Costalazo del Madrid

La ocasión era buena para dar un pasito al frente en la clasificación y acercarse al líder, el CSKA, pero entre que el día era raro (en lunes no se juega la Copa de Europa) y que en esta competición no se pueden hacer planes, todo salió al revés. Toca mirar por el retrovisor y agarrarse, que vienen curvas con una plantilla que, pese al descanso de la semana pasada por los aplazamientos, acusa una fatiga que se ha acrecentado por las bajas. Ni el fichaje de Tyus, que dejó el duelo tocado en un tobillo, permite al imprescindible Tavares darse un respiro.

El costalazo por la derrota, además, fue literal en el caso de Rudy, que cayó a plomo de espaldas tras una falta de Lazic (en la revisión le señalaron antideportiva) cuando restaba solo 1:01, en plena remontada. El mallorquín era de los destacados ejerciendo de falso ala-pívot para traer velocidad de movimientos y manos rápidas en defensa. Con tres operaciones de espaldas a cuestas, dejó la pista totalmente encorvado y ayudado por el médico y los fisios. Preocupante. Los nervios ganaban la batalla a Llull, que era baja pero empujaba a su manera en los aledaños del banquillo con gorra y mascarilla. La épica dejó plantado al Madrid y ni Carroll con un último lanzamiento pudo cambiarlo.

Llevaba el Estrella Roja diez meses queriendo jugar en el WiZink Center y no había podido por los elementos. En marzo fue el positivo de Thompkins, que paralizó la Euroliga, y la semana pasada la borrasca Filomena abortó su viaje. A la tercera, y vía Valencia, llegó la vencida. El equipo serbio de corto en el Palacio y frente al Real. Se le vio con ganas, motivado.

El rebote de ataque y la inspiración de Corey Walden, que no paraba de enchufarlas en un solo de guitarra (16 puntos al descanso en 13:39 y 45 su equipo con solo 4 asistencias), catapultaban de inicio a los de Radonjic, que aguantaron un par de arreones locales con su tiro como baza: 6 de 12 de tres entonces y 9 de 20 al final. En realidad, en el Madrid jugaba el base (Laprovittola, 8 tantos y 5 asistencia para 15 de valoración en los mismos 13 minutos que Walden) y el pívot (Tavares). El resto transmitía poco: una entradita de Causeur, un triple de Rudy, una buena defensa de Thompkins a O’Bryant… Insuficiente. Sin ritmo, un caminar plano: 40-45.

Quedaba por comprobar si en el tercer cuarto veríamos un acelerón. No llegó. El dúo Laprovittola-Tavares no fue un factor en ese tramo, con despistes en ambos lados del campo mientras el Estrella Roja abría la pista y acumulaba algunos buenos tiros. A falta de una décima del tercer periodo, la secuencia falta de Taylor más técnica daba otro empujón a los de Belgrado: 58-66. Y 3:20 después, tras un robo y un contragolpe sin oposición, 58-70.

El quinteto de la reacción

Laso había probado con Abalde al timón y Garuba de catalizador energético, y sin Tavares. No engranaron ni una marcha, así que el técnico recurrió a los clásicos tras tocar fondo: Lapro y Tavares dentro con Rudy de falso interior y Carroll y Taylor en las alas. Más que heroísmo, vimos oficio, el de unos jugadores que saben moverse en el alambre, y también demasiados errores para poder culminar la remontada.

No hubo racha mágica ni nadie bendecido por la inspiración; pero avanzaban los segundos y el Madrid seguía vivo: 69-74 a falta de 3:30. Y 73-76 ya en el último minuto. Lapro (10 asistencias) elevaba la tensión con dos libres (77-78) después de un gran dos contra uno de él y Tavares a Quino Colom para recuperar la pelota. El internacional español marraba luego un intento desde la personal: 77-79 y 6 segundos.

El Madrid iba a disponer de una última oportunidad poniendo el balón en juego desde campo de ataque. Causeur corta y amaga la recepción y el que recibe al poste bajo es Thompkins, que saca un pase de proximidad a Carroll, obligado a lanzar muy rápido y muy forzado. Agua. Tras los fogonazos de Walden, se impuso la labor de hormiguita de piezas como Dobric, Lazic, Reath y un Kuzmic que le aguantó el pulso a Tavares. El Estrella Roja se saca la espina de Madrid.

Los equipos españoles, los más valorados de toda Europa

Tras un inicio muy complicado, la Euroliga sigue quemando jornadas. Restan 14 para el final de la fase regular más los partidos aplazados, uno de ellos, el Real Madrid-Estrella Roja, se juega hoy lunes (19:00 horas, Dazn). Debía haberse disputado el miércoles pasado, pero el temporal Filomena lo impidió. El equipo serbio por fin está en Madrid, aunque vía Valencia, donde perdió el viernes (91-71).

