Mestalla, dime quién soy

https://as00.epimg.net/futbol/imagenes/2020/12/21/primera/1608579881_969682_1608579964_miniatura_normal.jpg

Julia Navarro relató en Dime quién Soy, novela llevada ahora a la televisión, la historia de Amelia Garayoa, una mujer que olvida quién era. Valencia y Sevilla saben perfectamente cuál es su lugar en esta Liga, pero se olvidan con frecuencia de cómo llegar a ello en los partidos. La irregularidad, cada cual en su batalla, acompaña el andar de Valencia y Sevilla en esta temporada, de ahí que el duelo en Mestalla sirva para definirse si son fiables o dudosos (sigue el partido en directo en As.com).

Los de Gracia han sido capaces de ganarle a Real Sociedad, Real Madrid y vienen de merecerlo contra el Barcelona. Sin embargo, están a solo un punto del descenso (por algo será); los de Lopetegui fueron de los primeros de Europa en sacarse billete para los octavos de la Champions, pero traspiés como el del sábado ante el Real Valladolid les recordó sus defectos y les rodeó de nuevo de dudas.

Evidentemente los proyectos de Valencia y Sevilla son como el pelo de Zipi y Zape, uno moreno y otro rubio. El hispalense lo confecciona Monchi, que invirtió 68,5M€ en reforzar a un campeón europeo; el blanquinegro, Peter Lim, que no hizo ni un fichaje pese a que venía de ser el 9º en Liga y a pesar de que en verano hizo caja por más de 70M€ vendiendo a casi todo aquel por el que llegaron ofertas. A la larga Zipi está llamado a estar arriba y Zape, ya veremos. Pero bien dijo Jorge Valdano que el fútbol son estados de ánimo y el Valencia se dejó en Barcelona los malos rollos que traía de los partidos contra el Athletic y más aún el de Terrassa.

El reflejo de ese cambio de tendencia es Guedes. Fue contundente en la Copa (dos goles en la prórroga) e influyente en el Camp Nou. Su juego, además, tiene un color especial contra equipos sevillanos (dos goles y una asistencia ante el Sevilla; tres goles y tres asistencias al Betis). Guedes, así, tiene que demostrar hoy si su mejoría es flor de un día o el inicio de su resurgir. Los que no admiten dudas son Gayà, Soler y Maxi, pilares a las duras y a las maduras de Gracia.

La cara opuesta es Ocampos, que no está siendo lo desequilibrante que fue antaño. Lleva tres goles y todos de penalti. El Sevilla añora su pegada para cerrar partidos en los que cobra ventaja, esos que tan bien dormía Banega. Lopetegui recupera a Munir (tres goles) y el Sevilla suma cinco victorias seguidas lejos del Sánchez Pizjuán.

El once de Gracia, pendiente de Uros Racic

“Está indispuesto, pero no descartado”. Así se refirió Gracia a Uros Racic, que arrastra molestias desde el sábado y que no se ejercitó ayer con el equipo. El navarro está pendiente de la evolución del serbio, cuya presencia o no en el once altera significativamente sus planes. Si Racic no está en condiciones de actuar, Gracia modificará su once, reubicando a Daniel Wass en el centro del campo junto a Soler y a Thierry Correia en el lateral.