Renfe, Cercanías y Metro de Madrid hoy, 12 de enero: horarios, líneas cortadas e incidencias

La borrasca Filomena ha dejado en Madrid unas estampas de nieve y a la vez de caos, afectando principalmente al transporte. Sin embargo, poco a poco la nieve y el hielo están desapareciendo, gracias en gran parte al trabajo de todo el operativo puesto en marcha por la Comunidad de Madrid para facilitar la movilidad.

Ahora llega una ola de frío tremenda, y con ella la vuelta progresiva a la normalidad anterior a la histórica nevada. Así, para este martes, 12 de enero, los servicios de transporte de Madrid se presentan de esta manera:

Metro de Madrid

Es el principal medio de transporte a utilizar ante el estado de las principales carreteras de la ciudad y de la comunidad. Lleva funcionando con normalidad desde el viernes, con el comienzo de la nevada, e igualmente se anunció que abriría de manera excepcional durante las 24 horas del día. Ha permanecido abierto toda la noche por tercer día consecutivo.

A primera hora de este martes, en principio todas las líneas están en funcionamiento menos la ML1 entre Las Tablas y Virgen el Cortijo. Además, se ha restablecido el servicio en los tramos ML2 (entre Colonia Jardín y Prado del Rey) y en ML3 (entre Colonia Jardín y Cocheras).

Ha habido una incidencia detectada ha sido en L9, entre Puerta de Arganda y Arganda del Rey, en ambos sentidos, en principio ya solucionada. Y la L1 también ha sufrido un imprevisto, con la circulación suspendida entre Pinar de Chamartín y Chamartín, pero la circulación ya se está normalizando.

Cercanías

Cercanías ha reestablecido el servicio de sus ocho líneas desde ayer lunes, con la única excepción del tramo Santa María de la Alameda-El Escorial. También se han habilitado lanzaderas entre Villalba-Cercedilla y Colmenar-Chamartín. Por otro lado, los trenes procedentes de Guadalajara y Alcalá acaban en Chamartín.

Debido a las bajas temperaturas se han averiado dos trenes, causando demoras importantes en las líneas C2, C7 y C5, que en este momento solo presta servicio entre las estaciones de Móstoles y Aluche. Hay aglomeraciones en las estaciones de las líneas afectadas. A primera hora se encontraba suspendido el servicio de la línea C5 entre Aluche y Humanes y el resto de la línea con retraso. La avería en las líneas C2 y C7 se ha solucionado pero hay retrasos igualmente.

Las últimas noticias son que en la C5 se ha suspendido el servicio entre las estaciones de Móstoles y Móstoles El Soto, y se ha creado una lanzadera entre las estaciones de Móstoles y Aluche con una frecuencia aproximada de 30′. En la C3, un tren destino Sol-El Escorial se ha detenido en la estación de Ciempozuelos debido a una avería del propio tren, provocando demoras.

Y en la C2, por una avería de infraestructura quedan suspendidos los trenes entre las estaciones de Coslada-Atocha, según Cercanías Madrid en su cuenta de Twitter. Para seguir toda la última hora, se recomienda consultar la cuenta.

Renfe

También ha empezado a recobrar la normalidad. Por ejemplo, la circulación de trenes entre Barcelona y Madrid ya se restableció tras estar fuera de servicio.

Según informa Renfe para el día de hoy, “los servicios Ave van a circular en todas las líneas y está prevista la recuperación paulatina de las frecuencias programadas”, “en las líneas Avant (alta velocidad de media distancia), se prevé la circulación de servicios en todas las líneas”, y “Se espera recuperar las circulaciones de los trenes Alvia e Intercity en la práctica totalidad de los recorridos, excepto en las líneas Madrid-Extremadura y Madrid-Almería”.

Para Media Distancia, se ha restablecido la circulación en las relaciones Ciudad Real – Alicante y Albacete/Alcázar de San Juan – Valencia, y se trabaja en recuperar las líneas de egionales de Cuenca, en la línea Huesca – Canfranc y en el tramo Ávila-El Escorial (Madrid). Los recorridos Madrid – Extremadura se realizarán en trenes con enlaces desde Madrid a Puertollano y, desde allí, en tren regional Puertollano – Mérida – Badajoz.

