Benzema se sincera en 'France Football'

Karim Benzema ha sido elegido mejor jugador francés del 2021 por France Football. La prestigiosa revista, que entrega también el Balón de Oro, ha entrevistado al delantero del Real Madrid en su versión del mes de enero, reconociéndole el gran nivel que ha atesorado a lo largo del último año. El internacional francés ha hablado de su gran momento de forma, de la forma en la que concibe el fútbol y también de cómo ha asumido el liderazgo del Real Madrid tras la marcha de Cristiano Ronaldo.

Si realmente se le está apreciando justamente ahora: “Hum… Es mejor decir que estoy siendo realmente valorado por bastantes personas. Pero, aparte de las estadísticas, marcando más goles, creo que no ha cambiado mi fútbol. Moverme, generar, dar asistencias, jugar en punta, jugar a un toque… Sé hacerlo desde hace tiempo y siempre lo he hecho. Sigo siendo el mismo jugador”.

Fue criticado por jugar así: “No consumimos el fútbol como antes. No podemos seguir un partido durante 90 minutos. Están las redes sociales. No nos tomamos el tiempo en mirar lo que hace un jugador en el terreno de juego, solamente nos fijamos en el que ha marcado. Y al día siguiente consideramos a este último como el mejor. Esto ya me ha sucedido. No juego un buen partido, marco y soy visto como el mejor. No me gusta este tipo de fútbol, pero en el futuro va a producirse cada vez más así. Se ha convertido el fútbol en un deporte que vemos solo las estadísticas, hay que adaptarse y me adapto bien”.

Si un amante del fútbol puede amar el jugador qué es: “Cuando juego, intento respetar el fútbol. Por ejemplo, no puedo tirar si no tengo ángulo cuando hay un compañero desmarcado. Voy a pasarle el balón. No hay el: “Ah, pero posiblemente voy a marcar”. Cada uno tiene su forma de ver el fútbol, pero intento ir en la buena dirección”.

Hace mejores a sus compañeros: “Por supuesto, intento hacer al resto mejores. Y esto es también respetar al fútbol: Hacer un buen apoyo, el buen pase, si alguien tiene la pelota, no estorbar su espacio y atraer a los defensores, pero sí descartarse para dejarle la libertad. Después, no sé si soy el sal, el pimiento o la pimienta. Un poco de todo”.

Si es consciente de hacer mejores a los demás: “Lo veo en el terreno de juego. Tomamos el ejemplo de Vinicius. Sé que le he aportado. Hay que preguntarle. Ahora mismo, no es el mismo jugador. Él hace lo que debía hacer desde hace tiempo y no puedes reprocharle nada. Es un joven jugador, es bueno. Sé que era capaz de producir bastantes más. Había que decírselo nada más. Entonces, en apenas dos-tres frases en el terreno de juego, en dos-tres movimientos, le muestro las cosas, sobre todo en los últimos 20 metros. Debe tomar las decisiones por sí mismo, centrar para asistir, no por nada, tirar o marcar. Levanta la cabeza. Mirad al de antes, ha puesto todo eso en marcha. Ahora, sí, es Vinicius. Antes, nadie debió decirme eso. Jugaba con los más grandes de pequeño. Debía mirarles y recopilar información más rápido. Aprendí a jugar rápido, con la cabeza. Analizo el juego de mis compañeros. Sé poco a poco que quieren hacer”.

Escudo/Bandera Real Madrid

Un jugador único: “Sí. Podemos decir algo así claramente. No juego como un 9 que se queda en el área pero sabe hacerlo también. No juego como un 9 que solo sabe desmarcarse pero sé hacerlo. Esto es fruto de mucho trabajo. Crecí mirando a Ronaldo, el delantero brasileño, y, para mis ojos, sabía hacerlo todo. Cogí varias cosas de Zidane y Ronaldo, realmente casi todo. Zizou, por ejemplo, sus controles. Sabe cuando hacer un buen pase, un buen regate con clase. Ronaldo, aprendí sobre todo a tomar riesgos, el regate y el gol. Después, no soy como ellos porque se sitúan muy arriba”.

Si sabe lo que va a hacer cuando recibe la pelota: “Sí, es algo obligatorio. En el fútbol actual, no tienes tiempo. Va más rápido que de costumbre. Hay más intensidad en el juego. Si recibes y comienzas a reflexionar uno o dos segundos, ya tienes a dos jugadores o tres adversarios que vienen, es complicado. Ya he pensado lo que quiero hacer y después me digo a mí mismo: “Voy a darle este pase a este jugador y va a hacer este movimiento”. Por eso tengo dos cuerpos de avance. Lo primero que activo es mi cerebro. Cuando recibo el balón, no tengo necesidad de que un compañero me la pida. Aquellos con los que juego lo saben. El balón llega, no es necesario que digas mi nombre. Voy siempre a buscar la mejor cosa para hacer. Amo el fútbol cuando se juega a un toque y es fluido y cuando se toman riesgos a través de los movimientos. El compañero que se encuentra solo, se la pasas. Te la devuelve. Te encuentras solo ante el portero, intentas una finta y se las da a tu compañero. Es el fútbol que amo. Y cada vez que juego, es lo que hago, no pienso cambiar nunca. Es como conducir un Ferrari. El fútbol tiene que ser elegante y bonito”.

