Valverde está en todas

Diez partidos (ocho de Liga y dos de Champions) con Valverde y diez más. El arranque de temporada ha situado al uruguayo como uno de los imprescindibles en el once titular de Carlo Ancelotti. Courtois, Benzema y Militao han sido los únicos compañeros que han compartido con Valverde el honor estar en las diez alineaciones del entrenador madridista. Fede, de 23 años, apenas se ha perdido 22 minutos, sustituido en los últimos minutos contra Alavés, Levante y Valencia.

Escudo/Bandera Real Madrid

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 4 de octubre de 2021

El fichaje de Camavinga y la reubicación de Asensio (dos factores a los que se unirá el regreso de Ceballos cuando se recupere de su lesión) han aumentado la competencia en el centro del campo. Pero esos dos obstáculos no han impedido a Valverde convencer a Ancelotti, quien cuando, contra el Villarreal, no encontró hueco para él en la medular lo colocó en el lateral derecho.

Con su alto volumen de minutos, el 15 blanco es líder de su equipo (considerando los partidos de Liga y Champions) en pases dados en campo contrario (379); segundo en pases finalizados en el último tercio del campo (238, tras los 251 de Benzema) y regates completados (13, frente a los 31 de Vinicius); y tercero en pases interceptados (14, por detrás de los 17 de Militao y los 16 de Nacho).

Estadísticas avanzadas de Fede Valverde.

Estadísticas avanzadas de Fede Valverde.
BeSoccer Pro

También es líder en minutos jugados. En el Madrid le superan Courtois y Militao, que lo han jugado todo, y Benzema, que sólo se ha perdido 12 minutos. Pero a su participación con el Madrid, Valverde suma otros tres encuentros en los que intervino con su selección en el parón de septiembre. 262 minutos, que añadidos a los 878 con el equipo blanco, acumulan 1.140 minutos. Jugó completos los partidos contra Bolivia (marcó un gol) y Ecuador y Óscar Tabárez sólo prescindió de él en los últimos ocho minutos del primer partido, contra Perú.

Escudo/Bandera Uruguay

Clasificación Mundial Sudamérica

*Datos actualizados a fecha 4 de octubre de 2021

Valverde también es indiscutible para el seleccionador de la Celeste. En los últimos dos años y medio sólo se ha perdido dos encuentros, ambos por lesión. Y volverá a ser importante en este parón internacional, en el que Uruguay afronta un triple compromiso de enjundia: contra Colombia, su verdugo en los cuartos de la última Copa América, Argentina y Brasil. Este último, un duelo fratricida entre madridistas ante Casemiro, Vinicius y Militao.

El Real Madrid pierde a 12 jugadores en este parón FIFA

Carlo Ancelotti pierde a 12 jugadores durante este parón de selecciones. Los más perjudicados son los cuatro jugadores sudamericanos (los brasileños Casemiro, Militao y Vinicius y el uruguayo Valverde) que tienen que cruzar el Océano Atlántico para participar con sus respectivas selecciones en encuentros valederos para el Mundial de Catar-2022, y que no llegarán hasta dentro de dos semanas. Los otros seis jugadores que acuden con sus selecciones absolutas son Courtois y Hazard (Bélgica), Benzema (Francia), Alaba (Austria), Jovic (Serbia) y Modric (Croacia), Por su parte, Miguel Gutiérrez y Camavinga han sido citados por las selecciones Sub-21 de España y Francia, respectivamente, para afrontar encuentros clasificatorios de la Eurocopa-2023. La otra noticia es la no llamada de Luis Enrique a ningún jugador español del conjunto blanco, algo que lleva haciendo desde la pasada Eurocopa.

Courtois, Hazard y Benzema se verán las caras el jueves en partido de semifinales de la Liga de las Naciones. El encuentro se jugará en el Allianz Stadium turinés el jueves 7 (20:45 horas). El ganador jugará la final contra el vencedor de la otra semifinal (Italia-España, que se juega un día antes el miércoles 6 a la misma hora, 20:45 horas), y el derrotado luchará por el tercer y cuarto puesto. Ambos encuentros se jugarán el domingo 10.

Luka Modric, que no acudió a la anterior cita de selecciones al tener un problema muscular, disputará dos partidos clasificatorios con Croacia para el Mundial de Catar de 2022. La selección balcánica se medirá en primer lugar a Chipre en el AEK Arena de Larnaca (viernes, 8 de octubre a las 20:45 horas), para tres días después, enfrentarse a Eslovaquia en el Osijek (lunes, 11 de octubre a las 20:45 horas).