Madrid plantea la zona catastrófica: qué es, qué se necesita y cómo se declara

El temporal Filomena ha dejado imágenes insólitas en la Comunidad de Madrid debido a las grandes nevadas que han tenido lugar durante el fin de semana. Las calles y carreteras de la región madrileña se encuentran en estos momentos repletas de nieve y hielo y muchos empleados no han podido asistir hoy a sus puestos de trabajo debido a la peligrosidad que podría suponer circular con el vehículo.

Los colegios han retrasado su apertura hasta el próximo miércoles, aunque desde el Gobierno regional estudian la posibilidad de alargar el cierre de las aulas hasta que la situación en las calzadas esté más controlada.

Con motivo de la gran nevada ocasionada por Filomena, el Ayuntamiento de Madrid plantea declarar la ciudad como zona catastrófica, una posibilidad que contaría con el apoyo de la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso.

El Gobierno está estudiando los daños

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha señalado este lunes, ante la posibilidad de que Madrid pida la declaración de zona catastrófica: “El Gobierno concretará posibles ayudas una vez que se contenga la actuación de emergencia y se evalúen los daños causados”.

“Desde el primer momento, estamos evaluando los datos precisos para esas ayudas que sean necesarias cuando el momento concreto se materialice, que será cuando la situación de emergencia concluya y la evaluación definitiva pueda realizarse”, ha explicado el ministro del Interior en rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa.

“Estamos evaluando los daños que se irán observando y definiendo cuando concluya la situación de emergencia. Esto no ha terminado. Tenemos unos días difíciles en los que el sistema nacional de protección civil está en alerta. La evaluación se está haciendo”, ha insistido Marlaska.

“La normativa que se aprobó en junio de 2019 sobre protección civil obliga, en primer lugar, a recuperar la normalidad y garantizar los servicios públicos esenciales antes de habilitar posibles ayudas”, ha concluido el ministro.

En la misma línea, el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha explicado, en una entrevista en ‘La hora de la 1’: “Hay que hacer la evaluación de los daños cuando amaine el temporal y ver las causas, los daños, el alcance de los mismos. Es entonces cuando se procede esta cuestión”.

Fuenlabrada también lo solicita

El municipio de Fuenlabrada también ha informado este lunes que solicitará al Gobierno central la declaración de zona catastrófica con motivo del temporal provocado por Filomena: ”En los últimos días Fuenlabrada ha vivido una situación excepcional como consecuencia de la tormenta de nieve que ha afectado a todo el país y especialmente a nuestra región. Las dimensiones y los efectos de la tormenta de nieve han superado todas las estimaciones efectuadas”, han escrito desde el Ayuntamiento del municipio madrileño en la moción que presentarán al Ejecutivo español.

Zona catastrófica

Zona catastrófica se refiere a “zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil”, tal y como se establece en la Ley 17/2015, de 9 de julio, del Sistema Nacional de Protección Civil. La declaración o no de este estado está recogida en el capítulo V de dicha legislación, que en su artículo 23, Procedimiento de declaración de zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil, señala:

1. La declaración de zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil prevista en esta ley se efectuará por acuerdo de Consejo de Ministros, a propuesta de los Ministros de Hacienda y Administraciones Públicas y del Interior y, en su caso, de los titulares de los demás ministerios concernidos, e incluirá, en todo caso, la delimitación del área afectada. Dicha declaración podrá ser solicitada por las administraciones públicas interesadas. En estos supuestos, y con carácter previo a su declaración, el Gobierno podrá solicitar informe a la comunidad o comunidades autónomas afectadas.

2. A los efectos de la declaración de zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil se valorará, en todo caso, que se hayan producido daños personales o materiales derivados de un siniestro que perturbe gravemente las condiciones de vida de la población en un área geográfica determinada o cuando se produzca la paralización, como consecuencia del mismo, de todos o algunos de los servicios públicos esenciales.

Por lo tanto, según lo establecido por dicha Ley, para que se declare la zona catastrófica las autoridades de las zonas afectadas deberán trasladar al Gobierno su petición y, tras ello, deberá haber un acuerdo del Consejo de Ministros después de haber evaluado los daños ocasionados en las zonas afectadas.