Llega con novedades respecto a la primera vuelta, cuando el Real le batió por 67-73. Dejan Radonjic ha sustituido en el banquillo a Sasa Obradovic y el cañonero Jordan Loyd, segundo máximo anotador de la competición con 18,7 puntos, es baja. Para echar una mano han incorporado al español Quino Colom (9,8 de media en cuatro encuentros). Ahora, el poderoso ala-pívot Johnny O’Bryant (12,8 y 5,3 rebotes) y el base Corey Walden (10,7) son los referentes. Laso, por su parte, tendrá de nuevo la ausencia de Llull (molestias en una rodilla).

El Barça y el Madrid pelean por el liderato con el CSKA, y el Valencia y el Baskonia lo hacen por acabar también del octavo puesto en adelante. A estas alturas, los cuatro españoles aparecen entre los cinco más valorados de la Euroliga. El Madrid es primero con una media de 96,2 créditos y aventaja a CSKA (93,9), Valencia (93,8), Baskonia (93,5) y Barça (92,8). Una estadística en la que prima el juego de ataque.

¿Y en la Eurocup? Algo parecido: manda el Virtus Bolonia de Teodosic (103,9) y luego el Joventut es segundo (103,7); el Gran Canaria, cuarto (97,4) y el Unicaja, quinto (96).

¿Y en la Champions FIBA? El líder… el Iberostar Tenerife (112,4) y el segundo, el San Pablo Burgos (111,6). Lo dicho, los clubes españoles son los más valorados de Europa.

Laso: “El Estrella Roja ha cambiado en los últimos días”

Pablo Laso, entrenador del Real Madrid, volvió a hablar del Estrella Roja, después de que el partido fuese suspendido por la nieve el pasado miércoles y de que se vaya a disputar este próximo lunes, afirmando que “es un equipo que ha cambiado en los últimos quince días

Tenemos que recolocar las situaciones que habíamos hablado la semana pasada del Estrella Roja. Ellos han tenido también un partido por medio contra el Valencia y vigilar lo que hayan metido nuevo. Hay que intentar volver a meter al equipo en ese prepartido que hicimos contra el Estrella Roja y afrontarlo con el máximo de garantías“, dijo Laso en declaraciones a la web del club.

El Estrella Roja es un equipo que ha cambiado en los últimos quince días con el nuevo entrenador (Dejan Radoncic) y la llegada de Quino Colom, la baja de Lloyd, que es un jugador muy diferente. Están compitiendo muy bien y viendo el partido de Valencia compitieron bien durante muchos minutos“, añadió.

En cuanto al análisis del rival, el técnico afirmó que “tiene pívots bastante versátiles. Normalmente empieza Kuzmic, al que tuvimos aquí y es muy dominante en el interior. A partir de ahí, rota con jugadores que se pueden abrir como Bryant e incluso pueden jugar con cuatro pequeños con Davidovac“.

Tiene mucho juego exterior y al falso cuatro. Pueden también jugar bloqueo y continuación con Colom y Walden. Y luego el crecimiento de jugadores serbios de la casa como Lazic o Dobric“, finalizó Pablo Laso.

El Madrid-Estrella Roja se jugará finalmente este lunes 18

La Euroliga ha anunciado que el duelo aplazado entre Real Madrid y Estrella Roja, correspondiente a la jornada 19 de la Euroliga, se disputará el próximo lunes 18 a las 19:00 horas en el WiZink Center.

El partido debía haberse disputado este miércoles, pero se suspendió por la imposibilidad de volar del Estrella Roja debido a los problemas en el Aeropuerto de Barajas por el temporal de nieve.

El Real Madrid, que se mide este viernes en Múnich con el Bayern (20:30, Dazn), no tendrá problemas para jugar el próximo debido a la suspensión de su encuentro liguero ante el Monbus Obradoiro por el brote de coronavirus en el club gallego.

Partidos aplazados

El equipo blanco ha visto aplazarse dos de sus tres partidos de esta semana, además del duelo contra el UCAM Murcia del domingo pasado debido al coronavirus. Un problema, el de la enfermedad que provocó la suspensión del encuentro contra el Monbus Obradoiro de este fin de semana.

