El Madrid no ficha a Heurtel… de momento

El reloj marcó las 18:00 de este martes, 6 de enero de 2021, la hora y la fecha límite para el cierre del mercado de la Euroliga, y Thomas Heurtel continuaba siendo jugador azulgrana. No hubo salida para el base francés. El Madrid sí había anunciado el día anterior a Alex Tyus para suplir al lesionado Anthony Randolph, mientras que el propio Barça cerró dentro del plazo a su sustituto y compatriota, Leo Westermann, pero ni rastro de la pieza del conflicto en las transacciones. A pesar de que Albert Soler, el director de las secciones profesionales del Barcelona, había señalado este día como tope para resolver el entuerto de forma pactada, no se consolidó ningún movimiento. Ni al Real Madrid, ni al Fenerbahçe, ni al Khimki, ni a ningún otro… Heurtel permanecerá oficialmente en una plantilla de la que ya ha sido apartado, bajo las órdenes, o seguramente ni eso, de un entrenador, Sarunas Jasikevicius, que no cuenta con sus servicios, a pesar de que haya sido el MVP de los dos últimos títulos conquistados por la formación catalana: las Copas del Rey de 2018 y 2019.

El francés cobra tres millones brutos al año, de los que ya se ha embolsado uno, así que todavía ingresará otros dos por no jugar, sólo por entrenarse. Ese es el precio que el Barça prefiere pagar para no reforzar a su eterno rival. No hace mucho, Tyrese Rice pasó por una situación similar, enviado a las sesiones preparatorias del filial de la LEB Oro, aunque entonces fue por indisciplinas, y las arcas del club no exhibían el actual agujero. Así que Heurtel seguirá cobrando de un Barcelona en crisis a cambio de nada, lo que no evitará que acabe en el Madrid dentro de seis meses, ya libre y descansado. En realidad, el club blanco tampoco tenía prisa. Desde que se marchó Facundo Campazzo, su balance es de 11 triunfos y dos derrotas. No se ha notado tanto. Y se asegura un fichaje estelar para el próximo curso.

Westermann: “Conozco a Jasikevicius y creo que esto es importante”

El base francés Leo Westermann, cuyo fichaje por el Barça se confirmó este miércoles, aseguró que el hecho de haber coincidido con el técnico Sarunas Jasikevicius en el Zalgiris de Kaunas será “importante” para adaptarse a su nuevo equipo.

“Conozco a ‘Saras’ (Jasikevicius) y sus sistemas, creo que esto es importante. En poco tiempo creo que voy a estar a punto”, afirmó en declaraciones a los medios de comunicación del club. En este sentido, señaló que afronta la nueva etapa con “muchas ganas” de aportar su “manera de ver el baloncesto, que es la misma idea de juego del equipo”.

El alta de Westermann, que hasta hace unas semanas jugaba en las filas del Fenerbahce turco, es una petición de Jasikecivius, al que ya dirigió en el Zalgiris Kaunas durante dos temporadas (2016-17 y 2018-19). En este sentido, Jasikevicius valoró muy positivamente la llegada del jugador francés que, en su opinión, “puede aportar mucha experiencia” al equipo.

“Es un base que en estos momentos necesitamos y también puede jugar en otras posiciones. Está bien que llegue a mitad de temporada y conozca el sistema. Ha trabajado conmigo y esto le va a ayudar bastante a adaptarse. Nos puede aportar cosas”, apuntó el técnico lituano, quien matizó que el base galo necesitará “un poco de tiempo” para adaptarse.

Heurtel sigue en el Barça pero puede ser del Madrid en 6 meses

Una vez concluido este miércoles a las 18:00 horas el plazo para que los jugadores que han disputado la presente Euroliga cambien de equipo, Thomas Heurtel (1,89 m y 31 años) no jugará en el Real Madrid esta temporada, pero es muy posible que lo haga la próxima, ya libre para decidir su futuro. Tanto el club blanco como el base francés han negociado en los últimos días este extremo. El contrato de Heurtel con el Barça finaliza en 2022; sin embargo, ambas partes tienen opción de desvincularse del mismo el próximo mes de junio, según informan a AS fuentes conocedoras de la operación.

Heurtel sigue así de momento en el Barcelona, porque, pese a que se había filtrado el interés de otros equipos, como el Khimki ruso, el deseo del jugador era (y es) acabar en el Madrid. Queda claro que, aunque siga ligado a la disciplina azulgrana, no volverá a vestirse de corto a las órdenes de Jasikevicius y resta por determinar si se entrenará con el filial, con un preparador particular o se buscará otra solución.

