El TD Systems Baskonia gana en Milán con ocho jugadores

https://as00.epimg.net/baloncesto/imagenes/2020/12/23/euroliga/1608749593_714399_1608759758_miniatura_normal.jpg

TD Systems Baskonia se plantó en Milán sin lesionados pero sí con tres jugadores con molestias: Henry, Dragic y Polonara. Micov no compareció por culpa de la COVID-19 pero tenía un banquillo mucho más profundo considerando que Ivanovic apenas cuenta en los últimos partidos con Diop, Kurucs o Raieste. Sedekerskis, por el contrario, está creciendo en minutos y en ascendencia sobre el juego.

Armani era el cuarto equipo más anotador (81,5 puntos por partido) y el segundo mejor triplista, con un 41 % de efectividad. Sin embargo, uno de sus talones de Aquiles estaba en el rebote. Baskonia no ganaba en Lombardía desde el año 2012. También llevaba muchos años sin vencer en El Pireo y este año lo ha conseguido. “El objetivo de este equipo es ganar las dos competiciones en las que juega”, aseguró Ivanovic hace unos días. “Algunos jugadores se lo creen y otros no”, añadió.

Henry y Dragic saltaron en el quinteto inicial pero Polonara ni siquiera se vistió de corto por molestias en un tobillo. Los vascos comenzaron mejor (0-6 inicial) pero Shields encadenó 7 puntos consecutivos y puso a los suyos por delante. Milán tardó casi 3 minutos en conseguir la primera canasta pero luego cogió la directa. Baskonia dominaba rebote, se ponía las botas en asistencias pero cometía muchas pérdidas, tanto con Henry como con Vildoza. Fall tuvo un buen momento en el poste bajo pero un triple in extremis de Sergio Rodríguez salvó el primer periodo de los lombardos. También ayudó a ello Datome.

TD Systems llevó la iniciativa en todo el segundo cuarto gracias a los robos de balón. Siempre muy atento a las líneas de pase y metiendo buenas manos estuvo a punto de marcar una diferencia de 10 puntos, pero no llegó por poco (24-32, min. 14). Fue cuando despertó Punter, que encadenó 7 puntos consecutivos, bien asistido por el Chacho y Delaney. Jekiri se hizo daño y tuvo que marcharse al banquillo pero Henry comenzó a hacer diabluras y, gracias a un triple final de Peters, Baskonia se marchó a los vestuarios con un destacable 41-45. O lo que es lo mismo, una proyección de terminar con 90 puntos al final del compromiso.

El conjunto vitoriano mejoró aún más en el tercer tiempo y se llegó a poner 10 arriba con el 45-55. Ivanovic dispuso un quinteto con dos bases, los dos lituanos y Fall en la pintura y le salió bien. Dragic llevaba 15 puntos en el ecuador de ese cuarto pero el Chacho y Datome empezaron a crear peligro y los vitorianos se marcharon a los diez últimos minutos con 6 puntos de diferencia. Si no fuera por las pérdidas y algunas defensas flojas, se podría decir que el partido marchaba por las directrices soñadas.

Messina vio que la diferencia no se reducía y decidió colocar una zona 3-2 a la que respondió inmediatamente Vildoza con un triple. Los visitantes llegaron a colocarse 16 puntos arriba con el 63-79. Quedaban casi 5 minutos y parecía que todo estaba resuelto pero a Milán no hay que darle nunca por descartado y, con su zona -que se le acabó atragantando a los vascos- y acierto en ataque llegaron a ponerse 79-81 a falta de 31 segundos. Fue cuando Henry se sacó un as de la manga, hizo una gran penetración y acabó sacando un 2+1 definitivo.