El austriaco David Alaba también afronta encuentros valederos para el Mundial del próximo año. La selección austriaca jugará en las Islas Feroe este próximo sábado 9 de octubre (20:45 horas), para luego viajar a Dinamarca, donde se enfrentará a la selección danesa el martes 12 de octubre a las 20:45 en Copenhague.

Luka Jovic, convocado por la selección serbia, también jugará el sábado. En su caso lo hará ante la selección de Luxemburgo (20:45 horas), para cuatro días después recibir a Azerbaiyán en Belgrado (martes, 12 de octubre, 20:45 horas).

Los tres jugadores brasileños convocados por Tite (Casemiro, Militao y Vinicius), jugarán tres encuentros clasificatorios para el Mundial de Catar. Los pentacampeones del mundo empezarán este parón de selecciones el viernes 8 de octubre en Venezuela (01:30 horas), volarán a Colombia, donde jugarán el domingo 10 de octubre a las 23:00 horas, para acabar el viernes 15 recibiendo a Uruguay (02:30) en Manaos. Precisamente en ese encuentro se medirán a otro de los madridistas convocados por sus selecciones, en este caso, el uruguayo Fede Valverde que, además, se medirá a Colombia el viernes 8 de octubre (01:00 horas) en Montevideo, y viajará a Argentina, para medirse a la Albiceleste el lunes 11 de octubre a las 01:30 de la mañana.

Además, Miguel Gutiérrez y Eduardo Camavinga han sido convocados por las selecciones Sub-21 de España y de Francia, respectivamente. El primero ha sido citado por Luis de la Fuente para medirse a Eslovaquia e Irlanda del Norte los días 8 y 12 de octubre en partidos velederos para la Eurocopa de la categoría de 2023. Ambos encuentros se jugarán en el estadio de La Cartuja en Sevilla. Por su parte, Camavinga, que sufrió un fuerte golpe ante el Espanyol y será examinado a su llegada a Clairefontaine, ha sido llamado por Les Bleuets para los encuentros ante Ucrania (se juegan el liderato del grupo) el viernes 8 a partir de las 18:30 horas en Brest, para el martes 12 jugar ante Serbia en Belgrado (18:30 horas).

Ancelotti ya tiene el tridente

De un centro del campo de época a un abanico con enormes posibilidades para Carlo Ancelotti. La recuperación de Kroos, que jugó contra el Sheriff sus primeros minutos de la temporada tras recuperarse de una pubalgia, permite al entrenador alinear, junto a Casemiro y Modric, la tercera pieza del tridente que tantas alegrías ha dado al Madrid en el último lustro. Pero a diferencia de recientes campañas, cuando el centro del campo era la zona más corta de efectivos de la plantilla blanca y dejaba a Zidane con escasas alternativas para cubrir las ausencias de alguno de los miembros del tridente, Ancelotti dispone esta campaña de un buen fondo de armario para armar su ‘Sala de Máquinas’. Con la recuperación de Kroos, el fichaje de Camavinga, el próximo regreso de Ceballos y la reubicación de Asensio en la que trabaja el técnico, Carletto tiene la posibilidad de componer su centro del campo con hasta tres combinaciones de jugadores diferentes.

Escudo/Bandera Real Madrid

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 30 de septiembre de 2021

El preparador blanco puede optar por la experiencia y el oficio de Casemiro, Modric y Kroos, la juventud con talento de Camavinga, Valverde y Asensio, y una tercera vía con el canterano Antonio Blanco y Ceballos e Isco por delante. La decisión queda en manos del técnico de Reggiolo.

El centro del campo campeón

Tres jugadores que han marcado una época. El centro del campo de las tres Champions de Zidane (y otros nueve títulos juntos). Desde la 2015-16, Casemiro (29 años), Modric (36) y Kroos (31) han jugado juntos 156 partidos, en los que el Madrid ha logrado 97 victorias (62,2%), 32 empates y 27 derrotas. La lesión del alemán ha impedido que el trío haya coincidido ahora sobre el césped (Casemiro fue uno de los sacrificados en el cuádruple cambio en el que el italiano dio entrada a Modric y Kroos), pero sus otros dos compañeros sí han sido piezas importantes en los planes de Ancelotti.

