Fracaso histórico del Bayern

https://as00.epimg.net/futbol/imagenes/2021/01/13/internacional/1610578008_571902_1610578210_miniatura_normal.jpg

El modesto Holstein Kiel de la segunda división de la Bundesliga logró una hazaña que será recordada eternamente a las orillas del mar Báltico. El conjunto del norte alemán plantó cara a todo un Bayern de Múnich, llevó la eliminatoria de dieciseisavos de la Pokal a la tanda de penaltis tras el empate a dos en el tiempo reglamentario y, finalmente, terminó eliminando al gigante del fútbol alemán de manera merecida por el coraje que puso durante todo el choque. El gafe de la gélida tarde fue el español Marc Roca, que fue el único jugador sobre el terreno de juego que erró en la ejecución de su pena máxima y dio pie a que el Bayern quedara eliminado en dieciseisavos de la copa por primera vez desde 2000. Historia de la Pokal y un palo durísimo para los de Hansi Flick.

Ocurrió lo que todo el mundo esperaba. El Bayern se hizo con el dominio del esférico y no tardó ni un cuarto de hora en ponerse por delante en el marcador. Gnabry adelantó a los bávaros en posición irreglamentaria, pero el tanto terminó subiendo al luminoso del Holstein-Stadion debido a la ausencia del VAR en la competición copera en Alemania. Lo que pasó después es un resumen de las carencias que lleva sufriendo este Bayern en toda la temporada. Ofrece muchos espacios a la espalda de su defensa y Bartels supo aprovecharlo en lo que fue una contra de libro.

El Bayern apenas se había sacudido cuando el cuero volvió a impactar en la red de Neuer, pero esta vez el cuerpo arbitral sí acertó y no anuló por fuera de juego de Lee. Jugaba con fuego el campeón de la Bundesliga. Y, justo en el momento en el que peor lo estaba pasando, apareció uno de los jugadores que estaba centrando las críticas por su escaso rendimiento. Sané clavó un libre directo en la escuadra del Kiel y volvió a poner por delante a un Bayern que siguió sufriendo hasta el final y, en el último suspiro, terminó recibiendo el merecidísimo empate en un cabezazo de Wahl que mandó el choque a la prórroga.

Hizo un llamamiento a la épica el tercer clasificado de la Bundesliga 2 y no pudo ser más justo por la intensidad, el corazón y la garra con la que lucharon los pupilos de Ole Werner durante un total de 120 minutos. La tuvo Bartels, pero no logró enganchar el cuero. Davies intentó evitar el ridículo copero con un zurdazo que despejó Gelios en el marco local. El meta de origen griego también desvió un disparo de Marc Roca, que había ingresado sustituyendo a Gnabry. No hubo manera. El Kiel resistió a las embestidas bávaras y llevó el choque a los penaltis. Acertaron todos menos Marc Roca y la locura se adueñó de Kiel.