El salario del base alcanza los tres millones de euros brutos por temporada y estaba dispuesto a renunciar a una cantidad a cambio de su libertad. El Barça acordó pagarle alrededor de un millón de euros y ahorrarse, teniendo en cuentan que ya se llevan disputados más de cuatro meses de competición, cerca de un tercio de su ficha, pero no para que se fuera al Madrid, como pretendía cuando el club pensaba que negociaba con el Fenerbahçe.

“Heurtel ya no cuenta para la disciplina de este club y, por lo tanto, lo más lógico sería encontrar una salida pactada (…)”, dijo Albert Soler, director de las secciones profesionales del Barcelona, que dejó muy claro hace diez días lo siguiente: En ningún momento vamos a indemnizar al jugador si pretende quedarse en un equipo español de la ACB. (…) Los intereses del club están por encima de todo”.

Contrato íntegro: tres millones de euros brutos

Aún estaría a tiempo, eso sí, de marcharse a otro club que no dispute la Euroliga o, aunque participe en ella, que su prioridad a estas alturas se centre en las competiciones nacionales y no le importe que se quede fuera en Europa, aunque ese escenario es realmente complicado. De no mediar un pacto en próximas fechas, Heurtel cobrará íntegro su contrato, lo que complicará a la sección azulgrana ajustarse el cinturón como pretendía, y más tras la contratación del también base francés Leo Westermann, firmada desde el mes pasado, aunque hasta ahora no había habido un acuerdo definitivo para incorporarle sin saltarse las exigencias de la junta gestora que controla el club durante el proceso electoral. El Barça lo ha inscrito este miércoles a tiempo en la Euroliga procedente del Fenerbahçe y se ha entrenado con sus nuevos compañeros.

El agente de Westermann es Misko Raznatovic (Beo Basket), el mismo que el de Heurtel, y apenas unas horas antes de conocerse la no salida de su representado decía lo siguiente al medio Sport24, una amenaza no muy velada: “Si digo ahora todo lo que pasó, cómo ha ido paso a paso desde el primer día, creo que realmente perjudicaría a algunas de las personas que me gustan de Barcelona. Por el momento, no voy a decir nada y espero poder mantenerlo así, no hablar mucho sobre estos detalles para arreglar la situación. Si no, probablemente tendré que dar una entrevista más y explicar todo lo sucedido, porque no hay duda de que Heurtel no hizo nada malo y no cometió ni el más mínimo error”.

El jugador se rompió el tendón rotuliano de la rodilla izquierda en 2019 y entre las dos últimas campañas solo suma 38 partidos. Pasarse en blanco, y no nos referimos al Madrid, lo que resta de curso es un golpe para él en este momento de su carrera y con los Juegos Olímpicos en el horizonte. El Real, por su parte, no contempla ahora fichar a otro base hasta final de temporada. Laso tendrá que conformarse con Alex Tyus, que entra por el lesionado Randolph pero como relevo principal de Tavares.

El Barça decide: Heurtel no va seguir y llegará Westermann

Leo Westermann, el base francés de 28 años que ya se ha desvinculado oficialmente del Fenerbahçe, tiene todas las papeletas para acabar siendo el relevo de Tomas Heurtel en el Barcelona. Así lo ha confirmado el periodista turco Ismail Senol (BeiN Sports).

Westermann era una gran promesa del baloncesto europeo cuya carrera tomó una ruta de perfil más bajo tras una grave lesión de rodilla. En julio de 2014, después de este percance, el Barcelona se hizo con sus derechos pero lo cedió al Limoges. Allí dos temporadas antes de coincidir con Sarunas Jasikevicius en el Zalgiris, donde jugó dos temporadas (2016-17 y 2018-19 con un paréntesis en el CSKA de Moscú). En 2019 llegó al Fenerbahçe, donde está promediando en la Euroliga 4,8 puntos y 2,3 asistencias: 4 valoración en menos de 13 minutos en pista por encuentro.

La salida de Heurtel, de 31 años, está cantada. Su ausencia contra el Joventut pareció el golpe definitivo a cualquier intento de que su pudiera reconducir su relación con Jasikevicius. Pero el futuro de Heurtel no está claro. En principio se daba por hecho que iría a Estambul para jugar en el Fenerbahçe, pero según Eurohoops el club turco da prioridad a fichar a un jugador interior. Lo que sí parece cantado es que Westermann llegará al Barça, un equipo que contó la pasada temporada con Malcolm Delaney, Thomas Heurtel y Kevin Pangos como bases y puede jugar la segunda parte de esta con Nick Calathes y Leo Westermann.