En lo que va de temporada, el Real se ha visto afectado por el aplazamiento de seis partidos. A los tres citados, hay que añadir la visita al Gran Canaria (que obligó a su vez a retrasar el duelo de la primera vuelta con el Obradoiro) y los choques en Bilbao y Andorra, este último previsto inicialmente para el 15 de noviembre y que no se celebró hasta el 4 de enero.

El Obradoiro-Madrid, aplazado

Este miércoles, en apenas dos horas, el Real Madrid se ha quedado sin dos de sus tres partidos previstos para esta semana. Pasadas las dos de la tarde, los blancos conocían el aplazamiento de su duelo de la Euroliga con el Estrella Roja, previsto para hoy a las 21:00 horas. El motivo, que el avión en el que debía viajar el equipo serbio no ha despegado de Belgrado porque no tenía permiso para aterrizar en el aeropuerto de Barajas por los efectos del temporal Filomena. Y, poco después, a las cuatro y media la ACB comunicaba oficialmente el aplazamiento de su encuentro de la jornada 20 que debía disputar este domingo en la cancha del Monbus Obradoiro, debido al brote de coronavirus que afecta al equipo gallego.

El comunicado dice lo siguiente: “El encuentro entre Monbus Obradoiro y Real Madrid, correspondiente a la Jornada 20 de la Liga Endesa y previsto para este próximo domingo 17 de enero (17:00), ha sido aplazado por cuestiones sanitarias derivadas del brote de COVID-19 que continúa afectando al equipo local. La ACB comunicará próximamente la nueva fecha para la disputa del encuentro”.

Las circunstancias han hecho que los blancos se hayan quedado sin dos de los tres partidos previstos para esta semana (si no hay más contratiempos, sí juega este viernes en la pista del Bayern de Múnich a las 20:30 horas). Ahora deberá esperar a una nueva fecha para disputar los dos encuentros aplazados. El Estrella Roja tiene que viajar igualmente a España en las próximas horas para medirse el viernes al Valencia, pero no parece posible que su duelo ante el Madrid se pueda jugar este fin de semana, aunque una de las opciones sería al principio de la próxima, en concreto, el lunes día 18.

Oficial: suspendido el Real Madrid-Estrella Roja de esta noche

Los estragos de Filomena se siguen notando en Madrid. Sus habitantes aún tienen problemas para desarrollar una vida normal debido a las bajas temperaturas de las últimas horas que están transformando la nieve caída el fin de semana en placas de hielo por toda la ciudad. El aeropuerto de Barajas, que consiguió abrir tras el temporal, va recuperando su actividad poco a poco, con muchas menos salidas y llegadas de lo habitual y con vuelos retrasados durante horas e incluso días por culpa de las placas de hielo que hay en algunas pistas.

Esta situación va a impedir que se dispute el partido del Real Madrid de esta noche, que estaba programado para las 21:00. En semana de jornada doble de Euroliga, los blancos recibían en el WiZink Center al Estrella Roja, pero el equipo serbio no ha podido llegar a Madrid. De hecho, ni siquiera ha despegado en Belgrado, ya que no tenía permiso para aterrizar en Barajas. La noticia la ha adelantado el periodista Carlos Sánchez Blas en Onda Madrid y ahora queda esperar a que la Euroliga ponga una nueva fecha para la disputa del partido. La competición ha anunciado en un comunicado que estudiará “con ambos equipos las posibles opciones para jugar el partido teniendo en cuenta las fechas libres y la viabilidad de producción de las televisiones con derechos de emisión”.

El próximo encuentro del Real Madrid es el viernes en Israel ante el Maccabi de Tel Aviv. Lo lógico es que vuelen mañana jueves, aunque dependiendo de la disponibilidad que haya en Barajas podrían tener que retrasarlo hasta el viernes. Actualmente hay dos terminales abiertas de las cuatro que tiene el aeropuerto madrileño: la T1 y la T4, además de su terminal satélite, la T4S.

Carroll aguanta el tirón

La dieta, la preparación física y los avances en medicina han permitido que los deportistas alarguen sus carreras. Ahora es habitual ver a jugadores por encima de los 35 años rendir a buen nivel. En la Euroliga hay 14 nacidos entre 1980 y 1985, alrededor del 5% del total, y algunos siguen teniendo gran peso en sus equipos. Apunten ahí el nombre de Jaycee Carroll, que el próximo 16 de abril cumplirá 38 años. Durante todo el curso pasado deshojó la margarita de la retirada, con su mujer y sus cuatro hijos ya instalados en la mansión que se ha construido en Wellsville (Utah), pero decidió seguir en activo otro año.

