Dos huesos para Madrid y Barça en los cuartos de la Copa del Rey

La Copa del Rey es el torneo por excelencia del baloncesto español. Los ocho mejores equipos de la primera vuelta se enfrentan durante cuatro días en partidos a vida o muerte por el segundo título de la temporada en una única sede. ¿Se puede pedir algo más? Sí, unos cruces de cuartos como los sorteados ayer por Sitapha Savané y Amaya Valdemoro en el WiZink Center de la Comunidad de Madrid, sede del torneo del 11 al 14 de febrero. El único pero en esta edición: la ausencia de las ocho hinchadas, la gran salsa copera, por culpa del coronavirus.

El Real Madrid, actual campeón y rey de Copas (28) se medirá con el Valencia, el rival más duro fuera de los cabezas de serie. Los taronjas, campeones en 1998 bajo la batuta del recientemente fallecido Miki Vukovic, enlazan la mejor racha de la ACB en estos momentos con nueve victorias seguidas.

Los blancos disputarán este primer cruce el jueves 11 (21:30, #Vamos) por ser campeones de invierno. Esto les permitirá, si avanzan, tener un día más de descanso antes de las semifinales del sábado 13. “Nos ha tocado el peor rival posible”, asegura Alberto Herreros, director deportivo del Real. “Es un reto complicado”, continúa Chus Mulero, su homólogo valenciano. El cruce entre el Iberostar Tenerife y el Hereda San Pablo Burgos, que debuta en el torneo, abre el primer día (18:30, #Vamos). Son los dos únicos equipos de los ocho clasificados sin Copa. Los otros seis acumulan el 82,1% (69 de 84) de las disputadas.

El segundo turno, el del viernes 12, comienza y se cierra fuerte. Primero, con el TD Systems Baskonia-Joventut (18:30, #Vamos), reedición de los cuartos de 2019, que ganó la Penya con una monstruosa actuación de Nicolás Laprovittola: 36 puntos (8/11 en triples), 4 rebotes y robos y 7 asistencias para 50 de valoración (récord del torneo). Los vascos vuelven a la Copa tras su sonora ausencia del pasado curso. Entre los dos conjuntos suman 14 trofeos: 8 los de Badalona y 6 los vitorianos.

Y, después, el otro gran duelo de cuartos, Barça-Unicaja (21:30, #Vamos). Es la segunda oportunidad para que el proyecto de Jasikevicius obtenga su primer título tras fallar en la Supercopa de Tenerife. También de Mirotic de inaugurar su palmarés como azulgrana después de quedarse a la puertas en la fase final de Valencia y en Canarias. “Nos ha tocado un rival duro”, subraya Jasikevicius, presente en 3 de las 25 Copas culés. “Debemos afrontar el duelo sin presión”, señala Manolo Rubia, director deportiva de los cajistas, campeones en 2005.

Antonio Martín: “Va a ser un espectáculo, no tengo dudas”

“Es especial celebrar en un año tan distinto la Copa del Rey. Muchísimas gracias al Ayuntamiento y a la Comunidad, porque no es fácil apoyar cuando todo no va bien. Es de agradecer el esfuerzo que han hecho. Y también lo que están haciendo los clubes para aguantar, que es muy complicado. La Copa del Rey ofrece el mejor baloncesto y eso no va a cambiar. Va a ser un espectáculo, no tengo dudas ni estoy preocupado”, comentó Antonio Martín, presidente de la ACB.

“Para Madrid es muy importante. Nos hace especial ilusión porque somos una ciudad castigada durante todo el último año. El deporte es una escuela de vida saludable y somos una ciudad muy deportiva. Es una escuela de valores, de vida… Siempre apoyaremos los grandes eventos y los que no son tan grandes. A nivel de imagen también es importante, para transmitir la imagen de esta maravillosa ciudad en la que vivimos”, añadió José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid.

Por último tomó la palabra Ignacio Aguado, vicepresidente y consejero de deportes de la CAM. “Vivimos tiempos especialmente difíciles. A pesar de las dificultades, hemos conseguido que Madrid vuelva a ser la sede de esta Copa del Rey. Nos ayudará a evadirnos y el poder ser el km 0 del deporte nacional y del basket… es muy importante para nosotros. Trabajo para ello. Esta instalación es la mejor del mundo para organizar espectaculos deportivos y eventos deportivos”.