Sobre el brasileño, el propio técnico ha reconocido lo difícil que es afrontar su ausencia ante la falta de un recambio específico en la plantilla. Solo le dio descanso contra el Mallorca. Salvo ese mismo partido y el del Sheriff, Modric también ha sido titular cuando ha estado sano (se perdió los duelos ante Levante y Betis por lesión). Y Kroos está llamado a ser titular en una temporada en la que su adiós a la selección alemana le descargará de minutos en los parones internacionales.

La alternativa joven

Un medio del campo que puede durar toda una década. Entre los tres tienen una media de edad de 22 años y, lo que es más importante, son los que mejor se adaptan al físico y rápido fútbol actual, ese que tanto ansía practicar Carletto. El más joven de los tres es Camavinga (18). El francés ha demostrado un descaro en sus primeros encuentros que ha enamorado a la parroquia blanca. Su presencia física es determinante, aunque está obligado a mejorar su técnica para convertirse en insustituible.

El que ya se ha vuelto un fijo es Fede Valverde (23). La polivalencia y fiabilidad del uruguayo han enamorado al entrenador, que lo ha usado como titular en los nueve partidos de esta temporada. Suma ya 788 minutos, aunque su punto negro es que todavía no ha visto puerta. Sí lo ha hecho Asensio, que resurgió con su hat-trick ante el Mallorca. Sacarlo de la banda para usarlo de interior le está permitiendo brillar y recuperar la confianza, aunque le queda camino por delante si quiere convencer de nuevo al madridismo de que puede ser uno de los referentes del equipo.

La tercera vía

Se trata de un trío que, a pesar de que nunca han jugado juntos, mezcla a la perfección experiencia y juventud. Isco (29 años), que ha revivido como futbolista bajo las órdenes de Ancelotti, comandaría el tridente. Suma 342 partidos con la camiseta blanca, en los más de ocho años que lleva en la capital (llegó en el verano de 2013 procedente del Málaga). Esta temporada ha jugado 166 minutos repartidos en seis encuentros, saliendo como titular en dos de ellos.

Junto a él, el sevillano Ceballos (25), que esta campaña tiene la difícil tarea de asentarse en el equipo blanco. Llegó del Betis en 2017 y desde entonces apenas ha disputado 56 partidos con el Madrid (2.861 minutos). Tras dos años de cesión en el Arsenal, el mediocampista ha regresado para quedarse, aunque su lesión de tobillo no le ha permitido empezar el curso con buen pie. Por último, aportando equilibrio, estaría Antonio Blanco (21). La gran cantidad de medios que hay en la plantilla este año ha frenado la progresión del cordobés, que solo ha disputado 30 minutos con el primer equipo. Sin embargo, en el Madrid confían en él como un jugador de futuro. De hecho, acaba en 2023 y ya estudian su renovación.

Se suman dos intocables más

La alineación del Real Madrid de Zidane se recitaba casi de carrerilla en la segunda etapa del entrenador francés. Los acompañantes de Benzema en el tridente de ataque y el debate Marcelo-Mendy en el lateral izquierdo, mientras duró, eran las únicas incertidumbres que, salvo lesiones o rotaciones, dejaban los onces del francés. En sus primeros nueve partidos, Ancelotti, aún condicionado por bajas importantes como las de Kroos, Mendy o Carvajal, ha dejado patentes sus intenciones. Valverde se ha convertido en más fijo incluso que Casemiro, Militao y Alaba es su pareja de centrales y Vinicius se ha consolidado como acompañante de Benzema sin que el nuevo intento de implantar la BBH haya funcionado.

Escudo/Bandera Real Madrid

El tridente de ataque era uno de los grandes alicientes de la nueva temporada, con un Hazard recuperado y un Bale repescado. Los tres formaron de inicio en los dos primeros partidos, contra Alavés y Levante. Pero el gran momento de forma de Vinicius apeó a Hazard del once y después del parón internacional las lesiones volvieron a cortar el camino a Bale. El brasileño se ha convertido, a base de goles, en indiscutible para Ancelotti. Desde que el italiano dio a Vini la titularidad contra el Betis, el carioca no ha cedido su sitio en el once. Los últimos cuatro encuentros los ha jugado completos. Su nuevo socio, Benzema, sigue intratable en punta, sin que Jovic amenace su estatus. El francés sólo se ha perdido 11 minutos.

