Las zurdas de Brais Méndez y Bryan Gil empatan a talento

El árbitro tuvo que esperar unos segundos a que Mendilibar atravesase el césped de Balaídos para inaugurar el encuentro. Mientras, en la banda, Coudet le echaba una reprimenda irónica al bueno de Mendi. Fue una perfecta analogía de lo que minutos después iba a suceder en el césped. El Celta, lanzado al ataque. El Eibar, sorprendido por una ofensiva tan temprana.

Escudo/Bandera Celta

El primer cuarto de hora fue una avalancha celeste, con el viento de cara en todo momento. Así nació la jugada del primer gol, en una buena combinación de los célticos que tuvo el golpe de fortuna en la bota de Sergio Álvarez. El centrocampista se interpuso para repeler un pase de Mina a Emre Mor dentro del área y ese rechace acabó convirtiéndose en una asistencia a Brais Méndez, quien no perdonó ante Dmitrovic.

El Eibar parecía noqueado con ese golpe de mala suerte, aunque la fortuna va por barrios e instantes después lo comprobaron con un buen ejemplo. Nolito y Olaza se intercambiaron los papeles, con el sanluqueño centrando desde la banda y el uruguayo rematando al primer toque. Sólo el palo evitó el tanto del lateral, en el que pudo ser su último partido con la camiseta celeste.

Escudo/Bandera Eibar

Esa señal del destino lo entendieron los azulgranas como una segunda oportunidad para puntuar en Balaídos. Se pusieron las pilas y empezaron a ganar terreno en la batalla. Eso sí, la única ocasión clara de la primera parte llegó en un saque de esquina. El enorme despiste local le permitió a Kike García rematar sin oposición en el punto de penalti, pero lo hizo en semifallo y eso le facilitó la labor a Rubén Blanco.

Coudet cambió el equipo al descanso y su movimiento tuvo consecuencias. Si el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, el Celta es el único equipo que tropieza hasta tres veces en esa misma piedra. Por tercer partido consecutivo, los vigueses encajaron un tanto después de un grosero error en la salida de balón. Esta vez fue Okay, recién ingresado en el intermedio, quien se engancha con el balón, propiciando una pérdida que el Eibar castigó. Genial asistencia de Muto e impresionante definición de Bryan Gil, batiendo a Rubén Blanco con una espléndida volea.

Con las tablas en el marcador, el miedo a perder se instaló en ambos equipos. El temor a una derrota en un partido clave pesó demasiado y el encuentro se fue embarrando con el paso de los minutos, con una lluvia de faltas y un desfile de tarjetas amarillas. Salpicados por el barro, ambos firmaron la pipa de la paz. El punto no les saca de pobres, pero supone un importante alivio, manteniéndose fuera de los puestos de descenso.


Mendilibar: “Apuesto por dejar a tres detrás de mí”

José Luis Mendilibar, entrenador del Eibar, dio por bueno el punto sumado por su equipo ante el Celta de Vigo, en un partido en el que volvió a marcar Bryan Gil, al que elogió porque “es su segundo año en la élite, la temporada pasada no jugó mucho, y hasta ahora no se había destacado por el gol”.

“Bryan nos puede dar puntos y eso es importante”, comentó el técnico vasco, para quien la actuación del portero serbio Marko Dmitrovic es menos sorprendente: “Lo conocemos y sabemos lo que nos puede dar”.

Mendilibar insistió en la “igualdad” existente en la categoría y aclaró que su objetivo no va más allá de la permanencia: “Este año cuesta mucho ganar, hay muchos más empates que otras temporadas. ¿Quién gana dos partidos seguidos? Yo no apuesto por quedar en la mitad de la tabla, yo apuesto por dejar a tres detrás de mí”.

Consideró que el tanto del Celta era “evitable”, admitió que a su equipo le está costando que los laterales aporten “profundidad” y subrayó que fue “más mérito” del Celta que se metieran en su campo que miedo a perder.

“No nos hemos venido abajo y hemos querido seguir apretando arriba para que el Celta no jugara con comodidad. Ellos normalmente combinan mucho y hoy lo han tenido más difícil”, comentó.