Medidas aplicables

El artículo 24 de la legislación mencionada recoge las medidas aplicables si se autoriza la declaración de “zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil”:

1. En los términos que apruebe el Consejo de Ministros, cuando se declare una zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil se podrán adoptar, entre otras, algunas de las siguientes medidas:

a) Ayudas económicas a particulares por daños en vivienda habitual y enseres de primera necesidad.

b) Compensación a Corporaciones Locales por gastos derivados de actuaciones inaplazables.

c) Ayudas a personas físicas o jurídicas que hayan llevado a cabo la prestación personal o de bienes.

d) Ayudas destinadas a establecimientos industriales, mercantiles y de servicios.

e) Subvenciones por daños en infraestructuras municipales, red viaria provincial e insular.

f) Ayudas por daños en producciones agrícolas, ganaderas, forestales y de acuicultura marina.

g) Apertura de líneas de préstamo preferenciales subvencionadas por el Instituto de Crédito Oficial.

El artículo también establece que se podrán adoptar medidas fiscales, como la exención de la cuota del Impuesto sobre Bienes Inmuebles o la reducción en el Impuesto sobre Actividades Económicas, entre otras; o medidas laborales y de Seguridad Social.

Cadenas para la nieve: cómo funcionan, cómo se colocan y en qué casos son obligatorias

El temporal Filomena ha ocasionado grandes nevadas en la mayoría de provincias españolas que han hecho que muchos conductores no hayan podido usar sus vehículos debido a la cantidad de nieve y hielo acumulado en las calzadas. Como solución a esta situación se encuentran las cadenas para las ruedas, pero el inconveniente está en que muchos individuos no saben cómo se utilizan.

Según datos de RACE, el 67% de los conductores desconoce cómo se usan las cadenas para circular en tiempo de nieve y hielo por las carreteras, y esto es un problema ya que ante temporales como el de Filomena solo se podrá circular si los coches se encuentran equipados con este producto, de lo contrario, conducir sería muy peligroso y el automovilista recibiría una sanción de 200 euros.

Obligatoriedad de las cadenas

Siempre que un vehículo se desplace hacia zonas de montaña o hacia lugares con presencia de nieve, la Dirección General de Tráfico (DGT) exige el uso obligatorio de cadenas o neumáticos de invierno.

Como explican desde El Motor, “solo los vehículos equipados con neumáticos de invierno con identificación M+S están exentos de llevar las cadenas para la nieve”. En caso contrario, un conductor que vaya a circular por calzadas nevadas deberá instalar las cadenas en los neumáticos de su vehículo cuando el asfalto ya esté completamente blanco, ya que de lo contrario las cadenas podrían dañar las ruedas.

Tipos de cadenas

Hay varios tipos de cadenas para los neumáticos: metálicas, de tela, mixtas o compuestas. En La Razón explican paso a paso cómo colocar las cadenas según su tipo. En primer lugar, en los vehículos de tracción delantera habrá que colocar las cadenas en el eje delantero. Si se trata de un coche de propulsión trasera, habrá que poner las cadenas en las ruedas de atrás. Si son coches con tracción a las cuatro ruedas, como son los 4×4, el conductor deberá seguir las instrucciones del fabricante para la correcta colocación de las cadenas.

Cadenas metálicas

Como explican en La Razón, el primer paso para colocar este tipo de cadenas es estirarlas sobre el suelo para comprobar que no estén enrolladas. Una vez comprobado el estado de las cadenas, hay que estirar el cable de acero por la parte trasera de la rueda y engancharlo a ambos extremos. En tercer lugar hay que colocar y estirar la cadenarodeando el neumático por la parte que hace contacto con el suelo. Por último, debemos enganchar todos los tensores de la parte delantera para fijar las cadenas. Tras esto, hay que avanzar con el vehículo unos centímetros para comprobar que están bien colocadas.

Cadenas de tela

Este tipo de cadenas son como una funda del neumático y hay que empezar a colocarlas por la parte de arriba. Hay que cubrir toda la superficie de la banda de rodadura. A continuación, el conductor deberá mover el vehículo para dejar al descubierto la parte del neumático que queda y coloca las cadenas sobre ella.

Cadenas mixtas

En este caso, como explican en La Razón, habrá que estirar las cadenas y comprobar que no hay ningún eslabón enganchado. A continuación, se deberá colocar el cable que une las cadenas por la parte trasera de la rueda, de tal forma que la tela pueda cubrir la llanta. El siguiente paso será extender la cadena por la superficie del neumático. Por último, hay que mover el vehículo para terminar de vestir a la rueda.

Cadenas compuestas

Como explican en El Motor, estas cadenas son parecidas a las de tela, pero en este caso se tratan de una red de cables de plástico revestidos de material textil. Montar estas cadenas es similar al montaje de las de tela, pero exigen una mayor tensión para ajustarlas al neumático.