Minutos jugados con el Real Madrid en la temporada 2021-2022

Jugador Min. PJ Tit.
Courtois 810 9 9
Militao 810 9 9
Benzema 798 9 9
Valverde 788 9 9
Alaba 720 8 8
Nacho 686 8 8
Casemiro 673 8 8
Vinicius 671 9 7
Modric 411 6 5
Hazard 364 7 5
Miguel Gutiérrez 328 4 4
Lucas Vázquez 327 6 3
Carvajal 321 5 4
Camavinga 252 6 2
Rodrygo 249 9 2
Asensio 222 7 2
Bale 193 3 3
Isco 166 6 2
Jovic 56 5 0
Blanco 30 1 0
Kroos 24 1 0
Sergio Santos 10 1 0
Marcelo 1 1 0
Luis López 0 0 0
Vallejo 0 0 0
Fuidias 0 0 0
Mariano 0 0 0
Lunin 0 0 0

Otro tridente, este en el centro del campo, ha marcado una época en el último lustro en el Madrid: Casemiro, Modric y Kroos. Con Ancelotti, en cambio, el rey del centro del campo es Valverde. El uruguayo ha sido titular en todos los partidos. Carletto ha encajado la versatilidad del charrúa en diferentes dibujos y contra el Villarreal incluso lo reubicó en el lateral derecho. Fede es el cuarto jugador con más minutos de la plantilla (788′ sobre 810 posibles) y el que mas carga de minutos acumula sumando los compromisos con su selección. Casemiro, de quien Ancelotti ha reconocido no contar con un recambio específico, ya ha entrado en las rotaciones, como Modric. Kroos no pudo debutar hasta el partido contra el Sheriff debido a una pubalgia.

Minutaje de la plantilla del Real Madrid en la Liga 2021-22.

Minutaje de la plantilla del Real Madrid en la Liga 2021-22.
BeSoccer Pro

En el centro de la zaga, Ancelotti ha encontrado su pareja: Militao y Alaba. Aunque el austriaco puede actuar como lateral izquierdo (una posición donde las bajas han obligado a distintas variantes), y de hecho jugó en esa posición los primeros dos partidos, Ancelotti ha recalcado que en sus planes va a ser central formando pareja junto a Militao. El brasileño y Courtois son los tres únicos madridistas que han completado los 810 minutos. Alaba no ha podido hacer pleno porque se perdió el choque contra el Celta por una sobrecarga.

La difícil reinserción de Kroos

Toni Kroos (31 años) está cada día más cerca de volver a los terrenos de juego. Pordría ser este martes ante el Sheriff Tiraspol, en la Champions (está convocado). Si no, podría gozar de sus primeros minutos de la temporada el fin de semana que viene contra el Espanyol. El alemán parece ya recuperado, el dolor de la pubalgia es cada día menor, y ya se entrena junto al resto de sus compañeros en la Ciudad Deportiva.

Lleva trabajando en solitario desde el pasado 3 de agosto, cuando el club anunció la lesión del jugador. Tenía dolor en el pubis desde hacía varios meses, pero se había vuelto insoportable durante el final de la temporada pasada, que acabó con su participación en su última Eurocopa con Alemania. Por ello, decidió parar de forma indefinida para intentar regresar a pleno rendimiento. Su último encuentro de blanco fue el 9 de mayo (2-2 contra el Sevilla).

Kroos tendrá que trabajar a destajo si quiere regresar a la titularidad. No le será sencillo ya que, además de la falta de ritmo competitivo después de tantos meses de baja, deberá conseguir adaptarse al estilo de juego rápido y físico que propone Ancelotti. En los primeros partidos de esta segunda etapa del italiano se ha visto como sus dos compañeros en la medular estos últimos años, Casemiro y Modric, han sufrido de más en la fase defensiva.

El técnico siempre ha destacado desde su llegada la importancia de meterle más velocidad y fuerza al juego. Por este motivo, Fede Valverde se ha convertido en una pieza fundamental para el entrenador: el uruguayo ha jugado desde el inicio todos los partidos desde que empezó la temporada. También ha participado con asiduidad Camavinga, quien a pesar de su juventud ha mostrado un despliegue impresionante. Ambos junto a Modric, cada vez más desgastado, son los rivales de Kroos por un puesto en el once.

De momento, lo más importante es que Ancelotti va a recuperar una pieza más y no una cualquiera. Kroos ha sido un jugador fundamental en los recientes éxitos del equipo blanco. Su presencia, aunque le cueste entrar en la dinámica, es un plus para pelear por los títulos.