Barça-Unicaja: la urgencia de un equipo plagado de estrellas

En más de un lustro, el Barça sólo ha logrado dos títulos (las Copas del Rey de 2018 y 2019) y se presenta en esta edición con urgencias. El Unicaja, en cambio, lo hace con muchas dudas y en plena crisis de resultados (seis tropiezos en siete partidos).

Barça

El Barça afronta, algo necesitado, esta Copa del Rey. En el verano de 2019 el club hizo un gran desembolso económico (Higgins, Mirotic, Davies…) que, por ahora, no ha levantado ningún título. Pero el Barça ha enderezado un poco el rumbo, una vez superado el culebrón Heurtel, que se mantiene apartado del equipo. En su lugar ha llegado otro francés, Leo Westermann, al que Jasikevicius conoce bien de su etapa en el Zalgiris.

Lo mejor del Barça

Por talento, pocos equipos se pueden equiparar al Barça en estos momentos. Con Mirotic a la cabeza, el equipo azulgrana presume de juego ofensivo, pero donde puede marcar la diferencia es detrás, como demosotró ante el CSKA en Moscú. Abrines ha renacido de la mano de Jasikevicius y el equipo puede crecer a corto plazo con la vuelta de Brandon Davies y la recuperación de Víctor Claver.

Lo peor del Barça

Este Barça ha sido capaz de lo mejor, pero también de lo peor esta temporada, con auténticas desconexiones. Westermann aún no está integrado, aunque Hanga ha demostrado ser un buen relevo de Nick Calathes en la dirección. Con muchos problemas de lesiones, aún no hemos visto a este Barça completo.

Unicaja

No está siendo un curso fácil para el Unicaja, el último en clasificarse para esta Copa del Rey. El año pasado febrero jugó la final, pero llegó al torneo de rebote (como anfitrión y noveno clasificado tras la primera vuelta) y no ha comenzado bien el nuevo año (cuatro derrotas seguidas en ACB y seis en los últimos siete partidos).

Lo mejor del Unicaja

La importancia del jugador nacional en el equipo. Jaime Fernández ha estado entre algodones, pero Alberto Díaz, Darío Brizuela y Francis Alonso tienen mucho peso en el equipo. Este último se ha afianzado como uno de los mejores tiradores nacionales de la competición: promedia un 47% en tiros de tres puntos.

Lo peor del Unicaja

Luis Casimiro ha despertado algunas dudas entre la afición malagueña y el Unicaja no se reforzó mucho este verano (los fichajes llegaron durante el curso 2019-20), sólo llegó Tim Abromaitis. Bouteille no está al nivel del Bilbao Basket y el Unicaja ya ha acudido al mercado este año: Frankie Ferrari.

El BAXI Manresa propina un sonoro bofetón al peor Unicaja

Unicaja sigue en caída libre. Nueva derrota y otro partido deplorable ante el BAXI Manresa, que contuvo a su rival haciendo las cosas un poco mejor. El equipo de Luis Casimiro fue un desastre elevado al cubo. Muy mal en defensa, superado en el rebote por un solo jugador, Guillem Jou, con 14 nada menos, rebosante de pérdidas y solo agarrado al triple, jamás dio sensación de poder superar a un rival que venía de tres derrotas seguidas, pero que ha sabido redimirse. Octava derrota en nueve partidos (dos ellos de Eurocup) de los verdes que ofrecen tremendas dudas para afrontar esa Copa del Rey para la que se han clasificado de verdadera potra sin ningún merecimiento.

La primera mitad fue de escasa calidad. Más errores que aciertos y exceso de vaivenes. Del 4-9 del minuto tres se pasó a un 22-13 coincidiendo con una imparable racha de Sajus, incontenible para la débil defensa malagueña, que mejoró un poco con la entrada de Nzosa. Alberto Díaz regresó a las canchas tras dos meses de baja por lesión y partido 300 en Liga Endesa de Jaime Fernández.