Ola de frío polar en España: qué provincias están en alerta por bajas temperaturas

El temporal Filomena ha desatado el caos en prácticamente todo el país con nevadas históricas en el centro peninsular, donde hacía años que no se veía nada igual. Las calles de la mayoría de las provincias españolas siguen llegas de nieve y hielo y eso ha provocado que muchos conductores no hayan podido sacar hoy sus coches para asistir a sus puestos de trabajo.

Tras los días de nieve, llegan ahora jornadas de frío en las que se alcanzarán incluso los 10 grados bajo cero. La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) informó el domingo en un comunicado que la ola de frío que tendrá lugar en amplias zonas del interior peninsular desde hoy, lunes 11 de enero, hasta el próximo jueves 14 de enero inclusive.

Heladas nocturnas y de madrugada

En la madrugada de este martes se esperan fuertes heladas en las zonas del interior, donde se llegará a temperaturas inferiores a -8ºC. En zonas de montaña y áreas llanas con superficie nevada las temperaturas mínimas podrían ser inferiores a los -10ºC.

A pesar de las heladas nocturnas y de madrugada, la AEMET informa que durante el día las temperaturas rondarán alrededor de los 5ºC en buena parte de la península, aunque en ningún caso, advierten, se superará esta cifra. En zonas de montaña se mantendrán los valores negativos durante toda la jornada.

Será a partir de la madrugada del miércoles cuando las temperaturas comiencen a ascender, aunque las heladas continuarán en España, pero en menor medida. De momento, desde la agencia meteorológica han alertado a 31 provincias para las próximas horas debido a los niveles mínimos que se alcanzarán en diversas zonas españolas.

Alerta naranja

En alerta naranja por temperaturas de entre -8º y -10ºC se encuentran Huesca, Ávila, Segovia, Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Toledo, Lleida y Madrid.

Alerta amarilla

Por otro lado, Almería, Granada, Jaén, Zaragoza, Teruel, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Soria, Zamora, Barcelona, Girona, Tarragona, Cáceres, Lugo, Ourense, Murcia, Navarra, La Rioja y Valencia se encuentran en aviso amarillo por temperaturas de entre -1ºC y -8ºC.

Renfe, Cercanías y Metro de Madrid hoy: horarios, líneas cortadas e incidencias

Los estragos de la borrasca Filomena se han notado especialmente en Madrid. Fruto de ello, se tuvieron que suspender algunos servicios básicos para la movilidad de los ciudadanos, como el Cercanías, el Aeropuerto de Barajas o la alta velocidad.

Para este lunes, 11 de enero, los servicios funcionarán de la siguiente forma:

Metro de Madrid

El Metro de Madrid ha resultado vital para garantizar los desplazamientos de muchos ciudadanos. Por ese motivo, desde que comenzaron a notarse los efectos de Filomena, ha permanecido abierto las 24 horas. Salvo algunas excepciones, la red ha operado con normalidad en prácticamente la totalidad de sus líneas. 

A última hora del domingo, solamente estaba interrumpida la circulación en la Línea 10 entre las estaciones de Tribunal y Cuatro Vientos, en ambos sentidos, por causas ajenas al suburbano madrileño. La red estuvo abierta durante todo el día de ayer, y mientras los autobuses de la EMT continúen sin prestar servicio, está previsto que siga funcionando las 24 horas.

El suburbano de Madrid ha informado a primera hora de la mañana de este lunes que la línea 10 recupera su funcionamiento normal, con la única salvedad de que no se efectúa parada en la estación de Lago.

Cercanías

José Luis Ábalos, ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, confirmó el domingo por la tarde que se restablecieron los servicios de Cercanías en la Comunidad de Madrid. Las líneas C2, C3 y C8 recuperaron su funcionamiento, con una frecuencia estimada de 60 minutos entre trenes.

Para este lunes se espera que lo hagan ya la C10, C4 y la C5 hasta Humanes. Habitualmente, los vehículos circulan entre las 05:00 horas y las 06:00, y finalizan sus servicios alrededor de las 00:00. Estos horarios podrían estar sujetos a cambios según la evolución de la borrasca.

Renfe

La alta velocidad también notó los efectos de Filomena. Pero ayer ya comenzó a recuperar gradualmente la normalidad. De los 61 trenes que había programados, circularon 46. Pese a ello, Ábalos confirmó que la prioridad era “las cercanías y el transporte de mercancías”.