Escudo/Bandera Real Madrid

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 26 de septiembre de 2021

Aprobados y suspensos del Madrid contra el Villarreal

Courtois: como suele ser habitual en él, dejó una parada salvadora en la primera parte. Fue abajo como un rayo (con la dificultad que supone para un portero de dos metros) y evitó el tanto de Danjuma, que estaba a pocos metros del portero. En la segunda volvió a frenarlo en otra buena parada a ras del suelo. No tuvo que intervenir con las manos mucho más, aunque sí se vio obligado a achicar a los delanteros rivales, obligándolos a fallar.

Valverde: la solución de Ancelotti de ponerlo de lateral no funcionó. Totalmente descolocado en la primera mitad, superado por su extremo continuamente y sin la ayuda necesaria. En la segunda se ajustó mejor, intentando robar más arriba, pero es evidente que le faltan conceptos defensivos claves para la posición. Eso sí, cuando pudo correr hacia delante fue casi siempre con peligro.

Militao: el brasileño empezó la temporada dejando dudas, pero ahora mismo es indispensable en el Madrid. Tiene un físico superdotado que le permite corregir y anticipar sin apuros y cada vez es más seguro en sus movimientos defensivos. A esto se le suma su juego aéreo en defensa y en ataque: estuvo muy cerca de marcar de cabeza en los primeros minutos de la segunda parte.

Alaba: otro gran partido del kaíser anulando a Paco Alcácer, el menos participativo de los delanteros del Villarreal. Junto a Militao hacen una gran pareja que comete pocos errores y que, cuando está en apuros, son capaces de abarcar gran parte de la línea defensiva. Su experiencia es clave para ordenar al equipo y para entender el juego.

Escudo/Bandera Real Madrid

Nacho: el defensa sufrió contra Yeremi Pino y Foyth, que le apretaron generando superioridades, pero fue capaz de salir del paso. El problema del canterano es que en ataque no es capaz de aportar demasiado. Cuando se incorpora lo hace bien, pero lo hace poco. De hecho, provocó un penalti de Albiol que, inexplicablemente, Gil Manzano no pitó. Evitó el gol de Peña en los últimos minutos.

Casemiro: el brasileño estaba completamente desbordado en la primera parte. Fue el que más sufrió la mala presión del Madrid. No paró de echar broncas a sus compañeros de ataque, pidiéndoles ayuda en el repliegue. Robó lo que pudo, que no fue poco. A esto hay que sumarle que su única ayuda era Modric, y entre los dos eran incapaces de tapar los agujeros. Como el resto del equipo, fue a mejor en el segundo tiempo.

Modric: difícil ver un partido en el que el croata estuviese tan anulado. Parejo se le pegó durante gran parte del encuentro, obligándole a moverse mucho para entrar en juego. Esto, sumado a lo que tuvo que correr en defensa, acabó por fundirlo. Cuando entró en juego lo hizo con criterio, pero habitualmente fue lejos del área. Acabó siendo sustituido. Los años pesan y en partidos contra rivales que son capaces de robar la posesión, sufre de más.

Asensio: el mallorquín lo intentó espoleado por su último partido, pero tuvo mucho menos acierto. Empezó como mediapunta y, en defensa, saltaba a la presión sin demasiada fe y le ganaban siempre la espalda. En el segundo tiempo, Carletto decidió mandarlo a la banda derecha, pero esto lo hizo desaparecer completamente. Intervino poco en el juego y apenas gozó de oportunidades de gol. Acabo siendo aplaudido por la afición cuando fue sustituido por Isco.

Rodrygo: el brasileño fue el sacrificado de Ancelotti en el segundo tiempo, y eso que estaba siendo de los que mejor se estaban moviendo en ataque. El italiano necesitaba reforzar el mediocampo y dejó en el vestuario al ex Santos, que en la primera parte se llevó más de una bronca por no ayudar en defensa.

Vinicius: siempre vertical, el brasileño fue un puñal por su banda, pero sin conseguir finalizar con acierto. Foyth, con la ayuda de Albiol, consiguieron frenarlo, e incluso llegaron a sacarlo de quicio en algún momento. Su mancha fue una amarilla tonta por protestar una falta. A veces, es necesario que baje las revoluciones.

Benzema: el francés le dio fluidez al juego de ataque del Real Madrid, pero no tuvo ni una sola ocasión de gol. Pau Torres y Albiol, bastiones por arriba y por abajo, evitaron cualquier remate. Disparó en una ocasión desde fuera del área, pero sin generar peligro. Si el delantero no tiene el día, al Madrid le cuesta el doble.

