Sancho reduce las expectativas

Jadon Sancho apareció en Dortmund como el próximo gran ‘playmaker’ del fútbol mundial. Un creador de juego no en el sentido del mediocentro director y armador, más como un atacante. Un cazador capaz de abatir por si mismo o facilitar presas a los demás.

El inglés cayó de pie y, después de un breve periodo de adaptación en la 17-18, cuajó dos campañas impresionantes alcanzando el doble-doble: al menos, diez goles y diez asistencias. En su primera campaña completa cuajó un notable 12-14 y en la pasada cerró con un 17-16, rozando las dos decenas en ambas cifras.

Unos datos que tentaron al londinense con volver a Inglaterra y, más concretamente, a Old Trafford. Los mancunianos estaban dispuestos a llegar a una oferta récord por él pero, todo se detuvo.

Ahora, las dudas crecen. El rendimiento del inglés atraviesa un valle del que parece no salir cuando casi alcanzamos el ecuador de la temporada. De momento, apenas suma tres goles y seis asistencias en 17 partidos entre todas las competiciones y siendo titular de manera bastante regular. El dato que más duele es en Liga donde aún no ha conseguido marcar un solo tanto.

La estadística avanzada, evidentemente, también se resiente. Si su promedio de gol y asistencia cada 90 minutos en la Bundesliga era de 1,30 la campaña pasada, la mejor de su carrera, este ha caído hasta el 0,30, un desplome de más del 70% en conseguir perforar él o sus compañeros la portería rival.

El londinense, cuyo futuro estará en el aire un verano más, rebaja las expectativas dado el rendimiento y, además, no le duelen prendas en reconocer que algo falla. “Creo que todos los jugadores tienen un bajón en su carrera y yo estoy pasando por eso ahora mismo”, aseguraba hace menos de un mes en el, eso si, que ha seguido a cero en la Liga (cinco partidos casi completos y solo una asistencia ante el Eintracht). Valorado aún en 120 millones, el United le mantiene entre sus objetivos. De momento. 

Una sociedad que no cuaja

El bajón de rendimiento de Jadon Sancho contrasta con el buen momento que vivía Erling Haaland hasta su lesión, que le tendrá fuera hasta 2021. De su conexión se esperaban grandes tardes de gloria para el Dortmund pero, esta campaña, Sancho solo le ha servido tres tantos de los 17 que el de Leeds ha metido en total.

En la jornada 1, el inglés le dio el segundo tanto de su cuenta particular. En la quinta, le sirvió para matar el derbi ante el Schalke y desde ahí, hasta el último partido que disputaron juntos meses después en la Champions ante el Brujas. Ante la ausencia del noruego y el mal momento del equipo, Jadon debe volver a ser líder. 

España hará pruebas PCR a los que lleguen de Reino Unido pero aún no cancela los vuelos

España ha pedido a la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, y al presidente del Consejo, Charles Michel, “una respuesta comunitaria coordinada” tras conocer el anuncio de varios países de suspender sus vuelos con el Reino Unido por la aparición de una nueva cepa de coronavirus en este país que tiene una mayor capacidad de transmisión y, por tanto, contagia más rápido. En este sentido, el Gobierno español ha señalado que espera la “respuesta rápida” de las instituciones europeas, pero ha adelantado que, si no la hubiera, “actuará en defensa de los intereses y derechos de los ciudadanos españoles”, cerrando también las fronteras con el país británico.

Por el momento, y a la espera de la reunión de expertos del mecanismo de la UE de Respuesta Política Integrada a las Crisis (RPIC), que se celebrará este lunes, el Ejecutivo ha anunciado que ante la aparición de una nueva cepa de coronavirus en Reino Unido reforzará en aeropuertos y puertos el control de verificación de pruebas PCR a las personas que procedan del país.

Europa ya ha actuado

Reino Unido ha vuelto a confinar Londres y el sureste de Inglaterra a partir de este domingo para intentar atajar el aumento de contagios atribuido a la nueva cepa del coronavirus que, según reconoció el Gobierno británico, está fuera de control, ya que acelera un 70% la transmisión del virus. Tras esta revelación, numerosos países europeos tomaron cartas en el asunto. Países Bajos, Italia y Bélgica cerraron las comunicaciones con Reino Unido, mientras que Alemania estudia hacerlo.

