jugar con tres centrales, el estilo… Al principio nos costó mucho, pero luego nos fue muy bien, como los resultados demuestran. Posiblemente mi labor como líbero fue más trascendente para el equipo, influía más en el juego que cuando jugaba de centrocampista.

Lo extraño es que tampoco le expulsaran nunca, o que se perdiera un partido por acumulaciones.

Es que solo vi una tarjeta roja en mi carrera y fue antes del récord. Hasta me acuerdo del partido, fue contra el Racing de Santander en el Sardinero en la temporada 86-87. Y para ser defensa tampoco me enseñaban muchas amarillas. (39)

Todavía sigue vigente un segundo récord: haber disputado 406 partidos de Liga junto a ‘Bixio’ Górriz, su verdadera pareja de hecho.

Ese puede que tarde incluso más tiempo en superarse y será más difícil de romper. Son el doble de partidos de este del que estábamos hablando. Parecía que no podíamos jugar el uno sin el otro. Creo que fueron 13 temporadas que compartimos vestuario.

Como líbero que jugaba por detrás de los centrales, ¿cómo observa el juego del hombre que le iguala los 202 encuentros?

Williams tiene una velocidad terrible. Tiene una enorme capacidad para romper toda la línea de atrás del equipo contrario. El Athletic vive de eso, de su velocidad. Todos comentan después de que no es un goleador como tal, pero genera mucho peligro y mucha incertidumbre entre los defensas del rival. Sabes que cuando comienza a correr te deja tirado. Hace mucho daño.

Puede que no sea preciso en el remate final por la velocidad a la que llega a posiciones de disparo…

También he pensado eso. Puede ser… Puede que no marque tanto como un delantero goleador nato, pero marcarle debe ser difícil. ¿Qué haces? ¿Te adelantas para quitarle espacio, te vienes atrás para no darle ventaja a tu espalda? Esas dudas que genera hacen mejor a su equipo y aunque no marque tanto, es también muy importante.

Desde su experiencia, un delantero puede aprender a rematar, a adquirir la pausa justa para el golpeo, a perfilarse para contactar nítido el balón… El de Williams puede ser un caso parecido al de Vinicius en el Real Madrid.

Entrenándote, mejorar siempre se mejora. Lo que no puedes pedir es que un defensa central sea un goleador. El talento se tiene o no se tiene. Se puede mejorar el aspecto físico, las situaciones de remate, pero el gol se tiene o no se tiene y hay gente que lo tiene y otros no. Siempre recuerdo el caso de Raúl, parecía que le costaba dar al balón y sin embargo las metía todas dentro. Luego puedes aprender a coger el sitio, pero ese talento es muy difícil de entrenar. Messi hace cosas que no hace nadie y habrá habido muchos que se hayan entrenado para hacer lo que él hace y no llegan porque eso es innato. Y el goleador es igual. Siempre mejoras, para eso te entrenas. No quiero decir que si no tienes ese talento no tengas que entrenarte porque no vas a llegar a nada. No. Tienes que hacerlo. Además, luego aprendes de los que tienes al lado. Vinicius tiene al lado a Benzema. Con nada que se fije y mire como termina todo… Vas cogiendo cosas de uno, del otro y vas aprendiendo y mejorando, pero no vas a tener nunca el remate de cabeza de Santillana, porque eso es innato.

A Iñaki le hubiera venido bien que la cadera de Aduriz hubiera resistido un par de años más…

Pues sí, podría haber sido bueno para aprender situaciones de remate. Iñaki realmente vive de su velocidad y a lo peor si para, si hace una pausa, lo mismo le entran más dudas a la hora del remate. Está claro que él lo quiere hacer todo rápido y hacerlo todo rápido es difícil que todo termine en gol y aquí como todo se mide por el gol, pues bueno… Cada uno es como es y es bueno cuando hace las cosas que hace bien, no otras. Lo demás, intentar mejorar y ya está.

La trayectoria de Juanan Larrañaga

Jon Andoni Larrañaga Gurrutxaga (Azpeitia, 63 años). Jugó 14 temporadas en la Real Sociedad, 460 partidos de Liga, 22 goles, 427 de titular y 412 completos. En total vistió la camiseta realista en 589 encuentros. Ganó dos Ligas y una Copa. Su récord de 202 citas consecutivas se gestó entre el 21 de junio de 1987, último partido de esa temporada, Real Sociedad-Sevilla (2-1) en el que jugó 88 minutos, y el 22 de noviembre de 1992, Oviedo-Real Sociedad (2-2), jornada 11, donde entró en el descanso por Oceano y cayó lesionado, perdiéndose los cinco encuentros siguientes.

Disputó los 38 partidos de los cursos 87-88, 88-89, 89-90, 90-91 y 91-92, todos completos menos dos encuentros. Sus entrenadores en el periodo en cuestión fueron: Toshack, Boronat, Expósito y de nuevo Toshack.

La trayectoria de Iñaki Williams

Iñaki Williams Arthuer (Bilbao, 27 años). Ascendió al primer equipo del Athletic en la temporada 2014-15 y ya cumple su octava temporada. La primera muesca de la gesta que está a punto de igualar, la marcó en la temporada 2015-16, 20 de abril, jornada 34, Atlético-Athletic en San Mamés (0-1). Entró en el minuto 59 por Muniain. Del once de aquel primer día todavía quedan en la plantilla: Raúl García, Balenziaga, Muniaín y De Marcos.

Ha disputado completas, como Larrañaga, cinco temporadas: 2016-17, 17-18, 18-19, 19-20 y 20-21, pero en ninguna fue titular en los 38 encuentros. Cinco entrenadores: Valverde, Ziganda, Berizzo, Gaizka Garitano y Marcelino han ayudado con su confianza a que Iñaki esté en disposición de convertirse en el jugador de la Liga con más partidos consecutivos jugados. Contra el Alavés cumpliría los 203.