1×1 Espanyol: un ataque con pistolas de agua

1×1 Espanyol: un ataque con pistolas de agua
https://as00.epimg.net/futbol/imagenes/2021/01/23/segunda/1611429441_525556_1611429716_miniatura_normal.jpg

Diego López: El portero gallego se mostró inseguro en algunas acciones aéreas, ya que le costó atrapar los balones. El Girona no le dio demasiado trabajo y lo resolvió con suficiencia aunque con algo de apuros. No fue su mejor tarde pero no tuvo ningún tipo de incidencia en el resultado.

Miguelón: Un extremo más en el primer tiempo, en el que llegó en múltiples ocasiones a la línea de fondo y puso centros poco precisos, eso sí. Su amplitud liberó a Embarba, que jugó con total libertad. Sin balón, sufrió. En la jugada del primer gol su despeje se queda corto y luego no protege portería. Por su costado insistió el Girona con Pablo Moreno y Samu Saiz.

David López: A balón parado, dispuso de una ocasión clarísima para hacer el 0-1. Un remate franco en el área pequeña que no le cogió trayectoria a un costado y se estrelló contra Juan Carlos, el meta. En el 1-0 sale de su zona y provoca un espacio tras la pérdida de Darder. Vio un amarilla y se perderá el siguiente encuentro.

Cabrera: Volvió al equipo y mantuvo a raya a Stuani, eso sí faltó de ritimo, pues también regresaba de lesión. Exitoso en los duelos uno contra uno, solo sufrió en el segundo tiempo cuando había que defender mayores espacios. Bien por arriba y notable, en esta ocasión, cuando le tocó jugar entre líneas.

Pedrosa: Más sólido defensivamente que en la primera vuelta, incluso realizando coberturas a sus compañeros, el lateral de Gavà llegó con peligro por la izquierda aunque sus centros no encontraron rematador en la mayoría de ellos. El jugador perdió algunos balones cuando se jugó el uno contra uno en mediocampo.

Keidi Bare: El mediocampista fue de más a menos, aunque sin duda fue el futbolista que hizo un despliegue mayor. Tanto pudo marcar el 1-1 en un remate de cabeza como cortó contraataques con algunas faltas o recuperaciones cerca del área. Completó un notable encuentro en un partido poco posicional y más de ida y vuelta.

Foto de Keidi

Darder: Participa poco en el juego en un Espanyol que prioriza empezar las jugadas por los costados y luego buscar por dentro a los mediapuntas. Pero cuando entra en contacto con la jugada la mejora. Dio continuidad al juego y sus cambios de orientación dejaron a laterales o extremos en situaciones propicias. No obstante, fue partícipe del 0-1 al no poder despejar en condiciones un balón dividido.

Embarba: El madrileño se reencontró después de varias semanas por debajo de su nivel. El jugador actuó por dentro y en la derecha, estrelló un balón en el poste en un precioso zurdazo, conectó con Puado y Melamed en varias acciones y trabajó defensivamente cuando la jugada lo requería. No estuvo acertado.

Nico Melamed: El mediapunta repitió de titular y tuvo varias acciones de gol. Partió desde la izquierda pero se movió por dentro con libertad. Combinó, piso aéreo y dejó de nuevo detalles de su calidad, como una jugada en la que en una baldosa se fue de tres contrarios y remató con intención a portería. También alivió el juego cuando bajó a recibir a posiciones de mediocentro.

Puado: Tuvo la primera ocasión del partido, un zurdazo que se fue muy desviado. No tuvo el punto de mira atinado, y eso que se movió con inteligencia cuando le tocó pisar área, cuando cayó a las bandas y cuando bajó a recibir. El delantero fue el más sacrificado del ataque a nivel defensivo.

Foto de Embarba

RdT: El delantero también pudo irse del encuentro con un gol, pero Calavera, en una espectacular acrobacia, salvó el tanto en la línea de cabeza. Fue de más a menos, y busco remates en ocasiones con demasiada lentitud.

Wu Lei: Salió para jugar los 12 últimos minutos, con un Espanyol que buscaba ya la desesperada, pero el delantero chino apenas tuvo oportunidades. El equipo perico se desdibujó en ese periodo.

Mérida: Salió para cambiar el curso del encuentro, en el tramo final, pero no tuvo demasiada incidencia.

Vadillo: Disputó siete minutos, y no logró conectar con los delanteros más allá de algún centro sin éxito.