En Países Bajos, el Ejecutivo ha prohibido el tráfico aéreo de pasajeros con el Reino Unido de forma inmediata y durante al menos 10 días. Esta decisión llega después de que el Instituto de Salud Pública del país solicitara a Sanidad el control de los movimientos de pasajeros con la nación británica “tanto como sea posible” para limitar “la introducción de esta cepa de virus” en territorio neerlandés.

Bélgica también suspenderá las llegadas de aviones y trenes procedentes del Reino Unido desde la próxima medianoche, según declaró a AFP un responsable gubernamental. El primer ministro belga, Alexander De Croo, ha precisado en la cadena VRT que la suspensión durará un mínimo de 24 horas.

Italia ha tomado la misma decisión, según ha confirmado el ministro de Exteriores italiano, Luigi Di Maio. La decisión ha sido ya comunicada a las autoridades de Londres, explicó en las redes sociales el jefe de la diplomacia italiana: “Como Gobierno tenemos el deber de proteger a los italianos y por esa razón, tras haber avisado al Gobierno inglés, estamos a punto de firmar una medida con el ministro de Sanidad para suspender los vuelos con Gran Bretaña”. “Nuestra prioridad es proteger Italia y a nuestros connacionales”, concluyó.

Alemania, por su parte, estudia “seriamente” unirse a la suspensión de los vuelos con Gran Bretaña, y también con Sudáfrica, donde circula otra nueva y peligrosa cepa de coronavirus. “Restringir el tráfico aéreo procedente del Reino Unido y Sudáfrica es una opción seria” que el gobierno está estudiando, ha indicado una fuente cercana al Ministerio de Salud.

Goretzka explota por su ideología: “Vergüenza para Alemania”

El jugador internacional por la selección alemana y centrocampista del Bayern de Múnich, Leon Goretzka, ha criticado en el diario Welt am Sonntag al partido Alternativa para Alemania (AfD). “La crisis del coronavirus ha dejado muy claro qué tipo de partido son. Es una vergüenza para Alemania”, añadió Goretzka.

Los ataques entre el centrocampista de 25 años y los simpatizantes del partido extremista alemán han sido constantes desde que el futbolista mostrase públicamente su ideología política. “En su momento, critiqué a AfD porque eran evidentes sus contradicciones. Es un partido apoyado por gente que niega el coronavirus y que relativiza el Holocausto”, ha señalado el internacional alemán.

Ante los buenos resultados obtenidos por el partido, que se autocalifica como “la alternativa”, Goretzka ha tomado la palabra y ha asegurado que tratará de convencer a sus compañeros de profesión para que se manifiesten públicamente contra ellos. “Vivimos en una democracia que nada ni nadie puede romper”, ha indicado.

El ganador del triplete en 2019 ha rememorado una frase de Fritz Walter, uno de los futbolistas más importantes de la historia de Alemania y trascendental en la consecución de su primera Copa del Mundo en 1954. Walter aseguraba que los futbolistas eran “ministros de Relaciones Exteriores en pantalones cortos”, y es eso precisamente lo que Goretzka pretende conseguir. “Debemos aprovechar la atención que suscitamos para dar a conocer estos temas y luchar públicamente contra ellos”, ha sentenciado.

Memoria para no repetir el pasado

Goretzka siempre se ha mostrado muy vinculado a la historia más reciente de su país. En este sentido, recientemente se reunió con la superviviente del Holocausto, Margot Friedländer, de 99 años de edad. En su encuentro, Friedländer le contó cómo fue su vida estando arrestada en el campo de concentración de Theresienstadt.

“Hablar con una superviviente del Holocausto fue una experiencia que me dejó helado. Incluso trajo consigo la Estrella de David. Me dijo que depende de nuestra generación que lo que ocurrió entonces no vuelva a suceder nunca más y por eso lucha ella todos los días”, explicó Goretzka.

Por último, para tratar de concienciar a la población alemana y mundial sobre la historia del país y del continente europeo, opinó que debería ser obligatoria la visita a algún campo de concentración. El futbolista, durante su gira de pretemporada en Los Ángeles, visitó el Museo del Holocausto y, en los meses de primavera, asistió al campo de concentración de Dachau. “No soy un político, soy un ciudadano normal al que le importa el mundo que le rodea”, concluyó.