Camavinga: el protagonista de la mejoría del Madrid. Entró en la segunda parte y, gracias a su despliegue físico, el equipo blanco robaba más arriba y mejoró también en el repliegue. En ataque, volvió a mostrar desparpajo, pero debe tener cuidado con las pérdidas. Erró varios pases que pudieron ser peligrosos para su equipo. A pesar de esto, es evidente que Ancelotti lo va a necesitar y no sería de extrañar que empiece a entrar de titular en los próximos partidos, como contra el Mallorca.

Hazard: mostró muy poco en los minutos que estuvo sobre el terreno de juego. El belga entra cada vez más en juego y se mueve con inteligencia con y sin balón, pero sigue muy temeroso en la acción individual. Le toca apretar: Ancelotti lo dejó en el banquillo por segundo partido consecutivo en un claro mensaje.

Isco: salió para buscar huecos en la cerrada defensa rival, pero no fue capaz de hacerlo. Entró en juego por todo el frente de ataque y mostró su calidad, pero no fue suficiente.

El Villarreal enfría la euforia

La ola de optimismo sobre la que surfeaba el Madrid sufrió una brusca interrupción con la visita del Villarreal, que no es campeón de la Europa League por la gracia de Dios. Desactivó al Madrid como nadie lo había hecho hasta ahora; empequeñeció a Vinicius, Asensio, Rodrygo, Modric y al que se le acercó. Y se le fue el triunfo por pulgadas. El Madrid abandonó el partido con ganas de celebrar que salió vivo.

Ancelotti trae una obligación (la de ganarlo todo, ineludible en la casa), pero también una misión, incumplida por Zidane: echarse al monte con los jóvenes que el club ha fichado aquí y allá antes de que se volvieran prohibitivos. Por ahí se explican las suplencias de Lucas Vázquez, al que el italiano no le encuentra la gracia como lateral que sí aprecio su predecesor, y de Hazard, que ha pasado por todas las estaciones: ausencia, impaciencia, insistencia y, ahora, intermitencia. Así que para que cupieran Casemiro, que anda fuera de punto, y Modric sin que ello salpicara a Valverde, Asensio, Rodrygo y Vinicius, Ancelotti volvió ordenar al equipo en un 4-2-3-1, moda de otoño. Pero a Valverde se le hizo bola jugar como lateral frente a una gacela como Danjuma.

Las paradas de Courtois

En el Villarreal, la búsqueda del equilibrio se llevó por delante a Trigueros, máximo goleador del equipo. Fue para meter músculo en el centro (Coquelin) sin renunciar a las bandas (Yéremy Pino y Danjuma), uno de sus grandes activos. El primer plan de Emery fue tirar la línea defensiva muy arriba, achicarle el terreno fértil al Madrid y protegerse lejos de Rulli aun a riesgo de tragarse algún esprint de Vinicius o Rodrygo en envíos al espacio.

Pero el primer esprint fue de Danjuma, otro del gremio, que evaporó a Valverde y Asensio y le sacó a Courtois la parada del partido. Un cuarto de hora después hubo de repetir ante Alcácer, que no acertó en último tramo de una jugada de encaje de Yéremy Pino. El Villarreal es un equipo que le tiene afecto a la pelota y eso desactivó la propensión de ataque a granel del Madrid en la nueva era. Fue para el equipo blanco una vuelta al curso pasado, al fútbol contenido, sin noticias en el área ajena, y con el problema añadido de que un rival con buen pie superaba con elegancia su primera presión.

El Villarreal, que cada vez vende menos y compra más, se dio aire de grandeza en el Bernabéu, se quedó con la pelota (63% en la primera mitad), cortó la acaramelada relación del Madrid con su público y mandó a su manera, o a la de Capoue y Parejo, que no es precisamente una melodía desencadenada. Pero fueron suyas las tres mejores ocasiones. El Madrid se contentó antes del descanso con un arreón desordenado y con reclamar un penalti por obstrucción de Albiol a Nacho que pareció claro. No es el año de Gil Manzano.

Camavinga no fue solución

Como aquello no marchaba, Ancelotti volvió al 4-3-3, con Camavinga por Rodrygo y Asensio de mudanza a la banda derecha. Otro dibujo, otra actitud, otro partido, este del género de acción. Y también favorable al Villarreal, que a un cabezazo sin puntería de Militao respondió con dos oportunidades clamorosas, de Danjouma y Pau Torres, ambas urdidas por Foyth, lateral convertido en primer espada. Cinco saltos mortales después, el Madrid volvía a caer de pie.

