Almeida: “Al principio del año se suponía que no iría al Giro”

https://as00.epimg.net/ciclismo/imagenes/2020/12/22/mas_ciclismo/1608639540_892500_1608639877_miniatura_normal.jpg

El portugués Joao Almeida (Deceuninck Quick Step), de 22 años y una de las grandes revelaciones de la temporada al vestir la maglia rosa del Giro durante 15 días, admitió que su actuación en Italia supuso para él una sorpresa, pues dos meses antes no tenía previsto participar.

“Al comienzo de la temporada se suponía que no iba a hacer el Giro y me enteré de que iría unos dos meses antes de la carrera, después de que la temporada se reanudara en agosto. Estaba en buenas condiciones, como lo demuestran mis podios en la Vuelta a Burgos y el Giro dell’Emilia, pero no tenía ninguna expectativa para el Giro”, dijo el ciclista luso.

Aunque se encontraba con confianza y en buena forma, Almeida ni se imaginaba que se iba a poner de líder por primera vez, en su debut, en una de las pruebas grandes.

“Ni en mis sueños más locos hubiera soñado con estar en el podio de una etapa en una gran vuelta. Acabar segundo en la contrarreloj individual de Palermo fue una locura, con tantos contrarrelojistas fuertes en la carrera, pero esa etapa me dio alas y me hizo pensar que podría terminar con el maillot rosa en un par de días, sabiendo que Filippe Ganna no era un escalador”.

En la tercera, y en el Monte Etna tras un día de lluvia y viento, Almeida se enfundó la maglia rosa de líder. Día inolvidable.

“Fue un día muy duro pero valió la pena. El equipo estuvo increíble, dio todo para intentar coger la camiseta rosa, y cuando me enteré de que lo había logrado me quedé atónito, simplemente no podía creerlo”.

A partir de ese momento Almeida pudo experimentar 15 días asombrosos en el liderato, y asegura: “Cada vez que tenía esa camiseta icónica sobre mis hombros, sentía un gran impulso de confianza, motivación y responsabilidad”.

Finalmente, el ciclista de Caldas da Rainha terminó cuarto en la general, gran resultado para su debut.

“Estaba feliz y orgulloso en Milán, donde se me unió mi familia, sintiendo que este Giro de tres semanas me había ayudado a mejorar mucho mentalmente y a ser mucho más fuerte. También me sentí privilegiado de haber disfrutado de esta increíble aventura junto a un equipo sobresaliente, un gran grupo de muchachos que trabajaron para mí y contribuyeron a mis inolvidables 15 días consecutivos en la maglia rosa”.