Hazard, listo: crucen los dedos

https://as00.epimg.net/futbol/imagenes/2020/12/22/primera/1608663810_119540_1608664008_miniatura_normal.jpg

Crucen los dedos: Hazard está de vuelta. Será su décimo intento por probarle al Madrid que es lo que costó. Desde su llegada ha sufrido nueve lesiones, ha pasado 291 días de baja y se ha perdido 47 partidos. Jugó el 43% de los de la temporada pasada y el 30% de esta. En siete años en el Chelsea sólo faltó por lesión en 20 encuentros. Y marcó 21 goles en el último curso, cifra que no alcanzaba desde sus tiempos del Lille. Un gran fichaje que se evaporó en Madrid.

Jugó su mejor partido en Eibar hace trece meses, tras un verano sabático. Volvería a brillar ante la Real, marcaría después dos goles en dos partidos con Bélgica y sufriría una fisura de peroné en el siguiente, ante el PSG. No ha vuelto a levantar cabeza. Esta temporada le han parado dos lesiones musculares y el coronavirus. Así que sólo ha jugado seis partidos y marcado dos goles. La semana pasada comenzó a entrenarse con el grupo, pero Zidane no le llevó a Eibar. Sabe que ahí pisa terreno pantanoso. “Necesito jugar para llegar a mi mejor nivel”, dijo tras el partido ante el Inter. Su musculatura sólo aguanto 28 minutos más, mientras desde Bélgica culpaban al Madrid, injustificadamente, de haberle “llevado al límite”.

Los catorce imprescindibles

Hazard es innegociable para Zidane. Así que hoy intentará darle minutos en la segunda parte. Forma parte de esa mitad irrenunciable de la plantilla. La otra mitad ha desparecido y lo prueban los datos. En los cinco partidos de la racha triunfal sólo catorce jugadores han sido titulares y nueve no han disputado ni un minuto (los dos porteros suplentes, Militao, Marcelo, Odriozola, Odegaard, Jovic, Mariano y el propio Hazard).

Hasta este tramo alpino, Zidane nunca había hecho menos de tres cambios por partido (agotó los cinco cuatro veces). Desde el duelo ante el Sevilla, en una ocasión hizo sólo una sustitución, en dos, un par de ellas, y en otras dos, tres. La diferencia entre titulares y suplentes es abismal y es difícil saber cuándo romperá la dinámica de las alineaciones repetitivas. Hoy no tendrá a Modric, tocado después de jugar ininterrumpidamente 26 partidos (1.798 minutos) en 74 días. Una baja notabilísima que cubrirá otro pretoriano, Valverde. También regresan a la lista Isco y Vinicius, este con grandes posibilidades de recuperar la titularidad. Y en el centro del ruedo Benzema, que ha participado en el 60% de los goles del Madrid en esta Liga.

Soldado, enemigo conocido

Y como el peligro no cesa, visita Valdebebas el mejor Granada de siempre, también con una buena paliza encima. Soporta 23 partidos en 94 días, más que ningún otro equipo en España, pero lo lleva bien. Pasó un mes malo, en el que sumó cuatro de sus cinco derrotas, pero a Madrid llega tras tres victorias consecutivas y un dato revelador: no ha recibido un gol en los últimos cuatro partidos (sigue el partido en directo en As.com).

Acabó séptimo el año pasado y ahora es sexto, lo que habla de un proyecto sólido. Su histórica clasificación para Europa le llevó a gastar 20 millones en refuerzos y la cosa marcha. Hoy tendrá dos bajas notables: el lesionado Machís, su segundo goleador y un aborotador de primer orden, y el sancionado Gonalons. Puertas y Ezeki apuntan a sustitutos. Y en punta repetirá Soldado, al que Del Bosque se trajo del Colegio don Bosco de Valencia con 14 años. Pasó nueve en el Madrid con registros goleadores brutales en las categorías inferiores. Lo mejor de su carrera profesional lo hizo fuera y con 35 años sigue metiendo goles. Está en su naturaleza.