El Atlético, súper finalista

El Atlético, súper finalista
https://as00.epimg.net/futbol/imagenes/2021/01/13/femenino/1610570633_430257_1610570742_miniatura_normal.jpg

Un Clásico de infarto. El Atlético-Barça de la segunda semifinal de la Supercopa dejó un duelo propio de las grandes citas, con condicionantes de todo tipo y un gran triunfo rojiblanco, en el que se confirma el efecto Sánchez Vera. El partido llegó hasta los penaltis tras consumir sin goles el tiempo extra de la prórroga, a la que se llegó por un gol in extremis de Alexia Putellas (1-1). Y lo hizo con intensidad y emoción de principio a fin. La tanda de penaltis, con varios tiros al palo y paradas, acabó mandando al Atlético a la final, en la que se enfrentará el próximo sábado (20:45h, Teledeporte) al Levante.

Este Atlético – Barça dejó incluso espacio para la polémica, con una actuación arbitral muy comentada y discutida tras dos penaltis no pitados al Barça, uno por falta y otro por mano de Meseguer. Entre una y otra jugada, se dio una pena máxima en contra de las azulgranas. La árbitra, que sí que actuó en esta jugada, penalizó al cuadro catalán por una mano clara de Pereira en uno de los pocos acercamientos de las rojiblancas a la portería de Paños. No dudó Van Dongen desde los once metros con un balón que abrió el marcador de un encuentro que se alargó para las rojiblancas.

Resistió el equipo de Sánchez Vera, que regresaba al banquillo rojiblanco con un planteamiento al más puro estilo atlético. Pero, el Barça y la calidad de Alexia igualaron la contienda sobre la bocina. La capitana derribó el muro madrileño, sostenido durante el encuentro por una gran Lindahl que volvía a la titularidad tras una larga lesión, para poner el balón en la red con un disparo de falta directa. La centrocampista catalana daba aliento a las suyas para seguir peleando por la final durante una gran prórroga de ambos equipos.

A pesar de que el desgaste físico hizo mella en uno y otro equipo, con un Atlético que buscaba coger aire con pérdidas de tiempo continuas, el partido se mantuvo en pie hasta el final. Las ocasiones del Barça continuaron, al igual que lo hicieron durante el trascurso del partido. Alexia tuvo de nuevo un balón decisivo en sus botas al filo del pitido final de la prórroga, pero el balón volvió a resistirse a las ideas de las catalanas.

Por su parte, las rojiblancas demostraron una gran entereza, tras mantenerse con la cabeza alta después de encajar un doloroso gol en el último minuto del tiempo reglamentario. Así, los dos equipos demostraron ser moralmente muy fuertes en una pugna por la final que llegó hasta los penaltis. El Barça se atascó ante un Atlético en el que se cumplieron todos los planes. Las rojiblancas logran torcer el rumbo de un imparable e invicto Barça esta temporada, a la que llevaba sin perder desde el 25 de agosto en Champions (Wolfsburgo, 0-1), y logran un triunfo que vale más que una final. El efecto Sánchez Vera funciona. El Atlético vuelve a soñar en grande.