Luego todo volvió al principio, a ese ritmo anestésico que siempre le convino al Villarreal, remodelado en un 4-4-2 con los cambios. Camavinga no pudo esta vez darle otro aire al Madrid. Su enorme despliegue físico no se vio acompañado de la precisión. Demasiadas pérdidas en un equipo que recuperaba tarde y mal.

Con todo, el Madrid se justificó con un acelerón final, resumido en un cabezazo de Isco, a centro de Hazard, los últimos refuerzos, que rechazó Rulli. El Villarreal ya se había quedado sin piernas y casi sin ganas. Su momento había pasado. El del Madrid no existió en toda la noche.

Cambios

Eduardo Camavinga (45′, Rodrygo), Moi Gómez (57′, Coquelin), Boulaye Dia (57′, Alcácer), Hazard (72′, Modric), Isco (80′, Marco Asensio), Trigueros (83′, Yeremy Pino), Rubén Peña (83′, Arnaut Danjuma), Mario (85′, Juan Foyth)

Tarjetas

Arbitro: Jesús Gil Manzano
Arbitro VAR: José Luis Munuera Montero
Vinicius Junior (39′,Amarilla) Coquelin (54′,Amarilla) Moi Gómez (69′,Amarilla

Clasificación

Ancelotti manda recados

“Este equipo no sólo tiene calidad, sino también compromiso. Y eso es muy importante”. La frase es de Ancelotti y es un aviso a navegantes… Sin esfuerzo (en el día a día, es decir, en los entrenamientos), no hay paraíso de titularidad. Y no le tembló el pulso al técnico italiano a la hora de poner en práctica su ideario de los que tiene que ser su nuevo Real Madrid, en el que intenta ser justo con los jugadores. Sin pretenderlo o de manera subliminal (o no tanto), ante el Inter mandó varios recados a sus futbolistas.

Escudo/Bandera Real Madrid

-Hazard: el nombre no es garantía de nada.

Sorprendió que el belga fuera suplente al inicio del encuentro. Pero sorprendió más aún que Ancelotti ni siquiera echara mano de él cuando necesitaba deshacer las tablas en el marcador en los minutos finales. Prefirió dar entrada a Rodrygo. Y el brasileño le dio la razón en el campo. “No es sólo lo que ha hecho en ataque”, dijo Ancelotti, “es también lo que nos ha dado en defensa. Por otro lado, necesitábamos abrir el campo y Hazard juega más por el interior”. Se justificó.

-Apuesta decidida por los jóvenes.

Hoy por hoy, y han bastado cinco partidos, Vinicius es titular por delante de Hazard. Ancelotti es un hombre de fútbol y conoce los códigos del vestuario. Comenzó dando prioridad al belga, con más jerarquía, pero su actual estado de forma sólo le dio para mantener la titularidad tres partidos. Y uno de ellos, ante el Celta, porque Bale se había lesionado. Otro caso de la apuesta decidida por los jóvenes de Ancelotti es Valverde. Isco está claramente por detrás de él. Fue inteligente Ancelotti, por otro lado, de no meter más presión a Miguel Gutiérrez, que ya fue titular ante el Celta y que se rehízo de un fallo grave inicial. Pero el canterano también tendrá minutos.

<figure id="sumario_2|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2021/09/16/primera/1631744402_962006_1631744907_sumario_grande.jpg', '976', '663', 'JESUS ALVAREZ ORIHUELA&nbsp;(DIARIO AS)’);return false;” class=”item-multimedia” readability=”-20.093023255814″>

JESUS ALVAREZ ORIHUELA (DIARIO AS)

-Alaba es central.

Primero lo dijo en el campo poniendo a Nacho de lateral y al austríaco de central, pero luego, Ancelotti lo verbalizó: “Alaba para mí es central. Si no hay una emergencia, jugará en el centro”. De eso se desprende que Alaba y Militao son su pareja de centrales titulares. A Alaba lo conoce de su época en el Bayern. Fue el segundo futbolista más utilizado por Carletto en el allí, sólo por detrás de Lewandowski, y recientemente, en declaraciones a los medios oficiales del club, el técnico elogió las cualidades de su reciente incorporación: “Es un jugador completo, que tiene mucha calidad. Es además muy inteligente en la táctica defensiva”. Pero, curiosamente, allí lo utilizó más de lateral.

-Modric con cuentagotas.