El escolta del Madrid encadena diez campañas en la competición y suma 256 partidos. El mejor tirador de la última década, y el extranjero con más encuentros en la historia del club blanco (664), firma este curso 9,9 puntos en 15:17 en pista en 13 duelos disputados (de 18 posibles). Exhibe un 43% en triples y un fabuloso 77% en tiros de dos, sus mejores números desde su segunda temporada en el Real, la 2012-13 en la que terminó con 11,9 tantos (en la primera hizo 14,2).

A partir de la tercera, coincidiendo con su lesión más importante (tenía afectado un cartílago de la rodilla derecha), nunca promedió más de 17 minutos. Su actual media encestadora está por encima de la de su carrera (9,5) y solo el alero croata Krunoslav Simon, dos años más joven, le supera entre los que ya han cumplido 35. El del Efes, ahora lesionado en una mano, lleva 12,3 puntos, cifra que no alcanzó nunca antes con el club turco en la Euroliga, aunque tampoco con el Armani, ni con el Lokomotiv, ni con el Unicaja.

El más veterano es Felipe Reyes, a dos meses de su 41 cumpleaños y que solo acumula dos minutos y medio desde octubre. Por ahí andan los griegos Spanoulis y Printezis, una pareja de leyenda y que también aguantan el tipo, y los españoles San Emeterio y Rudy. El Madrid es el único con tres jugadores en plantilla nacidos en la primera mitad de la década de los 80.

El secreto de Carroll, además del talento y de cómo cuida un físico privilegiado, que le llevó a disputar 149 encuentros consecutivos entre abril de 2014 y enero de 2019, es que ha sabido pulir recursos. En ataque, por ejemplo, ha mejorado en la treintena el bote y la penetración, ampliando así su amenaza y elevando su producción a más de dos canastas dentro de la línea de 6,75 por jornada en la presente campaña. Y en el triple ha pulido aún más sus clásicas fintas de lanzamiento sin perder su velocidad para salir de los bloqueos y recibir girándose. Y todavía conserva su elevada suspensión para lanzar.

En dos de los tres últimos partidos del Madrid acabó como máximo anotador del equipo y el pasado viernes casi lidera una remontada imposible frente al Armani con 18 tantos en 7 minutos. Una explosión ofensiva al alcance de muy pocos, y con 37 años, de ninguno. El club también ha sabido manejar sus necesidades familiares y, a finales de noviembre, aunque no se anunció, se le permitió que se marchara a Estados Unidos unos días coincidiendo con un esguince de tobillo que se hizo en cancha del CSKA. Pese a darse por hecha su retirada en 2021, Carroll aún tiene dinamita.

Quino Colom visita a un Madrid todavía sin Llull (21:00, Dazn)

Después del ostracismo en Valencia, Quino Colom (32 años) trata de recuperar su mejor juego en el extranjero, como siempre (Rusia, Turquía y, ahora, Serbia). El base, pieza clave en las Ventanas con la Selección, visita al Madrid (21:00, Dazn) con el Estrella Roja, donde en tres partidos promedia 9,3 puntos y lleva 5 de 7 de tres. Jordan Loyd y Marko Simonovic son bajas. En el Madrid, Llull (molestias en una rodilla) seguirá ausente por precaución y Rudy puede reaparecer. Segundo encuentro para Alex Tyus.

Pablo Laso: “La semana va a ser exigente seguro”

El entrenador del Real Madrid, Pablo Laso, señaló antes de medirse este miércoles al Estrella Roja serbio, el primero de una racha de tres partidos en cinco días, que la semana “va a ser exigente seguro“, con las visitas al Bayern Múnich y al Obradoiro a continuación.

La semana va a ser exigente seguro, con Estrella Roja, Bayern Múnich y Obradoiro, aunque este último partido tenemos que esperar por los casos de COVID-19 que pueden tener ellos. Dentro de nuestro calendario, hay que aceptar que vamos a jugar cada poco tiempo contra grandes rivales. Espero que mis jugadores estén lo más sanos posibles y preparados para dar la mejor versión“, dijo Laso.

El técnico madridista calificó al Estrella Roja como “un rival complicadoaunque su balance en la Euroliga es el inverso, con 6 victorias y 12 derrotas, frente a los 12 triunfos de los madrileños. En concreto, Laso alertó del nuevo impulso que ha dado al equipo de Belgrado su nuevo entrenador, Dejan Radonjic.

El cambio de entrenador le hace cambiar cosas, obviamente, pero siempre es un equipo muy competitivo y debemos ser capaces de dar nuestra mejor versión“, dijo Laso, que añadió que tendrán que hacer “un partido serio defensiva y ofensivamente” y “estar pendientes de los tiradores” del rival.