Unicaja llegó a dar la vuelta al marcador (29-32 min. 17) más por errores del Manresa que por destellos propios. Los del Congost estuvieron muy desafortunados con los triples en este tramo (2/13 en 20 minutos), casi tanto como Unicaja con las pérdidas, diez. Se llegó al descanso con 39-36 y sensación de pesar por tan poco juego sobre la pista. Lo mejor, junto a los 12 puntos de Sajus, las ocho asistencias de Dani Pérez (acabaría con once).

Casimiro, cuestionado

El juego de Unicaja seguía siendo un despropósito atroz. El Manresa, casi al tran tran, se escapó en el marcador con un 12-2 de parcial. Casimiro paró el partido para encontrar alguna solución al 51-38 (min. 14). La sensación era que el mayor enemigo del Manresa podría ser… el Manresa. Y bronca de Casimiro a Gerun, probablemente, por su nula intensidad. Por eso, los del Carpena necesitan un pívot.

Unicaja intentaba reflotar a base de triples y con buenos momentos de Francis Alonso y Abromaitis pero nadie podía parar a Mason, a quien Pedro Martínez tuvo que sentar cuando mejor estaba porque se cargó con cuatro personales. La poca fluidez de los catalanes y un triple sobre la bocina de Abromaitis rescató a los de Málaga para la causa. Se cerró el tercer cuarto con 66-61. Un espejismo.

Los de Csasimiro no daban con la tecla y sus errores de concentración les impedían llegar a la orilla. 76-66 a los 33’. A falta de cinco minutos el Manresa perdió por cinco personales a Vaulet y Mason. A falta de 4’40 el BAXi adquirió su mayor ventaja, 14 puntos, 83-69. Guillen Jou, un coloso bajo aros. Unicaja jamás dio sensación de poder inquietar a los manresanos y al final se lleva otro bofetón que deja temblando al equipo y cada vez más cuestionado a Luis Casimiro. El BAXI Manresa, por su parte, revive.

El Joventut rentabiliza una nueva desconexión del Unicaja

Este triste e irreconocible Unicaja sigue en pleno valle de lágrimas. El equipo malagueño, que ganaba por 63-51 a los 26 minutos agarró otra de sus famosas ‘pájaras’, desconexiones o como prefieran ustedes llamar a este tipo de absurdas lagunas, cada vez más frecuentes. La Penya se puso las pilas y volteó el electrónico, en menos de siete minutos, con un espectacular 9-28. Victoria importantísima de los verdinegros, que se ponen una privilegiada posición en este complicado grupo de Top-16. Y, por supuesto, nueva decepción de los de Luis Casimiro, que solo han ganado uno de sus últimos ocho partidos y que, si se han clasificado para la Copa del Rey ha sido por pura potra. Ni más, ni menos. Mal partido de casi todos con excepción de Thompson y destacado trabajo del Joventut como bloque.

Los primeros 20 minutos fueron muy entretenidos. El Unicaja aplicaba fortaleza en el rebote en tanto que el Joventut centraba su arsenal ofensivo en Tomic (16 puntos en este tramo). El croata juega en otra liga… Dos triples de Waczynski y dos puntos más de Gerun abrieron la primera brecha del partido (26-18 min, 11). La Penya trataba de no descolgarse. Con 40-39 a los 15’ minutos, los malagueños dieron un segundo estirón (49-41). Una canasta bajo aros de Tomic cerró el primer cuarto con 49-43. No muchos triples para lo que suele ser habitual en estos dos equipos. 5/12 Unicaja y 2/6 por parte del Joventut. Buenos minutos de Waczynski con 13 puntos.

La segunda parte empezó con malas noticias para el Joventut. Problemas musculares para Dimitrijevic (después pudo entrar en la pista) y un parcial de 4-0 que colocó el marcador en un 53-43 y tiempo muerto pedido por Carles Durán, entrenador de los badaloneses. El primer efecto de la charla fueron dos triples seguidos de Aróstegui. Tiempo de rachas. Del 63-51 del minuto 26 tras un triple de Waczynski se pasó a un 63-61. Eléctrico parcial del Joventut, que se negaba a irse del encuentro. Lo que sucedió después fue inimaginable.

El Joventut pidió tiempo muerto y empezó una brillante reacción que coincidió con la enésima desaparición de su oponente. El 68-66 que cerró el tercer parcial auguraba fuertes emociones. Entre Tomic y Brodziansky ya sumaban 34 puntos.