El operador anunció ayer el bloqueo de algunas líneas con salida para este lunes 11 de enero. Por ese motivo, los usuarios recibían el mensaje de ‘tren no disponible’ o ‘tren completo’. Eso no quiere decir que estén suspendidos, sino que podrán efectuar los trayectos en función de las condiciones climatológicas.

El deporte recibirá parte de los impuestos a las apuestas

El Estado retornará al deporte y a las competiciones deportivas organizadas en España parte de los impuestos que recauda de los operadores del juego de las apuestas deportivas e hípicas ‘online’, y lo hará una vez que se apruebe en el segundo semestre del 2021 el Real Decreto de juego responsable.

Así lo contempla el primer esbozo de borrador del Real Decreto sobre entornos más seguros de juego en línea de ámbito estatal, en trámite de audiencia pública, y que será el segundo al que dé el visto bueno en este sentido el Ministerio de Consumo, según ha señalado a Efe el director general de Ordenación del Juego, Mikel Arana.

El objetivo de Consumo para este año es seguir desarrollando la Ley del Juego de 2011 en sus aspectos no reglamentados: en 2020 aprobó el Real Decreto de comunicaciones comerciales por el que limitó la publicidad del juego en internet y este año pretende ahondar sobre el juego seguro y responsable a través de otro Real Decreto que aprovechará para ahondar en otro asunto.

El nuevo documento sobre el que se trabaja ahora permitirá desarrollar una disposición adicional de la Ley del Juego que se tenía que haber desarrollado hace siete años y que instaba a fijar reglamentariamente un porcentaje de la recaudación obtenida de las apuestas deportivas e hípicas en línea.

Actualmente los impuestos de esta modalidad de juego se recaudan y se incorporan a los Presupuestos Generales del Estado, como cualquier otro impuesto, pero en principio, según Arana, prácticamente la integridad de ese gravamen se transfiere a las Comunidades Autónomas.

Ahora de lo que se trata es de concretar el destino y ver cómo se puede articular, porque la disposición adicional no lo especifica y simplemente habla “del deporte“, de ahí que el Ministerio de Alberto Garzón prevea reunirse durante la tramitación con el Consejo Superior de Deportes para determinar cómo va a ser ese retorno.

Pero Arana ha comentado que “cuando se habla de deporte en principio no se está hablando del deporte profesional de primera y segunda división”. “Yo creo que se piensa siempre en categorías inferiores que no tienen mayores patrocinios desde el punto de vista de los operadores del juego tampoco”, ha comentado.

Otra ‘pata’ de este real decreto es el juego seguro, y la intención de Consumo es trabajar conjuntamente con el Consejo Asesor del Juego Responsable, en el que están presentes los operadores del juego, las asociaciones de jugadores rehabilitados y representantes de la Universidad.

Según se señala en el proyecto de Real Decreto, “resulta perentorio, en el momento actual del mercado de juego online de ámbito estatal, establecer un marco normativo de obligado cumplimiento para los operadores que suponga un refuerzo y promoción de pautas de juego responsable o seguro”.

Un marco, añade, por el que “se garantice el desarrollo de patrones de consumo saludable y se evite el desarrollo de comportamientos que pudiesen derivar en problemas en la esfera personal, familiar y patrimonial de los usuarios, con particular atención en aquellos grupos de consumo más intensivo o de consumo de riesgo.

Pero además, según Arana, el Gobierno tiene previsto modificar la Ley del Juego para incluir las llamadas Lootboxes -cajas botín o recompensas en el mundo de los videojuegos- como juego de azar. Estas “cajas botín”, que se popularizaron en 2016 con la aparición del juego “Overwatch”, se reciben a cambio de un pago con moneda virtual del videojuego, al superar retos. También, si no se quiere esperar a conseguirla de esta forma, se puede obtener con dinero real.

Cuando se concluya la tramitación del último Real Decreto, Consumo pretende someter esta cuestión a consulta pública, pero en este caso la tramitación será más lenta pues al ser una modificación de la Ley deberá ir al Parlamento. La respuesta a por qué considerar las Lootboxes como cajas botín, Arana la tiene clara: “Porque lo son, tienen un componente de aletoriedad que es evidente, y cuando alguien espera una de las cajas botín no necesariamente sabe cual es el premio que va a obtener, con lo que no estamos hablando de una transacción normal”.