El jugador croata ya ha cumplido 36 años y puede estar jugando su última temporada en el Madrid. El valor de lo que puede aportar es incalculable, pero Ancelotti sabe que sólo puede beneficiarse de él si lo dosifica. El juego se resiente mucho cuando no está. Por eso, hombres como Valverde y Camavinga tienen que dar el paso adelante que se espera de ellos. Por otro lado, no le ha importado darle a Kroos todo el tiempo que necesita para recuperarse de su pubalgia. Es un caso parecido al del croata aunque sea más joven. Son dos futbolistas que han estado sobreexpuestos en las últimas temporadas.

El centro del campo que viene en el Real Madrid

El Real Madrid no cesa en su empeño de mejorar y de renovar año a año una plantilla que, se quiera o no, se va avejentando con el paso del tiempo. Sin ir más lejos, la línea del centro del campo que dominó Europa con tres Champions consecutivas, compuesta por Modric, Casemiro y Kroos está viendo cómo se le está reforzando con vistas al futuro. La lesión de Kroos, que no ha podido debutar en la presente temporada y con contrato hasta 2023, y la edad de Modric, con 36 años recién cumplidos (este jueves) y con contrato hasta 2022, hacen necesario activar el radar de posibles incorporaciones para el futuro. Sin embargo, el primer paso que ha dado el conjunto blanco ha sido la renovación de dos de sus pilares: Casemiro y Fede Valverde. El primero renovó a finales del mes de agosto hasta el 30 de junio de 2025. Desde hace más de cinco años es uno de los fijos para todos los entrenadores que han pasado por el club desde entonces (Benítez, Zidane, en dos etapas, Lopetegui, Solari y ahora Ancelotti), mientras que el uruguayo lo ha hecho hasta 2027.

El segundo paso ha sido el fichaje del prometedor talento Eduardo Camavinga (Angola, 2002). El centrocampista francés, considerado como uno de los jugadores más prometedores del fútbol europeo puede actuar en varias demarcaciones del centro del campo. La posición donde más rinde es como interior, aunque puede jugar en un doble pivote (no le pesa ser el elemento constructor de las jugadas de ataque), o como único pivote. Los más avezados le comparan con una mezcla entre Redondo (por personalidad, liderazgo, capacidad de sacrificio) y Seedorf (por su técnica y su capacidad de desarrollo). Por su edad (18 años) tiene todavía margen de mejora, pero antes tiene que mostrar que lucir una camiseta con la historia del Real Madrid no le pesa. Como explicó el pasado 2 de septiembre, tras jugar con la selección francesa sub-21, le encanta llegar al Madrid: “Estar con Modric, Casemiro y Kroos va a ser genial, aprender de ellos, estar juntos… Trataré de aprender y jugar los minutos que pueda”.

Pero en el horizonte aparecen más jugadores, y de renombre: Paul Pogba (28 años, Manchester United) y Youri Tielemans (Leicester). El primero es un viejo sueño del conjunto blanco. En 2016, y ya estando Zidane en el banquillo madridista, fue objeto de deseo por parte madridista. Acababa contrato con la Juventus, pero decidió regresar a las filas del Manchester United. Como ahora, que finaliza su contratación con los red devils y se plantea salir fuera de la Premier. El Madrid es uno de los mejores colocados para hacerse con los servicios del francés, aunque el PSG está al acecho. Otro jugador que milita en el fútbol inglés es Youri Tielemans (24 años). El centrocampista belga pertenece al Leicester y es otro de los jugadores en los que se ha fijado el conjunto blanco. Tiene contrato hasta 2023, pero podría salir por una cifra en torno a los 55 millones de euros. Esta posibilidad de fichaje aumenta con el paso del tiempo. Incluso se ha señalado que tanto Courtois como Hazard, compañeros suyos en la selección belga, le habrían hablado muy bien del conjunto blanco.

No sólo se valora fichar jugadores. También se contempla el futuro de dos jóvenes canteranos: Antonio Blanco (21 años) y Sergio Arribas (19 años). Los dos ya han debutado con la camiseta del primer equipo dejando grandes sensaciones. El primero es un pivote que puede sustituir a Casemiro en cuanto a tareas defensivas y de construcción. Zidane le hizo debutar al final de la pasada campaña, dejando muy bien sabor de boca. En cuanto a Arribas, se le considera uno de los grandes talentos que hay en Valdebebas. Como Blanco, Zidane le hizo debutar el año pasado. Jugó en el primer partido de la temporada y compartió la campaña jugando en el primer equipo y en el Castilla. Sea como fuere, el Madrid prepara el relevo de su línea mágica con recambios de total garantía.