En realidad no hubo ni emoción. Al Unicaja le pasó lo de casi siempre, clásica fuga de cerebros e ideas e incapacidad para aplicar una defensa eficaz. En un parpadeo, la Penya se adelantó con un 71-79. Desde el mencionado 63-51, nada menos que 9-28 de parcial. Los de Casimiro añoraban los puntos de sus tiradores de raza, Brizuela y Alonso y, por supuesto, la baja por lesión de Bouteille. Thompson, de nuevo en el ruedo. El estadounidense, internacional por Costa de Marfil, fue el único que sostuvo a los verdes. La Penya ya no perdió su velocidad de crucero y finalizó con una excelsa defensa que provocaba errores en los pases a un descompuesto adversario. Brodzianski, que acabó con 21 puntos, el gran segundo tiempo de Dimitrijevic, las apariciones oportunas de López-Arostegui y dos triples de Bassas cerraron un partido que terminó con un impensable 86-95. Nuevo naufragio malagueño y el Joventut, en su salsa.

El Unicaja-Baskonia se retrasa a las 22:00 por un positivo

El Unicaja-TD Systems Baskonia, que debía disputarse este domingo a las 18:30 horas (#Vamos), se ha retrasado a las 22:00 tras detectarse un positivo en el equipo arbitral, según comunicó la ACB, y la necesidad de sustituirlo. El partido, correspondiente a la 19ª jornada, decidirá la última plaza para la Copa del Rey (virtualmente en manos del Unicaja, que debe perder por 75 puntos para quedarse fuera) y el último cabeza de serie (el Baskonia si gana o el Burgos, con triunfo malagueño).

La jornada 19 de la Liga Endesa ha sido una de las más movidas de toda la temporada. El 4 de enero se anunció el aplazamiento del Real Madrid-UCAM Murcia por un brote de coronavirus dentro del equipo visitante. El viernes, el Urbas Fuenlabrada comunicó un positivo dentro del equipo y realizó pruebas de respaldos a los integrantes del cuerpo técnico y a todos los jugadores. Ante la imposibilidad de recibir los resultados de estos tes por el temporal provocado por Filomena, la ACB retrasó el partido al domingo, aunque finalmente ha sido suspendido por el momento. El MoraBanc se encontraba este domingo todavía aislado en Madrid.

Por último, el Movistar Estudiantes-Casademont Zaragoza se ha reprogramado al martes 12 de enero. El equipo maño no tenía medios para llegar a la capital español, ya que todo el servicio ferroviario estaba suspendido en la Comunidad de Madrid.

Copa del Rey ACB 2021: ya se conocen los ocho clasificados

La victoria del Barça en la pista del Baxi Manresa (76-99) le entregó la última plaza para la Copa del Rey de Madrid al Unicaja, que debería perder por 75 puntos para estar fuera. Algo imposible. De haberse dado un triunfo local en este partido, los de Luis Casimiro deberían haber ganado este domingo al TD Systems Baskonia para clasificarse para la cita del KO. Algo que ya no será necesario.

El equipo malagueño, que el año pasado disputó la Copa del Rey como anfitrión (era noveno al cierre de la primera vuelta y dejó fuera al San Pablo Burgos), estará en un torneo que se disputará en el WiZink Center de Madrid del 11 al 14 de febrero y en el que también pelearán por el título el Real Madrid, el Iberostar Tenerife, el Barça, el TD Systems Baskonia, el Hereda San Pablo Burgos, el Valencia Basket y el Joventut.

Una plaza de cabeza de serie, en el aire

Ya se conocen tres de los cuatro cabezas de serie del sorteo, que será el próximo 18 de enero. Son el Real Madrid, el Iberostar Tenerife y el Barça. La última plaza dependerá de lo que pase en el Unicaja-Baskonia de este domingo (18:30, #Vamos). Si gana el Baskonia, la plaza será suya; si no, el cuarto puesto será para el Burgos tras su triunfo frente al Coosur Betis (76-85).

El criterio de clasificación durante la pandemia

En una temporada tan golpeada por el coronavirus y con muchos partidos aplazados, los clubes decidieron que los equipos clasificados para la Copa del Rey serían los que mejor porcentaje de victorias tuvieran el 10 de enero. En caso de empate, quedaría primero los que tuvieran un mejor average.