Si generar juego le gusta más que definir: “No. Construir y definir son dos cosas distintas. La construcción genera un placer colectivo. Lo encuentras con los movimientos, tocas el balón e, incluso cuando no lo tocas, abres espacios para el resto. El gol aporta una sensación fuerte individualmente e importante colectivamente, come una doble sensación. Entonces, marcar un gol vuelve a ponerte las aceleraciones con el Ferrari. Me encanta hacer jugar, pero sé marcar. En el entrenamiento, hay que meter el balón diez veces a ras del palo y yo lo meto diez veces. Tengo esta oportunidad de amar el juego, de ser un atacante diferente. Pero amo también meter goles. Normalmente, no puedes hacer las dos cosas. Pero a mí me llega”.

“Me encanta hacer jugar, pero sé marcar. Normalmente, no puedes hacer las dos cosas. Pero a mí me llega”.

Su 9 ideal: “Alguien que sabe hacerlo todo, tanto para aportar a su equipo con sus movimientos, pases decisivos y apoyos, como por los goles. El gol que le marqué al Atlético de Madrid (12 diciembre), intento presionar a Koke, pierde la pelota, la recuperamos, Casemiro me la da, y termino la jugada. Esto no puedes hacerlo después durante 90 minutos porque demanda muchos esfuerzos. Entonces, intento repetirlo. Lo hago de cinco a diez minutos por partido”. Le preguntan si es el 9 ideal: “Sí, pero no tiene nada que ver con los otros. Hablo de este rol y del atacante que me gusta. Todos los jugadores disponibles tienen capacidades diferentes. Si mi hijo un día juega al fútbol en la misma posición, me encantaría que jugara de la misma manera que yo. Y no que no sepa marcar un gol”.

Qué reflexiona cuando no tiene la pelota y está alrededor suyo: “Depende de las situaciones. A veces, hablo con los mejores. Presionar está bien, pero hacerlo simplemente por un pase, y después repartir, no está bien. Hay que presionar y moverse por algo. A veces, durante tres minutos, no toco la pelota para analizar lo que pasa, por ver si el defensa va a venir a por mí o me va a liberar el espacio. Tengo necesidad de ello. Si me voy a mover, por ejemplo en la banda izquierda, incluso sin querer recuperar el balón, para ver si el central me sigue. Si no es el caso, después cuando me muevo, sé que no me sigue y podré volver. Si es el caso, sé que podré jugar en uno o dos toques. Tomo información del adversario. Soy como un ordenador. Es la visión”.

Si tiene una inteligencia para el resto: “Puede ser. Intento llegar a ese punto o intentar que mi equipo disfrute. Si voy a un lugar es porque el balón va a pasar ahí. Pienso así desde hace mucho tiempo y no sé si tiene una intención”.

“El fútbol tiene que ser elegante y bonito; como conducir un Ferrari”

Interpretar y jugar distinto a Cristiano Ronaldo: “Es simple. Cuando jugaba en el Real Madrid, marcaba entre 50 y 60 goles por año. Entonces, tú debes adaptarte a esta realidad. Debía moverme para darle ventaja en el campo y generarle espacios porque hacía muy buenos toques en el área rival. Tenía mucha más efectividad que yo en el gol. Le daba asistencias como él me las daba. Cuando se fue, lo que cambió es que era yo el que asumía estas responsabilidades, marcar los goles y dar asistencias al resto de mis compañeros. No juego como Cristiano Ronaldo y él no juega como Benzema. No pasé de teniente a líder. No me preguntaba si tenía que darle todos los balones. Jugaba, pero él metía el doble de goles. Mi juego no se hizo más natural desde que se marchara. No quiero decir que, ahora, todo pasa por mis botas, pero soy yo el que genera y el que finaliza. Creo las ocasiones y las termino. En Lyon, es lo que hacía. Ahora, es lo que hago en el Real Madrid. Cuando Cristiano estaba, era más bien yo el que generaba y él el que marcaba”.

Los jugadores con los que más ha disfrutado jugando: “Cristiano Ronaldo, Juninho, Fred, Özil, Zidane en los entrenamientos también. Jugadores que son técnicos y el fútbol en el que haces un apoyo y el balón te viene, se lo devuelves, vuelven a pasártelo…”.

