La defensa del Barça ahoga al Joventut en el Palau Blaugrana

https://as00.epimg.net/baloncesto/imagenes/2020/12/20/acb/1608494861_956519_1608495000_miniatura_normal.jpg

La diferencia de plantilla entre el Barça y el Joventut se ha puesto en evidencia hoy en el Palau con una cómoda victoria azulgrana por 88-74 en la que los jugadores del banquillo de Jasikevicius aportaron 52 puntos por los 27 del de Durán.

El intenso ritmo marcado por Adam Hanga (18 puntos y 4 asistencias) y Nick Calathes (10 y 7) no pudo ser contrarrestado por Ferran Bassas ni Nenad Dimitrijevic. Pau Ribas se diluyó en la segunda mitad y Ante Tomic no estuvo cómodo en la pintura. Si a eso se le suma que se desaprovecharon 17 rebotes ofensivos y se perdieron 15 balones, el resultado final no extrañó a nadie.

Thomas Heurtel quedó fuera de la convocatoria para un encuentro por primera vez en la temporada y todo apunta, ahora sí, que los días del base francés en el Barça están contados. Dicho esto, el otro problema era hoy la baja de Brandon Davies con problemas musculares en el gemelo derecho, que el técnico azulgrana cubrió en defensa con Pustovyi, que también estuvo bien en ataque, Smits, Oriola y Sergi Martínez.

Homenaje a Pau Ribas y Ante Tomic antes del inicio del encuentro, que recibieron una camiseta azulgrana cada uno de manos del capitán barcelonista Pierre Oriola, quien ha relevado a Tomic en esta función en el Barça.

El Barça bloqueó el ataque de los badaloneses con una avanzada y agresiva defensa y el 13-12 al final del primer cuarto fue el reflejo de lo visto en la pista. Con Hanga en la pista como base el Barça se fue arriba (20-14 m. 13) y la Penya reaccionó bien (22-20, m.15).

El Joventut entraba en ‘bonus’ y Oriola, Hanga y Sergi Martínez llevaban a un parcial de 8-0 que rompía el partido (30-20, m.17). Los badaloneses empezaban a perder balones (8 en este cuarto) y no aprovechaban su dominio en el rebote ofensivo para irse abajo de 13 (35-22, m.18).

Tras ir al descanso con 39-29, dos puntos de Pustovyi y un triple de Calathes colocaban un claro 44-29 (m.22). López-Arostegi se cargaba a su equipo a la espalda (52-42, m.34) después de que Hanga relevase a Calathes y se convirtiera en el hombre más efectivo de su equipo y fue una pesadilla para la defensa visitante (65-48, m.28) y lo llevó a su máxima ventaja hasta entonces.

El Joventut había caído en la trampa de jugar rápido y en este cuarto encajaba 33 puntos, aunque había anotado 27, pero la brecha estaba abierta (72-56). Con Tomic bien marcado y Ribas, Bassas y Brodziansky neutralizados y Dawson lejos de su mejor forma, la superioridad barcelonista era ya muy clara.

El Joventut se había quedado sin gasolina y el Barça, con rápidas transiciones, superaba ya los 20 puntos de ventaja tras una canasta de Bolmaro y dos tiros libres de Smits (82-59, m.35) y de poco le servían los 16 rebotes ofensivos que ya habían capturado los hombres de Carles Durán.

Brodziansky lograba sus dos primeros puntos de tiro libre (82-61, m.36), Tomic, Ribas y Bassas ya estaban en el banco y por el Barça entraba Ibou Badji, el joven pívot senegalés de 18 años y 2.15 metros que debutaba en la Liga Endesa. De ahí al final el Joventut, por medio de Dimitrijevic (8 puntos seguidos), recortó hasta el 88-74 final.