Además, sostiene, “tiene un componente económico, que es una de las características del juego de azar. Ahora están en un limbo normativo y no están reguladas en ningún sitio y por eso hay que incorporarlas a la Ley porque no existían cuando se aprobó”, concluye.

Alerta naranja por nieve: qué significa y qué otras grandes nevadas ha habido en España

El inicio de este año 2021 viene marcado por la llegada de la borrasca Filomena, que ha cubierto de nieve gran parte de España durante los últimos días. Castilla-La Mancha y la Comunidad de Madrid han sido de las más afectadas por este temporal, que además se ha cobrado la vida de varias personas en las últimas horas.

Las bajas temperaturas y la acumulación de nieve han dejado una estampa poco habitual en algunas zonas no acostumbradas a ello. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) es la encargada en España de hacer las predicciones de temperaturas y fenómenos climatológicos en nuestro país, y para ello emplea un código de colores según la intensidad de las condiciones que se esperan. Van desde el verde (cuando no hay riesgo) hasta rojo, que marca el riesgo extremo por “fenómenos meteorológicos no habituales de una intensidad excepcional”.

¿Qué significa la alerta naranja?

La alerta naranja, la que ha pasado en los últimos días la Comunidad de Madrid, se encuentra en un punto intermedio. En ella hay un riesgo importante (fenómenos meteorológicos no habituales y con cierto grado de peligro para las actividades habituales). En estos casos, la Aemet aconseja tomar precauciones y estar informado de la predicción más actualizada para no incurrir en una situación peligrosa. Estos avisos pueden deberse a lluvias, nevadas, vientos, tormentas, temperaturas extremas o fenómenos costeros.

Otras fuertes nevadas en España

Filomena no ha sido la primera gran nevada de España ni será, posiblemente, la última. Antes hubo otras destacadas, como la ocurrida el 4 de marzo de 2011 en la Comunidad de Madrid: hasta 34 cm de nieve en varios municipios de la sierra y 8 centímetros en diversos barrios de la capital.

Otra de ellas fue el 26 de diciembre de 2004 en Burgos. El día posterior a la Navidad, la ciudad castellanoleonesa vio cómo sus calles albergaban hasta 50 y 60 centímetros de un manto blanco, que obligó a cortar la A1.

Más atrás en el tiempo queda la que afectó en 1996 al Sistema Central. En el mes de enero de aquel año, una intensa nevada hizo caer una gran cantidad de árboles en la Sierra de Guadarrama. El 21 de enero el observatorio del Puerto de los Leones recogía 166 milímetros, mientras que el de Navacerrada recogía 150. De los valores más altos en ambos observatorios desde que hay datos.

Finalmente, acabamos este repaso con un lugar poco acostumbrado a la llegada de la nieve. En 1926 tuvo lugar una gran nevada en Alicante. Entre el 25 y el 27 de diciembre, la localidad se tiñó de blanco, así como algunas zonas de Almería, Torrevieja, Cartagena o Málaga.

Nieve en España: qué ropa llevar, pantalones y botas para enfrentarse a Filomena

El temporal Filomena ha traído a la Península unas nevadas que, como declaró ayer el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, son “históricas”. Castilla-La Mancha, Madrid, Castilla y León, Comunidad Valenciana y Aragón han sido las regiones más afectadas por un fenómeno climatológico poco común en cotas tan bajas.

Lo excepcional de la nieve ha llevado a parte de la sociedad a salir a la calle para disfrutar del histórico acontecimiento. Incluso se han podido ver batallas de bolas de nieve en plena Gran Vía a pesar de la pandemia. Sin embargo, la nieve y el frío que afecta a estas zonas del país requieren una vestimenta adecuada para evitar complicaciones.

Vestir por capas

Una de las claves más importantes es vestir por capas. Esto permitirá, en primer lugar, mantener el calor corporal frente al frío del exterior. Además, en caso de tener calor, podrás quitarte alguna capa y no sudar en exceso, porque el sudor se puede congelar y el efecto podría ser adverso. Evidentemente, si la ropa es térmica, mejor todavía.

También se recomienda llevar que la última capa sea impermeable para evitar que cuando la nieve se derrita, el agua entre en contacto con el cuerpo. Con este fin, se debería llevar una braga o una bufanda que cubra el cuello y los huecos que queden sin tapar entre la ropa. El pantalón debe ser cómodo e impermeable y, en caso de que no lo sea, no está de más llevar unos leggings debajo.