El 3-2-4-1 en Francia con Mbappé y Griezmann en ataque: “En todo caso, por el momento va bien. Me encuentro en las mejores condiciones. Después, en la selección francesa, durante una semana, no entrenas mucho, hay que recuperarse, pero son buenos jugadores, por lo que todo el mundo sabe hacer movimientos. No es una cuestión de automatismos. Son seis años que no había ido convocado, tenía que adaptarme. No hubo que tomar mucho tiempo. No es un trío. Un trío son tres delanteros en la misma línea. Mbappé y yo estamos más altos, Griezmann juega detrás de nosotros dos. Es él el que está en el primer pase. Debe coger el balón y alimentarnos. No podemos movernos mucho en dónde se encuentra”.

Si intenta ridiculizar a los defensas con los regates: “No juego para eso. Cuando hago un drible, no lo hago para ridiculizar a un defensa. Lo esencial consiste en hacer mi partido, ayudar a mi equipo a ganar. No sigo bastante este tipo de cosas”.

Si cree que puede mejorar: “No. Ahora mismo solo pienso en seguir a este nivel. Todo el mundo dice: “Podrías estar un poco mejor, máquina”. Pero yo no lo veo. Técnicamente, tácticamente, mentalmente, físicamente… Ahora, hay que ganar los trofeos colectivos”.

Benzema, mejor jugador francés de 2021

Karim Benzema es también profeta en su propia tierra. La revista France Football le acaba de nombrar mejor jugador francés de 2021. El delantero del Real Madrid y de la selección francesa ocupará la portada de la reconocida entrevista, que en su anterior número protagonizó Leo Messi, bajo el título ‘El original Balón de Oro’. Hay que recordar que Benzema acabó en el cuarto puesto del Balón de Oro, con 239 puntos, superado por el ganador, Leo Messi, con 613; Lewandowski, que sumó 580; Jorginho, con 460-

El galardón viene acompañado por la citada portada que protagoniza en el próximo número de France Football. Incluye una entrevista en la que el delantero madridista resume así su gran momento: “Me he convertido en el ‘9’ que siempre quise ser”.

Aunque Benzema ya ha recibido este reconocimiento en otras ocasiones, en esta tiene el mérito añadido de haber superado a otras grandes estrellas francesas como Kylian Mbappé o N’Golo Kanté.

De Campeón de Europa con Griezman a Tercera RFEF

Hace 12 años, Enzo Réale era considerado una de las mayores perlas del fútbol europeo. El centrocampista ganó el Europeo sub 19 de 2010 con Francia ante España y todo hacía presagiar a que se iba a convertir en uno de los pilares del Olympique de Lyon a corto plazo. Sin embargo, su carrera se fue truncando a medida que pasaron los años, a tal punto de pasar al ostracismo.

Hace tan solo dos días, el CD Manchego, equipo que se encuentra en la Tercera RFEF, anunció la incorporación del ya jugador de 30 años. Se encontraba sin equipo tras haber salido del modesto Béziers y su carrera se había evaporado por completo. Salió en 2011 del Lyon al Boulogne tras haber sido fruto de interés de equipos como el Arsenal y, aunque en el Lorient durante tres años (2012-2015) recuperó, aunque a cuentagotas, su nivel de antaño, nunca obtuvo la regularidad que le valió para ir con las inferiores de la selección francesa.

El CD Manchego se ha caracterizado en los últimos años por realizar fichajes totalmente inesperados. El de Enzo Réale es el último, ya que en su día también consiguieron incorporar a Mathias Pogba, hermano del jugador del Manchester United, Paul Pogba, o a Diego Rivas, exjugador de la Real Sociedad o del Hércules. Réale fue anunciado por el equipo de Ciudad Real como un jugador que es: “Llegador, tiene visión, técnica, gol, asistencias…”.

“Zidane será entrenador del PSG a más tardar en junio…”

El futuro de Zinedine Zidane en 2022 puede dar un giro radical tanto si ficha por el PSG como si sucede a Deschamps en el banquillo de la selección francesa. El marsellés abandonó el Real Madrid en junio del año pasado y los rumores le sitúan en el conjunto parisino a partir de junio, fecha en la que, probablemente, Pochettino fiche por el Manchester United. En una entrevista a BeIN Sports, David Bettoni, adjunto del técnico en el Real Madrid, ha reconocido que no ha hablado con la leyenda francesa respecto a la posibilidad de entrenar al PSG.

