Rousaud insiste en la guerra sucia: “Aquí hay que ir a morder y con el cuchillo”

Rousaud insiste en la guerra sucia: “Aquí hay que ir a morder y con el cuchillo”

Emili Rousaud ya no es precandidato al FC Barcelona. El ex directivo blaugrana anunció este mediodía que su precandidatura se retira, incluso antes de que la Junta Electoral finalice el recuento de firmas. Rousaud reconoció que hasta el último día intentó una fusión con la precandidatura de Toni Freixa, pero que sus compañeros de proyecto dedidieron descartarla ayer a última hora de la tarde.

El precandidato reconoció que la aparición de una papeleta firmada apoyando a Agustí Benedito entre sus firmas fue un golpe bajo, que precipitó la retirada de su precandidatura para evitar más especulaciones: “De una forma inusitada, durante el recuento de nuestras firmas apareció una papeleta que firmaba el nombre de Benedito. Nosotros fuimos los primeros en denunciar que había gente dispuesta a vender firmas y que nosotros que nunca las compraríamos. Nosotros nunca hemos comprado firmas. Estoy convencido y pondría la mano en el fuego que los empleados del club no tienen nada que ver. Es un acto de mala fe y no fortuito”. Rousaud aseguró haber aprendido la lección: “Has de ir a morder y con el cuchillo, si no te comen”. Eso sí, no quiso, o no pudo señalar a nadie: “No puedo acusar a nadie de quién ha hecho o nos ha puesto la papeleta de Benedito en nuestras firmas. Puede que hayamos tenido un problema de custodia. Llegamos con 2.501 firmas y nos dicen que teníamos 2.510. Lo único que puedo decir es que somos honestos”.

Ante el cariz que estaban tomando los acontecimiento, Rousaud aseguró que desestimaron la posibilidad de fusionarse con la candidatura de Toni Freixa: “A las 10.30 me reuní con Freixa haciendo una propuesta de unión de precandidaturas. Acordamos que a las 18 horas valoraríamos la oferta. Como mapa electoral creíamos en alianzas entre precandidaturas para tener éxito. Yo creía que la mayoría de mis compañeros estaban de acuerdo con esta fusión con Freixa. Sabemos que molestamos y que nadie nos esperaba. Mis compañeros no aceptaron unirse con otro precandidato porque no querían que se les vinculara en alguna maniobra. Me sabe especialmente mal por Minguella. Rechazamos la fusión con Freixa por una cuestión de dignidad. Y eso que había gente en la precandidatura con muchas ganas de entrar en la junta directiva”.

Rousaud, que aseguró aún no haber decidido a quién votará, se mostró totalmente en contra de la propuesta de Jan Laporta sobre la emisión de bonos para sanear la economía del club: “¿Bonos? No me gusta. Un mecanismo para llevar a la privatización del club y que se acabe convirtiendo en una Sociedad Anónima. Podemos acabar en manos de un fondo de inversión de un magnate”.

Por último, dejó claro que la única opción de vencer a Laporta sería agrupando el resto de candidatos: “Teníamos los pies en el suelo y sabíamos que no íbamos a ganar, pero sé que molestamos, menos a uno. Cuanta más fragmentación de voto, favorece a un precandidato. Cuanto más se fragmenta el voto, más se perjudica a Font. Esto es de cajón. Éramos el invitado no esperado. Tuvimos en su día conversaciones con Font. No para una fusión, pero sí para otras posibilidades”.