No llevar calcetines de algodón

La forma de cubrir los pies es también trascendental, pues al ser el sitio que más tiempo va a estar en contacto con la nieve, se convertirá en el punto de entrada del frío en nuestro cuerpo.

La primera recomendación es evitar los calcetines de algodón, pues empapan con gran facilidad y pueden congelarnos los pies. Son mucho mejores los calcetines de lana o de hilo e, incluso, llevar dos pares de calcetines.

En cuanto a los zapatos, lo importante es que impidan el paso del agua. Por ello, pueden valer las botas de montaña o unos zapatos de cuero que retengan el calor dentro. Las botas de lluvia podrían valer si la nieve no fuera abundante, pero ese no es el caso. Incluso puede plantearse el uso de unas botas con un número más del habitualmente usado con un par de calcetines doblados en la punta.

Por supuesto, no puede faltar un gorro para cubrir la cabeza, pues es el sitio donde más calor se pierde. En este caso, el material es lo de menos, pero la protección mejora si es de lana o de forro polar.

Por último, como estamos en plena pandemia, la mascarilla es obligatoria. En este sentido, es recomendable llevar una de repuesto, pues en la nieve lo normal es que la mascarilla se moje y pierda su capacidad de protección. Además, la mejor forma de conservar una mascarilla que no se está utilizando es en estuches destinados exclusivamente a ello.

“Pedimos a la ciudadanía que se quede en casa”

Sin embargo, a pesar de que el instinto natural nos pide salir a ver la nieve, las autoridades recomiendan que nos quedemos en casa, pues pueden surgir peligros imprevistos, como las caídas de árboles o el hielo.

Cuatro personas han fallecido a causa de la borrasca Filomena. La lluvia y el viento han provocado riadas como la del Parque del Esparragal, entre Mijas y Fuengirola. Allí perdieron la vida dos personas, un hombre y una mujer, que ocupaban un coche que fue arrastrado por la corriente. Las otras dos víctimas fallecieron en la Comunidad de Madrid, una a causa de una parada cardiorrespiratoria en Carabanchel y otra en Zarzalejo, cuyo cadáver fue encontrado sepultado por la nieve.

Temporal de nieve Filomena: ¿qué es mejor para el coche, cadenas o fundas?

El temporal Filomena ha producido unas nevadas difícilmente vistas con anterioridad en Castilla-La Mancha, Madrid, Aragón, Castilla y León, Comunidad Valenciana y Cataluña, principalmente. Varias vías principales han quedado colapsadas, como fue el caso de la M-30 y la M-40 de la capital, por lo que se recomienda circular con precaución y consultar el estado de las carreteras antes de comenzar la ruta.

Como parte de las medidas preventivas para facilitar la circulación de los vehículos se encuentra el uso de cadenas. Hay varios tipos de cadenas, pero tan importante es saber cuál utilizar como saber montarlas y dónde hacerlo. La sujeción debe ir colocada en las ruedas motrices del vehículo, es decir, donde recae el movimiento.

Tipos de cadenas

Las cadenas metálicas son las más frecuentes. Consisten en eslabones metálicos entrelazados, seguros y duraderos. La conducción en nieve con este elemento es fiable y económica, pero el montaje es complicado y suena durante la circulación. Además, tienen un peso considerable que puede afectar al control de estabilidad del vehículo.

Por otro lado, se encuentran las fundas textiles o cadenas de tela. Este elemento soluciona los principales problemas de las cadenas metálicas, pues no pesan y se colocan con facilidad. Pero, por el contrario, tienen una menor durabilidad, pues se estropean mucho más rápido y son especialmente sensibles a las velocidades altas.

También existen otros tipos, como las cadenas compuestas, que están formadas por cables plásticos recubiertos de material textil y que presentan un funcionamiento similar al de las cadenas de tela; o las semiautomáticas, que llevan una parte incorporada continuamente a la llanta y otra parte desmontable. Estas dos, por su precio, se recomiendan cuando se vaya a hacer un uso frecuente de las mismas y, en el caso de la última, especialmente en vehículos de alta gama.

Sin embargo, entre las cadenas metálicas y las fundas textiles, si bien ambas son útiles a pesar de sus puntos negativos, reside en el conductor la elección sobre cuál utilizar, pues las dos están recomendadas para conducir ocasionalmente sobre una carretera nevada. Las metálicas, por norma general, son más baratas.