“Sabemos que Zizou es de Marsella, conocemos la rivalidad entre Marsella y París. Después, hay que ver si da prioridad a la parte profesional. Sólo el tiempo lo dirá. ¿Zidane en el PSG? Para ser honesto, no he hablado con él al respecto. Sabemos que ha habido rumores en los periódicos. Pero lo cierto es que Zizou ha decidido tomarse un año sabático por completo. (…) Me habló de su decisión de tomarse un descanso completo. Como siempre, apoyo sus decisiones. Es el entrenador, es el que asume la responsabilidad, es el que tiene que vivir todos estos momentos con la prensa, los medios, los jugadores… Me lo dijo unos meses antes del final de la temporada pasada”, reconoció Bettoni en BeIN Sports.

De momento, Mauricio Pochettino seguirá en el PSG salvo hecatombe. El técnico argentino estuvo cerca del banquillo del Manchester United, pero la imposibilidad de los parisinos de encontrar un sustituto frenó cualquier movimiento. Según ha venido informando la prensa francesa, el favorito para suplir al argentino en verano es Zidane, al que solo su fuerte apego hacia Marsella y el OM, máximo rival del PSG, podrían desbaratar la posibilidad de verle en París a partir de la próxima temporada.

“Del PSG, en junio a más tardar”

El periodista de RMC Sport, Daniel Riolo, uno de los primeros en adelantar el fichaje de Messi por el PSG en Francia, ha asegurado en el programa de radio ‘After Foot’ que Zinedine Zidane será el entrenador del conjunto parisino a más tardar en junio. Riolo también ha reconocido que no se puede descartar que Zizou entrene a Kylian Mbappé, por lo que no ha cerrado definitivamente la posibilidad de que el de Bondy renueve. “Zidane será entrenador del PSG a más tardar en junio“.

De momento, el PSG no ha iniciado ningún trámite para destituir a Pochettino. El argentino seguirá, como mínimo, hasta junio en el club y, aunque la relación con Leonardo no es buena, su traspaso frustrado al United no ha alterado, por el momento, los planes de la dirección deportiva. El objetivo, según informó Le Parisien hace un mes, es que Zidane llegue en junio, aunque tanto Leonardo como el PSG han negado cualquier acercamiento al entorno del marsellés en público.

Pogba no levanta cabeza

Paul Pogba ha tenido un año 2021 horrible. A sus 28 años, el francés ha pasado de ser pieza angular del Manchester United, a casi nadie echarle de menos en el equipo inglés. Acaba el año lesionado desde finales de octubre y con un futuro incierto. Termina contrato en junio y el enfant terrible francés no tiene fácil acomodo.

El centrocampista francés ha tenido un 2021 para el olvido. Perdió la final de la Europa League ante el Villarreal; fue eliminado por Suiza en la Eurocopa pasada y las lesiones le han impedido tener continuidad. Su rendimiento se ha visto afectado. Solamente 5 goles en todo 2021 (uno en los octavos de la Euro ante la selección helvética). Un bagaje muy pobre para un futbolista de su calidad. No olvidemos que el Manchester United pagó en 2016, la friolera de 105M€ por su rutilante fichaje.

<figure id="sumario_1|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2021/12/31/internacional/1640951971_754223_1640958604_sumario_grande.jpg', '976', '976', 'BeSoccer Pro’);return false;” class=”item-multimedia”>

BeSoccer Pro

La única alegría que se ha llegado Pogba fue la conquista de la Nations League con Francia, donde cuajó dos muy buenos partidos ante Bélgica y España. Lo demás ha sido un desastre de rendimiento para un jugador de talla mundial. En la actual temporada no ha marcado ningún gol y los aficionados de los red devils no le echan de menos. Ha pasado parte de su rehabilitación alejado de Inglaterra, en Dubai, desconectado del devenir del equipo. 800 minutos de juego y sólo 13 partidos de rojo.

¿Y ahora qué?

Lo alarmante para Pogba es que ya nadie le ve como una estrella. El 2022 debería ser su año pero tiene que sentarse con Mino Raiola, su agente para decidir su futuro. Ralf Rangnick puso en duda su continuidad en el United. “Si un jugador no quiere jugar en un club como el United no tiene sentido tratar de convencerlo”. Xavi dio carpetazo a una posible llegaba al Barça. Siempre le quedará la vuelta a la Juventus, que siempre se abre en el horizonte de firmar jugadores libres. ¿Y el Real Madrid? La marcha de su valedor Zidane y el fichaje de Camavinga le han cerrado la puerta, como ya informó este diario. El PSG o algún otro equipo inglés serían su salvavidas. Sólo Deschamps, con Francia, le siguen teniendo como titular indiscutible, pero ¿cuánto tiempo durará eso si no sale del agujero?

Pogba ha pasado de estrella a estrellado. Veremos si cambia su sino en 2022 o empieza el año nuevo como acabó 2021, desaparecido.