Cambios

Okay Yokuslu (45′, Emre Mor), Aleix García Serrano (62′, Sergio Álvarez), Alfonso González (74′, Fran Beltrán), Pedro León (74′, Kike García), Diop (75′, Recio), Miguel Baeza Pérez (79′, Nolito)

Goles

1-0, 8′: Brais, 1-1, 52′: Bryan Gil Salvatierra

Tarjetas

Arbitro: Pablo González Fuertes
Arbitro VAR: Jorge Figueroa Vázquez
Luís Rafael (1′,Amarilla) Renato Tapia (34′,Amarilla) Edu Expósito (42′,Amarilla) Okay Yokuslu (53′,Amarilla) Recio (63′,Amarilla) Brais (65′,Amarilla) Santi Mina (79′,Amarilla

Clasificación

La confusión de Bartra y el 'chachismo' de Brais

La desconfianza

Es tiempo de sospechas en el Betis. Nunca se acaban de ir, pero la derrota contra el Granada acentúa todavía más su vulnerabilidad. El frágil equilibrio que le envuelve condiciona cualquier plan de Pellegrini. El Betis es un equipo muy accesible y tierno para casi cualquier adversario. La andadura vacilante se manifiesta en la figura de Marc Bartra (29 años). No hay nada peor para un central que dejar constancia de su difusa autoridad en cada partido. Es el jugador de LaLiga que más errores de gol ha cometido, con un total de ocho. En Los Cármenes resultó muy llamativo su corte fallido en el 2-0 de Soldado. No deja de sorprender en un defensa de amplias condiciones y con la madurez necesaria para ofrecer otro tipo de rendimiento. Bartra persiste en el error y la decadencia defensiva del Betis no se detiene. Siguen en estado de duda.

La alternativa

Entusiasma este Celta, disparado con justicia el chachismo ante una resurrección futbolística espléndida. Se ha convertido en otro equipo cuando ha empezado a mirar lo bueno que tiene sin importar el contrario. No fue el encuentro contra el Alavés el más lúcido de todos, pero lo tramitó con criterio y efectividad. La alineación de Brais Méndez (23 años) como delantero para suplir la ausencia de Santi Mina causó desconcierto de inicio y después se reveló acertada por lo bien que atacó el área el gallego. Coudet justificó su decisión por el poder aéreo de Brais, que respondió con un cabezazo preciso para abrir el camino del triunfo. Fue el único duelo por alto en el que se impuso de los ocho que mantuvo. Hasta las meigas acompañan a un Celta que posee una colección de futbolistas de extraordinario talento. Aunque por encima de todos siempre está Iago Aspas…

Cosa de dos

El Levante se aleja del descenso y la Real Sociedad se aleja de su sueño liguero. La victoria granota, merecida y discutible al mismo tiempo según se mire, pone el énfasis en la elogiable administración deportiva del club. Hay buen ojo en la secretaría técnica y capacidad para convencer a jugadores con proyección como lo son Mickaël Malsa (25 años) y Jorge de Frutos (23). El centrocampista francés tutela la parcela ancha con el rigor apropiado y una visión de juego verdaderamente notable. Ante la Real Sociedad se mostró seguro en todos los registros: solo tres pases errados, ocho recuperaciones, una ocasión creada… De Frutos es un futbolista más episódico. Como extremo no solo aporta desborde en el uno contra uno, sino que también sabe manejarse en zonas interiores. El gol del triunfo apuntó a esta cualidad y desahogó al Levante.

La batalla

Siete partidos sin ganar eran demasiado para el Getafe. Su agonía acabó en Cádiz en un encuentro ácido para el espectador neutral. Fieles a sí mismos, ninguno se preocupó de la elaboración con el fin único de que el partido se jugara lejos de sus áreas. Balones largos de uno y otro (126 en total), disputas y rechaces acapararon la trama. El buen gol del Cucho Hernández, en colaboración con Ledesma, nació de un pelotazo del portero argentino que ganó Olivera. Se quejó Cervera de que su equipo saliera perdedor en este tipo de acciones, pero el Getafe no es el mejor rival para jugar a eso.